Mi novio me deja insatisfecho

📋 Lecturas: ️1699
⏰ Tiempo estimado de lectura: 4 min.

No entraré en tantos detalles para no aburrirlos. Es un relato verídico, al igual que todos los que he publicado. Tengo un novio que conocí hace 10 años. Tuvimos un tórrido romance dentro de nuestro trabajo e inicialmente nuestra intimidad iba que él me hacía sexo oral hasta hacerme venir, se tragaba todo el semen. Antes me mamaba el culito, me metía la lengua y también comenzó a meterme un dedo o a veces dos.

Después de eso nos limpiábamos y cada uno a su área de trabajo. En dos ocasiones le pedí que me penetrara, pero no pudo y ahí quedó la cosa. Después descubrí por qué no podía cogerme. Nos separamos un tiempo porque cambié de trabajo, pero hace ya casi once meses nos reencontramos. La primera vez que hicimos sexo fue en una casita de madera, yo iba con todo, porque le hice sexo oral, nunca se lo había hecho y mi novio se sorprendió, le platiqué que quería disfrutar del amor y del sexo, mamarle la verga y tragarme su semen. Todo fue muy incómodo por el lugar, acordamos que mejor iríamos a un motel, para estar más a gusto.

Nos citamos y nos fuimos a un motel. Desde que llegamos nos desnudamos, nos tiramos en la cama, le mamé sus chichitas, eso le encanta y lo pone bien caliente. Después él me mamó las chichis y poco a poco se fue bajando hasta llegar a mi verga que ya estaba erecta y echando babas. No me quedé atrás, también le hice sexo oral, ahí me percaté que su pene era bastante pequeñito. Apenado me dijo que la tenía chiquita, le dije que no se preocupara, que quería mamársela y tragarme su semen. Efectivamente eyaculó y me tragué toda su corrida, se la mamé hasta dejársela limpia.

Después que lo desleché me empezó a mamar, también me apretaba mis pezones. Estaba tan caliente que me vine en su boca y se la tragó toda. Nos recostamos otro rato, le beso el cuello y le digo al oído que lo quiero mucho, que es mi hombre, que soy su perrita.

Durante todos estos meses se ha venido varias veces en mi cara, en mi boca y en mis nalgas. Les comento que estoy insatisfecho porque apenas dos veces me ha podido penetrar, la tiene tan chiquita que mis nalgas no dejan que su pijita entre en mi culo, me da mucha rabia, las dos veces que ha logrado penetrarme solo ha sido la cabecita que apenas entra, siento rico cuando entra, pero es muy breve y disfruto cuando me deja ir los chorros de leche. La mayoría de las veces como no me puede penetrar se viene sobre mi culo y eso me da mucho coraje, porque quiero que sea dentro, ya estoy pensando en terminarlo, porque me deja insatisfecho, en cambio a él le meto todo mi rabo y le dejo mi leche hasta el fondo de sus entrañas y gime de placer cuando lo tengo enculado.

Fuera de que no me puede coger, disfruto con él las otras partes de nuestros encerrones en el motel, porque me mama bien rico la verga, me decepcioné más de él cuando me dijo fastidiado que lo obligaba a cogerme, que a él eso no le gusta, solo que se la mame.

Hubo un día que se enojó porque le exigí que me penetrara, yo estaba como un volcán y quería sentir en mi culo una verga gruesa que taladrara y obviamente con su pedacito de carne no me hace ni cosquillas.

Tiene cuatro semanas que no nos vemos porque no tenemos carro para ir al motel, en taxi no me gusta, por lo que creo que esta será la oportunidad para terminarlo, ya que me dio a entender que es pasivo y así no me sirve, quiero uno que sea activo, además tiene un mini pene. Sí quiero a mi flaco, pero no me apaga el fuego que llevo dentro.

Compartir en tu redes !!