Como me convertí en una ninfómana a pedido de mi novio – I, II, III Final

📋 Lecturas: ️5005
⏰ Tiempo estimado de lectura: 33:00 min.

Hola lectores, este es mi primer relato en esta comunidad. Mi nombre es Romina, soy de Argentina, actualmente tengo 37 años.

Todo comenzó cuando yo cursaba la secundaria, tenía un noviecito y ya hubo encuentros sexual es. Me describo en ese tiempo, piel blanca, pelo ondulado, tenía mucho pechos, una cola bien formadita, piernas torneadas, y mi carita tierna.

Mientras en los encuentros con mi novio iban aumentando, las ganas de experimentar me estaban ganando. Mi novio se daba cuenta, en un momento que estaba muy caliente y mojada mientras me cogía. Se me acercó a mi oreja y me susurro que linda estas, me encantas, y más me gusta que otros hombres te deseen. Mi cuerpo se tenso y solté chorros de fluidos.

El continuaba con ese juego, me preguntó si me di cuenta como muchos me miraban, y si me sentía bien así. Solo respondí con un gémido. Saco su pija de mi, y comenzó con su mano. Me dijo cierra los ojos, imagina que yo estoy viendo como otro hombre esta tocandote, tu cuerpo ya no te responde. Te gusta lo que te hacen. Mientras el te toca y come todo tu cuerpo yo me arrimo y te apoyo la verga en la boca. Te gusta así? Me pregunto. Respondí que si.

Entonces el aumentando la velocidad con sus manos me propuso que yo esté con otro, que quiere verme en acción con otro hombre, que el fantasea eso y que estaba seguro que yo podría darle con ese gusto. Inconscientemente Respondí que me deje pensarlo. Eso parece que lo éxcito más y comenzó a darme una fuerte sesión de sexo. Acabamos como nunca lo hicimos antes.

Terminamos y ya tranquilos el me comentó que me lo decía en verdad, mientras me abrazaba y besaba. Yo no podía creerlo. Me propuso estar con otro y el quería ver. Esa idea me recorría la mente todo el día, así pasamos semanas jugando con esa fantasía. Hasta que un dia, yo le comencé a preguntar detalles, como tenía el pensado que esto sucediera, y que es lo que a él le gustaría que yo haga. Entonces el me contó su plan, y así lo hicimos.

Una tarde fuimos a la casa de su abuela donde podríamos tener intimidad sin que nadie nos moleste. Me dijo que el se esconderia dentro de un ropero frente a la cama. Me dijo que me vista sexy y que use mi imaginación. Afuera hay 3 muchachos pasando el rato, debes traer a uno con cualquier excusa y lo seduce. Le respondí como debo hacer eso. Usa tu imaginación respondió. El me comenzó a manosear y me estaba incentivando. Ya caliente yo, tomé coraje. Le dije escóndete.

Me puse una falda negra en tubo, una remera sin mangas, me puse una tanga transparente. Le di un beso, y salí. En la vereda estaban eso chicos. Me arrime y les dije si alguien es tan amable de ayudarme a mover un mueble. Uno me dijo que si, se llama juancho. Entramos a la habitación y le señaló cual es el mueble, observe que era musculoso y que tenia un piercing en la lengua. Le dije con curiosidad si dolía, me dijo que no, yo nunca bese a alguien con ese piercing, si no tenía problema en mostrarme. Dijo que no, y me arrime a besarlo. Me gustó mucho eso. Era extraño ese beso. Pero más extraño era que mi novio estaba viendo esa situación. Besándonos la temperatura fue subiendo, yo extendí mis brazos y abrazo su cuello.

El tomo mi cintura y me apretó un poco. Sentí como me empecé a humedecer abajo. Tomé una de sus manos y la colocó sobre mi nalga. Mientras yo comienzo a subir su remera. El recobra la conciencia y me preguntó si no llegaría nadie, le dije estoy sola, mi novio no está y vendrá muy de noche. Entonces el me dijo, dejame que salga y me despido de mis amigos así no sospechen nada. Entonces lo acompaño y se va. Regreso a la habitación y le digo a mi novio si así estaba bien lo que estoy haciendo. Me dijo si. Me está encantando. Cuando regrese quiero que te conviertas en una actriz porno y que te lo re cojas. Bueno dije, pero si la situación sale de control quiero que salgas y me ayudes. En ese momento juancho toco la puerta, salí y lo hice ingresar.

