Amor Filial | 17.338 lecturas | 07:00

Mi hija Leticia Parte 1

Mi hija Leticia Parte 1 2

Antes que nada los nombres están cambiados para mantener la privacidad de mi familia.

Los lugares son reales donde sucedieron las vivencias de mi vida.

Estuve muchos años con culpa, pero después de tantos años me gustaria volver el tiempo atrás y no cambiaría nada!!. 

Quiero aclarar que no soy escritor, soy un hombre jubilado de 58 años albañil de profesión y trabajé toda mi vida en el área de la construcción. Y la escritura no es mi fuerte pero trataré de contar las cosas que viví en carne propia de la mejor manera. Desde ya disculpen me, espero que sea de su agrado. 

Mi nombre es Antonio soy nací y crecí en Santa Fe de la Vera Cruz Capital de la provincia de Santa Fe (Argentina), en un pueblo en las cercanías. Casado con el amor de mi vida de la infancia Romina siempre juntos pasamos todo malos y buenos momentos “Es la vida misma”. Somos de la misma edad, a los 22 años tuvimos a mi primera hija Leticia y a los 3 años a Sofía.

Siempre fueron el amor de mi vida, trabajé, luche y viví por ellas como cualquier padre con dos dedos de frente.

A mi nena más chica Sofía le detectaron parálisis cerebral a los 6 años ya que en los niños de temprana edad los síntomas son muy leves. Y fue un golpe grande en nuestras vidas. La amamos y la cuidamos hasta el último día, ya no está con nosotros.

Ahora Tengo 65 años, si alguien cercano a mi edad me lee sabrá que la soledad se incrementa (aunque estés casado) Mi hija ya no nos visita mucho tiene su vida.

Era el año 2006 mi hija Leticia tenía 19 años Yo 41. En ese tiempo casi no estaba en casa. El país había salido de una crisis económica muy grande hacía pocos años. Las cosas fueron mejorando pero no las deudas. Mi mujer no podía trabajar porque se tenia que quedar con la nena lógicamente y Leticia tenía colegio.

Y sinceramente apenas nos daba para comer. Y yo trabajé más de 16 horas. En otras palabras hacíamos lo imposible!!.

Una noche en que cenábamos en Familia note que Leticia estaba maquillada y con el pelo recogido, estaba diferente. Mi esposa me dijo entre risas me parece que nuestra nena ya tiene novio. 

Mi hija poniendo los ojos en blanco.. Basta mamá no te aguanto y mi esposa dale cuando lo traes. Y yo la miraba fijamente como analizándola y ella claro sabe como soy jaja … papa no tengo novio. Y ahí largué la carcajada jaja. Siempre fuimos así con leticia nunca le prohibimos nada bromeamos mucho con nuestra hija. 

Pasaron los días y con mi esposa nos dimos cuenta que algo pasaba. Mi esposa limpiando su habitación encontró mucha ropa nueva. 

Sonaron las alarmas ¿donde saca el dinero para tener ropa nueva Leticia?, ¿que está pasando?, ¿alguien le está dando dinero? en que estará metida?.

Nosotros le compramos lo necesario pero como dije antes nada de exceso. No había con que!!.

Nos sentamos una noche mi esposa y yo para interrogarla.

Nos contó que estaba trabajando en una tienda de ropa y que no nos había dicho por que no sabia si quedaba. Y mi esposa.. pero Leticia sabes el sacrificio que estamos haciendo por tu hermana y vos te compras ropa?.

Y ella con los ojos llenos de lagrimas … PERO MAMA!!!! LA ROPA ME LA DA MI JEFA PARA ESTAR PRESENTABLE.. POR QUE NO ME DEJAN TRANQUILA YA SOY MAYOR!!!!

LETY NO LE HABLES ASI A TU MADRE!!!

AH CLARO AHORA TE HACES EL PADRE PAPÁ … NUNCA ESTÁS EN CASA … LOS ODIO

y salió corriendo a su habitación pegando un portazo, dejando un silencio en la mesa lleno de culpa, preocupación y cansancio. Mi esposa que siempre me levanta el ánimo me dice, bueno Antonio sabemos que para ella también es difícil aún sigue siendo una pequeña.

Paso una semana de discusiones llegó a un punto que Leticia ni nos dirige la palabra salía del colegio y se iba a trabajar y llegaba casi a la misma hora que yo muchas veces.

Lo bueno que empezó a aportar económicamente. Le pagaban excelente para ser un trabajo de venta de ropa.

Y así pasó un mes las cosas se calmaron entre nosotros.

Pero llegó un sábado de agosto en que mi vida daría un giro inesperado. Yo estaba trabajando en una obra en la zona rural de la provincia y me había reintegrado hace unos meses en la obra.

Como era el mayor y con más experiencia tenía gente a mi cargo entre ellos a Carlos un joven de 27 años, que ese mismo día celebraba la despedida de su soltería. Se casaba en la semana. Habíamos planeado entre los compañeros llevarlo a algún lugar después del trabajo y festejar. Unos de mis compañeros que era re burdero ya sabía donde. Yo no pisaba esos lugares desde que era adolecente. Y no me gustaba mucho la idea pero quedaba mal que no este ahí. 

Y fuimos en total éramos 7 y llegamos a una casa discreta a las afueras de ese pueblo cuando entramos nos hicieron sentar en unos sillones de piel rojo. La dueña del lugar nos dijo hoy solo tengo a 3 chicas van a tener que esperar. Y el mismo chico que nos llevó al lugar dijo, trajimos a este señor que se casa el martes tomando de los hombros a un Carlos nervioso.

Excelente dijo la mujer voy a ser pasar a las chicas.

Y así fue, las chicas pasaban le daban un beso en la mejilla a Carlos decían su nombre y se iban.

Así pasaron una a una hasta llegar la última.

Yo sentado detrás hablando con un amigo riéndome la estábamos pasando bien.

Escucho una voz conocida decir Gabriela entre sonido de tacones. El corazón se me dio vuelta.

Sentí nervios en el estomago como cuando te caes de algún lugar alto o pisas mal cosas que sentí en mis años de obras en la altura de las estructuras al saber que estaba apunto de presenciar un accidente o algo terrible.

Subí la mirada y Ahí estaba Leticia con el pelo recogido labios pintados, la parte de arriba con un babydoll rojo que se veía la silueta de sus pechos y bragas negras. No podía creer lo que estaba mirando no podía aceptar que fuera mi hija, hasta que nuestras miradas se cruzaron.

Pronto parte 2

Scroll al inicio