Solo la visite, pero ella me dio el culo

📋 Lecturas: ️
⏰ Tiempo estimado de lectura: min.

Por un percance con destino a mi casa, me dirijo a lo de mi amiga Reina, era demasiado temprano. Entre nosotros siempre había existido una atracción sexual muy fuerte, pero, nunca se dio, ya fuera por su novio, o porque nunca habíamos tenido oportunidad, siempre encuentros esporádicos habían sido de lo más inocentes y no habían pasado de besuqueos y toqueteos subidos de tono en el ascensor o en algún lugar privado, pero por una o por otra nunca pudimos plasmar lo que ambos queríamos.

Me anuncie y no se porque me abrió la puerta en, un Babydoll e instantáneamente una sonrisa socarrona asomó a sus labios.

– ¿Que sucede a esta hora por aquí, que raro?-me preguntó mientras yo la miraba de arriba abajo con aprobación. la desnudez de mis pechos que asomaban debajo ese sostén negro con puntillas Se acercó y prácticamente me dio dos besos en la boca en lugar de los de cortesía en la mejilla.

El estar a solas en su casa empezó desde ese instante a hacer sus efectos entre mis piernas. El cual comenzaba a demostrar que mi bulto estaba sobresaliendo de mi pantalón Sin embargo, ella pese a verlo actuó con una natural actitud de simple camaradería. Me dice llegas justo para el desayuno, estaba en eso¡ No deseaba pero, bueno, puedo hacerme un rato acepto la invitación – comenté mientras se dirigía a la cocina. Mostrándome su despampanante culo al caminar Pensé No estaría mal aprovechar este momento para poseerla .

Entré con aire resuelto y empecé tirar indirectas, buscando el momento justo que inspirara alguna respuesta de consentimiento.

Ella que no parecía dispuesta a perder mucho el tiempo, no tardo a mostrarse provocativa dejando de lado algunos de mis prejuicios Se me acercó por detrás mientras yo alcanzaba el azúcar, pegando su cuerpo contra el mío yo pase a abrazar sus abundantes pechos con mis manos. Apoyar mi pene que con dureza, se notaba desde mi entrepierna, no puede evitar apretar sus nalgas contra mi verga.

Sin embargo, y pese al deseo inmediato de que le levantara el babydoll y le bajara un poco la tanga, (Entrando en un raro juego que yo seguí) se escabullo como si nada hubiera pasado, intentando obviar el prominente bulto de mis calzoncillos.

En forma seductiva me pido alcanzara unos bizcochos y me señaló un mueble situado a ras de suelo delante de ella, por lo que encontré la excusa para arrodillarme de manera exagerada, para sacar el paquete para alzarme, con el mismo, para con mis manos intencionalmente, paso repasando las piernas y su empinando el trasero., con la intención de que se prestara a un juegos erótico que sabía que la excitaba.

Esto fue en aumento y de sutil paso a ser reiterativo aflorando ya lo húmedo de su tanga blanca remetida entre sus cantos que incapaz de tapar su ojete y su sexo y disimular su incipiente calentura

Movió el culo buscando provocarme y mostrarme, que ya estaba lista para lo que no tardé hacerle sentir el calor de mi respiración, en su cuello, y en su sexo, mis suaves dedos que apartando la tirita de su tanga, mientras comencé a recorrer con su lengua.

A bajar hasta llegar a la zona de su sexo, que aún con mis dedos abriéndolas me dejaron ir lamiendo los labios de su almeja, mientras me comenzaba sentir que sus jugos bajaban le baje del todo esa diminuta tanga blanca y me aferre a sus nalgas con las manos, sin dejar de chuparles provocando de a poco la expresión de placer, se notaba que le encantaba que le chupen en esta posición, con mis dedos explore su ojete cerradito, mientras mi lengua no pareaba, su agujero, era explorado por mis dedos, (siempre me le dije que el día que lo hiciéramos; ese culo sería mi primer blanco, ella me decía riéndose voy preparada para ello), seguí con todo, mi lengua acicateando, su vagina y el culo con un dedo explorado, a fondo,

Mientras lamía mi sexo todo a lo largo, centre en su culo que con los dedos que le introducía de a poco se lo agrandaba, (tengo que confesar que me atraía mucho pero el culo de Reina me fascinaba, el jueguito de ella llego a su fin cuando se notaba que estaba deseando una buena cogida, ya estaba ansiosa por tener su ración de verga. Asi que en ese punto dándole una palmada en el culo, le dije vamos a tu cama ella muy dispuesta dijo levántate y sígueme.