Haciéndome la desentendida subo en una silla fingiendo que buscaba algo arriba del ropero, con la intención de que juancho pueda verme bajo la falda. Finjo que casi me caigo y el me levanta de la cintura, le digo gracias. Y le doy un beso. Otra vez comenzamos a besarnos, cada vez más apasionado. Ya nuestras manos nos recorrían todo el cuerpo. Le quité su remera y comencé a besar sus pectorales, saque la lengua y recorrí todo su pecho. Tome su mano y lo hice acostar. Subí encima de él y me monte mientras lo besaba.

El me tocaba todo el culo. Se sentó un poco y bajo mi remera sin mangas dejando al descubierto mis grandes tetas, eso fue lo que hizo que se volviera loco. Me comenzó a chupar como desesperado. Mientras mis ojos estaban buscando la mirada de mi novio que estaba muy atento. Eso me puso muy activa, estaba muy caliente, mi cuerpo ya no me respondia solo quería disfrutar y darle placer a mi novio. Baje de las piernas de juancho, sonrió y le digo permiso, quiero ver que hay debajo.

Así que con mi mano baje su pantalón y su bóxer, se asomaba la cabeza de su pene. Era grande, fibroso. Con la palma de mi mano, descubrí el capullo que recubria su glande. Me gustó ver como estaba saliendo pequeños jugos de su cabeza, me dio curiosidad, saque mi lengua y empecé a recorrer desde sus bolas, dando círculos, subí poco a poco por su tronco, cuando llegue a su punta, sin ayuda la introduje en mi boca, jugaba con su cabeza, dando círculos, y dándole pequeñas lenguatadas. Hasta que tome ritmo y yo comencé a follarme la boca con su verga. Juancho estaba entregado.

Yo me baje, le di la espalda, me quité la tanga, me di la vuelta y volví a montarlo. Mientras el me acariciaba las tetas, yo tomé su pene y lo apunte a la entrada de mi cueva, lentamente me deje caer sobre ese tronco. Ahí salí de control, muchas sensaciones empezaron a llegar. Mientras yo miraba a mi novio que estaba escondido. Yo aumente el ritmo de mis cabalgadas. Nunca moje tanto a un tronco como lo estaba haciendo ahora. Se escuchaba el chapoteo cada vez que entraba y salía la pija.

Juancho me tomo de los cabellos, y me hizo recostar, yo apuntaba mis caderas para que mi novio tenga una mejor visión, comenzó a penetrarme en el misionero. Mi novio miraba como entraba y salía la pija, mientras me chorreaba los fluidos. Levantó un poco mis caderas y juancho toma mis piernas levantando más.

Me estaba pegando una muy buena cogida. Yo estaba explotando de placer y gemia. Entonces me pongo de perrito, ahí se pone detrás mio, jugaba con la entrada de mi vagina, y con sus dedos en mi culito. Me estaba cogiendo como una puta. Mis ojos estaban expresando placer mientras miraba a mi novio. El ritmo era rápido. Pero yo cada vez quería más. Juancho tomo otra vez de mis cabellos y me sujetaba más fuerte. Le dije no acabes todavía. Quiero sentirte más. Entonces freno, se recostó, yo me arrime.

Puse mi cabeza en sus hombros, mientras una mano mía bajaba a jugar con su verga, mientras nos besabamos le dije: que harías si llega mi novio y nos encuentra así? El me dijo nose. Y si mi novio no dice nada y solo se suma a participar con nosotros? El sonrió y me dijo no creo eso. Pero estaría bueno. Le dije, yo quisiera estar en un trio, mi novio aceptaría, vos? El dijo: obvio, si. Quien no quisiera estar con una hembra como vos.

Esa respuesta me dejó en shock, no estaba planeado sumar a mi novio al encuentro, pero mi calentura me gano, y como mi novio me dijo que quería verme como yo me convertía en puta, dije dentro mío. Lo hacemos. Mire al ropero mientras tocaba la verga de juancho. Le di unos pequeños chupones. Ahí miro al ropero y le digo a mi novio salí. Juancho se sorprendió, pero le dije que este tranquilo que estaba todo planeado. Así que comencé a chupar la pija de juancho, sin decir nada, sale mi novio, mira a juancho y sonrien. Levantó mis caderas poniéndome en cuatro patas. Ofreciéndole mi culo a mi novio. Ni lerdo ni perezoso.

Mi novio comenzó a cogerme mientras yo le chupaba a nuestros invitados. Fue hermoso sentirme así. El ritmo de las embestidas eran cada vez más fuertes. Saco la pija de mi boca, me subo a juancho mientras mi novio se pone de pies en la cama dejando su verga a la altura de mi boca. Ahí le estaba dando placer a él. Un rato así, le dije a mi novio que fuera por detrás y pruebe si entraban dos vergas al mismo tiempo en mi vagina. Nunca tuve sexo anal, y no tenía intención aún.

