“Mi primer Pete” con una APP

📋 Lecturas: ️1487
⏰ Tiempo estimado de lectura: 5 min.

Una tarde que me encontraba solo por una semana, se me juntó la combinación perfecta de tiempo libre y calentura, así que me puse a mirar pijas por internet y ver mucho HipnoSissy, cuando en un caption mencionaban cierta APP que comienza con G, no le di mayor importancia y seguí viendo esas chicas lamiendo esos enormes pedazos y al llegar a una foto que decía “esta podrías ser tu ahora mismo” y mencionaba la dichosa app.

Tanto que me picó la curiosidad así que la busqué y la instalé, al principio nada pasó ni siquiera un hola me mandaban, así que se me ocurrió ponerme de nombre de usuario “mi primer PT” lo cual era cierto en esa app y seguí navegando entre mas fotos captions de mensajes que las “Sissys siempre tragan” y me llega el primer “hola” de la app charlamos un rato esas típicas charlas para ver que onda y me manda foto de su pene, un chico bien pijudo, “¿dónde firmo? me dije” pero no pudimos acordar nada.

Seguí en lo mio y charlé esa tarde-noche con varios chicos pero no llegábamos a nada en concreto, en fin no lograba una poronga, o una chota jajaja. Hasta que ya alrededor de las 10 pm recibo un mensaje, casi lo paso por alto porque estaba medio frustrado con la experiencia, pero empezamos a charlar y me dijo que tenía poco tiempo “y me dije bueno fue… otra charla al pedo” pero si quería me pasaba a buscar en un lugar que yo eligiera pero que no haga ir en vano. 

Nos pasamos las descripciones mas que nada la ropa y el color y marca de auto y acordamos la hora, todo sucedería en media hora. Yo ya me había hecho una paja y tomado mi leche que la junto en un vasito dado que las fotos estuvieron muy calientes, pero hace ya mucho tiempo que no tomaba la de otra persona así que me daba mucho morbo chupársela a un chico que no conozco.

Llegué al lugar y me senté a esperarlo, nos comunicábamos por esa misma app, creo que ambos temíamos lo mismo “a quedar plantados”, yo tenía mucha ansiedad y morbo, pero al cabo de 15 minutos el llegó con su auto hizo señas de luces y me acerqué, era un chico gordito pero no era feo, igual no importaba no iba a casarme con él, nos saludamos como si fuéramos viejos amigos y charlamos un poco mientras recorríamos la zona,

Nos fuimos para las afuera de la ciudad, mientras ponía música pop, nos reíamos por la situación, ninguno mencionó el asunto del pete hasta que encontramos un lugar bien discreto, él se estacionó, rebatió el asiento “y me dije esto va en serio” se bajo los pantalones y sus boxers y apareció el protagonista principal. 

No era grande, unos 12 cm aproximadamente pero no importaba, era toda una pija para mi, me acerco y la tomo con mi mano y le doy un beso antes de pelarle la cabecita, cuando tiré su piel, no cedía, él me dijo que a veces no le aparece su cabecita pero cuando la mete sale sin dramas “pero hoy no quería eso, sólo quería chuparla y besar su cabecita” así que la chupé con el cuerito arriba, me sacó un poco de onda y él se dio cuenta, pero bueno seguí con la faena se la lamí, la mordí un poco, la besaba y me la tragaba toda, quería lamerle las bolas pero las tenía guardaditas jajaj.

Se la mamé por al menos 15 minutos, cuando me dijo que quería venirse, me aparté un poco y se pajeó con fuerza, “avisame cuando estés por acabar” le dije y al minuto me avisó, yo rápidamente lo seguí mamando hasta que sentí su dureza y poco segundos después sentí el chorro de su leche en mi boca, tuve la suerte que acabó bastante, estaba bien cargadito, yo junté su leche en mi boca y me puse a jugar con ese néctar de macho, me estaba enjuagando la boca con su semen, él puso a buscar un pañuelo para que escupa su leche ahí, yo lo frené con mi mano, abrí la boca para mostrarle que aún tenía su leche, seguro pensó que la quería escupir y por eso tardaba, pero no iba a despreciar un regalo que viene tan de adentro de ese chico, “y como las sissys lo tragan” yo me lo tragué y le mostré que toda su lechita iba rumbo a mi pancita. Le dije “para eso vine para tragar tu leche” él se rió y empezó a subirse la ropa lo detuve un segundo y le di un beso en ya su flácido pene.

Como te gusta la pija, me dijo riendo, de una, además esta rica tu leche le dije, seguimos charlando como si nada hubiera pasado le invité un poco de café al coñac que llevaba en caso que tenga que disfrazar el tufo a leche de mi boca, por cierto fue el único que no me mandó foto de su pija.

Entramos de vuelta la ciudad hasta que me dejó a unas cuadras de mi casa, al llegar me acosté a revivir la experiencia, me hice una paja pensando en que tuve su lechita en mi boca recordar su sabor, su consistencia y cuando acabé junté mi leche en mi mano y me la tragué, esa noche dormí con mi tanga favorita puesta y desperté renovada.

No volví a entrar a esa App pero puede que algún día la vuelva a instalar, un día que me quede solo en casa.

Compartir en tu redes !!
DebiAmalia
DebiAmalia
Artículos: 2