Sebastián, la segunda vez

📋 Lecturas: ️2011
⏰ Tiempo estimado de lectura: 7 min.

En esta oportunidad quiero contar una experiencia donde me sentí por completo una puta complaciente de uno de un hombre del cual puedo decirles está en mi top de los penes mas deliciosos que he tenido, como mencione en mi relato anterior “Alejandro el mejor” (Que te invito a leer me encanta saber que personas se excitan imaginando como disfruto de un pene) no he tenido muchos amantes pero si con algunos he repetido en varias ocasiones y todos fueron conocidos por el chat que existe para que nos desinhibamos y coincidamos para disfrutar del sexo.

El se llama Sebastián y quiero contarles la segunda vez que estuve con él dado que fue una experiencia llena de morbo, excitación y lujuria y en la que puedo decir que las segundas partes pueden ser mejores, eran aproximadamente   las  10 de la mañana de un domingo en que me encontraba solo en casa y sumamente caliente pero no solo quería masturbarme ya que de mi mente no salía el pene de Sebastián que para ese momento  ya había pasado una semana de tenerlo en mi boca y muy profundo en mi culo.

Así que le escribí  a su wpp y le dije que viniera a mi casa y me prestara su delicioso pene que me moría de ganas de comérselo de nuevo  a lo que él no dudo en decirme “Llego en media hora, dime bloque y apto” yo le comente que vivía en una unidad cerrada la vez anterior  así que se los mencione y profundamente nervioso y ansioso me dispuse a bañarme.

Lo hice a coincidencia afeitándome muy bien mi culo para que el pudiera disfrutarlo, como era la segunda vez ya sabía bien lo que le gustaba y calentaba, así que me vestí con una camisa y unas tanguitas brasileras que tengo de una mujer que tuvo sexo con migo en mi casa y las olvido (Nadie sabe para quien trabaja ) me puse algo de loción me mire en el espejo y me sentí toda una zorrita  cada vez más caliente y ansiosa.

Luego de unos minutos llego y yo me prepare para recibirlo me puse una pantaloneta para salir y conducirlo hasta mi pieza allí le pedí que se sentara en la cama y dándole la espalda empecé a  quitarme la pantaloneta lentamente dejándole ver mi culito esto lo puso como un toro, se puso de pie.

Mientras me decía lo rico que estaba me empujo contra un closet y mientras me apoyaba en el, este hombre me besaba el cuello las orejas mientras con una mano me tocaba el culo y  con la otra pellizcaba mis pezones yo gemía y le decía sigue así que rico mientras con mi mano le acariciaba  su delicioso miembro que ya estaba durísimo, no aguante mas y volteándome le dije que quería chupárselo  por lo que me arrodille frente a el  pero antes de darme gusto chupándoselo le pase mi celular y le pedí que me grabara haciéndolo (Esto me encanta y disfruto mucho ver de nuevo los videos y recordar lo puta y golosa que puedo ser).

Baje su pantaloneta y comencé pasando  mi lengua por el glande de su pene lo lamia frenéticamente y luego metía toda la cabecita en mi boca comencé a mamarlo y no pude resistir la tentación de comérmelo todo así que me metí esos 17 cm en lo más profundo de mi garganta esto pareció encantarle por que comenzó a gemir yo con más ganas hacia fuerza metiéndomelo bien profundo, cuando al fin lo saque para volver a darle lamidas a su glande exclamo “Eso trágatelo todo, todo, todo…” lo repetía varias veces mientras yo sumisa y entregada a su pene le hacía caso y me clavaba su pene hasta lo más profundo de mi garganta, seguía chupando.

Él me decía “Eres mi perrita, eres una perra” así me sentía pero ante eso solo pare un segundo mi trabajito para decirle “Lo tienes muy rico” y comencé a chupárselo rápidamente, me pido de nuevo que me la tragara entera, obedecí y ya deseoso de sentirla en otro lugar de mi cuerpo pare para acostarme en la cama enfrente de su pene mientras él seguía de pie, yo seguí chupándolo , de esta manera el   disfrutando de su posición de activo dominante viéndome entregada a cumplir sus deseos.

Me nalgueo y comenzó a meter su dedo en mi ano avisándome de lo que me esperaba, a esto respondí con un leve gemido  chupándosela más rápido hasta que decidí parar  y ofreciéndole mi deseoso culo me puse en cuatro coloque una almohada debajo de mi y  le dije “Hazme tuya y sin condón como se que te gusta” esto lo respondió dándome otra nalgada y mordiéndome el culo en repetidas ocasiones, yo gemía de gusto mientras él se lubrico su pene e hizo lo propio con mi aunque no lo crean aun estrecho culito me corrió el hilo dental.

Comenzó a meterme su pene muy despacio, sentía como cada centímetro iba entrando dentro de mi me moría de gusto, cuando termino por meterla toda y me pregunto, ya la tienes toda adentro ¿Esto era lo que querías? A lo que jadeante exclame un leve “Si me encanta” y el cogiéndome de la cintura comenzó a meterlo y sacarlo con fuerza, cada vez más rápido, sentía un leve dolor que poco a poco se convirtió por completo en placer y mientras él seguía penetrándome yo solo gemía y le pedía más y el cogiéndome cada vez con más fuerza me daba nalgadas y me recordaba lo perra que era, eso me ponía cada vez más caliente (Lo disfrutaba sentirme tan puta.

Tan zorra usada para el placer) le pedí que parara y cambiáramos de posición para darle gusto en la posición que ya me había comentado mas disfruta, así que le pedí que se acostara en la cama aproveche para untar en su duro miembro un poco mas de lubricante corrí de nuevo la tanguita  y sentándome en encima de él me metí su pene lentamente, centímetro a centímetro, dejando salir un leve gemido que reflejaba lo mucho que disfrutaba ese momento.

Comencé a moviéndome de adelante para atrás lentamente, movía mi cadera en círculos disfrutando como ese pene me penetraba sintiéndolo en lo más profundo, poco a poco fue subiendo el ritmo, entregado al placer saltaba encima de el gemía sin parar me tocaba el pecho le decía lo mucho que me gustaba.

“Que rico me encanta” y me lo cogía cada vez más rápido y con más ganas hasta que exclamo “Me vengo” seguí en mi deliciosa labor y le dije “Córrete adentro  lléname de semen” y aumente un poco más el ritmo, no aguanto más y cogiéndome de las caderas metiéndolo hasta el fondo comenzó a correrse, sentía como su pene palpitaba y como cada corrida entraba en mi.

Ufff que gusto sentía (Confieso que la prefiero en otras partes de mi cuerpo)pero en ese momento estaba tan caliente, tan deseoso que disfrute locamente que me preñara, termino de correrse, me recosté en la cama a su lado y mientras él se colocaba de pie yo apretando mi culo para que no saliera nada de lo que tan deliciosamente me dejo.

Comencé a masturbarme y a tocarme el pecho mientras le  decía lo mucho que me había gustado y al poco tiempo me corrí exclamando un fuerte gemido  mientras mi semen caía en mi vientre pecho y cara dejándome completamente satisfecho, con la sensación de ser toda una puta complaciente a la que dejan tirada en una cama luego de usarla como objeto de placer…

Compartir en tu redes !!
Julianky
Julianky
Relatos: 2