Así que mi novio se acomoda, apoyo su verga y levante un poco mis nalgas, dejando las dos cabezas de pijas juntas. Abro un poco más mis piernas y comienzo a bajar lentamente. Dos pijas estaban deslizando dentro mio. No puedo describir el placer que sentía. Y mis hombres en una cama, no sé imaginan como la estaba pasando. Aumente el ritmo y los tres al mismo tiempo llegamos al orgasmo. Ambos me llenaron de leche. Nos recostamos, yo en el medio, con una mano en juancho y la otra en mi novio.

Charlamos de lo bien que la pasamos, pasaban los minutos y al mirarme en el espejo, acostada, rodeada de dos machos, me comencé a sentir caliente otra vez. Me pasaron miles de sensaciones en ese momento y les dije. Mucha charla, un poco más de acción antes que sea más tarde y me tenga que ir a la casa de mis papás. Cogimos un rato más. Alternando posiciones. Hasta que se hizo casi las 10 de la noche. Muchas horas pasamos cogiendo.

Juancho se retira, yo me voy a darme una ducha para arreglarme y volver a mi casa, cuando mi novio me ve envuelta en la toalla, me abrazo y me tiro a la cama, venció mis fuerzas y sin decir palabras bajo, comenzó a chupar mi vagina. No tarde mucho en dejarme vencer, que ya se me subió el fuego a mi cuerpo. Me dejé dar placer. Luego mi novio se recuesta a mi lado mientras me masturbaba.

Me hablaba de lo bien que la paso hoy. Y que le gustaría seguir así. En mi calentura le respondí: yo la pase buen, me encantó como la pase. Me gusto sentirme una puta, me gusto que me usarás para darte placer y más me gusto estar con dos hombres al mismo tiempo. Ojalá esas sensaciones nunca se acaben. Pero yo era inexperta, me debes tener paciencia y enseñar más cosas. El me beso y me dijo que si.

Así con mis 17 años, estudiante, mi novio me despertó el placer del sexo en un solo momento. Espero que les guste para así contarles mis muchos otros encuentros.

PARTE II

Hola queridos lectores, otra vez yo, Romina de Argentina, actualmente tengo 37 años. En mi relato anterior comenté como me volví ninfomana por pedido de mi novio.

Tenía un cuerpo muy bonito. En esa época mi rostro era de una pequeña, tenía grandes senos. Unas piernas bien formadas. Y una cola normal pero bien paradita.

Luego de mi primera experiencia como mujer compartida, mientras mi novio se escondía en un ropero para verme, nuestra relación se fue haciendo más firme. Esa tarde noche, luego del encuentro con hasta ese momento él desconocido juancho. Cada vez que follaba con mi novio explotabamos y llegamos más rápido al orgasmo, recordando lo que vivimos con ese hombre. Nuestra curiosidad fue aumentando, y cada vez nos llegaban más ideas de como seguir el siguiente paso.

Unos días después de ese encuentro, mientras estábamos en la cama con mi novio, el me manoseaba y me decía al oído que si me animaba a estar otra vez con otro hombre mientras el me miraba. Mis jugos desbordaban por sus dedos. En un suspiro dije que si. Mi novio me dijo, tenes que salir sola esta noche, mientras todos duermen, caminas por la calle, y cuando algún extraño se te acerque lo seduces y lo traes aquí. Entonces acepte, pedí permisos a mis padres diciendo que esta noche iría a dormir en la casa de una compañera para poder estudiar y al otro día ir al colegio. Mis padres confiaban en mi, me dieron el permiso. Y salí rumbo a la casa de la abuela de mi novio donde teníamos nuestra sesión de sexo habitual.

Mi novio me eligió la ropa. Estaba fresco el clima, me puse una remera color roja sin corpiño, unos jeans de moda que me quedaban bien y me puse unas botas. Estábamos manoseandonos con el, la temperatura subía. Y me dijo es hora. Así que obediente fui a la calle. Me imaginaba miles de situaciones como podría conseguir esa orden. No tarde mucho caminando que un chico, que debía tener unos 23 años se me acerca y me pide fuego para encender un cigarrillo, eran como las 23 hs de esa noche. Le di fuego y me charlaba, nos preguntabamos de donde eramos. Que andamos haciendo esta hora. Y se ofreció a acompañarme a caminar. Llegamos a una plaza nos sentamos, y me preguntó si tenía novio.

