Mi sobrino Ángel, mi fantasía y mi pecado

Era verano y mi sobrino Ángel terminaba la secundaria, por ese entonces yo tenía 39 años y mi sobrino 15. Resulta que mi marido se encontraba de viaje por negocios y coincidió que los padres de Ángel salieron en un crucero, por lo que Ángel se quedó unos días en mi casa.

Así comenzó todo, si bien Ángel era un adolescente, ya estaba formado como hombre. Era el mes de julio y el calor de las noches me obligaba a vestir ligera, por lo que no usaba brasiere, solo una tanga y un camisón casi transparente. 😛

A pesar de mi edad me conservaba bien, gracias al ejercicio diario y una dieta equilibrada, siempre he sido de nalgas grandes; pero bien formadas. Bien cada noche a la hora de la cena Ángel me miraba insistentemente, pues ya ligera de ropa mi trasero se notaba más.

Podía ver su cara llena de excitación mirando mi cuerpo, yo ya estaba muy caliente, pues pude ver la erección de mi sobrino a través de su pantalón a tope, su verga era enorme, eso me puso muy caliente, tan es así que decidí tomar un baño, era cerca de la una de la mañana y nos dispusimos subir a dormir.

Me adelante por la escalera para permitirle a Ángel observar mis piernas y el movimiento de mis caderas. Pude notar como su enorme falo quería escapar de su pantalón, entre al baño dispuesta a tomar una ducha. El calor era insoportable y mi calentura por Ángel también. 😁

Las gotas de agua solo me provocaron más calentura, salí del baño decidida a seducir a mi sobrino. Rápidamente me puse un babydoll negro y zapatillas de tacón alto. Entre a su habitación con el pretexto de cerciorarme que tuviera sabanas su cama.

Estando en su habitación y recostado en la cama, maliciosamente deje caer una toalla que estaba a la mano para inclinarme ofreciéndole a mi sobrino la vista de mi coño y mis nalgas duras y bien formadas, de inmediato noté su reacción, la lujuria en su rostro era evidente.

Después de provocarlo, estaba lista para follar con mi sobrino

Ya sin más fui a mi habitación y estando ahí le mandé un WhatsApp a Ángel, a pesar de que estábamos en la misma casa, le pareció divertido que le escribiera. Yo sin ningún pudor ya le mande una foto de espaldas, dejando ver parte de mi culo.

Sabía que eso lo iba a volver loco, y en respuesta a mi mensaje, Ángel me mando una foto de su verga bien dura y grande, sin más le mandé un mensaje diciéndole que me gustaría ver ese tesoro más de cerca, de inmediato entró a mi habitación. 💥

Yo estaba completamente desnuda, y solo con zapatillas de tacón alto. Sobre la cama abrí las piernas de par en par y le dije a Ángel, goza mi coño es tuyo toda la noche.

Ángel salto como un toro en celo sobre mí, sin más preámbulo metió su verga en mi papaya y comenzó a darme una joda fenomenal, sus embestidas y la lujuria en sus ojos me excitaron como nunca.

Comenzamos a joder con todo, cambiamos de posición ahora de perrito, de un solo golpe tomó mis caderas y sumió su verga en mi panocha completamente mojada de excitación. Comenzó a joderme muy fuerte diciéndome que era su puta, su perra, eso me volvió loca. 😵

Mi marido nunca me ha dicho esas cosas, y en efecto me excitaba muchísimo, que me dijera que era su puta, eso provocó que moviera mi culo con furia, los dos al mismo tiempo jodiendo con todo!.

Ángel me aviso su venida y de inmediato lo saque para que aguantara, pues mi coño estaba hambriento de verga y no quería que se viniera todavía, me puse de rodillas frente a él y comencé a morder con ternura su cabezota, era un pene fuerte y grande con una cabeza deliciosa.

Llego la hora de mi culo. Sexo anal con mi sobrino

Nuevamente tomo fuerzas mi sobrino y me puso con el culo bien empinado en el filo de la cama, para mi sorpresa apunto su cabezota en mi ano.

Yo no me pude zafar pues me tomó con fuerza y de un empujón me hizo gritar de dolor, me metió toda su verga en mi chiquito, provocando un grito de dolor. 😣

Él sabía que me dolía pues su verga era enorme, comenzó a joder muy fuerte mi culo, me estaba dando una culeada maravillosa y a la vez dolorosa.

Sentía como sus huevos golpeaban mis nalgas con fuerza, aumento el ritmo y me dijo: tía te voy a llenar de leche tu chiquito, de pronto sentí los chorros de esperma caliente llenando mi culo. Él lo disfrutaba muchísimo, y mi panocha escurría de excitación.

Paramos un momento y posteriormente comencé a mamar aquella verga enorme. Con cada mamada sentía como crecía en mi boca, él me tomó de las orejas y comenzó a joderme por la boca. Su verga llegaba hasta mi garganta, y la excitación de que terminara en mi boca me volvía loca. 😮

De pronto llegaron los chorros de semen que con gusto trague, volviendo loco a mi sobrino, así pasamos todos las noches del mes de junio, cogiendo como locos!.

By: Luna Indiscreta