Gays | 7.404 lecturas |

Comenzó conmigo y somos un matrimonio a tres

Comenzó conmigo y somos un matrimonio a tres 2

Me desplacé al pequeño pueblo de la provincia de Palencia con todas mis pertenencias femeninas en el coche y sin conocer mucho de él. Simplemente habíamos hablado por teléfono tras conocernos en una web de contactos y aprovechando que rosa, mi mujer, estaba en un viaje de trabajo y no regresaría hasta avanzada la noche decidí acercarme.

Desde luego o era muy inocente y confiado o había sabido llevar su doble vida con una maestría fuera de lo común ya que nos citamos sin problema a las cinco de la tarde en un bar pegado a su trabajo, un despacho de abogados. Se llama Julio y es un par de años más joven que yo, entonces 43 y 41 respectivamente, viudo y bisexual con preferencia por su mismo sexo y sobre todo, entonces no lo sabía, sexualmente hiperactivo.😘

Físicamente estaba muy bien, no un modelo publicitario pero … Unos centímetros más bajo que yo pero de complexión fuerte, no guapo pero con cierto atractivo

Por entonces yo había tenido algún encuentro de ese tipo pero sin llegar excesivamente lejos, al contrario que con un par de travestís profesionales con las que había intimado pero por lo que a mi se refiere para mi eran mujeres.

Aparte de estas dos profesionales había tenido algún encuentro en un parque a las afueras de i ciudad, alguna paja mutua y algún atisbo de sexo oral pero sin llegar a mayores y desde luego, algo que me producía auténtico rechazo era imaginarme besando a un hombre, sencillamente eso era algo que me repelía.

Antes he dicho lo de inocente y confiado porque me propuso ir a su casa en lugar de buscar un hotel de carretera siempre discreto y sin consecuencias futuras caso de que no empatizásemos lo suficiente… La primera sorpresa se produjo en el ascensor; sin saber exactamente porqué antes de comenzar a subir utilicé una barra de labios roja para perfilar y rellenarlos, les tengo muy sensuales para ser hombre e imagine que le gustaría.

Apenas terminé colocó su mano en mi nuca y acercándome a él metió su lengua en mi boca iniciando un morboso y excitante beso… Nada de rechazo, sentí su lengua dar vueltas en mi boca entrelazándose con la mía y sentí que me endurecía como jamás lo habría estado.

Sorpréndeme, dijo, haciéndome pasar a una habitación contigua a su dormitorio en invitándome a transformarme sin prisa y lo más femenina posible…. Un bustier de vinilo negro que utilizaba mi mujer en nuestras veladas eróticas con unos ligueros que sujetaban unas medias negras de red, a través de una web había comprado en Francia unos botines con un tacón de siete cms.

Que alzaban y realzaban mis nalgas…. Nunca había utilizado tanto tiempo para maquillarme: rimmell, sombra de ojos, maquillaje y hasta polvos para colorear mis mejillas, cuando miré en el espejo una vez terminada mi transformación recuerdo que llegué a pensar que me gustaría encontrar una pareja de juegos como yo…….

Cuando entré en el dormitorio julio estaba en pie mirando a través de los visillos de la ventana, nos sorprendimos mutua y gratamente; con una amplia sonrisa me dijo que era una mujer perfecta, él estaba empalmado, una polla magnífica a simple vista algo más grande que la mía y sobre todo me parecía gruesa. Bueno, en estos casos la insignificancia de unos milímetros es mucho; al cabo de tantos años nos conocemos perfectamente en todo. Julio tiene una polla de poco más de 20 cms y una circunferencia de cera de 19, ósea muy gruesa en comparación con lo que consideramos todos normal que es la mía: unos 16/17 cms de longitud y poco menos de 15 cms de circunferencia…..

Sentí el deseo de mamársela, entonces no supe darme una razón, nos echamos sobre la cama y me dediqué durante mucho tiempo a chupar, succionar, lamer y recorrer aquel magnífico tronco con mi lengua. Las pocas veces que le daba un respiro me besaba en la boca o lamía y succionaba mis pezones apartando ligeramente el body….

De repente dijo que quería correrse en mi boca o sobre mi cara y por toda respuesta aceleré los movimientos de mis labios y mi lengua sobre su polla; realmente no sabía si aquello me iba a gustar o repeler, no sabía que iba a sentir, rechazo o mayor excitación, solo sabía que en ese instante estaba dispuesto a todo.

No fue en absoluto una sorpresa, unos instantes antes sentí como su polla palpitaba dentro de mi boca acompañado de unos aparentemente silenciosos gemidos, repentinamente gritó “me corro” y sentí como un golpe de esperma se estrellaba en mi paladar, sacó la polla de mi boca y otros dos golpes de esperma se estrellaron en mi cara antes de volver a meter su polla en mi boca y soltar otra descarga dentro de ella….

Jamás me había sentido tan excitado como en ese instante, rodeé mi polla con la mano y comencé a masturbarme pero Julio me dio un manotazo para evitar que lo hiciera, con esa misma mano comenzó a pellizcar uno de mis pezones apretando poco a poco con mayor intensidad e intensificando igualmente mis sensaciones.

