Mi esposa y el vecino haitiano

📋 Lecturas: ️6758
⏰ Tiempo estimado de lectura: 5 min.

Mi esposa para ese punto tenía 5 meses de embarazo, con unos senos bastante grandes, y el culo aún más grande. Nosotros vivimos en fraccionamiento y para ese punto ella ya se la vivía haciendo home office por su embarazo.

Con el embarazo se había vuelto mucho más caliente siempre andaba muy fresco de ropa en la casa o si bra, un día me contó que llegó un nuevo vecino a lado de nosotros se ve que no es de aquí por su color de piel y si forma de hablar.

Una noche estábamos ya acostado y se empezó a escuchar jadeos algo fuertes y como el vecino estaba teniendo sexo lo que duró un buen rato hasta que se escucha que terminaba, quise tener sexo con mi esposa pero ella no quiso que por el embarazo, en la madrugada me medio desperté porque sentí movimiento y escuché a mi esposa gemir suave porque se estaba masturbando.

A los poco días me dijo:

  • el vecino se llama Joseph y era de Haití, soltero y 27 años.
  • ¿Cómo sabes tanto de el?
  • Salí a regar el jardín y el estaba ahí, así que como buena vecina me puse a platicar con el.
  • Buena vecina aja.

Un día llegué y vi unos muebles movidos y me dijo:

  • hola amor, ¿Te gusta el nuevo orden de los muebles?
  • Si, pero no deberías hacer esfuerzos.
  • No te preocupes, Joseph me ayuda a moverlos, lo invite a cenar espero no te moleste.
  • No.

En la noche llegó Joseph y mi esposa andaba con vestido corto y sin bra, cosa que se le marcaban los pezones y se vea como se lo movían los pechos al caminar.

La plática fue amena, conoció a mi hijastro y nos contó de su país, que iba estar unos meses y luego iba seguir hacia el norte, que era médico y estaba buscando nuevas oportunidades, y si necesitábamos algo le dijera los sin importar la hora.

Al final se fue, y ya en la cama mi esposa me dijo:

  • ¿Será cierto que las personas de color lo tienen enorme?
  • jajaja No se.
  • ¿No los viste?
  • ¿Que?
  • Aunque traía mezclilla se le via bastante abultada su entrepierna.
  • No jaja no me fijé en eso amor, eres una puerca.
  • Ando vuelta loca con las hormonas amor.
  • Ya me di cuenta.

Estaba en trabajo al otro día y me escribe mi esposa:

  • Amor vino Joseph, se quedó sin gas y me dijo se podía bañar aquí.
  • ¿Mucha confianza no?
  • No estés de celoso, te pude no decir.
  • Jaja ¿Y no quiere que le ayudes a tallarse?
  • No amor pero si me dice tendré que ser buena vecina jaja, ups me acabo de bañar y dejé mi tanguita en la regadera.
  • Que casualidad.
  • Ya se tardó en ducha amor.
  • Seguro no tiene nada que ver tu tanga jaja
  • Ups.

Cuando llegue en la noche me enteré que salió de bañarse se fue secar y le hablo a mi esposa que porque había dejado sus pantalones en baño si se lo podía pasar y cuando entro al baño la tanga estaba movida de dónde la dejo y tenía un olor medio raro, cuando le pasó los pantalones lo vio en boxer y si se le veía un bulto muy grande, el se acabó de vestir y se fue a trabajar.

Así pasaron algunos días, un viernes llegué medio temprano a la casa y no había nadie, le escribí para saber de ella pero no le dije que ya había llegado a casa y no me contestó, le marque y tenía el celular apagado, ya había pasado antes que se quedaba sin pila y se dormía.

Me asome discretamente a casa del vecino porque había luces encendidas pero no se veía nada, después de un rato se empezó a escuchar que estaba teniendo relaciones y como gemían los dos, las nalgadas que el daba la persona con la que estaba, como en otras ocasiones duro bastante, al poco que se acabó me llegó un mensaje:

  • Amor perdón salí caminar y deje el celular.
  • Ay amor siempre lo deberías llevar no vaya ser que tengas una emergencia.
  • Si amor tienes razón. ¿Ya vienes?

Aún no se daba cuenta que ya había llegado así que me salí rápido y me aleje un poco de la casa.

  • Si amor ya estoy a unos minutos.

Para mí no sorpresa vi salir a mi esposa de casa del vecino y entrar a mi casa.

Al poco llegué y ella se estaba bañando, busque su ropa sucia y el calzón estaba todo mojado y apestaba a sexo.

Le pregunté por el vecino:

  • No hemos hablado mucho amor, aunque seguido lo escucho teniendo acción jajaja
  • ¿Ya vas a estar de envidiosa?
  • Jaja un poco, pero bueno cada quien hace lo puedo con lo que tienen.

El vecino aún vive a lado de nosotros y seguimos teniendo mucho contacto con el sobre todo mi esposa, actualmente ya nació el nuevo hijo de mi esposa y mi segundo hijastro, esa historia está en “Me esposa me hace padrastro de nuevo“.

Nunca se enteró que yo sabía de sus escapadas con el vecino y que seguro ahora que se recupere va a volver a tener.

Compartir en tu redes !!