Un ascenso merecido a mis 18 años

📋 Lecturas: ️
⏰ Tiempo estimado de lectura: min.

Holis, soy Ailen. Tengo 18 años, soy morocha de unos 1,52 mts de altura, CULONA, SUCIA Y MUY GOLOSA. Les voy a relatar una historia inolvidable.

Lo dividí en tres partes con títulos diferentes:

  • “Un ascenso merecido”
  • “fête de mask”  Y
  • “Vuelta a casa”

Que lo disfruten…

Mi familia tiene una empresa de tecnología. Vende a muchos países pero ha sido imposible entrar en el mercado Francés.

Me incorporé a la oficina como influencer y community mánager. Mi papi me pidió encargarme de las redes sociales y para encontrar nuevos clientes y compradores, así que me puse a trabajar.

Luego de algunos meses y gracias a mi desempeño, recibí un ascenso. Mi Papi me llama a su oficina…

  • Hija te voy a dar el sector de marketing y ventas. Necesito hacer un cambio y con tus ideas creo que vamos a llegar muy lejos.
  • Gracias papito!

Le doy un abrazo, estaba muy feliz.

  • Te voy a enviar unos archivos y quiero que le pongas énfasis a “Talent” . Necesito tu imaginación y tus ideas para conseguir este cliente.
  • No te preocupes papito, yo me encargo.

Le agarre la corbata y acerque mi cara a su pecho (Soy petisa). Escucho el ruido de las cortinas bajando, miro hacia arriba y veo la cara de mi papito moviendo la comisura del labio. Sus enormes manos bajaron por mi espalda y se posaron entre mi cintura y mi cola, me apretó fuerte, podía sentir su entrepierna en mi panza.

De un solo movimiento me subió con ambas manos agarrándome de la cola, quedé colgada encima suyo, nos miramos fijamente a los ojos y suavemente fui acercándome a su boca, me corrió la cara y me dio un beso en el cachete.

Lo abrace y posé mi cara en su cuello, su perfume me encantaba. Sentía que quería besarlo y no soltarlo jamás. Empecé a sentir un calor y como se me mojaba la bombachita, estaba muy caliente con la situación y de pronto me bajo y me pidió que me vaya a trabajar.

Un ascenso merecido a mis 18 años 2
Mamacita
  • Ufaaa. Exclamé y no quise irme, me arrodille frente a él mirando hacia arriba y subí mis manos por sus piernas.
  • Basta Ailen, que estás haciendo? Preguntó queriendo sacar mis manos sin hacer demasiado esfuerzo.
  • Déjame agradecerte Papi. Le dije relamiéndome los labios y acercando más mis manos hacia su entrepierna.
  • No, esta mal lo que haces, Pará! Decía susurrando para que nadie escuche. Logró safar de mis manos y corrió a cerrar la puerta. Comencé a gatear por la alfombra de la oficina y me acerqué moviendo la cola de un lado al otro. Papi quedó mirando hacia la puerta y sutilmente y sin darme cuenta desabrochó su pantalón y lo dejó caer a sus pies.
  • Papi no traes ropa interior!
  • Jamás uso ropa interior nena.

Él hace deporte y se cuida estéticamente, por ende estaba totalmente depilado. Llegué a él y apoye mi nariz en sus gemelos, sus piernas olían a crema y fui subiendo pasando mi lengua mientras se sacaba un zapato y una parte del pantalón. Seguí subiendo y saboreando su piel hasta llegar a sus glúteos duros y bien formados. Mi lengua juguetona quería ir en busca de sus genitales pero él quería que primero experimente otra cosa. Me agarró de la cabeza y direcciono mi boca hacia su culo.

  • Saca la lengua bien afuera Ailén.

Yo al principio me resistí un poco pero el olor me cautivó y sentí una ebullición en mi cuerpo. Saqué la lengua lo más que pude (casi 9 cm) y com3nc3 a lamerle el ano, era tan rico y suave. Mientras papi se abría los cachetes de la cola yo saboreaba más su orificio anal. Metía mi lengua lo más profundo que podía la movía en círculos.

Moví una mano hacia adelante y me encontré con la monstruosidad de su pene, grueso y erecto a punto de estallar. Se da vuelta y pone su enorme pija frente a mi. Acerca sus huevos hacia mi boca y los refriega por mis labios.

Saqué mi lengua y le chupe las bolas llenándolas de saliva y subí despacio por su erección hasta la punta.

Sentía como temblaban sus venas y la metí de a poco en mi boca. Suave y lento mirándolo a los ojos y sacándola toda mojada y chorreada. Empujó su pija por mi boca hacia la garganta agarrándome del pelo y se quedó por unos segundos, casi vomito. Era la primera vez que lo hacía. De repente comenzó a coger mi boca más y más fuerte.

  • Voy a acaricia hija, no aguantó mas!
  • Mm mm mmaghdf
  • No se que dijiste pero ahí te va mi leche AAAAHHH SIIII

Sentó una explosión en mi garganta. Una cantidad enorme de semen caliente, espesa y riquísima.

