Voyerismo | Intercambios | 5.977 lecturas |

Intercambiando fotos eróticas con mi sexy asistente

Intercambiando fotos eróticas con mi sexy asistente 2

Buen día, hoy les voy a contar otra de mis experiencias eróticas que me dieron gran placer. Como les he mencionado anteriormente me considero un hombre voyerista, me encanta mirar, me excita mucho, y esta experiencia me permitió contemplar en todo su esplendor a una de las mujeres más hermosas que he conocido.

Cuando trabajaba en una empresa encargado del área informática, teniendo en cuenta que tenía que manejar mucha documentación, me asignaron una auxiliar para que me ayude en el trabajo. No esperaba nada en especial, sin embargo, la muchacha que llegó excedió en mucho mis expectativas. 😁

Era una joven muy atractiva, era de baja estatura, sin embargo, su belleza atraía todas las miradas.

Era de piel muy blanca, tenía un rostro muy hermoso, una carita de muñeca, su cutis era muy bien cuidado, una mirada fija y penetrante, unos labios gruesos, muy sensuales, que incitaban a besarlos; su cabello negro muy largo, impactaba con solo mirarla. Pero lo que realmente causaba furor, era su esbelto cuerpo.

Usaba ropa muy sensual, le gustaba mostrar su ombligo, creo que es una de las partes más sensuales de una mujer, y ella tenía una cinturita muy bien definida, se notaba que hacia ejercicio, porque tenía un vientre muy plano, ya casi marcando un poco sus abdominales. Era fascinante verla caminar y admirar esa cinturita y su ombligo tan sensual.

Tenía unos hermosos senos, no eran muy grandes, pero tampoco eran pequeños, eran perfectos. Se ponía ropa muy apretada y blusas escotadas. Siempre usaba un brasier que le apretaba esas hermosas tetas y se podía ver su redondez y firmeza. Era delicioso ver como se agachaba y a través de su blusa admirar ese par de tetas exquisitas, se me hacía agua la boca.

Pero lo que más me volvía loco, era su enorme trasero. Tenía un culo de película, se ponía unos jeans muy apretados, que le resaltaban esas nalgas firmes y paraditas. Era un deleite verla caminar y mover con gran sensualidad ese su gran culo. Tenía realmente un cuerpo encantador.

Teniendo en cuenta que yo era su jefe directo, siempre hubo una relación de respeto y cordialidad entre los dos. De vez en cuando le echaba un piropo y le decía lo hermosa que era, que su novio era muy afortunado; porque si, tenía novio. Sin embargo, nunca se mostró indiferente conmigo, nos llevábamos muy bien, pero no paso de ahí, pensé que estaba muy enamorada de su novio.

Un fin de semana, en horas de la noche, estaba en mi casa mirando facebook, y encontré un meme sobre el trabajo que me pareció divertido y decidí enviárselo por whatsapp. Ella lo miro y me envió muchas caritas riendo. Le empecé a preguntar que como se encontraba y le empecé a coquetear. Ella solo se reía. Le dije que me parecía una de las mujeres más hermosas que he conocido, que me encantaba trabajar con ella. Ella me dijo que también le gustaba trabajar conmigo y que se sentía muy bien a mi lado.

Quise probar hasta donde podía llegar con ella, así que le dije que me gustaría tener una foto de ella para recordarla, pero quería una foto sexy para poder admirar su belleza. Ella me volvió a enviar caritas sonrientes y sonrojadas. Le insistí que me enviara una foto, que nada le costaba, así que ella accedió. Dijo que tenía una foto donde se veía bonita y que me la iba a enviar.

Yo empecé a emocionarme, pero esperaba una foto normal de ella. Cuando envió la foto, no puede evitar decirme a mí mismo, guau, que rico que se ve todo eso. En la foto estaba de la cintura para arriba, se podía admirar su pequeña cintura y tenía puesto un pequeño top de color rosado muy ajustado que tapaba sus senos. No tenía puesto brasier, por lo que, a través de su ceñido top, se podía apreciar con claridad la redondez de sus tetas, su perfecto tamaño y se le resaltaban con nitidez sus pezones y su aureola. Yo quede encantado, con ganas de más. Le dije que me había volado la cabeza.

Ella se rio y dijo que no era para tanto, que no estaba mostrando nada, así que no le veía nada raro a la foto. Yo le dije que se alcanzaba a ver lo suficiente para ponerse a soñar. Desde ese momento me dije a mi mismo que se podía conseguir más. Le dije que me había dejado con ganas de mas, que quería verla, pero con una foto del momento, con lo que tuviera puesto en ese momento.

Se sonrojo y me dijo que ella dormía en ropa interior, así que no podía enviarme una foto así. Yo le dije que mucho mejor, así nos conocemos más a fondo. Le dije que para que no le dé pena, yo también le iba a enviar fotos mías y que yo empezaría para que no piense que le iba a quedar mal. Tanto insistir, ella accedió.

Me quite la ropa y me quede en bóxer. Me tomé una foto de frente y se la envié. Ella la miró y me dijo que eso se veía muy bueno. Le dije entonces que era el turno de ella. Me dijo que está bien, que me la enviaría.

