Acabo cogiendo con un vago en el rio

📋 Lecturas: ️5071
⏰ Tiempo estimado de lectura: 7 min.

Hola me llamo Yenifer hace años me sucedió esto cuando tenía 18 años  cumplidos, trabajaba en un restaurante cerca de la carretera de cocinera para ese entonces ya había terminado la secundaria pero ya no seguí en mis estudios, bueno para ese entonces tenia un cuerpecito por mi edad media unos 1.50, una carita de ángel, unas nalguitas no grandes pero si paraditas, y unas grandes tetas que no eran normales, cualquier hombre se me quedaba viendo, en ese momento era talla de bra 34D.

Yo no era de presumir mis grandes atributos así q nunca había usado escote, me gustaba vestirme con vestidos especialmente de flores, y con el mandil del trabajo menos, pero siempre se me marcaba mis pechos.

En un día se presentó un indigente se veía que era alto como 1.80, pues fue al rastaurante a pedir un poco de comida,el patrón me dijo que le diera un poco, así que accedí a preparar un poco, como era de esperar se me quedaba viendo mis tetas me dijo gracias mamasita ajala un día te lo pagué sin despejar la mirada y ni tenía el descaro de dejar de mirarlas.

Bueno pasaron los días siempre venia por las tardes a pedir comida, y cuando yo se lo daba aprovechaba darse si taco de ojo, y me agradecía con cumplidos de amor, ricura, mamasita, bizcocho, etcétera.

Bueno en una mañana apenas saliendo el sol, me mandaron por una cosas a una tienda de 24 horas, pase por el restaurante y de lejos lo vi dormido en la banqueta, cuando me acerque me sorprendió la erección qué tenía y lo marcado qué se le notaba su verga por debajo del pantalón, no había visto una verga tan larga me parecía más grande que las zanahorias qué cortaba, de regreso aún seguía ahí dormido se pasó por la mente tomarle una foto así pero no puede por las cosas que tenia.

Esa noche tuve pensamientos de que se sentiría tener una polla de ese tamaño era como el doble del tamaño de la que tenia mi novio, hace tiempo que no lo hacía con mi novio y terminé tocándome en el baño.

Por la mañana fui de nuevo a comprar con la esperanza de verle su miembro parado, pero ya  estaba despierto, pues pasando me silbo y me dijo – a donde vas mamacita ven acá platiquemos un rato mi vida,  me acerco y lo saludo, me dijo, que bueno que te dejas ver, estas bien chula, y tiene unas grandes cosas,  me gustaría verte saltando, dijo riéndose y mirando con cara de deseo, le dije que para que quería verme saltar, el dijo – para ver como rebotan tus melones, yo solo me reí.

En tanto le hice platica me contó que era divorciado tenía dos hijas, que dejó su país por los problemas económicos y quería comenzar de nuevo en otro lugar, pero que no le había ido bien. Le dije que cualquier cosa yo le podía ayudar, así que me ocurrió decirle que podía lavarle su ropa y mientras el se bañaba cerca de río que estaba a unos 100 metros de la carretera, el accedió y quedamos en la noche de vernos en el río.

Me bañe y me puse mi vestido que tanto me gustan, pasado las 10 de la noche fui a buscarlo ahí estaba sentado sobre las piedras en la orilla del río, casi no se podía ver ya que estaba oscuro solo la luz de los focos de los postes alumbraron un poco.

El se empezó a desvestir, cuando se quito el pantalón vi su bóxer qué tenia una erección como el otro a día, no disimule nada y el se dio cuenta, ahí sin preguntarme se quito el bóxer y no lo podía crecer lo grande que se miraba tenía marcadas las penas y la cabeza de su pené era grande, me dijo que si le gustaba lo que veía con una cara de perverso y sonriente, le comento que no sabia solo que no había visto una tan grande como la de el y me sorprendió, entonces me dijo que mal se ve que nunca te han dado una buena cojida, pero ahorita va a saber que vas a querer que te folle todos los días.

Me agarro de la cintura, me cargo sin poner resistencia nos besamos de forma pasional, el metía su lengua por toda mi boca tenía un sabor de fuerte de agua ardiente pero no me importo y seguimos besándonos, podía sentir lo gruesa herramienta sobre mis estómago, para ese momento ya estaba excitada y sabía que había vuelta atrás quería ser cojida por ese indigente.

Me acostó sobre las piedras y abrió el cierre de vestido, sus ojos se le brincaron cuando me vio en bra, dijo – pinche chichotas son más grandes de lo que pensé esto es lo que esconde el vestido – sobre el bra me empezó a besar y oler mis pechos, yo ya sentía mojada, tomo mi brasier y lo rompió, eso que excitó más, los empezó a besar y chupar, de una forma que nunca me lo habían hecho, tocaba mis pezones con su lengua lo rico que se sentía que lo agarre de la cabeza y le dije que siguiera, el empezó a abortar su cara entró mis tetas, era cosas que había hecho con mi novio.

Bajó y me quito mi calzón, me dijo – bien mojada que te tengo pero ahorita ya te lo meto – yo le suplique q ya quería se follada por su verga, me abrió las piernas y empezó a a metérmela solo la cabeza, empezó el mete y saca y ya sentía todo el placer recorrer mi cuerpo sin tener todo su pené, de repente sentí que me la metió toda, no puede más y pegue un grito de placer y hasta me  retorcía mi espalda mi piernas, empezamos a cogerme despacio y fue subiendo la rapidez, sentía como me raspaba y me lastimaba mi vagina con verga pero era más el placer que no me importa.

Paro y me dijo que ahora si quería verme rebotar mis grandes pechos, en un movimiento el se puso debajo y yo arriba de él; pero no podía ya que su pené no me cabía, me tomo por la cintura y doblo sus pierna y me dijo que me apoyara  sobre sus rodilla y me levantara un poco, empezó a moverse arriba y abajo y mientras yo gemía con una voz tierna.

Los pechos se brincaban por lo rápido que me cogia, podía ver como disfrutaba de como se movían.

Estando así se paró y no me dejo de cojer, se metió al río ahí me tiro sobre una piedra, me levanto las piernas y me siguió dando duro, de repente empezó a gritar más, paro y pude ver salir sus semen  tirándome sobre pechos, se ve que tenia tanta que me salpico hasta la cara, me dijo que lo tragara qué eso me haría más mujer.

Como chica buena lo empecé a probar tenía un sabor salado y era ligoso me tragué un poco; pero eso le gustó, nos quedamos otro rato basándonos mientras nos bañamos en el río.

Quería seguir cojiendo  pero era  casi las 11 así que me tuve que ir por que de seguro me estarían buscando, le dije que vendría mañana, el accedió; pero me dijo q se quedaría con mi braguitas y con bra para recuerdo.

Cuando llegue al cuarto aun estaba despierta las otras cocineras pero no preguntaron por mi en mi ausencia.

Espero le hayan disfrutado seguiré subiendo las ocasiones en donde los hicimos en la cocina.

Les dejo una foto mía en el  río que me dieron un cogidon

Compartir en tu redes !!
Yaqui2004
Yaqui2004
Relatos: 1