Vacaciones lujuriosas

📋 Lecturas: ️
⏰ Tiempo estimado de lectura: min.

Hola a todos mi nombre es Ivan, tengo 39 años, moreno claro, mido 1, 72m, delgado, soy casado desde ya hace diez años con mi mujer llamada Sonia de 38 años, morena clara, de 1,70m., de complexión delgada, de piernas gruesas, amplias caderas, senos medianos y nalgas grandes, ambos estamos en el ramo educativo somos profesores de secundaria y preparatoria, hace poco vi esta pagina y después de analizarlo un par de días me anime a escribir algo en ella.

Las experiencias que estoy por narrar me sucedieron ya hace algún tiempo con siete hermosas mujeres de las cuales tengo el placer a tres de ellas conocerlas desde pequeñas, disculpen si no soy muy bueno en esto es mi primera vez trascribiendo mis experiencias y tal vez no sea muy descriptivo en ello, más porque ya pasaron algunos años.

Corría el año 2011 cuando conocí a quien hoy es mi esposa ya que nuestras profesiones y amistades en común así lo decidieron; por lo que era natural que en su tiempo me diera a conocer con su familia la cual era de orígenes humildes y de una pequeña comunidad de apenas 300 habitantes en la sierra del Estado de Chiapas, México, así que Sonia en aquel momento mi novia y yo después de discutirlo un par de meses nos dispusimos a que me presentara con su familiares ya que era importante para ella, sin embargo tendríamos que ir aquel pueblo; lo pensamos y decidimos ambos que aprovecharíamos pasar un par de semanas de vacaciones ahí, por lo cual intentamos cuadrar lo mejor posible nuestras vacaciones, hicimos las maletas y después de viajar durante horas entre brechas, caminos de piedra y tierra llegamos al pueblo donde Sonia es procedente, ahí conocí a su cuñada Lucia una mujer de buen ver a pesar de tener 49 años, era viuda, de complexión delgada, de unos 1,60 metros de estatura, de cabello lacio largo color negro a media espalda, ojos color marrón oscuro, unos senos grandes y puntiagudos, unas piernas delgadas marcadas y unas nalgas firmes muy bien conservadas, Lucia nos recibió con un leggins blanco semitransparente que dejaba ver sus cacheteros color beige, una blusa negra ajustada de tirantes delgados entrecruzados por la espalda con un cuello imitación de encaje, donde sobresalía por los lados su bra color blanco.

Parada en la puerta Lucia nos recibe con un abrazo…

-Lucia: ¡¡¡Sonia, ¿Cómo estás?, que alegría verte!!!….

-Sonia: ¡¡¡Cuñis, bien ¿Y tú?!!! “mira Lucy él es Ivan mi novio”, y con una mirada seductoramente picara y amable a la vez…

-Lucia: “Mucho gusto Ivan me llamo Lucia pero puedes decirme Lucy” mientras me toma con ambas manos mis hombros para inclinarse y darme un beso en la mejilla, su piel era suave y tibia, con un aroma floral que despedía de su cuerpo por el perfume que llevaba puesto.

-Lucia: “Vamos pasen, pasen están en su casa, déjenme ayudarle con sus maletas” a lo que le indique…

-Yo: “No se preocupe ahorita me encargo de meterlas”….

-Lucia: “¿Cómo crees? ahorita les ayudamos, ¡¡¡Liliana!!!”….

Saliendo de uno de los cuarto una de las cinco hijas de Lucia, su nombre Liliana de 14 años en aquel momento, una joven de complexión delgada, de unos escasos 1, 58m de estatura, de tés morena clara, cabello lacio largo a la espalda de color negro, de piernas delgadas y su tan distintivo lunar en su labio superior, cuando la conocí llevaba un vestido de esos deportivos como las que usan las tenistas de las que por debajo traen short de color rosa y una playera ajustada del mismo color con un pequeño moño de adorno, quede helado, estupefacto con la belleza de Liliana, una joven hermosa, con un andar seductor y tierno acorde a su edad como una niña aprendiendo a seducir, a pesar de su complexión delgada sobresalían sus crecientes caderas y aquellos pequeños senos de adolescente en pleno desarrollo.

-Liliana: “Hola tía”….

-Sonia: “Hola Lili ¿Cómo estás?”….

-Liliana: “Bien gracias”, mientras no apartaba mi vista de sus hermosos senos juveniles, de su bello rostro, observando sus deliciosos labios moverse al hablar y pintar una tímida sonrisa al terminar cada oración, sin percatarme me miro y sonriendo dijo….

-Liliana: “Hola, me llamo Liliana”, aguarde varios segundos sin respuesta, quede mudo, como un jovencito asustadizo, un novato al quedar sorprendido para luego volver en si…

-Yo: “Hola, hola, perdón Ivan mucho gusto” soltando Liliana una carcajada, sintiéndome como un idiota, pero bueno así que después de una bochornosa presentación nos dispusimos a instalarnos en el cuarto que nos habían preparado, ya instalados Lucia nos invita a sentarnos en la sala, mientras Sonia y Lucia platicaban de esto y de aquello ya que tenían tiempo de no verse, preguntando por sus demás sobrinas las cuales se habían ido con familiares para dejarnos espacio, mientras tanto yo no podía dejar de mirar a Liliana quien hacia el aseo de la casa, su forma de mover su cadera con un ritmo semilento siguiendo el vaivén del movimiento del trapeador me enloquecía, sus constantes juegos con su cabello acomodándolo detrás de su oído, estaba enamorándome, cuando de repente me permite deleitarme de su juvenil trasero al inclinarse a exprimir el trapeador, su vestido se levantaba dejando al descubierto un diminuto short que apenas terminaba un poquito arriba de donde iniciaban sus nalgas, ya para ese momento ya tenía mi pene a mil y mis deseos de hacerla mía invadían mi mente, cuando en eso entra a la casa una vecina con su bebe y rápidamente Liliana corre abrazar al bebe ofreciéndome tomarles una foto, vaya suerte la mía que llegase la vecina para tener una excusa de tener una foto de aquella niña, sentía que mi pene me iba a romper el pantalón no iba a perder esa oportunidad, sus piernas me extasiaban con ganas de acariciarlas, de abrirlas de meterme entre ellas y poseerla, Sonia y Lucia continuaron su charla una vez que la vecina se marchó, y yo miraba a Liliana con ese deseo demente, perverso sobre ella, recibiendo algunas esporádicas miradas y tiernas sonrisas, que lejos de intimidarme o mejor dicho de hacerme recapacitar más me incitaban a seguir mirándola.

Trascurrieron las horas y todos nos dispusimos a ir a dormir, pensé calmarme un poco fumándome un cigarrillo afuera de la casa, estaba demasiado excitado, nervioso y mis manos temblaban, sabia por un lado que lo que estaba pensando, deseando estaba mal puesto era sobrina de mi novia y era una menor de edad, pero por otro lado mi libido y mi morbosidad me decían que ya tenía edad de merecer, cuando mi sorpresa Sonia me abraza por la espalda acurrucándose en mi hombro y lentamente bajando su mano a mi miembro y …

-Sonia: “Mmm amor andas ganoso” no supe por unos segundos cómo reaccionar pero he de confesar que toda la tarde estuve deseando a Liliana, que mi pene no buscaba culpables sino quien se la pagara, tire el cigarrillo y me puse frente a ella besándola apasionadamente, acariciando su espalda y agarrando, estrujando sus nalgas con mis manos imaginando que era Liliana…

-Sonia: “Ahhh amor mmm andas muy caliente” de forma de susurro me lo dice al oído con una voz entre cortada con falta de aliento…

-Yo: “¿Por qué lo dices?” pregunte….

-Sonia: “Ya la sentí mmm”….

-Yo: “¿Te gusta?”…

-Sonia: “Si”….

-Yo: “¿La quieres?”….

-Sonia: “Si la quiero”….

Quede completamente sorprendido y eufórico ya que Sonia era de las mujeres chapadas a la antigua, de llegar virgen al matrimonio nunca habíamos pasado de cachondeos y sexo oral, y he ahí ella mirándome directamente a los ojos y con una voz enamorada….

-Sonia: “Hazme el amor”….

