Enamorada de mi tío

📋 Lecturas: ️6984
⏰ Tiempo estimado de lectura: 6 min.

Todo empezó hace mucho tiempo cuando yo era muy chica, mi tío es papá de una prima de la cual yo era muy unida, me la pasaba más en su casa que en la mía.

Mi tío siempre fue un hombre muy atractivo, de buen físico y curiosamente lo primero que despertó algo en mí fue verlo comer, como saboreaba su comida y como lamía sus labios hacia que una sensación que yo no conocía recorriera todo mi cuerpo, hablo de que estaba en una edad que no entendía lo que pasaba pero sin duda me gustaba eso que él despertaba dentro de mi.

Una noche nos dispusimos a ver una película de terror, él se puso en medio de mi prima y de mi, recuerdo que se sentó en la orilla del sillón y tiró su espalda hacia atrás, saltando a la vista un enorme bulto entre sus piernas, en el momento que lo vi sentí como algo entre mis piernas comenzó a hormiguear y por primera vez sentí como mi panti se humedecía al tiempo que sentía mi vulva palpitar, aún así yo mantenía mi distancia pero en un momento el volteo y extendió su brazo, invitándome a recostarme en su pecho tal como estaba mi prima.

Me recosté y una mezcla de sensaciones siguieron inundándome, pues era algo nuevo para mi que al entrar en contacto con alguien sentí mi corazón acelerase y su olor simplemente me volvía loca, ni siquiera supe de que trato la película, para mi fue como si el tiempo se detuviera y aunque solo mi torso estaba pegado a él estoy segura que sintió como por inercia mi cuerpo ejercía una fuerza sutil hacia él e igualmente por inercia deslice mi mano por dejaba del hueco entre su espalda y el sillón y lo toque suavemente, cuidando de no tocar a mi prima que estaba de ese lado.

Esa fue para mi la primer experiencia más mágica que nunca había tenido y desde ahí no podía evitar hacerme notar como arreglarme pensando en el, darle abrazos muy cariñosos hasta atreverme a saludarlo con un beso cerca de su boca,  y cuando me quedaba con mi prima antes de dormir imaginaba toda clase de fantasías sexuales con el, así pasó mucho tiempo hasta que crecí un poco más, mi cuerpo y forma de vestir ya no eran de una niña y fue cuando empecé a notar que yo tampoco le pasaba desapercibida, en una ocasión me quede de ver con mi prima en su casa y cuando llegue mi prima aún no llegaba.

Solo estaba el en su estudio, pase a saludarlo y como era de costumbre siempre nos dábamos un caluroso abrazo que claro en público lo hacíamos ver más cariñoso que caluroso pero cuando estábamos solos era notorio que el tipo de abrazo era otro, y esa vez no fue solo eso sino que antes de soltarme me dijo que mi olor era muy agradable y se acercó tanto a mi cuello que un escalofrío recorrió toda mi espalda y el erizarme fue tan notorio que me dijo -¿que paso te dan cosquillas? ¿y si te doy un beso que sientes?

Procedió a darme 1 beso en el cuello mientras presionaba su cuerpo contra el mío, yo simplemente me paralicé y no supe que hacer, era tanto mi deseo de que algo así pasara que cuando finalmente estaba pasando no supe reaccionar digo, yo pensé que eso solo pasaría en mis mejores fantasías con el, en eso escuchamos la puerta de la entrada, solo soltó una risita traviesa y me soltó, a mi me costó un poco recuperar el aliento pero a ese punto el arte de disimular ya se me daba muy bien….

Después de un tiempo hubo una fiesta, para entonces yo ya estaba en otros temas y en esa ocasión invité al que entonces era mi novio, en todo el rato noté que mi tío no me quitaba la mirada de encima lo cual no me molestaba pero en ese momento pensé que eso que sentía ya había quedado atrás, como aún era costumbre esa noche me quede a dormir con mi prima y en medio de la noche al no poder dormir decidí bajar por un vaso de agua, solo tomé mi celular para alumbrar y procedí a bajar.

Cabe recalcar que traía un tipo blusón de pijama, el mismo que mi prima siempre me prestaba para dormir, al momento de ir bajando lentamente las escaleras escuché un ruido, era mi tío en la parte de abajo, cuando me vio pude notar como su mirada cambio, como si me estuviera esperando, procedí a ir a la cocina me serví agua mientras platicábamos en voz súper bajita, ya cuando me iba a subir me pidió que lo esperara y procedió a apagar todo y venir atrás de mi.

En las escaleras comenzó a juguetear fingiendo que no veía nada, a mi no se me hizo raro hasta que al yo ir unos escalones arriba, (íbamos a oscuras) escuché como un golpe, me voltie por completo para volver a bajar a ver qué pasaba y pude notar que él estaba unos escalones más abajo como de rodillas, cuando estaba a un escalón de llegar a él sentí como una de sus manos tocó mi tobillo, después con la otra mi otro tobillo, después procedió a deslizar ambas manos.

Cuando llego a mis rodillas tiró suavemente como empujándome a que me sentara, lo hice y empecé a sentir como empezó a abrir delicadamente mis piernas y así a tientas, sentí como comenzó a dirigir su cara contra mi vagina, con su misma cara subió mi blusón y muy despacio puso sus labios en mi vulva por encima de mi pantie.

En ese momento fue como si agua tibia recorriera desde mi vientre hasta mis piernas, mi piel se erizo y por supuesto que no puse ningún tipo de resistencia, siguió dándome besos suaves hasta que me dijo en voz muy baja -¿porque estás mojada? ¿Puedo ver a qué sabes? – yo me quede en silencio, solo cerré los ojos y sentí como empezó a pasar su lengua por toda mi vagina aún por encima del pantie, mientras yo sentía como mi vulva se contraía cada que sentía su lengua pasar.

No paso mucho para que yo sintiera el primer orgasmo de toda mi vida, el orgasmo más intenso y delicioso que jamás sentí, porque Justo en el momento en el que lo comencé a experimentar, mi tío hizo a un lado mi pantie y pasó toda su lengua desde la entrada de mi vagina hasta mi clitoris y al llegar ahí succionó con la fuerza y delicadeza exacta para que yo me retorciera de placer…

Compartir en tu redes !!