Gays | 6.805 lecturas | 08:00

Andrea y su amante, me empujaron a la bisexualidad

Andrea y su amante, me empujaron a la bisexualidad 2

Desde que mi suegra, hace un año, se enfermó de Alzheimer, mi matrimonio con Andrea cambió. Mi mujer decidió pasar cuatro días a la semana con su madre y los fin de semanas en casa.

Al principio todo bien. Yo me acomodé y cambié las salidas de los jueves por reuniones en casa con amigos. Somos cuatro amigos que nos juntamos a campeonatos de ping pong, cartas, mientras degustábamos comidas, buen vino y cierre con café, licor irlandés y puros. 😘

Durante meses la pasamos genial, hasta pasé por un momento inesperado cuando Julián, un compañero de oficina, me pidió quedarse a dormir porque estaba pasado de alcohol. Antes de dormir me pidió ducharse. Yo quedé en la cocina lavando todo. De pronto Julián se apareció en bolas pidiendo una toalla grande nueva. Me quedé absorto mirando su cuerpo desnudo. Un cuerpo muy lindo con piernas de ciclista , muslos y gemelos bien duros, y además no pude evitar mirar su miembro, erecto y grande. Le dije ” ahora te doy la toalla”, mientras mi vista no salía de su miembro. Julián sonriendo me dijo” tranquilo Juan.. ¿te gusta? avisame, que también estoy solo, me separé hace diez meses, pero por ahora solo quiero una toalla, y vamos viendo”

Yo sentí que mi pija se puso dura y traté de ocultarlo. Luego me bañé, pero estaba muy excitado. Me acosté en mi cama y Julián en la otra habitación. Tuve sueños eróticos y a la mañana siguiente sentí que alguien se estaba comiendo mi pija, era Julián. Al principio pensé en sacarlo,pero lo hacía tan bien, que me desperté y acaricié su pelo. El dejó de chuparla, me miró, subió hasta mi boca y me dio un chupón larguísimo. Sentí el sabor de mi pija en mi boca, mientras Julián me pajeaba.

Yo acariciaba su cuerpo como su fuera una mina, y lo traje hacia mi para volver a besarlo. Julián estaba muy caliente y bajó a comerme la pija hasta que le dije ” no aguanto más Juli….” Acabé en su boca y se tragó el polvo. Fue una fellatio perfecta. Ese día pasó un rato y terminamos cogiendo, fue divino ver como me entregaba su cola. Yo estaba muy confundido pero relajado. Julián me había gustado, y se entregaba como una mina, lo que me ponía muy caliente. Cuando se fue pensé que no sabía cómo enfrentar el tema con Andrea.

A Andrea le pareció bien que trajera mis amigos a casa, y se guardó los sábados para estar conmigo. Nuestro sexo era bueno y ambos nos deseábamos mucho.

Pero una mañana de viernes, que estaba en home office, hice una video llamada a mi mujer y me di cuenta que no estaba en su casa. Enseguida me dijo “Estoy en lo de Fernanda, anoche fuimos a una cata de vinos y me quedé en su casa, todo bien, en un rato voy a ver a mamá” Pasó, todo bien.

Ese sábado hicimos el amor como nunca, Andrea estaba muy sexy y sacó lo mejor de mi. Yo me sentí muy cachondo esa noche y el domingo cenamos con buen vino y nos sentamos enfrentados, mirandonos en silencio en los sillones del living. Yo notaba que ella parecía distinta, y la observé. Andrea se había puesto una remera blanca mia, sus pezones se marcaban perfecto y la remera le llegaba a media pierna, no tenía nada abajo.

Yo fumaba un puro mientras liquidaba la segunda botella de un cabernet. ” Andy, estás muy sexy, muy linda, cambiada…¿qué onda, en qué andas? Ella sonrió , me miró y me hizo señas con los dedos para que me arrimara. Me acerqué y dijo al oído “estoy cogiendo con otro..” Me quedé perplejo, me alejé y la miré turbado, mientras quería comerme el habano. Tomé otra copa de vino para calmar mi sentimiento,ella me miraba fijo con una sonrisa y afirmó ” gordo, es solo sexo, cogemos bien pero no me voy a ir de casa…” De pronto sentí una erección inesperada.

