Confesión de mi esposa en su viaje de trabajo

📋 Lecturas: ️11213
⏰ Tiempo estimado de lectura: 21 min.

El gusto que me di con lo que mi mujer me comfeso el día de hoy, soy Favio de Perú, y lo que les voy a contar es algo que en realidad no se imaginan cuanto me encantó oír cada paso cada detalle de como mi mujer me puso los cachos en su viaje de trabajo, voy a serles sinceros, yo ya e compartido a mi mujer en dos oportunidades, fue el momento más delicioso que e experimentado en mi vida, mi mujer, cómplice de mis locuras y morbos.

Esta vez ella por temas de trabajo se fue de viaje a Cajamarca, y es donde fue su deliciosa aventura, mientras ella estaba allá, teníamos comunicación, y no se porque mi mente jugaba con su viaje, imaginando que se la follarian allá, así intentaba ponerla caliente para ver si ligaba con alguien, pero fue en el primer día trabajo que mi mujer me cuenta, que su jefe un tal Marcos, al finalizar el día le propuso que al día siguiente cenaran ambos, disque para tratar temas del trabajo ya que ella era nueva en ese proyecto.

De una mi mente maliciosa ya alucinaba aquel momento, y sin dejar que termine, le dije: ya pues Amor, aprovecha y levántate a ese señor, y asegúrate con ese trabajo, muévete el culo así como tu sabes, lo vas a volver loco, y mi mujer algo desconcertada me responde.

Ay no amor, estas loco, es un señor algo mayor que yo, te debo confesar que si, el señor es guapo, pero el es casado. Además, acá sería imposible porque todo el grupo estamos instalados en el mismo hotel, están los jefes, supervisores, y nosotros los digitadores, y no amor, ya le puse en claro que eso sería imposible, porque yo soy casada y no quiero que los demás mal interpreten que nos alejamos del grupo.

Dicho esto, de mi mente no salía de que ese tipo podría insistirle, no les miento, pero mi mujer es una mujer muy guapa alta, y a sus 37 años se mantiene muy bien, a pesar de su pancita como toda mujer ckn hijos, pero con un culo bien rico y unas pequeñas tetas hermosas, los dias pasaban y cada vez que hablaba con ella siempre le tocaba el tema.

Y amor, como vas, ese tipo te sigue insistiendo??? La respuesta de mi mujer era, que el tipo ya no se le acercó más y que al parecer no le gustó que lo rechace, y era un poco duro con ella y su grupo de trabajo, es lo que ella me contaba, pero yo le seguia insistiendo, le decía que si quiera le enseñe las piernas para que no sea duro conn ellos, incluso su compañera le dijo:

Ay amiga, porque lo rechazaste, ya que ella le contó a sus compañeras de cuarto lo que le propuso, y mi mujer en firma de broma me comenta que ella le responde. Así, que número es su habitación, para ir a buscarlo jajaja, m ponía caliente lo que ella me contaba y mi mente ya imaginaba ese momento, estuve por casi tres semanas por allá, las cuales todos los días que hablábamos le tocaba el tema, pero ella me decía que nunca pasó nada, y que solo hablaban temas del trabajo, pero mi mente fantaseaba e alucinaba a mi mujer siendo follada por su jefe, yo me daba mis pajasos imaginando a mi mujer follando con el, hasta que al termino de aquel proyecto mi mujer regresa a Lima.

La verdad que yo estaba con la verga que me explotaba, si bien me daba mis pajasos, no había placer más grande que meterle la verga a mi mujer, ella es una putita en la cama, desde que empezamos a estar juntos, siempre le gustó la verga, y más cuando se la meto por el culo y se la lleno de leche, es puro fuego mi mujer, a penas llego de su viaje, nos fuimos a follar a un hotel, ya que por mis hijos a veces es difícil que mi mujer disfrute a plenitud, ya que cuando llegaba al orgasmo era muy gritona, yo no veía la hora de meterle la verga y reventar ese rico culo.