Sin pensarlo dos veces la tome de la mano y nos dirigimos a la habitación, mi pene palpitaba y aquellos pasillos me parecían eternos, apenas entramos al cuarto comencé a besarla nuevamente apasionadamente quitándole el aliento, baje lentamente a su cuello mientras con una de mis manos acariciaba por encima de su ropa su tibia vagina frotando, acariciando…

-Sonia: “Te amo”… en aquel momento es lo que menos me importaba lo que deseaba era desahogar esas ganas de poseer una hembra, quitándole a la fuerza su blusa y dejando que ella se quitase el bra sola mientras yo le quitaba sus pantalones de pijama con todo y sus pantaletas, subí desesperado y comencé a chupar sus senos abrazándola febrilmente apretando su delicioso trasero con ambas manos…

-Yo: “Mmmm que ricas tetas mmm”….exclame, eran de tamaño mediano (34 B) con unos pezones gruesos de un 1cm. aproximadamente, y una areola del tamaño de una moneda de diez pesos de un color marrón oscuro.

-Sonia: “¿Te gustan amor?, son tuyas”…las comía cual si de ello dependiese mi vida, succionando sus pezones y después golpeándolos con mi lengua de arriba abajo y de forma circular alternando cada pecho cual niño lactando, dándome tiempo y espacio para degustar de aquellos pezones ya rígidos así como sus firmes senos.

Me senté en la orilla de la cama e hice que pusiera una pierna sobre la misma dejándome disfrutar su estómago, lamer y juguetear con su ombligo, acariciar sus piernas y caderas, besar su monte de venus y sentir su vello lacio negro recortado y delineado en forma triangular en mis labios y rostro, placiendo de su aroma a hembra …

-Sonia: “Cómeme”… sin decirlo dos veces comencé a rozar con lengüetadas fuertes y profundas a aquel delicioso manjar con un fino vello negro lacio para irla humectando…

-Sonia: “Ahhh mmm así”… estábamos en éxtasis, comencé a chupar su pequeño clítoris pegando mi boca a su sexo, Sonia comenzaba a tomarme de la cabeza y mover su cadera para frotar su húmeda vagina en mi boca, restregando su sexo en mi rostro, mi lengua degustaba su sabor ácido y su fragancia a mujer…

-Sonia: “Ahhhhhhhhhhhh”…una explosión de sabores se introducían en mi boca, un grito de placer que juraba que todos había escuchado pero que no me importaba porque estaba deleitándome de todos sus jugos mientras la sujetaba de las nalgas para no desperdiciar ni una sola gota…

-Yo: “¿Te gusto amor?”… con una voz agitada le dije…

-Sonia: “Siiiii”….se notaba en su rostro que estaba satisfecha…

-Yo: “Me toca mami”… me recuesto sobre la cama mientras la jalo del brazo quedando hincada bajo la cama y sin intercambiar palabras mete mi pene en su boca de un tajo oprimiendo sus labios en mi piel comienza lentamente a sacar mi erecto pene de su boca, una y otra vez, acomodo su cabello para ver cómo me daba oral, mientras ese sube y baja de su cabeza me da un delicioso placer, muevo mis caderas cogiéndome su boca, no sé cuántas veces se lo he hecho desde que somos novios pero no me canso de esa boca, sin embargo en ese momento me llega la imagen de Liliana dándome un oral así por lo que ya excitado…

-Yo: “Ven corazón acuéstate”… nerviosa y temblando se recuesta boca arriba a media cama dejando sus piernas colgando de la misma, la beso tiernamente intercambiando nuestros fluidos, abro sus piernas y empiezo a jugar con su vagina con mis dedos de arriba abajo y de un lado a otro, mientras me froto el pene en una de sus piernas, nunca creí que fuese cierto, que eran mentiras de ella pero puede ver ese himen intacto, nunca me puse a ver si era cierto únicamente me bajaba a mamársela y más que le gustaba a con la luz apagada pero ese día quiso con luz encendida …

-Yo: “¿Amor en verdad me dejaras cogerte?”….emocionado y enamorado le dije, me sentía cual jovencito en su primera vez…

-Sonia: “Si hazlo, es mi regalo de aniversario”… sin dudarlo puse sus piernas sobre mis hombros colocando mi endurecido pene en aquel exquisito agujero así que coloco mis manos en el dobles que se hacía entre sus piernas y caderas, mis piernas temblaban, mi corazón se aceleró, mis nervios estaban de punta, comencé a penetrarla lentamente y de una embestida …

-Sonia: “Ayyyyyy”… este grito si lo escucharon sin dudar, pude sentir como tronaba aquel himen, se la deje un minuto adentro y comencé a bombear suavemente para que se fuese acostumbrando a mi pene, saco un poco mi pene y estaba cubierto de sangre mmmm por fin había podido meterle la verga a mi novia que tanto tiempo me negó hacerlo sino hasta que se casara, le pedí que se recorriera más arriba de la cama sin sacársela me hinque ante ella comencé a bombear con más fuerza mmmm su rostro era una mezcla contradictoria entre de dolor y placer a la vez, a pesar de ser virgen no era muy estrecha pero su vagina apretaba delicioso…

-Sonia: “Ahhh te amo amor”…mientras que ataba sus piernas alrededor de mi cintura para que no se la sacara, mete y saca el dulce vaivén del sexo, me sostenía tocándole los senos, plas, plas se escuchaba en cada uno de mis embates por nuestra humedad, la estuve bombeando por unos 20 o 25 minutos cuando…

-Sonia: “Ahhhhhhhhhh mmmmmm”…otro delicioso orgasmo mojándome todo el pene, se levantó un poco para abrazarme amorosamente…

-Yo: “Ven ponte a gatas”…Temblando apenas pudo ponerse ágatas a la orilla de la cama quedándome abajo para poder bombearla con mayor facilidad, me coloque el pene húmedo de sus jugos y aun con un poco de líquido vital en la entrada de su vagina y comencé a cogerla con dureza sujetándome de sus caderas, Sonia palpitaba de placer, metía y sacaba totalmente mi verga de ella, sus gemidos hacían que se la dejara dentro arremetiendo con mas fuerza, se escuchaba el sonido de nuestros jugos sexuales cada vez que nuestros cuerpos golpeaban, estaba a punto de hacerla venirse una tercera vez cuando me vislumbre a Liliana teniéndola así, sujete sus caderas tratando de aguantar pero no pude se la deje hasta el fondo descargando toda mi leche, sentía un placentero y ligero dolor al eyacular por lo mucho que soporte ese día…ambos quedamos tendidos sobre la cama y deje que mi pene saliera solo de su vagina al bajar la erección…

Al día siguiente me levante temprano, tome una ducha y deje dormir a Sonia, me dio un poco de sed así que me dirigí a la cocina, ahí estaba Lucia sentada tomándose un café en la mesa con un diminuto short de licra color negro y una playera suelta de aquellas que te dan en las campañas electorales, con una pierna cruzada y una sonrisa como de complicidad y burla…

-Lucia: “Buenos días, ¿disfrutaron su noche?”…fue cuando me di cuenta que nos habían realmente escuchado, para ser sincero tuve una sensación entre pena y excitación…

-Yo: “Si gracias dormimos bien” como no supiese de lo que hablaba…

-Lucia: “¿Tienes hambre?, ¿Si gustas puedo hacerte algo de desayunar?”…a lo después de toda la actividad que tuve con Sonia acepte su oferta, tome asiento en una de las sillas que daba frente a la estufa por educación no darle la espalda a Lucia mientras cocinaba y conversaba con ella, he de confesar que disfrutaba mirar sus conservadas nalgas en ese diminuto short de licra que denotaba no usaba ropa interior y sus marcadas piernas…

Conversamos un par de minutos de esto y aquello, de cómo había conocido a Sonia, de cómo nos hicimos novios hasta que soltó la pregunta que ya la tenía pensada antes de que llegara a la cocina…

-Lucia: “¿Desde cuándo empezaste a cogerte a mi cuñada?”….a lo que realmente me sorprendió y me dejo mudo…

-Lucia: “Vamos no te de pena”…

-Lucia: “Creía que mi cuñada era muy mojigata”…no sabía si enojarme o tomarlo como venía…

– Yo: “Realmente no sé a qué viene eso”… a lo que ella sentir que no diría nada que comprometiera a Sonia me dijo…

-Lucia: “Mi cuñada siempre se ha hecho la santurrona pero anoche escuche como desfrutaba la verga”…comentario que me molesto, pare de la mesa y me disponía a marcharme a la habitación, a lo que ella impidió mi paso ofreciéndome una disculpa por su comentario pero que le había dado un poco de celos ya que Sonia era una mujer muy cerrada sobre el sexo y que aun así tenía el mismo mientras ella no había podido tenerlo en mucho tiempo debido a que en el pueblo todos se conocían y el meterse con alguien de ahí lo mas seguro era que todos lo sabrían y que no había mucho de donde escoger puesto que en el pueblo había mas mujeres que hombres…

-Yo: “No se preocupe, hare como que esto no ocurrió y no le diré nada a Sonia”…a lo que me agradece, sin embargo sin decir nada se me abalanza y comienza a besarme no sé si debí rechazarla en ese momento pero me deje llevar…

