¡Escapadita a Cuernavaca!

📋 Lecturas: ️5540
⏰ Tiempo estimado de lectura: 13:00 min.

Hola, pues aquí sigo con mis vivencias y ahora me tocó ponerle el cuerno a mi novio (por cierto, sigan comentando para que mis vivencias, sean mejor relatadas).

Soy Alexa y entonces tenía mis dulces y bien ricos 18, les recuerdo que soy alta 1.75 descalza, linda, atractiva, con unas piernas largas, con mis nalguitas bien paraditas, caderona talla 7, gracias al voleibol, acinturada, unas tetas nada despreciables, duritas, en su lugar y bueno, mi ropita interior entre más chiquita era mejor.

Era mi primer semestre en la universidad, yo tenía un noviecito que, si me encantaba jugar con él, se cargaba un buen paquete y fogoso como ninguno le gustaba ponerme su cosa detrás y hacérmela sentir entre mis nalgas siempre que podía, aunque a él le gustaba más irse con sus amigos a jugar soccer. Yo tenía a mi amiguito Armando (ya les contare sus orígenes) que me pasaba unas tardes increíbles, cachondas, desinhibidas y para variar, esta fue una de tantas.

Estaba en la universidad a la ultima hora de 11am a 1pm, ese día no tuvimos la última clase y planeaba irme al cine, ya que mi chico quería irse a jugar soccer, por más que quise persuadirlo, con el short de vestir negro que traía embarrado, a mí que se notaba todo mi culo y mis piernas torneadas, más la blusita con ligero escote, pero me hacía notar mis tetas casi al aire pues no lo logré. Estaba a punto de tomar el taxi a mi casa cuando recibo un mensaje:

  • Hola Ale, oye, salte de clases, escápate de tu novio, tengo que ir de volada a Cuerna e iré solo, contesta rápido ya que casi paso por tu Universidad.

Yo estaba más que enojada por aquel baboso que no me había hecho caso, quería irme al cine sola e irme a casa, pero era muy temprano, así que dije “Pues porque no”

  • Ok pasa por mí en eje 10 y Tlalpan, te espero en el Oxxo que está debajo del puente.

Llegué ahí de volada, ya que me pasó a dejar una amiga, yo lista en tacones, mi short más que embarrado y ya me había acomodado persuasivamente mi tanguita negra, ya sabes de esas de encaje negro pequeñísimas, que apenas me tapaba mi cosita bien depilada y se me metía completamente entre mis nalgas con un hilito asomándose por mi cadera, me había acomodado a mis niñas más apretadas para que se vieran más y mi blusita al borde del Bra para que se viera sexy, compré unas latas de esas de whisky ya preparado y me puse a esperarlo, no pasaron ni 5 minutos cuando se detuvo enfrente de mí en una camioneta hermosa gris de esas de V8 RT espectacular.

  • Vas a querer o.…-

-jajajajaja eres un idiota.

Me recargué en su puerta asomando el culo, dando show a los que pasaban tras de mí y mi carita de coqueta, cual putita de Tlalpan, dando informes, preguntándole que plan, cuando prácticamente yo ya sabía que, con unos whiskys, esa camioneta, el calor de Cuernavaca, mas ese chaparrito que me volvía loca en la cama, pues pasarían mil maravillas.

Me subí a esa camioneta hermosa en sus asientos de piel, lo saludé con un beso de esos, de medio en la mejilla y medio en la boca, le comenté “mira te traje algo para el calor y pues vámonos porque me pueden ver”, me puse el cinturón de seguridad acomodándomelo bien entre las tetas y ese movimiento me dejaba media bubie al aire, pero me hice la desentendida y el soñado por lo que llevaba al lado. Normalmente se hacen 60 minutos hasta su casa y no sé por qué razón Jejejeje, hizo como 35 minutos, le urgía llegar y para ser sincera, a mi también me urgía llegar.

Llegamos y me abrió la puerta como buen caballero y me ayudó a bajar, pero no se quitaba y me dejaba un espacio mínimo entre él y la puerta, entonces yo pasé por ahí y claro le embarré TODO mi cuerpecito en él, cerró la puerta y claro no me quitó la mirada que, sentí la clavó en mis nalgas, que de por si se me había bajado un poco el short y se me veía toda la tanga por detrás y que jamás hice por acomodarlo. Me abrió su casa, dejándome entrar, mientras él bajaba las cosas que iba a dejar, por fin dejó de meter las cosas y yo estaba parada en un ventanal viendo hacia la alberca, yo sabía que andaban haciendo los mantenimientos de jardinería y de la alberca, haciendo que mi cabecita exhibicionista empezara a volar.

Se colocó detrás de mi abrazándome súper fuerte, ya con media erección, él es más chaparrito que yo, entonces sus manos llegaron directamente a mis tetas haciéndome sentir su cosa entre mis nalgas, pero no completamente detrás si no un poquito abajo GGGGGRRRRRR, que rico sentir en medio de esa casa, sola enfrente de su ventanal y con la premura que alguien nos viera; ya en ese entonces estaba escurriendo mis pantis súper mojadas y eso que apenas íbamos empezando.

