Somos las putitas de mi hermano

📋 Lecturas: ️
⏰ Tiempo estimado de lectura: min.

Es posible que este sea una de varias historias jeje, ya que mi vida sexual ya es bastante jejeje. Les cuento, me llamo Charlotte, presumo tener unas tetas que más bien parecen melones, son muy grandes, redondas y suaves nada colgadas, sin mencionar que, por hacer ejercicio, tengo un culito muy bien formado.

Mi hermana se llama Melissa, tiene 26 años, sus tetas son apenas dos tallas mayores a las mías, así que algún día las tendré, así como ella, enormes, jugosas y que exciten a todos solo de verlas; aunque estuvo gordita, con ejercicio se le hizo un cuerpo muy apetecible. 😃

El ultimo es mi hermano, diego, tiene 21 años, pero no parece, es fuerte, alto y sexy, practica futbol americano y va mucho al gimnasio. Todo comenzó un sábado, como estamos en clases en línea, me encierro en mi cuarto para no tener ruido y se me ocurrió salir por un refrigerio a media clase.

Cual era mi sorpresa que, al bajar la escalera, veo a mi hermana arrodillada chupándole la polla a mi hermano con una lujuria inmensa, con sus enormes pechos de fuera y mi hermano sentado en el sillón y su mano en la cabeza de mi hermana que se movía cada vez que mi hermana devoraba su polla. 😁

No lo creí, pensé – Qué demonios. Y al parecer no me notaron ya que de inmediato me metí a la cocina, no sabía si estar molesta, decirles algo o solo ignorarlo, así que tome mi fruta, una botellita de agua y regrese a mi cuarto con el mismo sigilo con que llegué.

Durante mi clase no pude quitarme esa imagen de la cabeza. Justo al terminar mi clase, entró mi hermana a mi cuarto y se sentó junto a mí para platicar, hice como si nada y ella actuaba natural. ¿Nos viste verdad? Me quedé fría, no sabía que decir y solo le dije. No te preocupes, no diré nada a mis papás.

Nos relajamos, me explicó las cosas y me hizo la pregunta que cambió todo: no te gustaría probarla. Me dijo que no me iba a arrepentir, que sabía deliciosa y que su semen es un manjar. La verdad es que lo dudé, le dije que, si él estaría de acuerdo, se sonrió y dijo – Bromeas, no espera el día para follarte y comerte completa jajaja, tiene su computadora llena de fotos tuyas y mías, incluso un vídeo de ti bañándote y enjabonando tus chichotas.

Me quedé helada, estaba entre excitada y asustada, lo acepto. Y así en mi impresión tomó mi mano y nos dirigimos al cuarto de mi hermano, él estaba saliendo de ducharse con una toalla amarrada a la cintura y su duro y musculoso abdomen al aire y mojado. 🤣

Ya te la traje tontito – Dijo mi hermana. No sabía qué hacer. Mi hermano se acercó y dijo. Tú también quiere probarla Charly? Apretando su pene sobre la toalla. En serio, me quedé fría, solo miraba a mi hermana con nerviosismo y sin darme tiempo a responder nada, Melissa se paró detrás de mí, tomó mi playera del borde inferior y me la sacó dejando mis pechos al aire, no traía bra.

Ufff como me encantan tus tetotas hermanita, dijo Diego al momento que se acercaba para apretarlas, no pude evitar soltar un gemido, eso fue suficiente para mi hermano que colocó mi mano en su pene, lo tenía durísimo, comencé a sobarlo por reflejo, y en esa fricción la toalla se desenredó, dejando a mi hermano desnudo. 😆

No lo podía creer, su pene era enorme, venoso, estaba depilado y se me salió un Woooow. ¿Te gusta? Me preguntó él, solo moví la cabeza asintiendo. No esperes más y cómetela, me dejé llevar, me arrodillé y de inmediato la tomé con mi mano, ya se la había chupado a amigos, pero esta era increíblemente gruesa, dura, larga y cabezona.

Es más, la tomé a dos manos y todavía se veía la cabeza. La lamí y su sabor me enloqueció. Mírame, mi hermano me tomó del mentón y elevó mi cara, mientras lamía su cabeza lo estaba mirando a los ojos, comencé a introducirla de a poco a mi boca, pero su sabor me atrapó, me puse muy mal y comencé una mamada rápida, llena de saliva, lujuriosa, era como si su pene me tuviera hipnotizada. Uffff Charly, que rico. 😎

Él resoplaba y Melissa solo nos miraba mientras sonreía. Mastúrbame con tus chichotas hermanita. Lo miré, me elevé un poco, escupí entre mis pechos, en su polla y comencé a pajearlo, subía y bajaba con agilidad. Ya tenía experiencia en eso, a mis amigos les gusta hacer eso con mis pechos.

En eso Melissa se arrodilla junto a mí y cada vez que la polla de mi hermano se asomaba, ella la lamia, eso me excitó mucho y la dejé. Chúpenmela entre las dos, par de golosas, solté su pene y al mismo tiempo mi hermana y yo nos fuimos a la cabeza, la lamimos y nuestras lenguas se rosaron, que situación tan excitante.

Ya no me importaba nada, sobe los pechos de mi hermana sobre la platera y luego se la quite y no dejábamos de chupar la polla de mi hermano. Que rico tener a un par de putitas tetonas comiéndose mi pene. A lo que mi hermana respondió. Sí, somos tus putitas, yo seguía sin poder hablar, solo podía pensar en el rico sabor de tu pene.

Estuvimos chupándosela por otros 20 minutos, intercambiando besos, mi hermano alternando entre cogerse mis tetas y las de mi hermana. Voy a explotar, ¿dónde la quieren? Melissa se puso detrás de mí y elevó mis pechos. Báñala a ella. Y por fin de salió la voz, una autentica voz de putita, golosa, lujuriosa y ansiosa de semen. 😉

Si hermanito, báñame con tu semen. Eso lo terminó de excitar, se alejó un paso, apunto su pene a mí y pumm, yo abrí la boca, saque la lengua y un gran chorro se fue directo a mi boca, que precisión, y de inmediato un segundo chorro a mi cara, estaba calientita, algo espesa y su olor no se parecía a ningún otro que haya probado de mis amigos.

Y finalmente dos chorros en mis melones

Saboreé su semen y mi hermano esparció con sus manos el que cayó en mis pechos, lamió mi cara para quedarse con el semen que tenía regada. Que rico semen Diego, – le dije mientras me ponía de pie. Te gustó que tu hermanita ordeñara tu increíble pene. 😊

Me respondió y a ti que te cogiera la boca y tus ricas tetotas, solo le dije. Me encantó, hay que repetirlo jeje. Le dije con voz juguetona. Melissa dijo. Tienes a tus putitas tetonas a tu disposición Dieguito.

Esa fue la primera vez con mi hermano y de ello comenzó una cadenita de relaciones incestuosas que sigue extendiéndose: luego de mi hermano fue uno de mis tíos, sus dos hijos, o sea mis primos, luego el otro tío y recientemente mi papá. Si quieren saber esas historias, háganmelo saber y con gusto las cuento porque cada vez me estoy volviendo más golosa. 😎

By: Charlotte

Compartir en tu redes !!
AlfredoTT
AlfredoTT
Relatos: 4236