Respondí que no, y el me dijo que tampoco. Me miró y me dijo que bonita sos. Puedo darte un beso? No dije nada y me arrime más a él, entonces me dio un beso tierno, yo correspondi y puse mis manos en su cuello. El me rodeo con sus brazos y me hizo sentar en sus piernas. Mientras nos besabamos como novios.

La temperatura subia, y mis ganas de coger con el ya eran muchas. Entonces empezó a tocar mis tetas por arriba de mi ropa mientras me decía que mala suerte de estar en una plaza, si estábamos en un lugar mas privado me las comía. Yo baje mi mano y recorrí sus piernas hasta llegar a su paquete, cuando llegue al final me di una sorpresa, estaba bien parado y era grande. Estaba muy excitada yo, que lo miraba y le dije permiso. Así que desabroche su pantalón y metí mi mano para tocarlo. Pude sentir esa verga grande y dura. El estaba muy acelerado, me decía no aguanto más.

Y me pidió que le diera una mamada, hice el movimiento para bajar, y reaccione, le dije vamos a mi casa, pero debes hacer silencio. Acepto y salimos caminando hasta la casa de la abuela de mi novio, donde el me esperaba escondido para observar todo. Estábamos a pocas calles de ese lugar, al llegar le dije esperame aquí, y reviso. Entre y me encuentro a mi novio acostado viendo porno. Le dije que se levante y se esconda, porque traje a un chico. Así lo hizo

Traje al muchacho que se llamaba ezequiel, entramos a la casa, y rápidamente como desesperado me abrazo y me besaba, no podíamos llegar hasta la habitación porque nos parábamos en cada rincón de la casa para darnos placer.

Por fin llegamos a la habitación, lo empuje hasta la cama de una manera brusca, no me reconocía. Salte sobre el y comencé a montarlo. Mientras levantó la mirada y me veo en el espejo, estaba poseída, estaba viendo como me gustaba ser una perra, me encanta tomar el control. Pude ver que en el ropero estaba mi novio oculto observando toda la película porno que yo le estaba dando en vivo y en directo. Me quité mi remera, dejando a la vista mis grandes tetas.

Puse mis pechos sobre la boca de ezequiel y el comenzó lentamente a pasarme su lengua. Desabroche su camisa y recorrí desde su cuello hasta su ombligo con mi lengua, deteniendome exclusivamente en esa zona. El tomo mi cabeza y me dirigía más abajo, desabroche su pantalón, lo baje hasta sus tobillos, y baje su bóxer de un tirón. Como un resorte salto su verga, parecía una bandera. Tomé con una de mis manos su tronco, mientras lentamente subia y bajaba, con la otra mano acaricie su pecho y besaba todo su cuerpo.

Ezequiel estaba muy encendido, cada vez hacía más fuerza para que baje mi cabeza. Entonces llegue hasta la punta de su miembro, abrí poco mi boca, introduje apenas esa cabeza, y comencé a succionar su miembro. Saque un poco mi boca, largue mi saliva para lubricar todo, y con mi lengua jugando recorrí todo tronco. Mientras el me decía muchas groserías. Me encanta escuchar como me dicen, perra , putita, chupamela más rápido. Entonces el acelero su ritmo. Yo note que ya estaba cerca de acabar, no podía permitir eso.

Entonces me levante, me puse de pies y me quité mi pantalón, no tenía ropa interior, mi vagina estaba muy húmeda, el noto eso y se sorprendió más al no ver ni un pelo en ella. Me dijo sos una nena, le dije tengo casi 18 años. Otra vez subí a la cama, pero esta vez me puse de cuatro, apoyando mis hombros sobre sus caderas, para comenzar otra vez a chupar su verga. La intención mía es chuparla y que mi rostro sea visible para mi novio, quería que viera como yo me tragaba la pija de otro. Ezequiel estiró su brazo y llego a tocarme la conchita que ya era un río de jugos. Me preguntó si tenía condon. Y mi mente reacciono.

Nos habíamos olvidado de eso. El no tenía y nosotros tampoco. Entonces me dijo haceme acabar rápido y salgo a comprar. Me alegre de que ya solucionamos eso. Entonces yo chupaba con más ganas mirando a mi novio y levante mi colita, dejando más disponibilidad para que ezequiel metiera sus dedos y hacerme una paja. Rápidamente el ritmo acelero, ezequiel empezó a moverse y sentí como chorros grandes de leche llenaban mi garganta haciendo que me las trague. Su fluidos escapaban de mi boca. Lami todo su miembro,no deje una gota, y con un dedo levante todo lo que caía sobre ezequiel. Mi novio estaba atento, yo podía sentir como respiraba. En ese momento ezequiel se levantó de la cama, yo desnuda me recuesto y le pido que no se vaya. Estira sus manos y comienza a manosearme todo el cuerpo. Bajo su cabeza y con su lengua, me besaba. Me dijo esperame que en 10 minutos regreso y continuamos con esto. Rápidamente se vistió y salió. Yo un poco decepcionada, pensé que no regresaría.