-Lucia: “Házmelo como a Sonia”….en ese momento pude sentir en mis manos aquellas nalgas bien conservadas, duras, firmes, así como sus senos, deseaba que la tomara ahí mismo en la cocina, pero lo sugerí ir a su cuarto a lo que gustosa acepto, llegamos a su habitación apenas cerré a puerta y ella ya se había despojado de toda su ropa…

-Lucia: “Ven Ivan estaba esperando esto con muchas ganas durante mucho tiempo”…la beso apasionadamente y puedo sentir su desesperación de ser penetrada, sus nervios, su adrenalina al tope, no puedo decir que yo no me sentía igual mi pene estaba súper erecto queriéndose salir pero ahí sentada en la orilla de la cama basto una mirada de ella para despojarme de mis ropas y dejar expuesto aquel duro pedazo de carne que hizo que le brillaran los ojos a Lucia que sin decir agua va comenzó a darme unas mamadas de terror sino me controlo un poco estaba seguro que en un par de minutos eyacularía, su garganta era muy profunda podía con mis 23cm, había estado con muchas de mujeres pero jamás con una que tuviese una boca tan experta, meter mi pene en su boca era como meterla en algo tibio, suave, apretado y húmedo mmm delicioso estaba disfrutando de esa placentera boca cuando comencé a mirar alrededor de su habitación que era como toda vivienda de gente del campo llenas de imágenes religiosas y fotos familiares…

 -Yo: “¿Quién es aquel hombre que aparece en muchas de tus fotos?”… inocentemente pregunte a lo que ella responde que era su difunto esposo…

-Yo: “¿Así que aquí era su cuarto de ambos?”…ya que conocía personas que al fallecer su pareja cambiaban de habitación o se mudaban… ella me confirmo que era su habitación matrimonial…

-Yo: “¿Entonces aquí te cogía?”… ajam dijo sin sacar mi pene de su boca, en ese momento pude sentir un ligero chorro de semen salir de mi pene a su boca la idea de cogerme a una viuda, no era la primera vez que lo hacía con una pero nunca en la misma cama donde lo hacía con su marido, sin pensarlo dos veces…

-Yo: “Lucy ya quiero metértela”…con una sonrisa tierna y unos brillantes ojos como una niña en víspera de navidad rápidamente se subió a la cama, acomodo su almohada y me mostro aquella vagina tupida de vello grueso negro, comencé a besar sus piernas lentamente hasta llegar a su intimidad, comencé a degustar aquella vagina su sabor agridulce era exquisito, me bastaron tres minutos para que Lucy me regalase sus jugos en una explosión…

-Lucia: “Ahhhhhhhhhhhh mmmmm”…no podía creer la cantidad de jugos que le salían apenas podía ingerirlos como su hubiesen estado almacenándose mucho tiempo, se retorcía cual si estuviese poseída, puesto a que llevaba diez años viuda…

-Lucia: “Méteme la verga”…sin que me lo dijera dos veces me acomode sobre ella en misionero, acomode mi duro pene en su raja, ella rodeo con sus brazos mi cuello besándome apasionadamente a lo que me invitaba a metérsela de un jalón, ¡¡Zas!! De una estocada se la metí…

-Lucia: “Mmm ohh”… salió de sus labios…

-Yo: “Dios que rica estas”…a pesar de haber tenido cinco partos naturales aquella vagina se conservaba muy bien aún apretaba considerando eso y su edad, metía y sacaba mi pene para que la sintiera toda, sus ojos se desorbitaban se podía ver que ella disfrutaba de lo más lindo y yo disfrutaba cogerme aquella mujer madura con un morbo demente porque era hermosa, lo hacía en la misma cama de su difunto esposo y era cuñada de mi novia, mientras la cogía mamaba aquellos senos 36 C, de pezones de 3 cm., con areola del tamaño de una moneda de veinte de color marrón, levanta una de sus piernas para atarse a mi cadera, nunca había cogido tan rico de misionero se notaba que era experta en esa posición, me levanto un poco para poner sus piernas sobre mis hombros uff entraba profundamente, estábamos entrados en aquello quizás unos 25 minutos cuando comenzamos a escuchar ruido afuera del cuarto y pudimos escuchar a Liliana, Sonia y otras voces femeninas….

-Lucia: “¡¡¡Mis hijas!!!”…asustada se levanta de la cama…

-Yo: “Aguanta ya casi acabo”… poniéndola con sus brazos extendidos recargados sobre la puerta de su cuarto deje que se inclinara un poco ofreciendo y mostrándome su culo y así parados comencé a cogérmela por detrás sujeto a sus caderas la bombeaba deliciosamente, disfrutaba ese morbo de cogerme una mujer urgida…

-Lucia: “Ahhhhh mmmm, apúrate”…Intencionalmente me la cogía lento saboreando esa adrenalina de posiblemente ser descubiertos en el acto y mis deseos se hicieron realidad cuando Mercedes la hija menor de Lucia quiso abrir la puerta pero tenía seguro y comenzó a tocar…

-Mercedes: “Mama, mama ¿Ya estas despierta?”…Lucia aguardo en silencio y fue cuando comencé a embestir con más fuerza haciendo salir un quejido de placer que Mercedes escucho…

-Mercedes: “Mama ¿Estas bien?”… a lo que le respondió que sí que solo se vestía y salía, mis arremetidas hacían eco por todo el cuarto e imaginando que nos escuchaban, haciéndola enmudecer de placer, se recargo sobre mi pecho de espaldas pasando uno de sus brazos por atrás de mi cuello besándonos…

-Lucia: “Ya termina amor”…seguí bombeando hasta que no pude más y explote dentro de ella me dio un beso y me dijo…

-Lucia: “Gracias”… me quede agotado, deje que se vistiera y saliera primero para distraer las miradas y después salir yo, no sin antes darle un beso ardiente y una nalgada, como pude me deslicé al baño y darme una ducha.

Al salir de la ducha me recibe Sonia con un beso y una mirada celosa de Lucia…

-Sonia: “Mira Ivan te presento a mis otras sobrinas, Viviana, Amelia, Jazmín y Mercedes”…sentí morirme no tenia ni dos días ahí y ya me había cogido a dos mujeres de forma descomunal, apenas podía ponerme en pie y me presentaban a cuatro bellezas más…

-Yo: “Mucho gusto…”… Viviana era la hija mayor de Lucia de 20 años y unos 1,65m de estatura, de piel blanca, ojos marrón claros, de cabello negro lacio color negro a la altura de media espalda, de complexión robusta, de senos medianos, nalgas grandes, piernas gruesas un poco flácidas y su distintiva forma de hablar arrastrando la lengua, cuando la conocí llevaba una blusa color gris y unos jeans azules de mezclilla ajustados que hacían lucir sus gruesas piernas y lindas nalgas…

La segunda hija era Amelia de 18 años, de unos 1,56m de estatura, de tez blanca, cabello lacio negro aunque suele teñírselo de rubio a media espalda, de complexión delgada, de senos pequeños, nalgas redondeadas, piernas cortas y torneadas, cuando la conocí llevaba una blusa sin mangas con rayas verticales de diferentes colores y unas jeans azules que le hacían lucir sus nalguitas…

La tercera era Jazmín de 16 años de unos 1,57m de estatura, de tez morena clara, cabello lacio negro a media espalda, de piernas delgadas, ojos marrón, de senos pequeños y nalgas redondeadas, cuando la conocí llevaba una blusa tipo sudadera azul marino y unos jeans azules semiacampanados que le hacían lucir su cintura y sus nalgas…

Y la más pequeña Mercedes de 12 años, de unos 1,40m de estatura, delgada, morena clara, cabello castaño lacio a media espalda, cuerpo de niña y un distintivo ojo bizco, cuando la conocí llevaba un vestido blanco con flores azules que apenas estaban por encima de su rodilla haciendo lucir sus piernas…

Podía admirar a siete hermosas mujeres sentadas conmigo a la mesa, dos de ellas ya habían sido mías, sentía que esos 15 días de vacaciones serían muy largo para mi físicamente pero muy cortos para seguir disfrutando.

Aquel segundo día en el pueblo fue tranquilo, después de desayunar, decidimos descansar un poco y ya por la tarde conocer el poblado todo el tiempo Mercedes y Liliana nos acompañaron; Oh Lily, esa tarde se veía hermosa, no podía dejar de admirar su belleza en ese pantalón rosa ajustado que remarcaba aquellos cacheteros que llevaba puestos, de su mirada coqueta, como la deseaba, apenas llegamos a la casa Sonia me pidió irnos directo a descansar sin saber que…

-Sonia: “Amor cógeme otra vez”…así que sin dudarlo volví a cogérmela una y otra vez hasta que nos dieron las 7:00am no sé cuántas veces termine y empecé de nuevo lo que sé es que ya no podía hacer que mi pene tuviese una erección al menos eso creía.