Me acerqué, y dije ” me estás jodiendo…” Andrea me tocó el bulto ,se rió y me dijo “no pareces muy enojado, más bien estás caliente, gordo…” La abracé, la besé y ella tomó mi cigarro, mientras yo pasaba mi lengua por su cuello, le levanté la remera, besé sus lolas y ella me agarró la cabeza, me acarició el pelo y me empujó hacia abajo mientras decía “gordo… la empanadita es para vos…toda tuya…” Me arrodillé y me comí su sexo desesperadamente, estaba muy caliente, ella gemía mientras fumaba el cigarro y con su mano izquierda acariciaba mi pelo.

Levanté la mirada un momento y la vi: los ojos cerrados exhalando el humo y disfrutando de mi lengua que besaba y comía su concha mezclando sus jugos con los míos. Luego de un rato la abracé, nos besamos me senté en el sillón con mi pija bien erecta y Andy, completamente en bolas se sentó sobre mi miembro y lo devoró con su sexo húmedo.

“Estás divina,nena…” le dije mientras le daba mordiscos en el cuello. Ella me miró y dijo ” Marcos me dice lo mismo…” Eso me calentó más. Mis manos no daban abasto tocando todo su cuerpo y le dije ” contame más , amor …” Andy se río y me dijo” ahora no hables que yo voy a recordar…” Andy cerró los ojos, empezó a subir y bajar sobre mi miembro. Yo hervía de pasión. “¿estás con él ahora? ” Andy puso su dedo en mi boca cerrando mis labios “shh silencio…Marcos dame más fuerte, más duro….” No aguanté más. Giré su cuerpo, la monté y sentí que no podía evitar la eyaculación. Andy susurró” Marcos…toda adentro….” Fue un sexo perfecto. Nunca pensé que sería así. Acabé y nos besamos largamente.

A la mañana siguiente le pedí que me contara todo” A Marcos, me lo presentó Fernanda, lo conoció por Tinder, y nos invitó a una cata de vinos. Fue la única vez que me pagó algo. El tipo es divorciado, muy seductor, pelo gris, bigote prolijo y ojos celestes. Tiene buen lomo, aunque vos sos más alto…”.

La interrumpí para preguntar ” ¿la pasas bien con él? Andrea, largó la carcajada ” ni en pedo…te dije que solo me coge bien… muy bien, pero es un obsesivo, y tacaño insoportable…” No pude evitar preguntar ” entonces la tiene….” Andrea me interrumpió ” no voy a comparar nada, no me preguntes el tamaño, solo te dije que cogemos muy bien pero a vos no te cambio – al menos por Marcos, no- y ambos nos reímos.

Andrea y yo seguimos nuestra rutina, acepté que cogiera afuera, porque al final siempre volvía a casa. Pero no me animé a confesarle mi bisexualidad. Yo seguí viendo a Julián los jueves, ya sin amigos. Me me invitó a su casa, nos bajamos un vino exquisito, y finalmente mientras nos besamos en bolas, terminé comiendo su enorme pija.

Esa noche me entregué completamente y Julián, me preparé con un lubricante, me cogió primero con los dedos, y luego literalmente sentí que me partió en dos, pero confieso que yo gozaba como una perra. El disfrutaba cogerme mientras mientras me pajeaba tratando de acabar juntos, él dentro mío, para luego pintar son restos de su semen, mis nalgas.  

A las pocas semanas Andrea cortó con Marcos, sencillamente “no lo aguanté más” Y yo me decidí a pausar a Julián, que aceptó . Dejé de invitarlo, y volví al ping pong. Siempre me quedaron ganas de volver estar con él, pero creo pero voy a esperar que Fernanda le consiga otro macho a mi mujer. Por ahora Andrea y yo estamos muy bien.

By: Kipperlang 😍

Scroll al inicio