Papa Noel hace felices a grandes y chicos

Mi nombre es Alfredo, tengo una tienda de disfraces, y debido a que soy medio gordo y corpulento, en las épocas de navidad me disfrazo de papa Noel y animo fiestas de despedidas de año.

Este año particularmente me contrataron en una casa quinta, en las afueras de Buenos Aires. Un empresario de unos 40 años, casado y con dos niñas, la familia estaba en la fiesta, la esposa bastante insulsa y antipática, y las niñas muy malcriadas e irrespetuosas, en cambio Fernando, muy simpático y pintón, con unos bigotes que resaltaban su masculinidad y elegancia. 😊

Cuando me recibió en la quinta me hizo pasar a su estudio que quedaba desconectado de la casa, muy amplio, cómodo y privado, con un gran sillón en el centro.

Cuando termino de explicarme los regalos y el sorteo que haría con los empleados, me explico por dónde tenía que salir y que lo esperara aun con el traje de papa Noel, para grabar un saludo para un amigo que se encontraba en Brasil.

También me dijo que si todo salía bien y le entregaba el regalo que él esperaba, me tenía un dinero extra, ahí me quede con la duda, ya que los obsequios que tenía en mi poder, ninguno era para él. 😒

Luego del brindis y unas palabras de Fernando, me presente en la fiesta. Realizamos los sorteos de viajes, electrodomésticos, secciones de spa, etc., luego de las fotos obligatorias, llego el momento de los fuegos artificiales y desaparecí, como lo tenían planeado, se armó el baile.

A los 10 minutos cayo Fernando al estudio a escondidas, cerró las puertas con llave y bajo las cortinas.

Me explico que de niño nunca sus padres lo llevaron a ver a papa Noel y él siempre quería llevar su cartita para pedirle su obsequio. Es una deuda que siempre tuvo con el mismo, y si yo cumplía su fantasía, iba a estar siempre en deuda conmigo. Siempre que se haga con la más absoluta discreción, como negarme ha tal pedido.

Me senté en el amplio sillón y lo llame.

  • Niño Fernandito, acércate mi amor. 😁
  • Si papa Noel, puedo sentarme en tus piernas- con tono de bebote.
  • Por supuesto hijo, ven y siéntate en mis piernas.

Yo abrí mis piernas con el objeto que se siente en uno de mis regazos, pero para mi sorpresa se sentó entre ellas, arriba de mi pija.

El muñeco que buscaba era mi pija

  • Que deseas para estas navidad Fernandito- yo trataba de no meter la pata y que no haya una confusión. A la vez quería detener la erección que me provocaba el movimiento de su culo contra mi pija. 😎
  • Quiero un muñeco grande, para acariciarlo, hacerle mimos y besarlo-siempre con ese tono de bebote caliente y yo no aguantaba más.
  • Tengo uno escondido, pero lo vas a tener que buscar.
  • Sé dónde está – me dijo apretándome con la mano la pija.

Se bajó de mis piernas y de un solo tirón me bajo los pantalones.

  • Eso no es un muñeco, es un pito, y muy grande, yo quiero mi muñeco.

Y sobándome la pija me dijo:

  • ¿Si te la chupo me das el muñeco que te pedí?

No termino de decirlo y se llevó la pija a la boca, le paso la lengua, desde los huevos hasta la cabeza, para engullirla como un ternerito hambriento, casi desesperado por comérsela toda. 😜

Sentía como un hilo de saliva se escurría entre mis huevos hasta mi culo. Cada chupada parecía que me la arrancaba, yo me retorcía de placer mientras le acariciaba la cabeza y lo arengaba a que siga con tan maravillosa chupada.

Se perdía con su lengua entre mis huevos por explotar y la entrada de mi culo, para volver a tragar mi sable hasta la garganta. No aguante más y tomando su cabeza con las dos manos me descargue todo en su boca, casi obligando que se la trague toda.

  • Yo no me la quería tragar, le voy a contar a mi mama.
  • No le cuentes nada o no me van a llamar más para que te traiga regalitos. 🤣
  • bueno está bien no le cuento nada, pero quiero mi muñeco, si me saco toda la ropita me lo va a dar?
  • Si mi amor, arrodíllate en el sillón, apoya el pechito en el respaldo y levanta la colita.

Y poniendo la cola en pompa me pregunto:

  • Así le gusta. ¿Qué me va hacer?
  • Shhh, ahora vas a disfrutar, vas a ver.

Me arrodillé detrás de su magnífico y redondo culo, lo abrí con las dos manos y me zambullí con mi lengua. Primero suaves lambidas y luego salvajes penetraciones con mi lengua.

Él se retorcía, gemía y bramaba, yo  me escupí la mano y con ella lo masturbaba y jugaba con sus huevos, hasta que su culo estaba bien dilatado deseoso de ser penetrado. 👌

Me pare detrás de él, con mi verga dura como el acero, lo pincelé su agujero con la cabeza hasta escucharlo gemir de calentura, cuando le apoye la cabeza.

  • Que me quiere hacer? me quiere coger? no me meta toda esa pija en el culo, fuerte, fuerte, no me va a gustar y me va a doler.
  • Si te voy a coger putito, no te va a doler y te va a gustar.
  • Ahhh 😎
  • Sentila como va entrando, sentí como te voy abriendo el culo.
  • Ahhh, basta, pare, que me duele, no me coja tan fuerte, no me rompa el culo, como un putito – me decía mientras empujaba el culo para atrás así se la comía mejor, y mi cabeza volaba de calentura.
  • Así putito, te voy a romper el orto, mientras lo nalgueaba, así putito, cómetela toda, te voy a preñar. vas a ser mío y ese culo ya es mío, así movete putito.
  • Sí, me gusta más fuerte, más mas sí, no pares no pares, mas, quiero tu leche, decime putaaaaa, lléname el culo de leche por favor.

Y agarrándole bien fuerte de las caderas, casi entrando yo completo dentro suyo, exploté una catarata se semen. Caímos los dos abrazados y agotados, casi no podíamos caminar. 😊

Miramos el reloj y ya pasaron más de dos horas, miro su células y tenía un msg de su esposa diciendo que se iba a acostar con las nenas.

Nos dimos una ducha rápida, me dio un sobre con lo acordado y antes de seguir con la fiesta y a modo de despedida, me pregunto por el muñeco que le debía, le dije que estaba en mi casa que lo venga a buscar cuando guste, y nos despedimos.

Así que fui su papa Noel, fui su doctor, fui cura, su tío y su suegro. Y todavía me falta cumplirle un montón de fantasías.

By: Ragnar