Amor Filial | Confesiones | 11.707 lecturas | 04:00

Hermosa curiosidad por el incesto

Hermosa curiosidad por el incesto 2

Siempre tuve la curiosidad de él incesto.

Soy veinteañera con novio en una relación seria pero bastante mal servida en la cama. Un día sin querer logre el favor de mi tío en la búsqueda de un material de estudio. El mismo era de unos 50 años, regordete, divertido y más de una vez noté su mirada libidinosa (cosa que producía en muchos mi redonda y dura cola).

Fue entonces en una oportunidad que estando solos en una reunión de asado, le pregunté por el precio de lo conseguido a lo que me respondió que no le debía nada. Insistí pero la repuesta seguía siendo negativa, entonces miré a nuestro alrededor y acercándome musité, espero te guste el mío, es para agradecerte.

Le tomé la nuca y antes de su reacción metí en forma breve pero intensa mi lengua en su boca. Masajeé la suya y me alejé moviendo mis caderas para que supiera que la oferta estaba en pie. Nos encontramos unos días después y de una nos abrazamos para sumergirnos en unos besos en los cuales nos ahogábamos de saliva y sus manos fueron directo a mis nalgas, las masajeó un poco y por vez primera sacó su lengua de mi boca para decirme “puta, estás en bolas”. “No boludo, vine en tanga, vamos donde puedas cogerme, vine a eso, a que me cojas“.

Tenia una buena pija

Nada fuera de lo común, pero buena, dura, babosa y llena de nervios, lamía la concha como ninguno, y arrancó entre los dedos de mis pies subiendo por muslos, para resumir me CHUPÓ TODA, culo, axilas, senos, todo. Al margen del placer de su lengua me gustaba como lo hacia; sentí su degenerada condición a una hembra mal cogida y cuando me hizo arrodillar para hacerse lamer el agujero del ano, me sentí dichosa de estar tan poseída.

Me escupió la cara mientras le lamía las pelotas y entonces supe que ese era el macho que quería. Me ordenó ponerme en cuatro para hacerme la cola, quise ensayar un pedido y antes de poder hablar me dijo lo que más quería escuchar. “Ante todo, acá solo importa que te de la leche con mi antojo, quiero cogerte el culo, lo voy a hacer y te volcaré todo en la cara”

Mientras me hacía el orto sentí su jadeo y sus palabras de hembrón divino, por fin estoy con una mujer, yo le rogué que me degenerara todo lo posible que me hiciera lo que se le antojara a lo que respondió que haría de mí una obra deseada a tal nivel que le retribuiría mucha plata.

Se mordía los labios inferiores cuando sacaba la verga casi toda y empujaba con vehemencia de nuevo adentro ante mis chillidos de puta agradecida.

Dijo que esa noche que lo volví a resucitar, llegó a las 3 acabadas, las cuales me hizo tomar, dos fueron por el culo (una patitas al hombro mientras me escupía la cara) y la tercera me hizo cabalgarle la pija mientras era yo quien lo escupía y le decía cogedor de sobrina y pervertido chupa culo.

Me separé de mi novio para dedicarme a su tiempo, el seguía casado y no me importaba, solo quería ser la carne de su perversión porque así satisfacía las mías.

Un día me citó a un departamento (muy bien puesto), cuando llegué me hizo poner ropa de copera de cabaret, me dijo que en un rato llegarían tres más para jugar póker por plata.

Serviría los tragos y si me “acariciaban” donde sea debía aceptarlo así como ir a la cama con el que pagara por mí. Tendrás buenas propinas acotó; quedé absorta sin decir nada y fue entonces cuando sonó el timbre avisando la llegada de ellos.

By: Adro 🤣

Scroll al inicio