Julio continuaba masturbándose y pasando su polla por mis. Labios y mi cara mientras yo trataba de metérmela en la boca y continuar mamando, se deslizó por mi cuerpo dejando su lengua recorrer cualquier parte de él que no estuviera cubierto por el body o las medias…

Colocó mis piernas sobre sus hombros y metió su cara entre ellas lamiendo primero mis testículos y luego mi ano de igual manera que yo comía el coño. De mi mujer… Mis jadeos eran suficientemente explícitos y me pidió que esperase, que no me corriera todavía y por toda respuesta le susurré. “fóllame… Fóllame como a una mujer….” “coviérteme en tu puta”….

Julio se había corrido abundantemente y me sorprendía lo dura que mantenía todavía su polla, primero lo hizo con el esperma que había en mi cara, lo recogía con sus dedos y jugaba con él en la entrada de mi “cueva”…. Estaba tan excitado que estaba dispuesto a todo…

Sentí algo frío en ese lugar, era un gel que lo extendía e introducía dentro de mi y luego sentí su polla rozando en el mismo lugar y resbalando entre mis muslos. Tras varios intentos la sentí fuera pero encajada en la entrada de mi ano, julio estaba arrodillado entre mis piernas mirándome con una sonrisa y casi sin pretenderlo, a medida que se inclinaba para besarme en la boca le sentí entrar despacio, sin dolor, sin pausa….

Sentía como me abrí, un ligero escozor y una sensación de molestia infinitamente compensada por la intensidad del placer que estaba sintiendo; cuando su boca estuvo a la altura de la mía me besó intensamente durante unos segundos y me susurró: “esto totalmente dentro de ti….” tan solo bastaron dos movimientos suaves, lentos y acompasados y comencé a correrme…. Jamás había sentido algo tan intenso.

Julio se mantuvo jodiéndome al menos diez minutos más, no llagó a correrse. Estuvimos acariciándonos y lamiendo nuestros cuerpos cerca de media hora, julio no había bajado su polla ni un segundo, recompuse mi maquillaje, a los dos nos excitaba verme guapa y femenina, y esta vez tomé yo la iniciativa. Julio estaba tumbado boca arriba sobre la cama, estuve lamiendo su tronco y succionando su bellota vatios minutos, luego me puse de rodillas junto a su cara para que mamara mi polla pero julio decidió ponerme en cuclillas sobre él sujetando mi cuerpo con sus manos en mis nalgas y volvió a comerme el culo como si se tratara de un coño….

No se pueden explicar esas sensaciones, hay que sentirlo.

Frente a la cama había u largo espejo donde nos reflejábamos, cruzamos nuestra miradas a través de nuestro reflejo en él y me dijo que le excitaba ver moverse unas nalgas con su polla dentro. De cuclillas sobre julio me fui sentando muy despacio hasta que volví a sentir sus huevos pegado en mis nalgas, ¡ dios ! Que sensación más maravillosa.

Comencé un lento va y viene, un sube y baja con su polla entrando y saliendo de mi mientras sus manos sujetaban mis nalgas, volvía mi rostro hacia el espejo y me veía moviéndome sobre él disfrutando como tantas veces había visto disfrutar a alguna mujer en una película porno y me excitaba el verme….

Esta vez aguanté un poco más, le dije que iba a correrme y entonces me pidió que le avisara en el instante que lo fuera a hacer para corrernos juntos… Apenas aguanté dos minutos más, en el mismo instante que le grité “me corro” y que mi esperma se estrellaba sobre su pecho sentí algo caliente y viscoso que golpeaba las paredes internas de mi ano….

No sé describirlo, era algo diferente y quizá por eso excitante….. Quizá estaba superando las sensaciones que había experimentado unos minutos antes cuando me corría nada más sentir mi primera polla dentro de mi.

Aquella tarde me corrí una vez más, julio lo hizo todavía dos veces más pero cada vez que lo hacía mantenía su polla dentro de mi una eternidad. Los primeros instantes se me hacía incómodo y realmente deseaba que saliera pero pasados los dos primeros minutos, aunque me resultaba imposible correrme, tenían unas sensaciones que jamás había sentido.

Bueno, desde aquella primera vez en su casa de Palencia han pasado 19 años, yo tengo 62 y julio 60, continúa empalmándose con la misma facilidad y nos hemos convertido en un matrimonio de tres. Desde hace casi diecinueve años julio tiene sexo al menos dos veces diarias con mi mujer.

No sé si en este tiempo habrán fallados diez o doce veces por alguna gripe inoportuna o similar…. Con mi mujer tengo sexo una o dos veces al mes, es julio quien la satisface largamente y los fines de semana también a mí. Lo que realmente me excita es observar a mi mujer como se masturba mientras observa a julio metido entre mis piernas. Iré contando como hemos llegado.

A esta situación….. Para mi ideal.

By: Hemva😍

Scroll al inicio