La seguí por el pasillo hasta su cama. Casi ni me dejo tirarme que se lanzo sobre mi de un tirón me bajo los pantalones ya sueltos y en cuanto me senté estaba, sacando mi verga circuncidado con sus labios, que estaba toda reluciente de líquidos que habían empapado mis calzoncillos, los lamió con pasión, le encantada de tragar lo que sería el anticipo de una buena eyeculacion mientras chupeteaba mis huevos y ensalivaba mi sable erecto. Yo comencé a moverme acompasadamente, poniéndole mi miembro con sus labios y boca, mientras lengüeteada toda su, almeja desde el clítoris inflamado hasta el culo, disfrutando se retorcía cuando le hundía mi nariz y lengua en sus dos agujeros, y cómo me agotaba por lo intenso, me ayudaba y le me metía los dedos por los dos agujeros (sobre todo el dedo gordo por detrás)

Llevábamos un rato comiéndonos, con mi propósito en mente de hacerle ese hermoso culo el que ya lo había dilatado bastante con mis dedos, me separe y corrí hasta el baño contiguo a su habitación. Volví con un tubo blancote crema de manos que había en el varitory, me dijo que traes ahí, dije tu crema de manos paraque inocentemente pregunto

Si decir nada me puse por detrás, lo que me hizo temblar de gusto ante la perspectiva de que la sodomizara, cosa que yo había previsto. la voltee y le pedí que se pusiera en cuatro patas, levantando bien el culo.

Antes de sólo lubricaba sin cesar, con la espesa crema, mas en la punta de mi pene

la pasé un poco por su pequeño agujero

Casi instantáneamente, puse en su ojete mi dedo gordo entrando y saliendo. extendiendo la entrada de su culo. De a poco le estaba relajando el esfínter, pero aún seguía muy apretado como para dar cabida a mi cabezota. Ya había untado con crema muy bien por dentro y fuera del caliente culo, hasta que comencé a empujar muy fuerte. Apreté las nalgas contra mi pija. Yo estaba deseando sentirla entrando embutiendo su recto, percibiéndola latir, tan tensa, tan dura. Desgarrando todo su túnel

Empuje Parecía que no cedía, y de repente, sentí abrirse y cómo mi pene se alojaba dentro, se lo había tragado su culo. Produje una pequeña parada, esperando a que se relajara con el culo abierto con mi pene dentro. Luego empuje, no muy rápido, pero firme hasta el fondo. Disfrutando de cada centímetro ganado dentro de su apretado conducto.

De pronto abrió más las piernas y se comenzó a masturbar, sin sacar sus dedos , empezó a moverse, mientras yo firme dentro continué la penetración Empecé a bombear con mas frecuencia, hasta que mayor velocidad entraba y salía, estuve jodiéndome un buen rato, deleitándome en sacármela del todo de detrás, esperar unos instantes a que antes que cerrara su agujero y volverlo a meter (sentía un placer que desee por tiempo Yo no podía dejar de jadear un solo instante con mi trozo en su culo. Hasta venirme, se la mande sin miramientos, de modo que pude sentir, su quejido al golpear el fondo un chorro de esperma caliente, salio inundando todo el ano Nada más de acabar siguí estimulándola hasta que me pidió que le metiera los dedos, en su sexo, mientras que la leche, que ya empezaba a clarear, concentrada en su culo abierto, se sintió como se vino enseguida.

Ese momento alcanzado tardo un tiempo en volver a repetirse, pero se ve que esta como escrito porque una mañana fui yo el que recibió la visita inesperada de Reina, para repetir todo lo que narre.

Compartir en tu redes !!
AlfredoTT
AlfredoTT
Relatos: 4236