Me envolvi con un toallon y lo acompañe hasta la puerta. Al regresar a la habitación, mi novio ya estaba esperándome. Me dio un beso, me dijo saca tu lengua quiero ver la leche que tenes. Obedeci el se agachó y me empezó a besar mi vaginita húmeda, me hizo recostar en la cama, levantó mis piernas para dejar expuesta toda mi intimidad, comenzó a darme sexo oral.

Yo le pedía que pare que ezequiel podría llegar en cualquier momento, el me dijo te dejo más calentita, cuando senti ruidos extraños en la entrada de la casa. Entonces quité a mi novio, le ordene que se oculte, y me vestí rápidamente con un baby Doll que ya teníamos para la ocasión, fui a recibir a ezequiel, me vio vestida así y suspiro. Pendeja no me das respiro. Apenas cerré la puerta de la casa, me tomo de la cintura y me puso dándole la espalda, el apoyo su paquete en mi cola, y me abrazo fuerte, casi cortandome la respiración. Besaba mi cuello, mientras con una mano sobaba mis tetas.

Me dio media vuelta, tomo de mis nalgas y me alzó como si fuese un oso de peluche. Yo abrí mis piernas, rodeando su cuerpo mientras nos dábamos besos apasionados. Estaba entregada. Solo recorrían a mi mente la idea de que quería disfrutar una buena cogida con este tipo. Quería ver hasta dónde el podía llegar. Así que esta vez no quería que mi novio participara, llegamos a la habitacion, me apoyo sobre una cómoda, un mueble que me ponía en una muy buena posición.

Me senté, el levantó mis piernas y bajo. Sentía su respiración en mi vagina. Sacó su lengua, y de inmediato llegó a mi clítoris. Que placer senti. Choques de corrientes corrían por mis venas. Mis pezones se pusieron duros. Yo jadeaba y pedía que ya me coja. Pero por favor primero mételo sin condon, quiero sentir ese pedazo de carne dentro mio. Ezequiel se bajo el pantalón. Aproximó su miembro a la entrada de mi concha, y de un solo golpe me penetro, sus huevos llegaron hasta el fondo tocando mi ano. Se retiro suavemente, y sin sacar su verga, otra vez me pego una embestida.

Me gustaba como me lo estaba haciendo, un rato así ya, cada vez yo mojaba más. Y el empezó a aumentar el ritmo, eran fuertes y veloces embestidas. Yo gritaba. Estaba loca, arañaba su espalda, mientras con mis piernas empujaba para que el entrará más, me tomo del cabello y me preguntó si me gustaba. Yo decía si, cogeme más fuerte, más duro, haceme lo que quieras. Me dijo fuerte al oido, te gusta duro? Duro te voy a dar. Entonces el me dio una bofetada suave primero. Yo lo mire sorprendida, y sin pensar dije eso es todo lo que tienes? Parece que eso fue la palabra mágica que lo transformo. Me dio otra más fuerte. Y me tomo del cuello ahorcandome un poco. Yo estaba muy caliente disfrutándolo. Me gustaba y pedía más y más fuerte. Me baja y me apoyo en la cama poniéndome de perrito. Se pone detrás mio y con empujón me penetro, estábamos acoplados.

El ritmo era espectacular, rápido y duro, encajabamos perfecto, me levanto mi baby doll, dejándome totalmente desnuda, y con esa ropa rodeo mi abdomen, de una forma que parecía una correa. De ahí el jalaba hacia el, y me empujaba con sus embestidas, mientras luego me daba cachetadas fuertes en mis nalgas, las tenía rojas, no parecía importarle, el parecía un toro poseido, yo gritaba y al fin llegó mi primer orgasmo, mis piernas temblaban, el paro, y se recostó, yo tomé el paquete de condones, abrí uno y me aproxime, poniendo mi cara a la vista de mi novio, chupaba y masturbaba su miembro, introduje el condon en mi boca, y fui a intentar ponerlo, para ser la primera vez que lo hacía, el acto me salió perfecto, el sorprendido me pidió que lo montará. Yo di media vuelta, cruce mis piernas sobre el dándole la espalda, me levante un poco, guíe su verga a la entrada de mi cueva, ofreciéndole la mejor visión a mi novio, lentamente me comencé a introducir su tronco, mis jugos chorreaban por toda su verga, quedando totalmente lubricada, tomé aire y me deje caer fuertemente sobre el.