Ya en la noche nos fuimos a un hotel, yo estaba súper arrecho, hasta le compré una lancería que le quedaba espectacular a mi mujer, se le veía el culo enorme y esas pequeñas tetitas tan riquísimas, compré dos rones para beber, y la noche fue puro fuego, mi mujer mientras me bailaba no dejaba de admirarla, bebíamos mientras que ella jugaba con mi verga, la lamia, le daba pequeñas mordidas, ponía su enorme culo por encima de mi verga, yo estaba como loco, quería reventar ese enorme culote, no le resistí me puse de pie, le hice el hilito a un lado y empecé a chuparle ese delicioso culo uuummm que delicia sentir nuevamente a mi mujer, me fui a chuparle las tetas, pero cuando le quise quitar me dio la espalda y quiso que le siga comiendo el culo, se abrió de piernas y empecé a chuparle esa jugosa concha que estaba muy mojada, hasta que no pude resistir más la puse de perrito, y primero le metí la verga por su jugosa concha, aquellos gemidos que daba mi mujer eran increíbles, se movia como toda una putita, hasta que ella misma se sacó la verga de la concha y se la llevó al culo, el culo estaba muy lubricado, y de una se la metió, sin hacer el más mínimo esfuerzo, y empecé a follarla muy duro. Que te gusta perra ?? Le decía yo.

Confesión de mi esposa en su viaje de trabajo 2

 Y ella me decía: me encanta que me des por mi culo amor, así follame duro, metemela hasta el fondo aaaahhhh aaahhh, así amor dame duro, metemela hasta el fondo, es cuando mi mente no dejaba de alucinar que su jefe se la follaba y le decía.

Amor, alucina que tu jefe te esta follando, es cuando mi mujer empieza moverse más rápido, y dice, si amor, quieres que diga eso aaahhhh  uuuummmm. Así Marcos, meteme tu vergota, así así así, uufff que rico verga tienes Marcos, no paso mucho y mi mujer empezó a venirse a chorros, sin dejar de moverse, así que rico Marcos, dame duro aaahhhh aaaahhh así así asiii,que rica verga tienes, no pude resistir más y ambos al mismo tiempo, ella empezó a correrse y yo a llenarle el culo de leche, uuuufff que gran faena habíamos tenido, mi mujer no dejaba de moverse, mi mujer seguía moviéndose, y me miraba, con cara de una verdadera puta, se mordía los labios, sobaba mis huevos, se abría más más culo para que mi verga no salga de su culo. Te gusto amor?? Le dije yo, pero ella nondecia nada, solamente miraba y no dejaba de moverse encima mío, le decía, que rico mueves el culo amor, y más rico te moviste cuando te nombre a tu jefe.

Es cuando sin dejar de mirarme me dice: Si amor? Te hubiera gustado que Marco me meta la verga por mi culo??

Yo: si amor, hasta me hubiera encantado ver como te dejaba el culo lleno de leche. No Sabes como alucinaba que ese hombre te follaba, la verdad que me ponía muy caliente pensar que otro hombre te follaba, ella me miraba a los ojos, seguro amor?? Eso hubieras querido?? Y le digo, si amor, entonces mi amor, te confesaré algo, cuando mi mujer me dice eso mi verga nuevamente se puso dura y yo ya imaginando lo que quería escuchar, mi mujer saco mi verga de su culo que estaba lechoso, se fue a chuparme mi verga, se tomó un vaso de Ron, y nuevamente aquella cara de puta que puso me encendía más, vamos amor, que tienes que decirme, le decía yo.

