Intercambios | 5.647 lecturas | 05:00

Los cuatro abrazados empezamos una fiesta brutal

Los cuatro abrazados empezamos una fiesta brutal 2

Como ya os conté José el amante de mi mujer se había echado novia y la noticia le lleno de inquietud a mi mujer Ana. Pero pasando las semanas no notamos muchos cambios en las visitas a mi domicilio, José casi diariamente nos visita para follar con Ana. Él ya le contó a su novia Pili nuestro acuerdo y ella no le pareció mal. Osea José y Ana seguirían siendo amantes con el consentimiento de ella y mío.

Pues voy directamente al tema

José quería que Pili fuese como mi mujer, una mujer liberal y me pidió ayudarle y poco a poco el fue contándole mi vida con Ana y ella que nos conoce parece que le fue picando la curiosidad. Le invitamos a cenar a mi casa y yo durante la cena le pregunte: ¿Pili como ves la amistad de José con Ana?

  • Pili: bien, él me contó y no me mal si tu estás de acuerdo.
  • Ana: Pili, José es el mejor amante que e tenido y a mi marido no le sustituye nadie osea estate muy tranquila.
  • Pili: lo sé
  • José: ya sabes Pili que yo quiero para ti también esa libertad sexual y eso nunca cambiará nuestra relación de pareja.

Aquella conversación era muy importante y a la vez parecía que el ambiente se estaba calentando. Pusimos música y pedí a mi mujer Ana bailar y ya nosotros bailando vi como Pili y José se estaban besando y se pusieron de pie para bailar. Al rato José me pidió a Ana y cambiamos de pareja. Era muy sensual tener a Pili conmigo, sus tetas son fabulosas y para haber tenido dos hijos su cuerpo también. José ya estaba metiendo mano a Ana y su minifalda subida dejaba ver su precioso culo con un tanga blanco buen metido en su culo. Le di la vuelta a Pili para que pudiera verlo y le dije: ¿Mira cómo se calientan los dos, te gusta lo que ves?

  • Pili: me gusta, pero siento cosas raras, no sé describirlo.
  • Yo: tranquila yo sentí lo mismo las primeras veces, pero ahora disfruto de ver a mi esposa gozar con otro hombre.

Dicho esto hice lo mismo empecé a tocarle el culo y la bese y ella no se opuso. Mis manos se acercaron a su coño y cuando lo toque vi lo caliente que estaba. Estaba encharcado, metí dos dedos y ella me dijo: ¿estoy muy caliente y se nota verdad?

  • Yo: si y eso me alegra.

Ya somos cuatro

Justo en ese momento José y Ana se unieron a nosotros y los cuatro abrazados empezamos una fiesta brutal. José se bajo los pantalones y sacó su polla y le dijo a Pili: chupa tu polla.

Ella se puso de rodillas y le mamo la polla mientras el besaba a Ana. Yo me retire un poco y me baje también los pantalones y pese a mi problema eréctil mi polla estaba dura. José mando a Pili a chupármela y ella vino y cuando empezó a mamarla me sentí en la gloria. Ana ya estaba apoyada en el sofá y José ya tenía su polla dentro de su coño y le estaba dando una follada brutal. Le dije a Pili: vamos a la habitación y me la llevé.

Allí pude comerle el coño y esas preciosas tetas y ella se puso encima mía y me follo como una diosa. Hacía tiempo que no follaba con otra mujer que no fuera la mía y en los últimos tres años no lo pude hacer ni con mi mujer dignamente. Pero parecía que Pili despertó mi polla. Ella gemía y con movimientos suaves me estaba poniendo a mil. Vi hacia la puerta que José y Ana estaban mirando. Yo seguí a lo mío y Pili grito que se corría. Yo le dije: siente mi polla dentro y disfruta, disfruta.

Sus gemidos dieron lugar a un orgasmo y yo no pude controlarme más y me corrí. Entonces ellos entraron y mi mujer se acercó a Pili y dándole las gracias la beso. José se agarraba la polla y se masturbaba y Ana bajo su cabeza hacia el coño de Pili y empezó a comerle el coño. Yo agarre la mano de Pili porque note que ella estaba avergonzada y cuando pasaron unos minutos me acerque y chupando sus pezones le pregunté: ¿te gusta a que sí? Ella me contestó: que rico, me da mucho gusto, no paréis.

Entonces José quito a Ana y fue su polla la que entró en el coño de Pili. Se la empezó a follar, pero en unos minutos ella se volvió a correr. Cuando acabó con ella cogió a Ana y ellos si que follan como animales. Pili miraba con su novio se follaba a mi mujer y yo le abrazaba y acariciando sus tetas le decía: ¿ves porque me gusta ver a mi mujer así? Su cara lo dice todo. Es la cara que pone una hembra cuando está caliente. ¿Te gusta lo que ves?

  • Pili: si me gusta y ahora lo entiendo. Nunca una mujer me comió el coño y es una delicia.

Cuando José y Ana se corrieron aquello fue el final de la fiesta.

Desde hace una semana se puede decir que ya no somos tres sino cuatro porque Pili y José vienen a casa y damos rienda suelta a nuestros deseos y yo estoy súper contento con nuestra nueva amistad, estoy con un tratamiento médico para ver si consigo mejorar algo más y parece que noto cosas nuevas.

Dentro de cinco días nos vamos de vacaciones los cuatro y haremos un intercambio de parejas ya acordado entre las partes. Espero estar a la altura ya que José sí que lo estará con mi mujer. Pili no es tan ardiente como Ana y eso me transmite más tranquilidad. Ya os lo contaré.

By: Antonio 😂

Scroll al inicio