Empezamos rápidamente mientras yo subia y bajaba imaginando que estaba montado un caballo, ezequiel estaba por acabar. Entonces frene el ritmo. Di vueltas y esta vez lo monte de frente, comienzo a moverme lentamente y sentía el chapoteo, la mejor vista para mí novio, el veía como entraba y salía ese miembro enorme, totalmente mojado.

Ezequiel no aguanto mas y acabó, por más que tenía puesto el condon yo sentía la temperatura de su leche dentro mio, aun arriba de él, yo lo besaba mientras el me daba caricias, me dijo tengo que irme, ya es tarde, le agradecí por ese momento, me salgo de él, quita su condon y me lo ofreció para tomar su leche de ahi, me gusto la idea, así que me lo lleve a la boca, saque la lengua y deje caer toda la leche en mi, jugaba con el. Ezequiel se viste rápidamente y se va.

Cierro la puerta, y sale mi novio, estaba desnudo viendo todo mientras se hacía la paja, me pidió que le contará como conseguí a ezequiel, mientras le contaba el me recuesta y comienza a chuparme toda la concha, yo otra vez estaba llegando al orgasmo, me preguntó como me sentí con esta nueva experiencia.

Yo respondí con sinceridad, me gusto mucho esta vez, fue algo distinto, quisiera que la próxima vez aumentemos de participantes. O que sean cosas más osadas. Entonces yo describo sin darme cuenta que es lo que quisiera, pedía más hombres, que algunos me cogieran en la calle, en algún auto, que me llevarán a moteles, que alguien en motocicleta me coja sobre ella, pensaba también de que quisiera sentir hombres maduros. Prácticamente le rogaba, le suplicaba que me buscará machos.

Mi novio me hizo llegar al máximo climax cuando me dijo, te mereces esto y más, sos mi putita, quiero que todos los que te desean te puedan tener, pero al mismo tiempo también vamos a cobrar dinero para darnos la buena vida.

PARTE III

Luego de cumplir las fantasías de mi novio, yo quería seguir experimentado. Fantaseaba de seducir hombres mayores y me cojan como ellos quieran. Mi novio estaba de acuerdo, el me incentiva, me sugirió que un dia saliendo del colegio vaya a un negocio que estaba cerca de su casa, esa hora estaba solo un hombre que le decían tincho, tenía fama de ser acosador, que bromeaba con cualquier chica, y que al verme a mi se volvería loco.

Una tarde al salir del colegio, me dirigí a cumplir esa fantasía. Iba con mi uniforme, era una falda con 5 dedos arriba de las rodillas, era color azul y con algunas tablas, mi camisa era blanca y bien pegada al cuerpo, resaltando mis enormes tetas, debajo vestía una tanga muy diminuta de color rosa. En el camino ya me iba imaginando como pondría en marcha el plan.

En la puerta del negocio, me invadió una sensación de curiosidad por saber con qué tipo de hombre me encontraré, entró y miro al mostrador, vi a don tincho, un hombre de unos 40 años, era alto, brazos largos, cabello algo canoso. Pedí una cocacola y unas papitas, tincho al verme quedó sorprendido, no podía decir una palabra sin tartamudear,

TINCHO: Hola hermosa, primera vez por aquí verdad?

Yo: hola, buenas tardes, no vivo por aquí, estaba de pasada y me dio sed.

TINCHO: deberías estar un poco cansada, quieres sentarte y descansar un poco? aparte me haces un poco de compañía mientras descansas, porque me siento solo y aburrido.

YO: si, no hay problema, no tengo ningún apuro, salí a dar unas vueltas para distraerme.

Pase por detrás del mostrador, el me dio un beso en la mejilla mientras se presentó, Soy Martín, me dicen tincho. Y vos hermosa?

Yo soy Romina, me dicen Romi o muñeca, como más les guste respondí, dando una pícara sonrisa. Me senté en un sillón grande, cruce mis piernas, y dejando ver poco parte de mi ropa interior. El me miraba con morbo, le pregunté si el negocio es de él, y si tiene hijas, me responde que si, y que tiene una hija. Le dije mirándolo a los ojos, ah podría ser mi amiga, si tenemos la misma edad.