Sonia por fin quedo dormida, me levante con cuidado para ir al baño y tendría que pasar obligatoriamente por el cuarto de Lucia y con el temor fundado que esta se fuese a despertar y querer algo más camine lo más silencioso posible, al llegar al baño estaba entre abierto pero se escuchaba que la regadera estaba en uso pero me dije ¿Quién se ducha a esta hora aparte de mí? Aparte sus hijas ya se habían ido y pude escuchar a Lucia dormida en su cuarto, sin embargo vaya mi sorpresa Viviana la hija mayor de Lucia se estaba duchando, mis manos comenzaron a temblar pero tenía que tomarle una foto, mi pene literalmente resucito al ver desnuda e indefensa aquella chica de 20 años, estaba idiotizado cuando se voltea y me mira, al principio su rostro fue de sorpresa y después de risa…

-Yo: “Perdón, perdón vengo dormido no me di cuenta que estaba ocupado”… me di la vuelta y ella dijo…

-Viviana: “No, no te preocupes, ya iba a terminar si ocupas el baño ahí esta”… a lo que le dije que estaba bien, creí que rápidamente se podría la toalla para cubrirse sin embargo fue al revés, la tomo se puso a secarse su cuerpo detenidamente mientras me platicaba sobre ella, parecía no importarle que la viese desnuda, no sé qué me motivo ni porque lo hice comencé a desnudarme para usar la ducha y con una sonrisa nerviosa, picara me dice…

-Viviana: “Wow era verdad lo que decía mi mama”… a lo que quede atónito con su comentario…

-Yo: “¿Tu mama?, ¿Qué te dijo tu mama?… desconcertado…

-Viviana: “Que tenías un pitote jajaja”….

-Yo: “¿Y tú qué opinas?”…fue una pregunta estúpida pero era mucha mi inquietud y mi excitación…

-Viviana: “Pues se ve muy bien”…mi cabeza comenzó a dar vueltas a mi morbosidad y darme valor a preguntarle…

-Yo: “¿Quieres probarla?”….

-Viviana: “pensé que no me lo dirías”…baje la tapa del sanitario para sentarme puesto a que estaba exhausto de coger toda la noche con Sonia, deseaba ponerla a darme oral y probara del sabor de su tía, sin embargo sin perder tiempo abre sus piernas y se sienta contra mi sentándose sobre mi pene …

-Viviana: “Ahhhhhhhhhh mmmm”… un grito hacia adentro como evitando que este sea escuchado mmm a pesar de que era de una chica de 20 años su vagina era muy amplia puesto a que le entro fácilmente, internamente podías sentir como  chupaba el pene como si tuviese una ventosa, me atragantaba con sus tetas 34 B, de pezones pequeños y areola marrón claro, apretujaba sus nalgas con mis manos mientras ella se daba de sentones, era delicioso sentir una vagina amplia que succionara por dentro podía imaginarme y sentir la entrada al cuello de su matriz, acariciaba sus piernas, le daba nalgadas….

-Viviana: “Ahhhhh mmmm que rico”… me lo decía en forma de susurro mientras me besaba, sus sentones eran tan deliciosos que a más de uno con dos o tres de ellos los haría eyacular, cuando se cansaba solo movía su cadera sin sacársela, para de nuevo darse sentones, descansaba sus brazos sobre mis hombros abrazando mi cuello, movía su cabeza jugando con su cabello, al ver que ya estaba muy agitada le pedí que se quitara de mí y la puse a sostenerse del lavamanos dándome la espada…

-Yo: “Ponte así para cogerte como a tu mama”… eso la excito mucho, acomode mi pene y se la clave sujetándome de sus caderas comencé a cogérmela, mis embestidas hacían un duro y escandaloso eco en el baño, podía mirar sus gestos de goce en el espejo y ese grito amordazado abriendo su boca cuando su celular sonó eran las 8:40am llevábamos más de una hora cogiendo…

-Viviana: “Apúrate debe ser mi esposo”…ufff no tenía idea que fuera casada tan joven, me prendió a mil…

-Yo: “¿Te gusta mami?”…pregunte…

-Viviana: “Siiiiii”….sin dudarlo me respondió…

-Yo: “¿La quieres todos los días?”…

-Viviana: “Siiiiiiiiiii”….

El celular continuaba una y otra vez sonando y sonando…

-Viviana: “Apúrate debe estar aquí afuera esperándome”…, a lo que acelere mis cargas y Viviana comenzó a venirse una, dos, tres veces…

-Viviana: “Ahhhhhhhhhhhhhh siiiiiiii”….ahogaba su placer y sus piernas comenzaban a temblar mmmmmm….

-Yo: “Mmmm ahhhh me voy a venir”….

-Viviana: “Hazlo fuera estoy ovulando”…sacándosela…

-Yo: “Mami dame tu boquita”… ella inmediatamente se tomó con la mano su cabello para no llenárselo de semen, se puso de rodillas me la comenzó a mamar de una forma deliciosa…

-Yo: “Ahhhhhhhhhhhh”…Una descomunal venida en su boca que sin pedírselo ingirió mi semen hasta la última gota saboreándolo, se puso de pie, nos vestimos, salí detrás de ella admirando su rico culo regordete, antes que abriera la puerta y salir, la jale del brazo y le dije…

-Yo: “¿Cuándo me vas a dar ese culo amor?….me sonríe y dice…

-Viviana: “Uno de estos días”….salió, de la casa, y por la ventana observe como subía al auto con su marido dándole un beso en su boca excitándome sabiendo que minutos antes me la estuvo chupando.

Estaba extasiado sin duda eran las mejores vacaciones de mi vida, tres días, tres culos, era una locura nunca había tenido suerte con las mujeres al menos sin algo a cambio o por interés, me apresure y ahora si tome una buena ducha caliente, me cambie y me recosté aun lado de Sonia que aun dormía, el resto de la semana me pase conociendo a sus demás familiares, comidas, fiestas y alternando entre Sonia y Lucia que más podía pedir estaba cogiendo día y noche con dos mujeres, Lucia todo los días me daba remedios caseros para recuperar fuerzas y producir semen, no sé si era brujería pero vaya que si funcionaban bien, pero a pesar de tener a dos mujeres dispuestas a tener sexo conmigo la que deseaba aun no era mía, Liliana, busque mil y un formas de caerle bien, de conquistarla pero nada, pero intente no desanimarme, el fin de semana ya había llegado y con ello la llegada de todas las hijas de Lucia, sentado en la mesa no podía dejar de ver aquel regordete culo de Viviana donde ambos nos echábamos miraditas, le hacía señas de que quería cogérmela y ella se reía y me hacía señas de que esperara y por fin se pudo, ocupaban cosas de la tienda así que Viviana y yo nos ofrecimos a ir por lo que necesitaban, subimos al auto e inmediatamente buscamos donde irnos a coger, llegamos a una brecha poco transitada, apenas apague el auto Viviana se me abalanzo a besarme…

-Viviana: “Mmm estuve toda la semana esperando este momento mmm”…Estaba súper exaltada y deseosa…

-Yo: “¿Me extrañaste mami?”…apenas le pregunte ya se había quitado la blusa y se desabrochaba el bra…

-Viviana: “Mmm no sabes cuánto te extrañe ni cuanto te deseo”…

-Yo: “¿Te encanta mi verga cierto Vivi?”… apenas me saque mi pene del pantalón y sin agua va ya me la estaba mamando mmm que delicioso mamaba parecía que lo llevasen en el ADN mmm, apretaba un poco con sus labios, su sube y baja era vertiginoso como deseando acabárselo de una vez, después de unos 15 minutos le dije a Viviana que nos fuéramos al asiento de atrás gustosa se bajó del auto, se quitó su pantalón y pantaletas, se metió a la parte de atrás ágatas tratando de acomodar el tapete del asiento para hacerlo fue ahí que tuve de frente aquel hermoso culo regordete desnudo para mí, así que me inclino y comienzo a besar sus nalgas y a mamarle su vagina….

