Amor Filial | Orgías | 6.261 lecturas | 10:00

Mis primeras aventuras

Hola soy Mari, por casualidad encontré esta página y me gustaron los relatos al darme cuenta que no soy la única adicta al sexo desde temprana edad, actualmente estoy estudiando la uni, cuando entre a secundaria ya tenía bastante teta y admito que me gustaba que me mirarán los hombres incluso los de mi familia, al ser la menor de cuatro hijos me tenían muy cuidada mis hermanos, en primaria ya había tenido novio el típico de besos y nada más, pero al entrar a la secundaria ya platicaban de Sexo como cosa normal, y yo era de las más llamativas delgada bastante tetona a comparación de mis compañeras. Vivíamos en las orillas cercas del cerro.

Un fin de semana fuimos a nadar varios compañeros entre ellos mi novio, pues había una presa cercas y había partes poco profundas, en aquella época no había tanta inseguridad y era común quedarnos a acampar y no pasaba nada. Traía un short y una camiseta blanca, al meternos a nadar pues entre juegos y todo tuve roces con mi novio, y note como se ponía duro al estar tocando mi cuerpo, mis hermanos que también fueron con sus amigos me tenían vigilada así que no podía despegarme mucho.

Le dije a mi novio vamos a secarnos ya me dio frío, trajo su toalla y me abrazó por detrás tapándome y podía sentir su pene erecto tocando mis nalgas bajo la toalla, no era muy grande aunque era el primer pene que tocaba y sentía mucha curiosidad, nos fuimos a dónde estaban las casas de campaña y mis hermanos y yo llevábamos una casa de campaña para los cuatro, entre y me quite mi calzoncito y mi bra para que se secaran igual que el short y mi camiseta, envuelta en la toalla salí a sentarme afuera con todos los demás, fui con mi novio y lo abrace por detrás como el a mí, no traía playera así que mis tetas tocaron su espalda y mis pezones duros rozaban contra su cuerpo, así se hizo noche y ya con la fogata todos sentados alrededor, bajo la toalla empecé a tocar su verga y lo masturbaba despacio, así sentados sabía que no se notaba, hasta que me salió un chorrito de su semen se lo guarde bajo su bermuda y le dije que ya me iba a acostar.

Estaba súper excitada pero también ya tenía mucho frío, así que me metí a la casa de campaña, mi ropa seguía poquito húmeda así que tendí la toalla y me cobije, después de mucho rato sentí entrar a mi hermano el más grande, acababa de salir de la secundaria cuando yo entre pues todos nos llevamos un año, y me jala la cobija diciendo que el también tiene frío y al verme desnuda se me quedo viendo unos instantes y me la regresa, y me dice ponte ropa Mari, ya van a venir todos refiriéndose a mis otros hermanos, le digo es que mi ropa sigue húmeda, me dice bueno está bien trajimos dos cobijas.

Ya más noche desperté y el estaba a mi lado temblando pues mía otros dos hermanos tenían la otra cobija, quería salir por mi ropa pero a la vez me daba frío, así que lo desperté y le dije cobijate estás temblando de frío, al cobijarse quedamos lo más separados posible pero cualquier movimiento me destapaba, le dije a acércate más por qué me descobijas, sentí su ropa húmeda y le digo no manches ves por estar tan tarde en la presa, mínimo quítate la bermuda y la playera, así quedó en puro boxer, quedamos más juntos pero aún así se sentía el frío mucho, me acerque más dándole la espalda diciéndole que tenía mucho frío, si quieres te abrazo me dijo y le dije que sí.

Fue ahí cuando empezó todo, me abrazo sus brazos rozaban mis tetas, las tienes muy grandes ya, con razón traes a aquel bien menso, y solo me reí, a los pocos minutos sentí como iba creciendo su verga y fácil era el doble de tamaño de mi novio, cálmate Tony le susurré, si quieres te suelto me dijo, y solo me pegue más a él, podía sentir sus 20cm bastantes gruesos contra mis nalgas desnudas, no sé cómo a esa edad lo podía tener tan grande, aunque era alto bueno para mí que siempre he Sido bajita, me gire hacia él lento y se me queda viendo, le dije hablando quedito “no manches lo tienes bien grande”, me dice pues es normal creó, negué con la cabeza diciendo que el de mi novio lo alcanzo a agarrar con una mano todo, a ver midelo dijo sonriendo y baje mi mano apretando su verga dura no alcanzaba a rodear su grosor con una mano, apoco ya tuviste sexo mirándome muy serio me preguntó, solo negué con la cabeza, apenas hoy lo toque un poco comenté, puedo tocarte también dijo Tony y asentí, se bajó poquito dentro de la cobija y empezó a chupar mis tetas y con una mano las tocaba y con la otra agarraba mis nalgas, me estaba volviendo loca, era la primera vez que me hacían eso, no podía creer que fuera mi hermano, me levanta una pierna poniendo su vergota en medio de mi y rozando mi conchita se empieza a mover como si me la estuviera metiendo, duramos como media hora así, hasta que escuchamos moverse a uno de mis hermanos. Al día siguiente regresamos a casa y no comentamos nada de lo sucedido.

No volvimos a hacer nada mi hermano y yo, con mi novio también puro toqueteo y lo masturbaba de vez en cuando.