Tincho sorprendido me dice: uh yo pensé que tenías como 18 años o más ya, porque tienes un cuerpo bien formado como chicas de esa edad. Rápidamente respondi que si por ser más chica no podría tener las tetas grandes y hacer las cosas de chicas de esa edad. Tincho se puso rojo, mientras daba un jaja nervioso, me dice la verdad, hay cosas que chicas de tu edad no saben.

Enserio respondí? Decime que pueden hacer ellas que yo no? Me puse de pie inmediatamente, me acerco más a tincho, pongo una mano en su pecho y le digo de verdad crees eso?, Tincho me dio un beso apasionado y me abrazo fuerte, manoseando mis nalgas. Yo me sorprendi que fuera tan rápido, me levanto y me sentó en un frezzer, mientras el intentaba quitarme la camisa, no lo dejaba, me quería hacer desear mas.

Nos besabamos y nos tocabamos, cuando tocan el timbre del negocio, era un cliente, me dijo te salva la campana. Era claro que ahí no podía hacer nada. Terminó de atender a su cliente y volví rápido, le dije que me voy, el me pedía que no lo deje así, que estaba muy caliente. Lo invite a salir a la noche donde podíamos estar más tranquilos, el no quería esperar más, me dijo como se que es verdad que si vas a salir esta noche conmigo? Yo muy pícara le dije Mira, me di media vuelta abrí mis piernas un poco, levante mi falda dejando ver mi culito, me quité la tanga sensualmente, me di vuelta, metí uno de mis dedos en mi rajita, los saqué húmedo, le mostre y me los meti en la boca.

Ves que estoy caliente, y te dejo mi ropa interior para que a la noche vuelva a buscarla, le dije a las 23 hs te espero fuera del negocio. El me dijo encantando, pero no te vayas sin darme una mamada rapidita. Con mis manos, lo sobe por arriba de su pantalón, al sentir que estaba con la ereccion lo deje y me retire.

Fui a la casa de mi novio, le conté lo que había hecho, el no me creía, entonces me mostré que deje la tanga que el me había regalado. Uf se puso loco, y me comenzó a tocar, me sintió toda húmeda, y me decía porque no me deje coger ahí. Le dije quiero subir la temperatura, que tenga mas ganas de cogerme por la noche, el me pregunto si estaba segura, le respondí que si, que si me daba permiso.

El me dijo ganate el permiso, yo entendí lo que quería, así que baje y le di una mamada de esas, las que dejan los ojos cruzados de placer. Acabo muy rápido, pero yo me sentía con más ganas. Así que me bañe, me produje como una estrella porno, elegí una ropa muy sexy para la noche.

Si les gustó este relato, comenten para que escriba la próxima parte, y a los 10 comentarios subo una foto mía.

PARTE IV – Encuentro con Tincho

Luego de pedir permiso a mi novio para salir con don TINCHO, el dueño del negocio, mi novio me pidió que esta vez sea mas putita, y que le cuente todo con lujos de detalles esa salida con un hombre mucho mayor. Era cerca de las 22 hs de esa noche, se aproximaba la hora de mi encuentro, así que me bañe en casa de mi novio y elegí vestirme con unas botas media caña, una falda en tubo color rosa, bien cortita pegada al cuerpo, una camisa del mismo color con cierre que levantaba bien mis tetas. No me puse corpiño ni ropa interior, Tincho tendría que devolver la que deje en la tarde en su trabajo.

Con algo de nervios camine unas 3 calles hasta su trabajo, espere en la esquina, TINCHO supuso que era la hora y salió a ver si yo estaba, al verme me hizo una seña de que lo espere, sacó su camioneta, una de los últimos modelos, llegó por mi y me subí.

Que rico perfume tenía dentro el vehículo, le di un benito y el me abrazo. Me preguntó estas lista? Si dije con un tono de nena jugando. Hay pendeja que caliente me tienes, chupamela mientras manejo a un hotel, dije que si, y comienzo a quitar su pantalón. Era una herramienta bien grande, chupe su pija saboreando todo, cuando no aguanto mas y detuvo la marcha en plena calle, se estacionó a un lado, y me hizo que lo monte.

Cuando el metió su mano descubrió que no tenía nada abajo. Pendeja, me tienes loco, enterratela y movete despacito mientras manejo. Así fue, lo monte era algo incómodo pero muy excitante. Le pedí que pare en algún lugar y me compre unas cervezas.

