Sexo con la empleada muda

📋 Lecturas: ️5977
⏰ Tiempo estimado de lectura: 7 min.

Me cogí a la sirvienta muda

Cuando era mas joven (18 años) ocasionalmente mi madre contrataba una sirvienta para que lavara la ropa, trastes, barriera y demás esto sucedía 2 o 3 veces por semana, siempre era la misma chica (la cual llamaré Diana 22 años) Ella tenía discapacidad del habla y sordera pero sabía leer y escribir

Diana llegaba por la mañana a las 7 am y se retiraba a la 1 pm. Por lo general siempre en ese lapso yo siempre estaba en el colegio pocas veces la lograba ver cuando regresaba, Diana era un poco más alta que yo en ese entonces 168cm su piel un poco morena más bien blanca, su cabello negro, un lindo rostro, era flaca, pero tenía una tetas perfectas ni grandes ni chicas, sus nalgas eran redondas, y unas piernas de acorde con su cuerpo

Durante todos los años que Diana había ido a mi casa nunca la mire con ojos de perversión ni siquiera se me cruzó por la cabeza que ella me llamara la atención, ella siempre fue muy amable y yo con ella, entonces llegaron las vacaciones de ese año y yo pasaba el dia en la casa, los dias que Dina llegava mi mama salia por que pensaba que Diana me cuidaria bien, en la segunda semana mirando a Diana más seguido algo despertó mi atención sobre ella, un Día miércoles resulta que por coincidencia uno de los tubos que llevan el agua a la cocina se dañó y toco cerrar la llave de paso, y para que Diana hiciera su trabajo yo le llevaba agua en cubetas

Esa mañana cuando ella terminó de lavar los platos fue a la sala donde yo estaba ella iba un poco mojada su blusa y una falda larga que usaba muy a menudo, empezó a molestarme en forma de juego haciéndome señas que no le entendí intento darme un pellizco pero le tomé su mano, la hale hacia mí y seguí tomando su mano, su rostro se ruborizo y se puso nerviosa, yo estaba sentado y ella parada, con mi otra mano abruptamente toque sus nalgas y no se dejó pero aún no me soltaba la mano, lo intente una vez más he igual fracase, aún mi mano y la suya seguían sujetas, la mire a los ojos y subí mi otra mano a su hombro lentamente la fui bajando y la detuve en su cintura la mire nuevamente y estaba muy nerviosa, toque su suave cintura por unos instantes y luego baje un poco mas la volví a mirar y ella asintió, entonces baje hasta sus nalgas las toque como si fuera mi primera vez tocando unas nalgas, creo que también era la primera vez que un hombre la tocaba ella me soltó la otra mano y empezó a tocar mi cara y con mi otra mano libre empecé a tocar sus pechos redondos y suaves, de repente se escuchó un ruido y ella se fue a la cocina.

Llegó la hora que ella se retiraba y no quería perder mi oportunidad le escribí un papel para decirle que se quedará un rato con migo, y ella rápidamente capto que yo quería tener sexo, a lo que escribió en el papel “¿tu y yo?” Sin saber a qué se refería y le dije muy apenado que no, pero le insistí en que se quedara con mi, y volvió a responder “¿tu y yo?”  le dije que si y ella escribió que mi mamá llegaría muy pronto, le dije que no se preocupara que cerraríamos la puerta con llave, me acerque a ella y la tome de la mano y en ese momento la puerta se abrió y mi mamá entro, Diana se fue a su casa, el día siguiente no vendría.

Llegó el dia viernes, y día a llegó y mi mamá se fue, Diana estaba muy apenada trato de no verme y se fue a la cocina, yo me sentí rechazado por un momento, una hora después me arme de valor y fui a la cocina, ahí estaba ella cuando me miró se ruborizo y se puso nerviosa, me acerque y le tomé la mano me acerque más y la bese, ella no parecía ser muy experta, la seguí besando por un rato. Pero me dijo en una nota que tenía que terminar su trabajo, yo la ayude y terminamos rápido, nos fuimos a la sala nos sentamos y nos besamos le empecé a quitar la blusa, le bese el cuello y fui bajando a sus lindos pechos le quite el sujetador y lami uno de sus pechos mientras tocaba el otro, empecé a comerme sus pechos como si fueran peras, ella lo disfrutaba por qué escuchaba sus gemidos

Me quite la camisa y el pantalón, la tome da la mano y la lleve a mi cuarto, le quite la falda y toque su cocho por encima de su calzón negro, me acosté a su lado y la empecé a besar mientras seguía tocando su vagina, empecé a notar mojado y decidí quitarle el calzón, baje hasta su peluda vagina y la chupe como si no hubiese un mañana, acabo muy rápido y era turno de meter mi verga en su vagina, cuando me quite el bóxer y miro mi verga saco su lengua y la paso por sus labios, pero yo estaba mas apresurado por coger que por una mamada, así que le abrí las piernas y puse mi verga en su vagina le encantó por qué hasta dio un grito de placer, y aún no la había metido, estaba muy apretada por lo que me costó un poco, cuando al fin la metí mire su cara y estaba extasiada empecé a mover mi cadera de adelante hacia atrás y en círculos suavemente poco a poco fui intensificando hasta que acabe y ella tubo un segundo orgasmo al sentir mi semen caliente en su apretada vagina.

Me acosté y creí que eso sería todo pero ella rápidamente se puso a mamar mi verga aún llena de sus fluidos vaginales, no era muy experta pero lo hacía con mucho entusiasmo y eso era más excitante, me la chupo durante un buen rato hasta que solté todo dentro de su boca, lógicamente no le gustó el sabor me quedo mirando y se subió encima mío y se sentó en mi verga metiéndola en su vagina la tome de sus cadera y la empecé a mover de arriba abajo mientras levantaba mi cadera y con fuerza envestía su vagina rápidamente se vino a chorros sobre mi y me excite tanto que me vine dentro de ella una vez más

Descansamos un rato, nos vestimos, nos besamos apasionadamente y se fue una hora antes que mi madre llegara, llegó el siguiente lunes y como de costumbre Diana llegó y mi mamá salió nuevamente desde que Diana entro la bese la lleve a la cama y le lami su vagina hasta hacerla acabar, la lleve a la ducha y nos duchamos juntos, tome un rastrillo para depilar su peluda vagina, y al verla afeitada le di otra mamada de choco ahí en la ducha le intenté meter la lengua pero no entro, la lleve a mi cuarto y me empecé a masturbar en sus tetas ella me la quería mamar pero yo quería acabar en sus tetas, hasta que cedi y le metí la verga en la boca y me la mamo mas rico que la última vez.

Se puso en cuatro y metí mi verga en su vagina, acabe varias veces dentro de ella y ella tuvo varios orgasmos, ese día apenas y hizo su trabajo por estar con su hombre, yo me sentía contento por qué ahora tenía mi propia mujer para coger cada que yo quisiera

Continuará…

Soy nuevo haciendo un relato, no sé si la historia está lo suficientemente bien redactada, no he puesto conversación puesto que con la chica no habían conversaciones como tal, si se acepta trataré de subir una segunda parte o otras anécdotas

Compartir en tu redes !!
Rexton
Rexton

Voy a estar subiendo algunos relatos
Historias son100% reales, talvez no todas serán mías pero cuando no lo sean pondré el nombre de los personajes

Artículos: 11