Pasaba su lengua por mi verga y es cuando inicia su confesionario. Sabes amor, perdóname, pero ante tu insistencia y tu sabes que nunca había estado tanto tiempo sin follar, y peor aún, si bien ya he estado con otro hombre por complacerte, esta vez lo hice por tu insistencia y no sólo tu ayudaste a que yo hiciera esto, espero no te molestes por lo que te voy a contar, ella sabía que no sería así, porque mi verga estaba más dura que nunca, y sin dejar de chuparme la verga me dice, mis amigas tambien contribuyeron con esto, primero amor, no fue una sola vez jijiji, te acuerdas que te dije que en la primera invitación te dije que me propuso eso, y bueno, en verdad no fue esa vez, todos los días me insistía, hasta que salí con el sin que nadie se de cuenta excepto mi compañera de cuarto, me llevo a comer a beber, el fue muy directo, y te diré con detalle lo que me decía, el fue muy directo, me dijo, que yo era una mujer muy guapa, que le encantaba mi cuerpo, que se me veia muy apetecible, mi verga estaba como una roca.

Es que ella mientras me contaba con su boca jugaba con mi verga, y seguía contándome, amor, la verdad que nunca había conocido a un hombre tan directo, pero lo que me decía me ponía muy Hot, me decía, que todo quedaría entre nosotros y que lo mantendriamos muy reservado, amor, nose porque le seguí el juego, pero todos los días que hablaba contigo, y me insistían de que si quiera le enseñe las piernas y algo más, me ponía muy caliente, a los días para que alguien se de cuenta de algo, volvimos a salir, pero esta vez no solo a cenar, si no que también a beber, fuimos a un bar muy discreto, pidió whisky, la verdad que nunca me gusto ese licor, pero a él le aceptaría todo, tragos iban y venían, esa manera de mirarme tan lujuriosa, sentía que me desnudaba con la mirada, se me acercó al oído y me decía, y que dices, ya lo pensaste??? A lo que le respondí, mira Marcos, la verdad, que eres muy guapo, se que ambos somos casados, eso no me vas a negar que también tienes esposa e hijos, el no se nego, mira yo vine a trabajar, no hacer vida social, yo si salí contigo, no es porque quiero algún beneficio, pero no puedo negar que me gustas, y el me dice, igual ti, me encantas, y discúlpame no es mi intensión no es ofenderte, pero tienes unas nalgas super ricas, me estas volviendo loco, me dan ganas de arrancarte la ropa y comerte.

Así, le dije, osea mi culito te vuelve loco?? Así me puse de pie y lo saque a bailar, fue aquel baile de mucho fuego y cachondeo sobaba mi culo por encima de su pantalón, y lo más rico de eso, fue sentir un buen vuelto, me voltie lo mire a los ojos, y le dije, oyeer si que estás bien caliente, pude sentir uumm tu bulto en mi culo, no se resistió ni yo tampoco, y empezamos a besarnos, de aquel beso salía chispa, nos deborabamos con aquel beso, creo que no nos importa la gente, y apesar de la oscuridad del lugar y la bulla, nos besabamos con mucha pasión, ese hombre quería comerme delante de todos, al igual yo estaba muy caliente, que hasta baje mi mano por encima de su pantalón y apretar su vergota, estábamos muy calientes y creo hasta descarados, el ya empezaba a levantar mi falda pero tuve que poner poner alto, oye tranquilo, vamonos, así nos fuimos a buscar algún hotel cerca, y por la hora no había, todos estaban cerrados, pero en el taxi el me manoseada, casi chupaba mis tetas, hasta metió su mano debajo de mi vestido, estábamos muy locos, no encontramos ningún hotel, así que tuvimos que regresarnos, claro el bajo del taxi, no podíamos llegar juntos, y me fui al hotel, la verdad que yo estaba muy caliente amor, no sabes como deseaba a Marcos.

Saben amigos lejos de sentir molestia me sentía cada vez más excitado, y le pedí que siga, me dice que cuando llegó a su habitación, su amiga le preguntó si pasó algo pero mi mujer me dice que le contó todo lo que paso, cuando después de un rato le llegó un mensaje a si WhatsApp, hola Adriana, soy marcos, no sabes cuanto te deseo, mira como me tienes, es cuando me dice que le envió la foto de su verga, tanto ella como su amiga se quedaron sorprendias con el tamaño de su verga, se que es muy loco, pero te gustaría venir a mi habitación?? Se que es riesgoso, pero no sabes como te deseo, es cuando su amiga le dice, anda yo que tu iria, hasta se me a antojado a mi también amiga jejeje, el seguía escribiéndole, así mi mujer le respondió y le dijo qje tomaría un baño, y así lo hizo, mi mujer me cuenta que se fue con mucho cuidado y que por la hora todos estarían durmiendo, se puso un un vestido de pijama y sin nada por debajo, ella también estaba muy arrecha, tampoco podía esperar aquel momento, se fue hacia su habitación, cuando mujer llegó la puerta estaba ya abierta, al entrar ella, empieza a contar aquel momento detalle a detalle.