-Viviana: “Ahhhhh mmm me encantas amor”…podía deleitarme de sus jugos, de su humor, su esencia, gemía plácidamente y sabía mejor, después de unos 20 minutos…

-Yo: “¿Ya te la meto?”…entre sus gemidos asentó con la cabeza, baje de auto cerciorándome que no nos viera nadie, la acerque para poderla penetrar así, acomode mi pene en su raja y comencé a bombear, mete y saca con un ritmo duro, sus nalgas sonaban precioso cuando con mi pelvis las golpeaba, constantemente se arqueaba cual gata al erizarse, una y otra vez podía sentir como sus jugos escurrían en mis huevos y piernas, Viviana tenía un orgasmo tras otro…

-Yo: “Dime Viviana que te cojo mejor que tu marido”…. Sus gemidos ya eran muy fuertes ya que nadie nos escuchaba…

-Viviana: “Si me coges mejor que mi marido ahhh”…sus palabras me excitaban más y más…

-Yo: “¿Quién la tiene más grande yo o tu marido?”…sus gemidos ocasionalmente perdían sonido como si quedase muda…

-Viviana: “Tú la tienes más grande y rica”…la tome del cabello y comencé a embestirla con más fuerza, ella estaba enardecida de placer, sentí como tuvo un mega orgasmo que tuve que quitarme con un hermoso squirt…

-Viviana: “Ahhh amor dame por el culo”…tome algo de sus jugos y lubrique su ano, poco a poco fui metiendo mi glande en tan apretado orificio, sus pequeños gemidos de entre dolor y placer me excitaban solo aguanto una tercera parte de mi pene, aun así comencé a bombearla suavemente para que se acostumbrase mmm que gozo, mis penetraciones poco a poco fueron subiendo su ritmo y abriendo aquel culo regordete, Viviana estaba en otro mundo…

-Yo: “¿Quién te coge mejor el culo mami?”…

-Viviana: “Tu”…sus palabras me prendieron comenzando a darle cada vez más rico mmm…

-Yo: “Ahh me voy a venir”…inmediatamente Viviana saca mi pene de su culo y lo pone en su vagina…

-Yo: “¿Ahí los quieres?”… pregunte…

-Viviana: “Si”… la tome de sus caderas y comencé a bombear desenfrenadamente ahhhhhhhhhhhhhhh la llene de leche tanto que salía de su vagina y escurría por sus piernas. Estaba exhausto y me soltó un par de palabras que me preocuparon…

-Viviana: “Te amo”…al parecer ya estaba enculada conmigo, me platico que su marido no la satisfacía, que a veces no se le paraba, que era la primera vez analmente y que ni siquiera a su marido le había permitido eyacular en su boca.

Nos vestimos, y fuimos a dónde originalmente íbamos, ya cuando llegamos a la casa con las preguntas de porque habíamos tardado e inventamos la excusa de que tuvimos que ir a otro poblado a comprar, la tarde continuo sin incidentes cuando Jazmín la tercera hija de Lucia con una sonrisa algo malévola se pone de pie de la mesa y me dice al oído…

-Jazmín: “Yo sé porque realmente se tardaron jajá”…trate de verme como sorprendido y de no saber a qué se refería, a lo que me inquieto un poco, espere el momento para estar a solas con ella y preguntarle…

-Yo: “Hola, Jazmín, dime ¿Qué sabes?”… se lo dije directamente y con una sonrisa me dice…

-Jazmín: “Sé que te estas cogiendo a mi mama y a mi hermana”…y haciéndome el sorprendido…

-Yo: “Como crees, ¿Quién te dijo?”…a lo que me respondió que había escuchado una plática entre ellas…

-Jazmín: “Mira Ivan por mí no hay problema que te estés cogiendo a mi mama y mi hermana, ya son mayores y saben lo que hacen, pero por favor no juegues con ellas si solo es sexo diles, porque ambas están muy enamoradas y por una parte me da felicidad verlas así pero sé que no serás de ellas sino de mi tía Sonia”…

Un pensamiento malvado entro a mi cabeza e impulsando mis más bajos instintos…

-Yo: “¿Entonces te preocupa que las lastime?”…a lo que asentó que si le preocupaba…

-Yo: “¿Qué harías para que no las lastimaran?”…el hámster maquiavélico se deleitaba…

-Jazmín: “Lo que fuera”… su respuesta me hizo temblar de nervios, miraba a todas partes para ver si nadie me veía o escuchaba…

-Yo: “¿Cogerías conmigo?”…

-Jazmín: “Estas pendejo si crees que cogería contigo”…decepcionado por pensar que tendría otra colita que cogerme continúe con la velada.

Esa noche hizo un calor infernal así que decidí salirme del cuarto e irme a dormir a la sala, prepare el sillón, abrí las ventanas y me dispuse a dormir, ya entrada la noche un ruido me despertó, mire una sombra, mire fijamente hasta que mis ojos se adaptaron a la oscuridad y vi que era Amelia la segunda hija de Lucia a lo que pregunte si estaba todo bien a lo que respondió…

-Amelia: “Si todo bien, sigue dormido”… al ver que no se iba…

-Yo: “¿Enserio dime que pasa?…

-Amelia: “¿Crees que soy bonita?”…viendo que su pregunta era sincera…

-Yo: “Vamos, de todas eras la más bonita, tienes un cuerpo muy lindo”…me sonríe y me da un beso en la boca, la abrazo para que no deje de besarme dejando que se recostara sobre mí, acariciaba su cabello con una mano y con la otra su espalda bajando a sus nalgas sintiendo que solo traía su blusa tipo baby doll, mmm no traía nada abajo me puse de pie y la recosté en el sillón, doble sus piernas sobre el sillón y comencé a mamarle su preciosa vagina he de reconocer que nunca había probado una vagina tan mas rica, su sabor, su olor eran dulces era como degustar un caramelo…

-Amelia: “Mmmm se siente bien”…lamia alucinado con aquella pequeña vagina lampiña, chupando su literal dulces jugos que de ella emanaban…

-Yo: “Que rica esta mami”…podía ver su rostro enamorado, tierno, jugaba con mi cabello y con uno de sus senos, emitiendo ligeros gemidos…

-Amelia: “¿Provoco que se te pare?”…

-Amelia: “¿Realmente te excito?”…

Sus preguntas por una parte me causaban risa y por otro lado me causaban ternura, acelere mis movimientos con la lengua…

-Amelia: “ahhhhhhhhhhhh”…ese gemido enmudecido y una explosión de jugos dulces en mi boca me anunciaba su venida y sus movimientos convulsivos indicándome que ya estaba lista…

-Yo: “Mely recórrete un poco y deja tu colita al aire porque te la voy a meter”…, muy obediente lo hizo sin pedir explicaciones…

Frente a ella coloco mi pene en su rajita lampiña y trato de penetrarla pero estaba muy apretada, mirando su rostro con algo de dolor, comienzo a escupir su vagina y nada, me puse de pie y le pedí que me la chupara, lo hacía bien pero se notaba que le faltaba experiencia ya que usaba los dientes, ya desesperado la volví a colocar y de un jalón ¡saz!…

-Amelia: “Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh”…su reacción me consterno dejándome confundido hasta que observe mi pene con sangre, ahí descubrí que Amelia era virgen…

Comencé a besarla y tratar de tranquilizarla…

-Yo: “Corazón ¿Por qué no me dijiste que eras virgen?”…Amelia no dejaba de llorar y yo no quería sacársela, la puse de pie y la hice que se recostara sobre mí, la abrace con amor, la besaba cariñosamente, la dejaba recostada en mi pecho, hasta que sola comenzó a mover sus caderas fue cuando me di cuenta que ya se había acostumbrado a mi verga, para ser su primera vez comenzaba a encontrarle sentido al sexo, después de unos minutos ya estaba cabalgándome como cualquier experta, acariciaba sus tetas pequeñas 28 A, de pezones apenas visibles de areola de moneda de peso color rosa…

-Amelia: “Mmm siiii que rico”…Estaba disfrutando de una de las vaginas más ricas que he tenido en mi vida, era una vagina pequeña extremadamente estrecha como hacerlo con una niña…

-Amelia: “Ya vi porque les encanta esto”…llevábamos quizás un par de horas cogiendo y su sudor era dulce como toda ella…

-Amelia: “Ahhhhhhhhhhh”…se segunda venida mmm deliciosa cayendo exhausta sobre mi pecho, la baje y la acosté boca abajo, me trepe sobre ella y comencé a cogerla así, lamia su espalda, la besaba, estábamos bañados en sudor, pase una mano por debajo a la atura de su cintura le levante un poco la colita y embestí duro hasta que chorros y chorros de semen caían dentro de ella, terminamos nos reímos y nos fuimos a duchar juntos, terminando de coger otra vez ahí.

Fueron las vacaciones más extraordinarias de mi vida, ni en mis más locas fantasías creería lo que me ocurrieron esos quince días de sexo con cuatro mujeres, a dos de ellas las desvirgine y a otra le estrene el culo, pasaron algunos años Sonia y yo nos casamos y muy rara vez nos veíamos solamente en fiestas familiares.