Al estar en el último año de secundaria yo ya estaba bastante desarrollada de mis tetas, casi el doble de aquel entonces, más nalga aunque no mucha jaja, mi hermano también ya bastante grande y con más experiencia en prepa, terminé con mi novio y estaba triste, mi hermano lo notó y me consolaba, estábamos en la sala y me dice estás muy bonita y buena sonriendo ya llegarán muchos otros, solo me reí, platicamos, llegamos al tema de sexo y le dije que lo más que hicimos fueron besos, masturbarlo nada mas, me dice a eso te sale bien, nos reímos recordando ese día, aunque el lo tiene a la mitad de lo tuyo dije, y eso que no lo has visto en años y me guiña un ojo, reí diciendo que no creo que pudiera crecer más, apostamos que el que perdiera haría lo que el otro quisiera, aunque yo por dentro estaba comenzando a excitarme de recordar su gran tamaño.

Fuimos a su cuarto, se sienta en su cama y se baja el cierre, lo saca aún flácido y le digo no pues así como voy a saber si ese día estaba duro, pues pon de tu parte también dice riendo, yo ya prendida me puse de rodillas y con mi boca lo empecé a besar, era la primera vez que iba a hacer un oral a alguien, metí la cabeza de su verga aún flácida en mi boca, comencé a chupar y meterlo más, comenzó a ponerse duro y a crecer, ya no cabía en mi boca, lo mire diciendo en serio por qué está tan grande, media 24cm y un poco más gruesa también, ahora paga dijo él, sujetando mi cabeza metió su pene en mi boca y empecé a chupársela ahora sí bien, pasaba mi lengua por toda su verga dura y venuda, lo besaba chupaba y lamía todo apretándolo contra mi cara, el era muy peludo, dice vas a tener que comerlos para no embarrarme o embarrar el piso, solo asentí y seguí chupándolo.

Mi hermano gozaba de mi primer oral, 20 minutos después me agarró la cabeza y sentí su leche salir disparada en mi boca, wooow era mucho más de lo que le salía a mi exnovio, trague lo que pude y lo que escurría por su verga aún dura lo lamía todo no dejando nada, solo chupaba y lamía su verga como si no quisiera soltarlo, estaba muy mojada yo también, me levanté y me quite la blusa, y el pantalón, no traía ropa interior, me dice estás segura, solo lo bese y nos recostamos en la cama, bajo su mano y comenzó a sobar mi rajita ya húmeda, comenzó a meter un dedo y solo gemía abrazándolo, luego dos dedos y yo lo apretaba más contra mí, entonces paso lo que no imaginamos, y mis hermanos estaban viendo parados en la puerta, no notamos cuando llegaron, nos paramos rápido, no sabíamos que decir, dice uno bueno pues creo que si uno puede los otros también, no manches wey es nuestra hermana dijo Tony, y el que sigue para abajo le dice wey pues es lo que nosotros decimos, te pasas de cabron, tranquilos dije, la verdad yo quería todo esto, si quieres para que no digan nada también a ustedes se los hago, más tarde en decir que en lo que se bajaron los cierres y sacaron sus vergas ya duras, no pasaban de los 20cm pero también tenían buen tamaño, los tres sonreían abiertamente, les dije esto yao tenían planeado verdad, dicen apoco crees que no vimos aquella vez en la presa, y solo sonreí.

Les hice oral a mis otros dos hermanos, ahora ellos besaban mi cuerpo se incaron dos, uno lamía mi conchita y el otro mi culito, mientras el tercero chupaba mis tetas, yo estaba completamente loca de excitación, se acuesta el mayor y más vergudo, me dice ven súbete y poco a poco comencé a meterme su vergota en mi conchita que ya húmeda estaba poquito abierta, aunque sentía dolor era más las excitación, entro todo y uno de ellos se pone atrás y empieza a meter su verga en mi culito, me dolía pero sentía mucho placer, empezaron a moverse los dos y yo solo gemía y gemía, el tercero se para enfrente y lo mete en mi boca, no podía creer que mi primera vez era con mis tres hermanos y al mismo tiempo, mis dos hermanos cambiaban lugar de mi boca a mi culito, y el mayor solo mi conchita, hasta que los dos más chicos que él terminaron, y sentí su leche en mi culito y boca, ahora eres toda mía dijo el mayor que se paró así alzandome sin sacar su verga y seguía cogiendome cada vez más duro, lo sentía muy dentro, y gemía como loca, los tres juntos era muy rico pero sentir toda su fuerza y su gran verga entrando y saliendo era de locos, los otros dos se fueron a la sala, me dice el mayor ahora toca coger ese culito, lo bueno que ya sentiste verga, me excitaba como hablaba así rudo, me dice ahora serás mi putita y de vez en cuando de estos cabrones para que no hablen.

Me pone en 4 y sentía su cabezota rozar mi culito, mete la punta y podía sentir la diferencia de tamaños pues sentía como me abría más, entro un poco más, y viene la embestida más fuerte sentí sus piernas contra mis nalgas y toda vía gran verga dentro de mi culito, solo gritaba y gemia como loca, y el cogiéndome con fuerza apretando mis tetas con sus manos, hasta que terminó dentro de mi culito.

Lo saca y me hace chupársela. A mí me temblaban las piernas y me ardía mi culito pero estaba totalmente satisfecha.

Así empezó mi adicción al sexo, un poco larga la historia pero supe hacerla tan corta para contar cómo paso todo.

Espero les guste.

Scroll al inicio