Corneada a mi marido con ganas!

Era verano y un amigo muy cercano a mi marido se iba a casar por segunda vez. Su primer matrimonio había sido un fracaso, así que esta vez apostaba por encontrar el amor perdido.

La boda se realizaba en Cancún México, así que nos dispusimos no solo asistir; si no a pasar un fin de semana de descanso también. 😋

En fin, ya entrados en la fiesta de celebración conocí a Luis, era un hombre bien parecido, alto de cabello negro y cuerpo atlético de unos 35 años tal vez más, yo ya entrada en mis 43 años. No pensé que le fuera un plan atractivo, sin embargo cruzamos miradas como si una fuerza nos atrajera.

Mi marido al perecer se dio cuenta y se incomodó, de forma que trató de apartarme de la mesa donde él se encontraba. En fin de pronto un amigo del novio se presentó a saludar a mi marido y yo aproveche para ir al tocador. 🤩

Luis de inmediato se levantó hacia el tocador también, yo le envié una sonrisa pícara que el entendió de inmediato, tiempo que nos sirvió para saludarnos e intercambiar teléfonos, yo la verdad estaba sorprendida, era un hombre apuesto realmente.

Seguimos en la fiesta aproximadamente hasta las 3 de la mañana, cada quién se fue a su habitación en su respectivo hotel, y la cosa no pasó de un fin de semana de descanso. 👸

Una vez en México Luis me buscó de inmediato, resulta que su hijo iba a la escuela muy cerca de la escuela de mis hijos, así que quedamos de acuerdo para vernos una vez que dejáramos a nuestros respectivos hijos.

Yo me vestí provocativa, por supuesto escote y zapatillas de tacón alto, nos saludamos de beso, esta vez él acercó sus labios a los míos pero sin besarnos, yo lo invité a que subiera a mi camioneta, y nos metimos en un estacionamiento, estacioné mi camioneta en la parte más alejada.

Una vez ahí me volteo y le ofrezco mis labios a Luis, de inmediato nuestras lenguas se juntaron en un apasionado beso, el sin miramientos tomó mi mano y la dirigió hacia su verga, era enorme más grande que la de mi marido. 😁

La verga más rica con una cabeza enorme

La acaricié por encima de su pantalón, sin embargo el la saco por su cierre, y se asomó la verga más rica que había visto, una cabeza enorme, yo no resistí y le pase la legua por encima.

Luis cerro los ojos disfrutando aquello. Los dos ya estábamos ardiendo y me dirigí al hotel más cercano, una vez ahí me hinque enfrente de él, baje sus pantalones y aquella verga saltó enorme, poderosa, con sus venas fuertes y una dureza increíble. 😵

Sin más comencé a mamar aquel tesoro, mi panocha estaba deseosa de aquella verga enorme, su cabeza llegaba hasta mi garganta con cada mamada, una y otra vez sin parar.

De pronto me puse en el filo de la cama con mi culo bien empinado y el atrás de mí, jugaba con mi panocha hambrienta, le daba golpes a mi clítoris con su cabezón, de pronto y sin avisar me metió su tolete hasta el fondo, yo lance un grito de dolor y gozo. 😫

Luis comenzó a darme con todas sus fuerzas, sus huevos golpeaban mis nalgas una y otra vez sin parar, era una cogida deliciosa, bombeaba como un toro en celo, pues le excitaba que supiera que yo era casada.

Me puso en cuatro patas y me montó, metió su vergota con desesperación y comenzó a joderme con ganas mientras se agarraba de mis tetas, ni mi marido me había cogido así. Era todo un macho jodiendo. 😛

Luis no paraba yo estaba a puto del orgasmo él no se detenía, ya estábamos empapados en sudor y mi panocha escurría jugos de deseo, provocados por esa dura y grande verga.

La metida de verga era fenomenal, cada vez más fuerte sin parar, de pronto Luis comenzó a gemir, sabía que se iba a venir, yo sin perder tiempo le pregunté y me dijo que estaba a punto, me separe y me puse de rodillas frente a él, esperando recibir toda su leche. 🙃

De pronto la venida llego, llenando toda mi cara y tetas con su semen, sin perder tiempo me metí en la boca su vergota para probar los últimos chorros de leche, sabia deliciosa, seguí mamando pues su cabezón estaba muy sensible y eso lo volvía loco.

En fin seguimos así por 5 o 6 años, y nunca me arrepentí de haber corneado a mi marido, pues la verga de Luis es la verga más rica que he probado.

By: Luna Indiscreta