Me giro frente a él, tomándome de la nuca, agachándome un poco y metiéndome la lengua hasta la garganta, una de sus manos ya se había alojado entre mis tetas haciéndome soltar un gemidito, mientras su otra mano estaba apretujándome el culo, mis manos se clavaban en su espalda bajando a su pequeño gran monstruo que ya se quería escapar de sus jeans. Ya me había zafado el bra y con un movimiento, me quitó la blusa con todo y el bra; mis tetas le quedaron de frente, él no tuvo que agacharse mucho, metiéndose una bubie a la boca, dándome mordiditas en mi pezón, me estaba volviendo loca, mientras con la otra mano ya me estaba desabrochando el short, que le costó un poco de trabajo bajar, ya que es de esos que te entran súper justos, ya estaba yo semidesnuda, solo en tacones y mi corta tanga, que tenía más que metida entre mis nalgas, ya sus manos me habían recorrido toda y pasaba sus dedos en mi conchita bien depiladita, mojada, que digo mojada EMPAPADA, ¡lo pedía a gritos!!! Opté por arrancarle la camisa, mientras lo besaba lentamente y me empecé a bajar frente a él, le besé el cuello, el pecho, el estómago, yo para eso ya estaba hincada frente a él, por fin había llegado a su monstruo venudo, babeador que jajajaja tenía como que un perfil, se le iba del lado derecho, lo tomé con mis manos y lo vi cachondamente con esa carita caliente de “mira lo que me voy a meter a la boca”, empecé a darle besitos le pasaba mi lengua por debajo desde los testículos hasta la punta, hice lo mismo de un lado del otro por debajo mientras lo miraba, eso lo volvía loco hasta que por fin me metí esa cosa a mi boca Mmmm, que rica mamada le estaba dando, mientras lo hacía vi de reojo a uno de los jardineros como nos veía de lejos por el ventanal, lejos de intimidarme o esconderme yo seguí adelante, era lo que quería, de verdad, con él me especialicé en mamar vergas, la suya me encantaba, de verdad, cabezona, venuda, con su giro hacia un lado, después de unos minutos de verlo disfrutar lo senté en un sillón que estaba detrás de él, solo lo empujé, subí un pie al sillón pasándole mi cuerpo por su cara, sentí como sacó su lengua y me la pasó por donde yo le pasaba mi cuerpo, subía y bajaba, lo besaba, le ponía mis senos en la cara, hasta que empecé a subir más, dejándome que me besara mi vientre hasta que le puse mi conchita en la cara, él estaba sentado y yo casi hacia lo mismo en su cara, solo sentí como hizo mi tanga de ladito y pasó por primera vez su lengua ahhhhhhh tuve una primer descarga eléctrica que me hizo ponerme eriza, ¡mi piel chinita!!! mmmmmm él me estaba dando una mamada riquísima, cuando me comenta “oye creo alguien nos ve” yo solo dije “sigue” de verdad no me importaba, además quien sabe si regresaría a esa casa, verdad jajaja.

Así que él siguió pasándome su lengua y ya metía un dedito en mi cosita y con la otra mano acariciaba mi anito, hasta ese entonces virgen aun, yo ya me retorcía de placer y lejos de tener su dedo bombeándome, yo ya quería a su monstruo dentro de mí, me hizo para atrás y me bajó la tanga que salió volando, a mí me prendía que me estuvieran viendo y lejos de darles un show de espaldas, me puse de frente a ellos, me hice la que no los veía; dejé a mi Armandito sentado, con su cosa monumental, listo para desaparecerlo entre mis nalgas, me giré dándole mi espalda, me abrí de piernas sentándome en él, yo le estaba dando entrada y profundidad, aunque ya estaba súper empapada, meterme esa cabezota entre mis nalgas me costó un poco de trabajo, así que le hice paso entre mis nalgas y poco a poco, metí su tranca entre mis piernas, yo solita me estaba sirviendo a plenitud, mis manos se apoyaban en sus rodillas mientras yo poco a poco me dejaba caer en él, Armandito tenía una vista fenomenal, me tenía de espaldas viendo como entraba y salía mi culo a plenitud, yo giraba mi cabeza de placer mientras me daba de sentones en esa cosa que estaba disfrutando al mil MMMMM, que rico papi, yo seguí subiendo y bajando una de mis manos sobándome una teta y mordiéndome un dedo de la otra mano, mientras él me masajeaba la otra teta y con la otra mano me tomaba de la cadera dándome unas nalgadas ¡cada más fuerte!!!

  • ¡Así te gusta verdad!!! sigue andale que me tienes que sacar toda la leche que no me has sacado en meses.
  • ¡Te gusta, verdad!!! si no pasas a repartime tu leche yo no iré por ella.
  • Muévete en círculos, anda, báteme bien los huevos.

Yo movía mi cadera en 8´s eso a mí también me encantaba, me estaba volviendo loca, esos movimientos más los dos jardineros que ya se habían sentado a ver de lejos el show.

