Sexo en la piscina

📋 Lecturas: ️3418
⏰ Tiempo estimado de lectura: 5 min.

Era un caluroso verano. Mi tía siempre alquilaba un apartamento en la playa, pero esta vez alquiló una parcelita con piscina. Como siempre, estábamos, mi tía, mi cuñado, mi hermana y yo. Iba con ellos desde que me divorcié. Yo tenía 42 años y mi hermana 51 años.

Después de comer, mi tía y mi cuñado se fueron a echar una siesta, quedándonos mi hermana y yo en el salón. Después de ayudarla a recoger los bártulos del almuerzo y fregarlos, salimos al porche a fumar un cigarrillo. Nos sentamos en un banquito a fumar. Estaba sentada a mi izquierda, con un bikini negro. Me atreví a tocarle el muslo, casi rozando su entrepierna, sin reacción por su parte. Subí un poco la mano y rocé los pliegues que la braguita del bikini hacia sobre su coño. Mi polla quería salir de mi bañador tipo bóxer.

Su reacción fue levantarse, y después de apagar el cigarro en el cenicero, entró en la casa. Aunque no me dijo nada, pensé.. “Uf ya se ha cabreado” … Pero mi sorpresa fue cuando volvió a salir.

.- Tu cuñado y la tita están dormidos… Me comentó mientras me cogía la mano y me levantaba… Vamos a darnos un baño en la piscina.

 .- Vale… Comenté mientras me levantaba debido a su tirón… Creí que te molestó que te tocara el coño, cuando te levantaste.

 .- No seas tonto… Comentó con una risita… Fui a ver como estaban los demás.

Antes de entrar en la piscina, sin tiempo a reaccionar, mi hermana, se puso detrás de mi, y pegando sus tetas a mi espalda, sintiendo su pezones a través de la tela del bikini, metió su mano por mi bañador y me agarró la polla.

 .- Ummm… Soltó… La tienes bien dura.

 .- Tu me pones así… comenté echando mi mano hacia atrás y tocando su entrepierna.

Mientras bajaba los escalones de la piscina, se volvió y antes de que llegara a las escaleras, me paró, ne hizo sentar en el primer escalón y bajándome el bañador comenzó a pasar su mano por mi polla, recorriéndola desde los huevos hasta el glande. Después le dio un beso al glande, y lamió todo el tallo hasta los huevos, y al subir se la metió en la boca y sentí un escalofrío cundo sus labios comenzaron a bajar y subir por mi polla. Casi me corro, pero pude aguantar.

.- Ummm… Solté… Como sigas así me voy a correr muy pronto.

  Mi hermana alzó la vista, mientras seguía con mi polla en su boca. Me guiñó un ojo y siguió mamando por unos segundos más. Se levantó y se metió en la piscina. Miró hacia la casa y se quitó la parte baja del bikini.

Al ver su culo, difuminado por el agua, la seguí y quitándome mi bañador, me fui tras de ella, colocándome a su espalda y enterrando mi polla entre sus nalgas, le agarré las tetas y subiéndole el sujetador comencé a jugar con sus pezones. Luego la coloqué de cara al borde de la piscina y empecé a restregar mi polla por su coño y su culo.

Busqué la entrada y de un solo empujón se la inserté en su coño. Mientras comenzaba con el mete y saca, le agarraba por las caderas, atrayéndola hacia mí para que la penetración fuera más profunda. Después de un rato bombeando, sentí los espasmos de su coño con el orgasmo. Saqué mi polla de su coño y la pasé entre sus nalgas, hasta que colocándola en su ojete, comencé a metérsela poco a poco hasta el fondo, notando como mis huevos chocaban con su piel.

Mientras taladraba su culo, le masajeaba las tetas y le besaba el cuello y la espalda, hasta que estallé, soltando todo mi chorro dentro de su culo. Nos quedamos unos minutos quietos, hasta que mi polla salió sola y fláccida de su culo. Nos vestimos y después de nadar un poco salimos de la piscina, tumbándonos en las toallas a tomar el sol y fumar un cigarro.

Al verla boca arriba, le comencé a tocar las tetas y subiéndole el bikini, comencé a mamárselas, interrumpiendo la acción, pues sonó la voz de mi cuñado llamándola.

.- Joder… Protesté… Que oportuno.

 .- No te preocupes… Comentó mi hermana, dándome un pico… Ya tendremos otra ocasión.

Se levantó y fue en busca de su marido, meneando su culo descaradamente, hasta un poco antes de entrar en la casa. Yo continué un poco más fuera, sentado en el porche. Me abrí una lata de cerveza y fumé un cigarro. Al poco salió mi hermana.

.- ¿Que quería tu marido?… Pregunté.

 .- Que me habían llamado al móvil… Contestó… Era nuestra hermana para decir que mañana viene a visitarnos y pasar el dia.

Yo, volví a acariciarle las tetas y como no opuso resistencia, le subí el bikini y comencé a jugar con mi lengua, besarle las tetas, chupando los pezones y mamando de ellos.

Se le pusieron duros al momento, mientras bajaba mi mano y le acariciaba el coño, separando los labios y metiéndole un dedo. Ella se inclinó sobre mi polla y bajándome el bañador comenzó a mamármela.Al poco, dejó de mamarme la polla y quitándose la parte baja del bikini se colocó a horcajadas sobre mí, introduciéndose mi polla en su coño de una sentada y comenzando a cabalgar sobre la misma. Yo alargué la mano y comencé a acariciar sus tetas.

Comencé a besarlas, lamerlas, chuparlas y mamar de sus pezones mientras ella seguía cabalgando sobre mi polla. Al poco, la hice poner de perrito y volví a insentarle mi polla en su culo, mientras agarraba sus deliciosas nalgas, tirando de ellas hacia mi, para que mi polla entrara hasta el fondo.. Después de unos minutos bombeando, solté toda mi lechada en su interior, inundando su culo.

Nos besamos, nos vestimos y después de beber un par de cervezas y fumar un cigarro, entramos en la casa y nos sentamos a ver la tele, hasta que se levantaron los demás. Esa tarde estuvimos un rato en la piscina, pero como estaba mi cuñado, solo tuvimos tocamientos disimulados, simulando juegos entre hermanos.

Compartir en tu redes !!
Sevilla1972
Sevilla1972
Relatos: 52