Sé que al inicio de mi narración señale mi experiencia con siete hermosas mujeres y así fue solamente que con tres de ellas fueron algunos años después, todo comenzó dos años exactamente después de aquellas vacaciones (2013), posteriormente de llegar del trabajo Sonia estaba al teléfono, y era Lucia al otro lado de la línea, después de colgar Sonia me dio la noticia que Jazmín su sobrina llegaría a quedarse en la casa puesto que había quedado en listas en la Universidad, así que todo estaba preparado para que ella llegara.

Llego el día que Jazmín estuviese con nosotros ya toda una mujercita de 18 años, ya con sus caderas formadas unas enormes tetas igual que su madre, desde el primer día se mostró con una mirada de resentimiento por lo ocurrido aquellas vacaciones, más cuando su madre fue a dejarla en casa y me miraba entre suspiros, pasaron meses, años para que se fueran limando asperezas, prácticamente ni buenos días me decía, si estaba sentado en la mesa prefería comer en su cuarto o si llegaba se paraba de la mesa, fueron momentos muy complicados e incomodos para ambos mas cuando ella iba en cuarto semestre, su hermana Liliana entro a la Universidad ya con sus 18 años cumplidos, con su caderas y senos bien definidos seguía viéndose hermosa como la recordaba.

El ultimo año de universidad de Jazmín (2018) fue el mejor y mucho ayudo la estancia de Liliana, ya bromeábamos, comíamos juntos y salíamos juntos, era un deleite para mí en verano verlas caminar en casa con ropa corta e incluso en ropa interior me ponían a mil y quien pagaba los platos rotos gustosamente era Sonia, un día todo cambio en los últimos meses de su universidad cuando Jazmín regreso a casa temprano y me encontró masturbándome oliendo una de sus pantaletas sucias y con una pantaletas de Liliana en el pene…

-Jazmín: “Puta madre hay cosas que no cambian maldito puerco”…en ese momento tuve temor que le fuera a decir a Sonia y se hiciera un problema más grande, sin embargo no fue así simplemente no me hablaba…

Pasaron los meses y una semana antes de que fuera su graduación llego Lucia su madre, todo era alegría por parte de Sonia y las sobrinas pero incómodo para mí, todo el tiempo Lucia me buscaba la mirada, prácticamente me acosaba…

-Lucia: “Amor ¿Cómo estás?”… a lo que le pedía que por favor no me dijera así y menos en casa…

-Lucia: “¿Acaso lo nuestro no fue nada para ti?”…le dije que solo había sido sexo y nada más, que acaso no lo había notado…

Se fue sollozando, fue cruel pero la verdad era así, un par de noches después por alguna razón Sonia estaba de malas y discutimos, así que le dije que me iría a un hotel a dormir, así que apenas abrí la puerta y ahí estaba Lucia tras de mi…

-Lucia: “¿A dónde vas tan noche?”…le dije que saldría un momento y que regresaría…

-Lucia: “A mí no me puedes mentir, no te vayas solo, yo voy contigo”…no sé porque acepte que fuese conmigo me iba dando sermones matrimoniales y no sé cómo paso de un sermón a que me estuviera mamando el pito, entramos al hotel y se comenzó a desvestir, quedándose en lencería estaba tan molesto y caliente que de un tirón le rompí su pantaletas, la empuje sobre la cama y me metí entre sus piernas…

-Lucia: “Amor hazme tuya”….sin importarme si estaba o no lubricada la penetre cogiéndomela duro, mete y saca con furia…

-Lucia: “Amor te necesitaba tanto”…era tanta su necesidad de mí que le importaba un carajo todo lo que le hiciera, le apretaba con los labios sus pezones, estrujaba sus tetas, la escupía, la estuve bombeando durante unos 40 minutos ya tenía la cama completamente mojada de sus jugos, la voltee y se la acomode en su culo, poco a poco me fui abriendo paso en su ano la cogí unos 20 minutos más, le saque el pene del culo y se la metí en su vagina para explotar dentro de ella…

-Lucia: “ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh mmmmm”…después de terminar le dije que fuéramos a ducharnos, ella se metió a la regadera y mi mente demente hace que la comience a orinar…

-Lucia: “¿Qué haces?”…

-Yo: “¿Acaso no eres mía?”…a lo que respondió que si…

-Lucia: “Soy toda tuya en cuerpo y alma porque te amo”….

-Yo: “¿Realmente me amas?….

-Lucia: “Si haría cualquier cosa por ti””…

-Yo: “¿Segura?”… a lo que asentó y dijo que si…

-Lucia: “Pídeme lo que quieras”….

-Yo: “Quiero que hagas que Jazmín me abra las piernas”…

-Lucia: “¿Qué a mi hija?”…

-Yo: “Si realmente me amas como dices lo harás”…

Tomo una ducha, hablo por teléfono y se fue sin decir adiós en un taxi, al día siguiente mande a un amigo por ropa y me fui de parranda, ya como las nueve de la noche me llama Sonia para que regresara a casa, llegue, limamos asperezas, me duche y me metí a la cama, al día siguiente fue el evento de Jazmín y en la noche su fiesta, pero ocurrió algo muy interesante durante el evento de su graduación me sentía extraño entre las cuatro mujeres de la misma familia que me había tirado.

En la mesa de la fiesta estando casi seguro sentó a un lado a mi bella esposa Sonia que lucía un culazo, al otro lado de mi a Lucia y Liliana, frente a mí a Viviana, Amelia y Mercedes, me sentía incómodo y eso lo disfrutaba Jazmín, las miradas sobre mi eran abrumantes, hasta que Amelia decidió sacarme a bailar ante la mirada de las demás…

-Amelia: “¿Sabes porque te saque a bailar?”…a lo que respondí que no tenía idea del porque decidió sacarme a bailar…

-Amelia: “Quería platicar seriamente contigo”…a lo que accedí a escucharla…

-Amelia: “Hace casi seis (2012) años tu y yo mantuvimos sexo y toda acción tiene una reacción”…no sabía que decir por un minuto creí que su madre le había comentado algo de la noche anterior.

-Amelia: “No queríamos decírtelo pero Samuel (Su hijo) y Daniel (Hijo de Viviana) son tuyos”…fue un balde de agua helada aquellos niños que creía sobrinos en realidad eran mis hijos, comencé hacer cuentas y si era muy posible…

-Amelia: “¿Qué piensas?”…no sabía que responder, quede mudo casi inmóvil…

-Yo: “¿Estas segura que son míos?”…

-Amelia: “Si muy segura”…en mí se sembró una semilla de remordimiento, pero tenía que aceptar que fue mucho semen que vertí dentro de ellas y como ella dijo hubo consecuencias…

-Amelia: “¿Quieres tomar un poco de aire?”…le dije que sí, necesitaba una buena cerveza y un cigarrillo, nos fuimos al estacionamiento nos recargamos en mi auto…

-Amelia: “Sé que es sorpresivo todo pero tenía que decírtelo, nuestros hijos ya son grandes y algún día tendrán que saberlo pero tu primero tenías que estar enterado, esto Sonia no lo va a saber jamás”…

La mire a los ojos, su tierna mirada me tranquilizo, la tome de la cintura y la abrace, comencé a besarla suavemente mientras mis manos bajaban a sus hermosas nalgas, abrí la puerta trasera del auto sin dejarla de abrazar la dirigí al interior del vehículo, ya recostada abro sus piernas y hago aun lado su pantaletas, saco mi pene y la penetro…

-Amelia: “Ahhh Ivan mmm así que rico”…el aroma de su sexo me excitaba, su dulce vagina era un manjar…

-Amelia: “Mmm fuiste el primero y quisiera que fueras el ultimo”…la bombeaba delicioso, el sonido húmedo de nuestro sexo y el aroma a sexo que impregnaba el auto era placentero, estuvimos así unos 45 minutos hasta que explote dentro de ella, nos limpiamos, nos acomodamos la ropa y nos dirigíamos a la fiesta cuando me di cuenta que en la puerta estaba Sonia volteando a todos lados buscándonos, hice que Amelia se fuera por la otra entrada y yo por esa entrada, así que cuando llegamos a la mesa Amelia ya estaba sentada quitándole dudas a Sonia…

Ya terminada la fiesta llegando a casa Amelia y Viviana se quedaron afuera dándome cuenta que ambas discutían (después supe porque Viviana se había dado cuenta que cogimos), no tome más importancia así que me fui a dormir, al día siguiente en el trabajo recibí un mensaje de texto a mi celular, era Lucia…