Me envió tres fotos en ropa interior, de cuerpo completo y detrás de ella tenía un espejo grande por lo que se podía admirarla de atrás también. Tenía puesto una ropa interior negra de encaje; no era una tanguita pequeña, pero si se podía admirar todas sus curvas con claridad, y en el espejo que tenía al respaldo, se podía ver ese culo enorme y esas nalgas perfectas y redondas, que su ropa interior ya no le alcanzaba a tapar.

Mi pene se fue poniendo muy erecto. Le dije que era una obra de arte, que me había excitado mucho. Que quería más.

Ella me enviaba emoticonos sonrojados y tapándose la cara. Le dije que quería verle esos hermosos senos. Ella me dijo que no, porque si lo hacía me iba a enamorar de ella; cuánta razón tenía. Le dije que era lo que más deseaba, así que le dije que le iba a enviar una foto mía de espaldas completamente desnudo a cambio de una foto de sus senos.

Me dijo que bueno. Me quite el bóxer, le puse contador al celular y me saque una foto de espaldas. Se la envié deseoso de poder verla desnuda. A ella le gustó mucho la foto, dijo que me veía muy bien. Luego de unos segundos me empezó a enviar sus fotos.

Ya se había quitado su sostén. Estaba con sus manos en la cintura, con su cuerpo erguido y mostrando esas exquisitas tetas. Me envió varias fotos de lejos y de cerca donde se podía apreciar su hermoso cuerpo.

Tenía las tetas muy paraditas, se podía mirar sus ricos pezones también paraditos de color café y sus dos grandes y deliciosas aureolas, se me hacía agua la boca, como hubiera querido poder chuparle esos pezones, pasar lentamente mi lengua por su aureola, lamerlas, morderlas, esas tetas se veían deliciosas, quería tocarlas, apretarlas, pasar mi pene erecto por sus pezones y llevarlo hasta su boca para que me lo chupara y se lo metiera hasta la garganta.

Mi pene estaba durísimo y caliente, empecé a masturbarme con tan exquisita vista. Le dije que estaba buenísima, que daría lo que fuera por estar cerca de ella y poder disfrutar de esas ricas tetas. Ella me enviaba emoticones sonrojados. Le dije que no se imagina como había puesto, que me había excitado mucho y tenía una gran erección.

Ella me dijo que se moría de ganas por verme la verga. Le dije que lo haría, pero que ella también tenía que mostrarse completamente desnuda. Dijo que lo haría. Me saque varias fotos de mi pene erecto y venoso, ella las miró y dijo que tenía la verga muy grande, que se veía muy apetitosa, que ella también estaba muy excitada. Le dije que ahora ella debía cumplir.

Estaba tan ansioso de poder verla, hasta que al fin empezó a enviar sus fotos. Primero me envío una foto de espaldas y erguida donde se podía apreciar su culo enorme. Tenía unas curvas perfectas, su pequeña cintura se iba ensanchando hasta formar esas grandes nalgas completamente redondas, que rico mmmmm. 

En otra foto estaba de espaldas y agachada, se podía ver esas ricas nalgas, ese culazo delicioso y su mojada vagina que ya estaba botando sus jugos a través de su piel. Luego la pude admirar de frente, completamente desnuda, sus ricas tetas, bajando hasta su cintura y llegando hasta su deliciosa vagina, tenía el chochito depilado y se podían ver sus labios vaginales muy mojados por la excitación.

Yo me estaba masturbando con desespero, podía sentir mi pene a punto de explotar.

Ella me escribió que también se estaba tocando, que estaba muy mojada, que estaba metiendo sus dedos en su vagina y frotándose deliciosamente, que me la imaginara encima mío, metiéndole mi pene erecto por su chochito, lentamente hasta llegar hasta el fondo, ella moviéndose sobre mí de adelante hacia atrás, apretando, presionando su conchita sobre mi pene, sintiendo mi dura verga, metiendo y sacando sobre su mojada vagina, hasta corrernos deliciosamente.

Me dijo que no le importaba tener novio, que no nos aguantemos las ganas que nos tenemos y que cuadremos una ida a un motel donde podamos dar rienda suelta a todas nuestras fantasías. Ya no aguante más y eyacule con fuerza, mi leche caliente y espesa salió disparada de la excitación por toda la cama. Fue como haber tenido sexo virtual con ella.

Le dije que estaba deseoso de poder estar con ella y que en la semana nos encontraríamos para cuadrar nuestra cita sexual. No debí haber esperado, en ese mismo momento debí haber ido a buscarla y hacerla mía.

Ya que en la semana siguiente me enviaron fuera de la ciudad a revisar unos equipos en otra sucursal, y cuando volví a ella también la habían transferido.

Me escribió que se había marchado con su novio y que iba a continuar con él y con su vida. Entre las cosas de las que me arrepiento en la vida, es no haberme comido a tiempo es delicia de mujer, no haber disfrutado de ese cuerpo exquisito, y talvez haberla convertido en mi mujer.

Pero así es la vida, todo son experiencias y oportunidades, y si no las aprovechamos, pueda que ya no se nos vuelvan a presentar. Aún tengo sus fotos y de vez en cuando las vuelvo a mirar y me masturbo recorriendo cada parte de su cuerpo, admirando sus perfectas curvas, imaginando penetrándola deliciosamente.

By: ContadorInformatico 😍

Scroll al inicio