Como todo un caballero TINCHO bajo, trajo lo que le pedí y bebí un poco. Llegamos al telo, entramos a la habitación y de sorpresa el me levanto de las piernas patitas al hombro, me apoyo sobre la pared y con una mano se bajó el pantalón, salió su verga, dura y amenazante. Como si fuera un puñal se enterró en mi. Me dolía un poco, pero me gustaba. Era bruto pero muy fuerte, me bajo y de un tirón me arranca la camisa, me tira a la cama y como poseído por el demonio, comenzó a pasarme la lengua por toda mi vagina, golpes eléctricos recorrían en mi cuerpo haciendo que en movimientos involuntarios yo levante mis piernas, me besaba y con sus dedos me penetraba, primero un dedo, luego 2, y en un momento entraba toda la palma de su mano. Yo explotaba y expulsaba jugos, subió sobre mi y besaba mis tetas, me las apretaba, mordía como si fueran manzanas.

El saco un condon, estaba por abrir el paquete cuando le dije que no, que me coja así. Me cuido con pastillas, y quiero sentir esa carne, apoyo su cabeza y empezó a introducirla lentamente, sentí como mi carne se abría, me quejaba de dolor y placer, empezó a bombear mas rápido mientras me decía pendeja, a partir de hoy vas a ser mi putita, te gustaría? Yo respondí que si.

Si papi dame así, soy tuya, dame todo, haceme todo lo que quieras, tincho estaba a full, sacó su miembro y me puso de rodillas en la cama, estaba yo ofreciéndome como una yegua, me dio unos lenguatazos en mi culito y empezó con sus dedos, le dije que soy casi virgen por ahí. Entonces el me dijo entonces el postre lo dejamos para el final, me ensarto su verga fuerte en mi concha toda mojada, el me estaba montando, cuando del cansancio me rendi y quedé boca abajo, con su verga aún dentro mio, cerró mis piernas, y el empezó a empujar cada vez más fuerte, pensé que me estaba por partir en 2.

Yo explotaba de placer, pedía más, bajo el ritmo y nos tomamos algunas cervezas mientras charlamos, fui al baño, me di una ducha y volví totalmente desnuda, el estaba recompuesto ya, así que era mi turno

Llegue gateando a la cama, lo miraba muy sexy, con mi mano lo estaba pajeando mientras me chupaba esos huevos, miraba sus ojos, el disfrutaba. Yo tenía ganas de subir, así lo hice, cruce mis piernas y sin ayuda me enterre su verga, lentamente entró la cabeza de su tronco, me columpiaba sobre el mientras me deja morder las tetas. Llegué a 3 orgasmos seguidos en esa posición, tincho ya estaba cerca del suyo, así que le pedí mi postre, pero que sea suave conmigo por esta vez. Sola me puse como perrita, con mis manos abrí mi culito y le dije es tuyo, pero despacito.

Mojo mi culo con su saliva y apoyo la cabeza de su verga, me dijo afloja, lentamente entraba, me dolía, pero mi cuerpo me traicionó, se dilato mucho dando lugar a que cada vez entre más centímetros de su verga, el entendió eso y de un golpe me apuñaló con su pedazo de carne. Me ardía, llore y suplique que se detenga, pero no hubo caso, el perdió el control y ahora estaba violandome, yo me resistí, quise moverme para quitarme, pero era más fuerte, caí boca abajo, y fue mi final, aumentó su ritmo, grandes lágrimas caían en mi rostro, pedía por favor pero no me escucha, mordía la almohada, mis gritos se ahogaban. Me desmaye del dolor unos minutos, al despertar todavía esta tincho arriba con el mete y saca, el dolor desapareció y se volvió placer.

Sin pensar yo lentamente abría mis piernas para que el pueda entrar más dentro mio, mis gritos ya eran de placer, y me llego un orgasmo muy fuerte. Tincho acabo dentro de mi culo, me lleno de su leche, cuando se quita, un río de leche con un poco de sangre salía de mi, me habían roto el culo y mi interior. Me pidió perdón, le dije que me quería ir porque no me sentía bien. Como pude me levante y trate de vestirme, no estaba enojada, estaba satisfecha.

Tincho me dio plata Para callar mi silencio, gustosa acepte y salimos rumbo a la casa de mi novio donde el me esperaba ansioso para que le cuente. Pero recordando porque me dolía todo otra vez volvió la calentura y empecé a jugar a provocarlo, me dijo sos muy putita pendeja, otra vez quieres? Sin responder fui directo a su piernas para sacar su verga y chupar hasta mi destino.

Como se lo conté a mi novio y como reaccionó será en otro relato. Gracias

By: Romina

Compartir en tu redes !!
Gatito86
Gatito86

Soy una mujer que le gusta leer, y contar sus fantasías. También relato mis experiencias reales al 100%

Relatos: 4