-Lucia: “Necesito verte”…le envié la respuesta y me mando la dirección a la cual acudí a la hora que acordamos… ya en donde habíamos quedado vernos estaba Lucia y su hija Jazmín…

-Yo: “Aquí estoy ¿Para qué querías verme?”…

-Lucia: “¿Qué me habías pedido?”…en ese momento recordé lo que le había pedido mejor dicho exigido…

-Jazmín: “Vamos a dejar algo claro ¿Ok? Si estoy accediendo a coger contigo es por mi madre y no por ti ¿De acuerdo?”…

-Yo: “De acuerdo entonces, vamos”…

-Lucia: “Yo también voy”…me agrado esa idea, subimos al auto y nos dirigimos a un motel cercano…

Entramos en la habitación y ambas se comenzaron a desnudar mmm mi mente se volvió loca creí que Lucia solo acompañaría pero al parecer quería participar mmm

-Lucia: “Ven amor”…me acerque a Lucia y comencé a besarla, agarrarle las nalgas y chuparle las tetas mientras con una mano me acariciaba la cabeza y con la otra motivaba mi pene para ponerlo duro, mientras Jazmín estaba sentada cruzada de piernas tapándose los senos mire a los ojos a Lucia y sin decirle nada…

-Lucia: “Vamos Jaz anímate”…se puso de pie se acercó a mí y comencé a besarla apasionadamente, agarrando sus nalgas, coloco mi mano en la cabeza de Lucia…

-Yo: “Bájate mami a chupármela”…obediente se hinca ante mí y comienza a darme aquellas mamadas de terror que tanto me enloquecían de ella mientras atendía a Jazmín, devoraba aquellas hermosas tetas y sentía en mis manos aquellas firmes y redondeadas nalgas…

-Yo: “Vamos Jazmín ponte a mamar”…cual escena de película porno tenia a madre e hija mamándome el pene, la fantasía de muchos hombres, lo lamian cual si fuese un helado, lo besaban delicadamente alternándose para meterla en su boca, tomándose su tiempo, disfrutando el momento, cuando se cansaron de estar hincadas me recosté en la cama para que ellas pudiesen descansar y seguir mamándomela…

-Yo: “Mmm oh que rico se siente”…

-Lucia: “¿Te gusta amor?, ¿Así?”…estaba fascinado con dos bocas expertas…

-Yo: “Ven Jazmín quiero comer de tus tetas”…deliciosos senos firmes de una joven hermosa, sus senos eran 34 C, de pezones grandes de 3cm y areolas de una moneda de cinco pesos color marrón oscuro, mientras los devoraba con mi mano comencé a masajear con dos yemas de mis dedos su clítoris de forma circular, lento y fuerte, podía mirar en su rostro placer sincero, mientras su madre continuaba mamando…

-Yo: “Lucy súbete”…Lucia gustosa se acomodó mi pene en su vagina y se dejó caer lentamente sobre el mientras se acariciaba emocionada los senos y jugaba con su cabello…

-Lucia: “Amor me encanta tu verga”…sosteniéndose en sus piernas comenzó a darse de sentones recordándome a Viviana…

-Lucia: “Ahhh que rica”…en ese momento comencé a sentir como los jugos de Jazmín comenzaban a deslizarse en mi mano, en mi mente pensé esta perra ya está disfrutando…

-Yo: “Jazmín quiero comerte”…sin dudarlo coloco su dulce vagina en mi boca, que manjar, su entrada ya estaba mojada en exceso…

-Lucia: “Ahhhhhhhhhhhhhh”…el primer orgasmo de Lucia fue abundante, plop, plop se escuchaba con cada sentón de Lucia…

-Jazmín: “Ahhhhhhhhhhhh Diossssss”…el primer orgasmo de Jazmín explotando en mi boca, sus gemidos, su rostro, sus continuos espasmos corporales me volvían loco…

-Yo: “Ven Lucy dame panocha, deja que Jazmín disfrute de mi”…entre regañadientes dejo que Jazmín me sintiera, acomodo mi pene y poco a poco comenzó a metérsela…

-Jazmín: “Mmm ohhhh”…que apretado estaba aquello sentía como palpitaba por dentro, como si apretaran y soltaran mi pene, que delicia, por fin estaba cogiéndome a quien juro nunca hacerlo conmigo, lentamente trata de aguantar mi pene, de amoldar su vagina a él, cuando estuvo lista se sostuvo con ambas manos en mi pecho y empezó a mover sus caderas únicamente, adelante, atrás sin sacársela, se sentía tan rico aquello que deje de ponerle atención a Lucia…

-Yo: “Lucy ayúdale”…Lucia comenzó a chuparle las tetas a su hija y ella comenzó a besar en la frente y el cabello a su madre con mucho amor…

-Yo: “Bésense”…inmediatamente ambas comenzaron a besarse dulcemente en los labios, de un momento a otro…

-Jazmín: “Ahhhhhhhhhhhhhh”…su segundo orgasmo…

-Yo: “Lucy ponte ágatas”…hice que Jazmín se recargara sentada en la cabecera de la cama para que su madre le diera oral, coloque mi verga y embestí con fuerza sacando gemidos de placer a Lucia, disfrutaba cogerme a esa mujer pero me excitaba la mirada seductora, ninfómana que me daba Jazmín, plop, plop se escuchaba acompañada con el mmm de ambas…

-Jazmín: “Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh”…el tercer orgasmo y a la par…

-Lucia: “Ahhhhhhh”…el segundo orgasmo de ella…

-Yo: “Jazmín ponte de perrito”…se colocó con su rostro y torso pegado a la cama exponiendo perfectamente su cola lamiéndole el culo acomode mi verga y comencé a cogérmela mientras me besaba con su madre, mi verga ya estaba babeando demasiado, acelere mis embestidas dándose cuenta Lucia…

-Jazmín: “ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh”…su cuarto orgasmo…

-Lucia: “Amor tu semen es mío”…se colocó en misionero, me puse sobre ella y comencé a bombear hasta que explote dentro de ella…

-Yo: “Mmm ohhhhhhhhhhh aaaaaaaaa”…quedando agotado sobre ella…

Nos tomamos unos minutos para descansar un poco, Lucia fue la primera en irse a duchar quedando Jazmín y yo…

-Jazmín: “Ahora entiendo porque están locas por ti jeje”…dándome un beso en los labios tiernamente…

Los tres nos duchamos, nos vestimos y nos fuimos a casa, ya un año después (2019), ya Jazmín viviendo independiente y ejerciendo su profesión solamente me quedo Liliana mi gran amor ya de 22 años y casi terminando su carrera, tenía que ser mía a las buenas o a las malas.

Un verano no fue a su pueblo de vacaciones para adelantar materias, para mí era una gran noticia puesto a que podía verla en calzones todo el día por la casa, cierto día Sonia mi esposa me comento que deseaba ir a ver a una tía que estaba enferma y que quería ir el fin de semana a lo que mi mente se alegró así podría estar a solas con Liliana.

Llego el día y lleve a Sonia a la central de autobuses, nos despedimos y ya de camino a casa me sentía desesperado, ansioso, nervioso de que podría pasar si convenciera a Liliana, mi mente ideaba cosas y me ponía a pensar los pro y contras sobre ello, ese día fue un jueves así que tenía cuatro días para hacerla mía, sin embargo mi auto se averió en el camino por lo que tuve que dejar el auto en el taller e irme en taxi, llegue a casa y Liliana no estaba, trate de tranquilizarme me fume un cigarrillo y me metí a mi cuarto, no sé en qué momento me quede dormido, pero el sonido de una escoba me despertó, me levante, abrí la puerta del cuarto y me asome, era Liliana haciendo el aseo, llevaba un cachetero color morado y una blusa negra de tirantes, me desnude y me recosté sobre la cama aún no sé porque lo hice, deje la puerta abierta y me hice el dormido, mi pene estaba completamente erecto comencé a tocarme suavemente para mantener la erección, estaba lleno de adrenalina al escuchar que poco a poco Liliana se acercaba, lo primero que pude mirar con los ojos entre abiertos fue sus ricas nalgas, ese día fue muy caluroso recuerdo y para mi sorpresa Liliana se despojó de su blusa negra, dio un par de escobazos y se quitó su bra fue cuando me di cuenta que al no ver mi auto afuera se sintió y creyó estar sola, mi pene se puso grueso y palpitaba mientras pasaba saliva nervioso anhelando se quitara su cachetero, paro un poco y tomo su celular que lo había dejado en algún lado y puso música, comenzó a barrer al ritmo de la melodía, era delicioso ver como movía ese culo como utilizaba el palo de la escoba como tubo dando movimientos sensuales, en uno de esos movimientos hacia como que se bajaba y no su cachetero, poco a poco fue dando la vuelta y pude mirar sus hermosos senos, unos pezones pequeños y una areola apenas visible de color marrón oscuro, mi pene soltó un ligero chisguete de semen que delicia, por mi mente cruzo la idea de hacerla mía en ese momento aunque fuese a la fuerza.

