Categorías
Heterosexuales

A pesar de su periodo follamos bien rico

Hola mi nombre es Julio, soy un chico rubio, 1,85 de altura, ojos azules, complexión media. Gladys, mi pareja, es flaca, castaña, 1,60 de altura, senos medianos pero sabrosos, y un culito que a la vista no muestra todo lo que sabe hacer con él.

Todo comenzó en un viaje que hicimos a la ciudad de buenos aires. Estábamos en la habitación del hotel, ya hacia un par de días estábamos de viaje. Estábamos preparándonos para salir a recorrer la zona, yo ya me había dado una ducha y estaba viendo la tv.

Ella estaba duchándose, cuando termina sale para la cama donde yo estaba, con una blusa negra, y una toalla que envolvían sus caderas. Sabíamos que estaba con el periodo, por lo que me dice que debía de colocarse el tampón. Yo la miro de una manera que anunciaba lo que pretendía hacer.😯

Ella va a buscarlo y yo le digo «ven, tráelo que yo te ayudo». A lo que ella accede. Sube a la cama, me da un beso en la boca y me deja el tampón en mi mano.

Yo le quito la toalla, mientras seguíamos besándonos, ocasión que aprovecha para bajarme el bóxer y pajear mi verga erecta, que ya estaba largando liquido pre seminal.

En determinado momento se detiene, y se acuesta dándome la espalda, para poder tomar la posición «cucharita», volvemos a besarnos y yo comienzo a acariciar su concha ya húmeda.👀

Ella suelta pequeños gemidos y me pide que siga así, mientras mi glande ya rozaba el pliegue de sus nalgas y por momentos su ano.

A los cinco minutos de besos y pajas, comienzo a meterle el tampón en su conchita, mientras aprovechaba a acariciar su clítoris. Ella respondió, agarrándome la verga con su mano derecha y dirigiéndola a su culo, frotando mi glande en su ano hasta que lo dejo en la entrada.

Comenzó a mover sus caderas hacia atrás, permitiendo que mi verga vaya entrando suavemente en su culito. Yo respondí con besos y aumentando el ritmo con el cual frotaba su clítoris.😋

Cuando ya había entrado la mitad de mi verga, la suelta. Se acomoda para poder levantar sus caderas, lo que me permitía una penetración más profunda.

Suavemente mi verga entro hasta que mis huevos se toparon con su piel. Ahí la tomé por las caderas y comienzo a darle unas buenas embestidas. Ella no paraba de gemir, pidiéndome que no parara.

Continué acariciando su clítoris, mientras mis embestidas seguían. Mi dedo mayor estaba enterrado en su vagina. Mi pulgar acariciaba su clítoris y sus caderas se movían solas, acompañando el ritmo de mi penetración. Por momentos yo me detenía y sentía que me estaba cogiendo con el culo, se movía maravillosamente.😁

En determinado momento me dice que no aguantaba más, que estaba por acabar. Creo que se dio cuenta de que yo también; porque mi verga estaba a tope, y súper dura. Le digo que voy a acabar, ella me dice que también, al instante siento como mi mano comienza a llenarse de su eyaculación.

La tomé nuevamente por las caderas, anunciando mi eyaculación. Ella me besa y me dice al oído «por favor, despacito, acábame despacito«. Eso me encendió aún más, y tras el primer chorro, de manera súper lenta mi verga penetraba su culito, depositando mi leche caliente en el fondo de su ano. Así fueron unos cinco o seis chorros.

Nos besamos largamente, y cuando mi verga ya estaba quedando flácida, la saco suavemente. Una vez afuera, se reincorpora, me besa y con voz sexy me dice, «uyyy que lastima, estoy toda sucia, me tengo que bañar otra vez….»😜

Gente, pido disculpas por los errores que puedan haber, es mi primer relato. La historia es real, los nombres fueron cambiados para conservar la identidad de los involucrados.

By: Fefa