Amor, cuando entré, las luces estaban encendidas, su habitación era muy bonita, marcos, marcos, empecé a llamarlo, cuando sale del baño, desnudo, amor, la verdad que el tamaño de su verga si que era algo grande pero sobre todo gruesa, te soy sincera, pero al verlo me daban ganas de comérmelo de una, cuando el se me acerca empieza Abe Abe mucha lujuria, sentía como me comía con su boca, al igual yo mientras nos besábamos tome su verga y empecé a masturbarlo, nos enredamos en aquel beso, beso el cual era puro fuego, para lujuria y pasión, nuestras lenguas se enredaban en aquel beso, mientras sus manos acariciaban mis nalgas, las manoseada con mucha intensidad.

Es cuando me trepó en sus brazos entrelazando mis piernas alrededor de sus además, nos estábamos comiendo a besos, mi vagina rosaba con el y me mojaba más y más, mientras me tenía cargada, acomodo su vergota en mi vagina y empezó a follarme, aaahhhh aahhh amor, te juro que estaba haciendo un gran esfuerzo para no gritar, pero era casi imposible, podía sentir todo el grosor de su verga dentro de mi, sentía que ocupaba cada zona de mi vagina, era muy gruesa, y eso me excitaba más, subía y bajaba de su verga mientras seguíamos besándonos, hasta que nos tiramos a la cama, y me puso a mamarle la verga mientras que el chupaba de mi vagina estabamos en un 69, uuummm que riquísimo sentía.

La manera de como me chupaba mi vagina me volvía loca, movia mi culo en su cara y eso lo volvía loco, sentía como con su lengua jugaba con mi clitoris, mientras que quería devorarse su tremenda verga que no me cabía en mk boca, pero se lo chupaba con mucha intensidad, quería tragarmela toda, pero era tan grande que no podía comermela toda, para eso mi mujer me daba una de las mamadas que nunca me había hecho, así me decía, que mientras le chupaba su vagina, cin su boca y su lengua empezó a jugar en la entrada de su culo, podía sentir como su le gua iba inrmtrodiciendose dentro de mi culito, estaba a punto de correrme en su cara si seguía haciendo eso, pero lo hacía tan bien que no me resistí que me vine en su cara, así así que rico, así correte en mi cara, uuumm que rico sentir tus jugos, me estas volviendo loco, le decía el, así amor, quería sentir nuevamente nuevamente vergota en mi conchita.

Así me monté encima de él, coloque su verga en mi vagina, y de un solo empujón entro como si nada, tire mis brazos apoyándome atrás mientras sentía cada milímetro de su verga entrar hasta lo más profundo de mi, sentía todo su verga hasta el estómago, pero fue lo que más me éxito chabdo empezó a hablarme sucio amor, me la arrechera que tenia cuando me decía, así putita, te gusta mi verga, me encanta ver como te la estoy dejando abierta, y más más me dijo, quien te folla más rico putita, tu marido o yo, y le dije que el, la follaba mejor, mis movimientos eran más intensos, quería que me llene de leche pero era bien aguantador, me puso en las poses que el quiso, y mi intensidad en el sexo hacia que me muerda los pezones, por el momento no me importaba de que me deje chupetes en mis tetas, solo disfrutaba el momento sin importar consecuencias.