  • Ahora móntame bien que quiero que sea inigualable.

Para ese entonces con una mano me sujetaba de la cadera, ¡mientras que con su pulgar de la otra mano ya lo había alojado en mi anito!!! le daba giros y con la misma lubricación de mi panochita, pues me estaba lubricando mi colita, era una sensación que me hacía vibrar. En eso siento como me empujé, yo pensé que ya terminaría y quería que se le mamara para sacarle toda la leche; lo que hizo fue recostarme en el descansabrazos donde estábamos y mi espalda en el sillón, o sea, mi cadera estaba arriba de mi cara, él se puso frente de mí y me ensartó de una sola, ¡llegando hasta el fondo! yo estaba vibrando de placer cuando sentí como un dedo se colocó en mi clítoris apretando un poco, mientras cuando me penetraba me empujaba hacia arriba, me empezó a bombear con tal rapidez y buena presión y eso mis lectores, me provocó un orgasmo WOOOWWW, mi piel chinita, ese recorrido eléctrico y gemí cual puta a todo pulmón ¡AAAAHHHHHHH me vengo!!! ¡que rico!!!! mas mas mas ¡no pares!!! cuando regresé en m,i me dijo, es mi turno…

  • Oye quiero venirme en ti.
  • ok ok ok, es mi segundo día después de mi regla…
  • Entonces no te embarazo, ¡cierto!!! te los puedo dejar ir completos hasta la última gota verdad.
  • ahhhhhhh, ok, todos todos TODOS, no tires nada, todos hasta el fondo.

Yo ya estaba hirviendo de placer, lo que quería era sacarle toda la leche a ese monstruo delicioso que me estaba partiendo, pero que mi cosita, mis nalguitas la estaban aguantando, ya habíamos tenido encuentros, pero jamás había dejado que se viniera en mí. Me levantó y me recargó en el ventanal, en ese momento era su trofeo y me tenía que exhibir a su público, nunca me dejó quitarme los tacones, entonces no tenía que agacharse, es más, tenía que ponerse ligeramente de puntitas, me abrió ligeramente las piernas, mis manos y tetas estaban pegadas en el ventanal, él agarró su pene delicioso que ya quería yo sentirlo todo adentro, nuevamente aprovechó que mi panochita estaba bien mojada para colocarlo en la entrada y en ese momento la metió toda de un jalón mmmmm.

  • Si papi, si chaparrito hasta el fondo.
  • Como te gusta Ale, así te gusta hasta el fondo.
  • mmmm si sigue rico papi si hasta el fondo.

Me empezó a bombear de una manera sensacional, a buen ritmo, yo sentía como me empujaba por detrás, como entraba y salía su pito y se alojaba dentro de mí, su mano era un contacto más en el ventanal, mientras con la otra mano seguía nalgueando, como marcándome mi nalga en cada golpe, entraba, salía, entraba, salía, yo empezaba a girar ligeramente mi cadera cuando empecé a sentir como crecía más dentro de mí, como su respiración se hacía más corta y sentía sus pequeños espasmos, le sentía palpitar dentro de mí… empezaba a bombearme más rápido cada vez y mi cuerpo también tenía contracciones, mi panochita se contraía con espasmos también, mi segundo orgasmo al hilo ¡y aquel se volvía loco entre mis nalgas!!! Mi cara y mis tetas pegadas al ventanal y con mis manos lo sujeté de las nalgas para que no se saliera y me dejara todo adentro.

  • Más rápido papi no pares no pares no pares.
  • Ale me vengo me vengo ¡me vengo!!!
  • Más mas mas mas ahhhhh.

Sentí como su primer chorro se alojó hasta el fondo de mí y como tenía más y pequeños espasmos dentro de mí, como toda su leche se alojaba entre mis nalgas, es la sensación más rica y fantástica jamás antes sentida, como todo su semen estaba dentro de mí, no lo solté de las nalgas le dije “así quedate y deja que mi conchita lo saque” mientras se pone flácido, cuando por fin su monstruo se desmayó dentro de mí y se salió de mi panocha, siento como me escurría todo entre mis piernas, entre su semen y mis fluidos ahhhhh, me mojó todas las piernas, él se hizo para atrás y vio todo ese show, ¡yo me sentía la más puta, la más deseada y las más satisfecha!!!

Pues era momento de tomar el camino de regreso, me medio duché, me medio vestí, ya sabía que me regresaría sin tanga porque él se queda con ellas como trofeo (ya les contare más adelante el por qué), nada como llegar a casa satisfecha, contenta y con hambre y sobre todo de negarle la visita al novio pues ya estaba más que satisfecha…

Ya les contare más vivencias y grábense ese nombre “Armandito” que, hasta la fecha, me sigue rellenado cual pavo Jejejeje.

Compartir en tu redes !!
Alexa
Alexa

Chica loca con la cabeza al reves modelo '94 contadora en la cocina cocinera en el jardin jardinera y en la cama...

Relatos: 15