En el gym un apuesto moreno se cogió a mi esposa

📋 Lecturas: ️8986
⏰ Tiempo estimado de lectura: 5 min.

Todo comienza cuando mi amada esposa entro a trabajar a un gimnasio, siempre teníamos la fantasía de hacer un trío, un Inter, algo que se alguna manera fuera compartirla, me excitaba demasiado el hecho de ver a ella a quien tanto amaba en brazos de otro, siendo una puta, imaginar su cara de placer con alguien más, en fin.

El tiempo transcurría y las fantasías y palabras cachondas y platicas en la cama cada vez eran más reales, pedirle que se cogiera a otro, preguntarle mientras me montaba quien le podría gustar para cogerse, y así le pedí que lo hiciera con alguien del gimnasio, total que no se dió, pero ella empezó a platicar y hacer algún tipo de amistad con el instructor del gimnasio, platicandole acerca de lo que pensábamos.

Un día quise ir a inscribirme, lo conocí, era un tipo apuesto, moreno, más alto que yo, un cuerpo bien trabajado, tatuado. Esa noche mientras lo hacíamos le propuse a mi esposa que, porque no con el, fantaseo con el y tuvo un orgasmo mientras hablamos de el, al terminar me dijo que no creía que se pudiera porque el tenía novia y pues eran como amigos.

Tal como se lo pedí, empezó a seducir de una u otra manera. Llegaba y me platicaba que el se acercaba mucho y que le rosaba con su pene mientras hacía sentadillas y así poco a poco fue subiendo de tono.

Un día fui trabajar, llegué tarde y me regresaron, de camino quedaba el gimnasio, pase a saludarla y ahí estaba el instructor, entonces le comenté hoy si? A lo que ella respondió con una risa traviesa, no, a lo que respondí, no hay gente verdad jajaja.

Después de esto fui a casa estaba cerca literalmente, ella tendría que llegar a las 2 de la tarde, sin embargo, dieron casi las 3 y no había llegado, yo en casa esperandola con mis hijos.

Casi las 3 abrió la puerta, les dijo a mis hijos que fueran afuera, yo me quedé viéndola fijamente, había algo en ella, al salir mis hijos cerró la puerta con llave y se abalanzó hacia mi, yo me quedé sorprendido por esas ganas que tenía, me empezó a quitar la ropa al mismo tiempo que caminabamos hacia el cuarto.

Al llegar al cuarto me desvistió por completo y se agachó a chuparme la verga que aún no tenía parada, se levantó y se quitó la blusa y el sostén, en ese momento le pregunté que pasa porque tantas ganas, a lo que ella con mucha adrenalina que se sentía respondió, ya pasó lo que querías, al mismo tiempo que se bajaba el calzon.

Me acercaba su vagina, me llegó el olor a sexo, aún venía mojada, y ella de pie yo sentado en la cama, ella me agarra a de la cabeza mientras me acercaba para que oliera y le diera una mamada, no pude aguantar y la tumbe a la cama, le abrí de piernas, el olor a sexo era claro, se habían cogido a mi esposa, le empecé a chupar su vagina mientras ella me platicaba.

Como cerraron el gimnasio de la parte de arriba, como la puso en la colchoneta y le dió una buena cogida, yo no paraba de mandársela, mi verga se ponía dura cada vez más, cuando por fin se la voy a meter, veo como de su ano tenía semen de su amante, escurriendo, ahí como si nada.

Le pase el dedo y se lo di en la boca, mientras ella me decía lo grande que era su verga y que le hizo por atrás, un anal delicioso que la hizo tener un orgasmo y después como lo monto, y salió casi corriendo para llegar a mi, temblando sus piernas aún, yo la besaba con mucho deseo mientras se lo hacía, ella me platicaba como se la chupo hasta las bolas, y eso me daba más ganas de besarla ella se prendía más y más al verme así.

Al terminar confesó que era mejor que yo en la cama pero no lo haría de nuevo, por respeto a mi, pero yo le pedí que me diera más de eso.

Ella se ha acostado con él más de 10 veces con mi consentimiento, me encanta ver sus fotos y videos que me enseña.

Compartir en tu redes !!
Rafa1990
Rafa1990
Relatos: 1