Cuando Marcos me tira a la cama, pone mis piernas a sus hombros mi vagina escurría como no te imaginas amor, sentía que con su lengua había dilata un poco mi culo, y quería sentir toda su verga en mi culo, que tu sabes que me encanta, y no me resistí, saque la verga de mi vagina, lo mire a los ojos, mientras Sobaba y jugaba con su verga en la entrada de mi culo lo miraba pentrantemente y le dije, Marcos, dame duro por mi culo, quiero sentir tu vergota en mi culo, quiero que me hagas venir una y otra vez, aaaahhhhh intentaba no gritar, así pude sentir como primero entro la cabeza de su verga, uuummm aaaaahhhhh uuuummm aahhh aaahhh así, despacio, despacio, aaahhh que rico, poco a poco mi culo iba comiéndose su verga, poco a poco estaba penetrándome, no dejaba de mirarle a los ojos mientras mi mano estaba agarrando su verga y sus tremendas bolas, así aumentaban sus movimientos así Marcos, que rico, ya toda si verga estaba dentro de mi culito.

Aaaahhhh asi asiiii Marcos puso su mano en mi boca, y empezó a penetrarme cada vez más rápido y duro, así Marcos rómpeme el culo, así, dame tu leche, que rica verga tienes, no sabes como me encantas así dame más dura aaahhh aaahhh, asiiiiii, me tuvo follandome el culo por varios minutos, me ponía de cuatro de perrito, de todas las poses, ya mi culo estaba amoldado a su vergota y entraba como si nada.

Fueron muchas veces las cuales me hizo venirme y yo tratando y luchaba para no descontrolarme, cuando marcos me pone de rodillas en la orilla de la cama, mi cara enterrada en la cama y pone su pie en mi cabeza me pide que abra más mi culo que estaba muy abierto, lo escupe y así en esa pose pude sentir que su vergota estaba perforando más profundo mi culo, estaba que explotaba nuevamente, pero fue que el empezó a correr se en mi culo, esa manera tan ruda de follarme hizo que al mismo tiempo me corra.

Mis piernas estaban como papel sentía que me temblaba todo el cuerpo, podía sentir los chorros y chorros de semen dentro de mi culo, pero su verga no dejaba de estar dura, podía sentir lo dura que seguía, asiiiiii que rico culo tienes, me encantas, no tienes idea de como me encantas, eres puro fuego, le decía el.

Saco la verga de su culo, y la puso a mamarle su verga, pero no se ponía flácida ni nada, el quería seguir, pero tenía que irme, pero la verdad que quería seguir, me vestí muy rápido, y me regrese a mi habitación, mi amiga seguía despierta, me metí a ducharme, cuando salí del baño, en toalla es cuando me la saco y ella me dice oye loca, mírate, me voy al espejo, y mis tetas estaban mordisqueadas, es cuando ella me enseña sus tetas y aún seguían marcadas.

Lo que mi mujer me había contado era lo que estaba esperando que me cuente, todo eso mientras que ya mi mujer me montaba y en lo que me contaba mi verga estaba bien clavada en su culo, nunca pensé que ibas hacer tan putota amor, no sabes como arrecha saber que otro hombre con la verga más grande que la mía te haya llenado de leche, y ella me dice a mi también amor, es a lo que me empujas hacer, pero te dije, que no fue la primera ni última vez que lo hicimos, lo hicimos dos veces más después de ese día, pero en habitación, igual amor, me dio duro por mi culo, lo disfrutamos hasta ese último día.

Lo goce como no tienes idea amor, ahora quiero sentir tu leche amor, dentro mío así así así amor follame duro, así así, aaahhh aaahhh amor que rico, me decía ella, así también le llene el culo de leche y me di cuenta del porque mi verga entró tan fácil en su culo, después de eso, las ganas de follarla aumentaron, todos los días follabamos mientras que ella me contaba una y otra vez aquel encuentro con su jefe.

Después de ese proyecto ya no lo volvió a ver más, bueno eso es lo que ella me dijo; pero me juro que desde ese día día sabe nada de él, y que estaba vez fue a mis espaldas pero si se volviera a dar sería en mi presencia

Compartir en tu redes !!
YusepFavio
YusepFavio
Relatos: 4