  • mmm me la trague toda Papi…

Me levanté y me dio un beso en la boca.

  • Anda y prepara el trabajo que te mandé hacer. Y de esto no se habla con nadie. Ok?
  • Oki Papito lindo…

Salí de su oficina y me fui al escritorio a comenzar con mi trabajo. Pero antes a cambiarme la bombachita que la tengo empapada…

La empresa Francesa ha sido un desafío para mi papi desde que empezó con el negocio.

Luego de varios días presente un proyecto al directorio y a Talent, les gustó la propuesta y me invitaron a una reunión en Francia.

Recibi unos pasajes y una reservación en el Hôtel Louvre. Lo googlee por supuesto jeje.

Llego el día, me desperté temprano 7 a.m. tenía el bolsito preparado con los papeles y la compu, algo de ropa formal y ropa interior muy sensual como me gusta usar. Unos zapatos, maquillaje, accesorios, secador de pelo y la planchita. Me di un baño, me vestí con un jean con agujeros, blusa blanca, unas zapas de lona y listo, me voy a ver la Tour Eiffel.

Llegó el Uber que me llevaría hasta el aeropuerto de ezeiza a tomar el avión, eran las 10 de la mañana, deje el bolsito en la parte trasera y me senté adelante.

El chófer era un señor de unos 60 años, barba canosa igual que el pelo. No parecía gordo, al contrario, se lo notaba atlético.

  • Te vas de viaje?
  • Si, a Francia 2 días, por trabajo.
  • Enserio me decís? No entro en ese bolso si no me voy con vos jaja

Lo miré de reojo y sonreí. Sus ojos no dejaban de mirarme, recorrían mi cuerpo y eso empezaba a gustarme.

  • Mucho trabajo no?
  • Más o menos, pero bueno, por lo menos me tocó llevar esta belleza al aeropuerto.
  • Ay gracias. Es muy dulce usted.
  • No me digas usted, decime Roberto o Rober.
  • Bueno Rober, podemos parar que necesito ir al baño?
  • Claro que sí, de paso cargamos combustible.

Paramos en una estación de servicio y fui directamente al baño. Tenía la bombacha mojada, las miradas del pervertido de Rober me calentaron mucho.

Volví al auto y seguimos viaje.

Agarre mi celular e hice un movimiento para hacerlo caer por debajo de su asiento.

  • Ay mi celu, se me cayó! Me mordía los labios mirándolo fijamente y me acerqué a él pasando mi mano por al lado de su pierna. No alcanzaba a agarrarlo y entonces me pasé al asiento delantero.
  • Rober, mi celu está ahí abajo, lo puedo agarrar?
  • Querés que paremos?
  • No, no pares, yo lo busco

Me agache metiendo mi cabeza cerca del volante, mis brazos pasaban por sus piernas y no lograba encontrar el celular. Apoye mi cara en su regazo para llegar más lejos…

  • Lo encontraste?
  • No pero creo que encontré algo que me interesa más.

Me posicione y comencé a pasar mis manos por su entre pierna, mi cola miraba hacia la puerta.

Abrí el cierre de su pantalón y saqué su pija, tenía olor a sucio pero era grande.

La introduje de una en mi boca y la chupe con todas mis ganas. Rober pasó su mano por mi espalda y llegó a mi cola. Con una de mis manos desabroche mi pantalón, sus dedos llegaron a mi culito y comenzó a jugar en él. Se chupo un dedo y lo movía en mi orificio haciendo círculos.

  • No No. Le dije – Por ahí no!
  • Mmm jeje

Seguí chupándosela, me la comía toda.

  • Uuuf que putita sos, me vas a hacer acabar con esa lengua! Aaaahhhggg

Sentí como su lechita caliente se esparció dentro de mi boquita.

  • MMm que rica lechita… Dije, mucho no me gustó, era amarga pero me la tragué igual.
  • Rober, se me va el vuelo, llévame al Aeropuerto dale!
  • Vamos pero tenes que dejarme tu número así te llevo a donde quieras cuando vuelvas.
  • Si me encantaría!

Llegamos al Aeropuerto, lo agarré de la cara y le estampe un beso en la boca.

  • Gracias viejito lindo. Me llevo tu olor a lechita en mi boca para Francia.
  • Buen viaje putita, nos vemos a la vuelta?
  • Quien sabe, quizás…

Agarre mi bolso y me fui a hacer el check-in.

Pase al baño, me cambié la bombachita, antes de guardarle sentí el aroma de mi flujo y pase mi lengua para probarla. Soy re cochina lo sé.

Sale mi vuelo. Nos vemos en Francia…

Espero les guste esta parte, hay más!

Besos. Muack muack!

By: Ailu 😍

Compartir en tu redes !!
AlfredoTT
AlfredoTT
Relatos: 4236