Gays | 8.374 lecturas |

Un encuentro inesperado con mi amigo muy maduro

Un encuentro inesperado con mi amigo muy maduro 2

Hola me llamo juan, siempre he sido gay, aunque muy reservado y varonil, actualmente tengo 42 años y lo que contaré sucedió hace un año atrás. Tengo un amigo, él es pepe, es un hombre maduro o sea más que yo jaja, tiene 62 años, desde que lo conozco he sentido mucha atracción por él, de eso ya han pasado 20 años, él es un hombre casado, ya sus hijos son mayores y vive solo con sus esposa con la cual igualmente soy muy amigo.

Durante estos veinte años de amistad han sido innumerables las veces que hemos compartido comidas y tragos, el es un hombre hetero, por lo tanto jamás ha pasado nada o había pasado nada jeje, a lo mucho le había visto su entrepierna disimuladamente, también lo había visto orinar muchas veces en los baños, en los cuales había podido ver su verga.💖

Era todo lo más cercano que había tenido con él. También recuerdo que muchas veces cuando iba al baño en su casa, pude trajinar en el cesto ropa sucia y encontrar sus calzoncillos que se había quitado el día anterior o ese día, me daba un festín por unos minutos oliendo esa prenda, que me hacía imaginar miles de cosas, respirar profundo y sentir su olor a macho con restos de orina, manchas de líquido preseminal o quizás leche era un deleite indescriptible, en alguna ocasión pude masturbarme en pocos minutos sin que nadie lo notara.

Hasta hace un año ya me había resignada que nada más podría realizar con mi amigo pepe, pero como la vida siempre nos da alguna grata sorpresa, ocurrió lo impensado.

Hace un año me invitó a su casa para que viéramos un partido y tomarnos alguna botella de licor, me contó que su señora se había ido unos días a casa del hijo mayor y no regresaría hasta el lunes, era viernes, accedí al encuentro como tantas veces lo había hecho, esta vez sin ninguna intensión morbosa, ya que como les decía estaba resignado a tal situación, además ya mi amigo pepe tenía más de sesenta años y el tiempo se iba de prisa.😜

Durante el partido bebimos un botella de licor y ambos estábamos casi en una gran fiesta, muchas risas y bromas, por primera vez mi amigo me preguntó por mi vida amorosa y sexual, él siempre había sido muy respetuoso con mi vida privada, le conté que a veces tenía uno que otro encuentro pero que más bien llevaba una vida tranquila, me interrumpió diciendo, amigo y cuando tienes sexo haces de mujercita?

Yo solté una risa y le contesté con otra pregunta, que a qué venía eso? Yo solo quería saber si te clavaban jaja, bueno como tenemos confianza te contaré que soy un hombre me siento hombre pero adoro las vergas, me gusta mamarlas, me gusta sentirlas en mi culo y me gusta sentir la leche en todos lados, mi amigo pepe se quedó en silencio, claramente no estaba preparado para una respuesta tan explícita, pero el licor me había dado la confianza para hacerlo jaja.😎

Pepe luego de un momento me dijo que su mujer nunca le gustó por el culo y las veces que lo hizo ella no lo disfrutó y mostró desagrado, también me confesó que tampoco le gustaba tragarse su leche, pero como!! Exclamé rápidamente, si es tan rico tragarse la leche o que te den por el culo, a mí me encanta que me den duro, sentir el choque de las bolas en mi culo me vuelve loco, mamar desesperadamente y que me hagan hacer arcadas con la verga hasta llenar mi garganta con leche espesa es algo delicioso.

Mientras pepe me escuchaba note que sobaba su verga y claramente tenía una erección, su pantalón de tela impedía disimular el efecto, rápidamente reaccioné y sabía que debía continuar con mi relato, así que decidí contarle una experiencia última que había tenido, con todos los detalles, de cómo lo mamé hasta como el tipo había reventado mi culo.😁

Con los tragos bebidos pepe no pudo seguir disimulando y descaradamente saco su verga y comenzó a masturbarse mientras yo seguía dando detalles, era la primera vez que veía la verga erecta de mi amigo, era una verga gruesa oscura de unos 18 cm, se veía una mata de pelos frondosos algunos canos por la edad, se le veía muy mojada, estaba ardiendo de calentura incluso podía sentir algunos gemidos que exclamaba.

Me sentía en la gloria y no daba crédito a tal situación

Sin ningún preámbulo y mientras mi amigo se masturbaba con los ojos cerrados mientras me escuchaba, me arrodille frente a él tomé su verga y recogí con mi lengua el manjar previo de líquido, el sin decir nada llevó sus manos a un costado en señal de autorización para que continuará, metí como pude toda esa verga en mi boca, estaba feliz, la tragaba una y otra vez, la sacaba y lamía con desesperación, mi lengua recorría sus enormes huevos, sabía que tenía que darme prisa ya que mi amigo podría reaccionar en cualquier momento y terminar así con ese delicioso momento.😍

Mientras mamaba ya le había quitado su pantalón y calzoncillos al igual que los míos, de esa manera podía disfrutar de la totalidad de su verga y huevos, yo mientras tanto me masturbaba y con la otra mano metía mis dedos en mi culo para así dilatarlo, con la esperanza de ser clavado por mi maduro amigo, después de varios minutos de trabajo arduo con la verga de pepe, este se retorcía y gemía con más soltura.

Sabía que pronto derramaría toda su leche, cuando creí que explotaría, deje caer un chorro de saliva sobre su verga para luego ponerme de pie y sentarme rápidamente sobre ella, me sentí atravesado y con el culo roto, quise gritar de dolor pero no estaba en mis pensamientos entorpecer aquel momento, logré hacer solo un par de movimientos para sentir como se hinchaba el mástil de mi amiguito y me llenaba el culo de leche, fueron como cinco espasmos que me hacían sentir en las nubes. Pepe nunca abrió los ojos, solo disfrutaba imaginando cosas que quizás nunca sabré.❌

Al sentir que el tamaño de su verga disminuía me bajé de aquel tronco delicioso, mi amigo abrió los ojos y sin decir nada se paró con dirección al baño, me vestí rápidamente y espere sentado a que regresará, sin embargo no salió del baño, me acerqué y llamé a la puerta, me contestó desde adentro, es mejor que te vayas, supe en ese instante que nunca más volvería a repetir tal situación y que nuestra amistad marcaría un antes y un después.

Recogí mis cosas y me marché, pero antes tomé su calzoncillo tirado aún en el piso y decidí llevármelo como recuerdo, sin importarme lo que el me dijera después. Desde ese día nunca más hemos vuelto a tener algún encuentro, ni siquiera como amigos, solo hace unos meses me envió un mensaje de saludo de cumpleaños.💋

Yo guardo su calzoncillo en una bolsa hermética como tratando de conservar su aroma por siempre. (Me he masturbado con ellos también jaja). Espero le haya gustado esta historia real que me ocurrió.

By: Varonil Caliente 😉

Scroll al inicio