Liliana continuo barriendo con su mirada a las cerdas de la escoba en un momento alzo la mirada y pude observar con mis ojos entre abiertos su rostro de sorpresa, asombro, rápidamente tomo su bra y su blusa pero su curiosidad hizo que mirara detenidamente percatándose que “Estaba dormido”, lentamente se acercó a la puerta su rostro denotaba fascinación, lujuria se asomaba desde afuera mirando mi pene y por momentos mi rostro para ver si no despertaba, cautelosamente entro al cuarto, podía ver su cara con una sonrisa y en silencio podía leer en sus labios ¡¡wow!! , comenzó tímidamente con un dedo recorrer mi pene desde la separación de los testículos hasta la punta del glande, tomo un poco más de confianza y tomo con su mano suavemente mi pene masturbándome despacio para no despertarme, comenzó a lamerlo apenas perceptible su lengua en mi pene, sin embargo su celular comenzó a sonar asustándose y saliendo tapidamente del cuarto, mi cólera era demasiada ¿Por qué tenía que sonar ese maldito celular? Y me dije ¡¡Ah no ahora me la chupa bien y me la cojo!! Salí del cuarto desnudo y con aquello parado, la busque en su cuarto, en el comedor, en el baño y escuche que estaba en la sala así que me dirigí allá para sorprenderla pero el sorprendido fui yo ya que en la sala estaba Liliana, Amelia y Mercedes sus hermanas, me quedé estupefacto excusándome de que creía que estaba solo y fui a cambiarme con la carcajada de las tres…

Ya más calmados me explicaron que ya era de conocimiento de Sonia que Mercedes se quedaría un par de meses en casa, así que Liliana la invita a instalarse en su cuarto y en eso…

-Amelia: “Ivan ¿Podemos hablar?”…esa frase ya la había oído antes y no me agrado en aquel momento y en este menos…

-Amelia: “¿Vistes las fotos que te envié al correo?”…le dije que no las había visto, así que abrí mi correo con mi celular y la primera foto era en fechas en que estaba embarazada de mí, y la segunda era de algunos meses atrás, le comente lo bella que había salido…

-Amelia: “La segunda foto fue después de aquella vez en el auto en la graduación de Jazmín ¿Recuerdas?”…

-Yo: “¿No me digas que también es mía?”…

-Amelia: “Si”…vaya mi suerte ya tenía a dos sobrinas de mi esposa con hijos míos, le dije que no podía entender como a ellas fácilmente la embarazaba y a Sonia no y su respuesta me congelo la sangre pero me calentó la cabeza…

-Amelia: “Porque Sonia toma la pastilla”…y me hacia la pregunta del porque la tomaba…

-Amelia: “Lamento ser yo quien te lo diga pero no eres el único en la vida de Sonia”…el saber que Sonia me era infiel me enfureció a la vez que me excito…

Una vez que Amelia se marchó de casa (No sin antes darle una cogida) me quede pensativo y desilusionado sin ganas de nada, al día siguiente después de salir del trabajo llegue a casa y ya estaba Liliana y Mercedes en casa, Liliana cocinaba y Mercedes hacia el aseo, los tres nos sentamos a comer, ambas se veían y se reían, después de comer me dirigí a mi cuarto, apenas iba a cerrar la puerta…

-Liliana: “Tio lamento que te enteraras que mi tía Sonia te es infiel”…

-Liliana: “¿Puedo hacer algo por Usted?”…fue la pregunta que estuve esperando mucho tiempo, me acerque a ella la mire a los ojos y tenían un fulgor hermoso, la tome de ambas manos…

-Yo: “Liliana no sabes cómo espere este momento”…su sonrisa nerviosa y el resplandor de su mirada me hizo acercar mis labios a los suyos siendo correspondidos, nos besamos cual dos jovencitos primerizos, no nos importaba que vendría después lo que importaba era disfrutar uno del otro en ese largo, largo beso…

-Liliana: “Perdón, ¿No creo que esto esté bien?”…al parecer Liliana era la única que no se dio cuenta de lo ocurrido con su madre y hermanas.

-Yo: “¿Quién dice que está bien y que está mal?, me gustas y te gusto lo he notado en tus labios”…comencé lentamente acercarla a la cama besando su cuello tiernamente, disfrutando el sabor de su piel, su aroma a mujer, en un momento comenzó acelerar su respiración podía sentir su excitación creciente, una parte de ella se resistía y la otra me deseaba, estaba en el punto donde no quería cometer un error que me impidiera hacerla mía…

-Yo: “Liliana se mía”…apenas se lo dije empezó a besarme más apasionadamente, locamente, mis manos pasaron de su espalda a sus nalgas que eran exquisitas, devoraba su cuello, sus mejillas, sus labios mientras ella disfrutaba acariciándome la espalda…

-Liliana: “Espero no sea esto por despecho”…

-Yo: “Te amo Liliana, siempre lo he hecho desde que te conocí”…

-Liliana: “Lo sé, siempre sentí tu deseo en mi”…no había sentido esta pasión desde hace mucho tiempo, una pasión de dos personas que se aman…

Empecé lentamente a despojarla de sus ropas y ella de las mías, la fragancia de su piel me hacía perder la razón mientras mis labios probaba de su hermoso cuello y mis manos se agasajaban con su trasero, ambos estábamos en ropa interior, ese momento previo de besos y caricias se prolongó más de una hora fácilmente, si bien era cierto que la deseaba no quería perderme ningún centímetro de ella, Liliana se despoja de su bra dejándome mirar sus senos nuevamente…

-Yo: “Liliana me encantan tus tetas desde que las imagine y mire por primera vez”…

-Liliana: “Y tú me gustaste desde que te conocí”…de haberlo sabido antes hubiese sido mía ya…

Inicie a degustar aquellos senos firmes y juveniles de Liliana mientras me acariciaba el cabello mostrándome un rostro de ternura y amor

-Liliana: “Mmm tío que rico”…sus pezones marrón comenzaron a endurecerse permitiéndome devorarlos de mejor manera, como gozaba aquellos senos, su sabor, su textura…

Mientras comía de sus pechos Liliana comenzó a tratar de despojarme de mi ropa interior…

-Yo: “¿Quieres verlo?”…

-Liliana: “Si quiero verlo”…notaba su sincera lujuria…

-Yo: “Aquí está toda para ti”…mientras continuaba entretenido con sus senos ella con una de sus manos en mi cabello y la otra masturbándome lenta y fuertemente…

-Liliana: “Tío que grande la tiene”…sus palabras me levantaban el ánimo, el ego y me excitaba más…

-Yo: “Ven acuéstate”…se recostó sobre la cama y yo sobre ella besándola en los labios y con mi mano masajeando su vagina por encima de sus cacheteros, como disfrutaba aquel previo como nunca lo había hecho…

-Liliana: “Ahh cómeme”…sin dudar baje lentamente por su cuello, deteniéndome un poco más en sus senos, descendiendo entre sus pechos a su estómago, su ombligo y su vientre, percibiendo su aroma a mujer, fui bajando sus cacheteros lentamente mientras besaba aquel monte de venus …

-Yo: “Que rico te huele la panocha”…observando que mis palabras la prendían…

Ya instalado en su vagina me recuesto boca abajo y pongo sus piernas sobre mis hombros, por unos segundos me deleito mirando aquel sexo que tanto deseaba y comienzo a engullir aquel manjar de punta a punta mi lengua prueba aquel sexo precioso y aromático de forma profunda, mientras Liliana me toma de la cabeza acariciando mi cabello y oprimiéndola en ella…

-Liliana: “mmmm que rico mmm”…se notaba por sus gemidos que gustaba de mi boca…

-Liliana: “¡¡Dios!! Que rico se siente”…lamia cada rincón de su sexo y chupaba sus labios vaginales y su clítoris…

Liliana comenzaba a sacudirse de placer, su rostro denotaba una excitación desbordada, acariciaba sus piernas, sus nalgas, la penetraba con mi lengua sintiendo un tope en ella, mmm su himen invitándome a romperlo,

-Liliana: “ohh mmmm”…su cuerpo comenzaba a temblar y tener espasmos sin control…

-Yo: “Vamos amor dame tus jugos”…como si hubiese detonado una bomba…

-Liliana: “Ahhhhhhhhhhhhhhh”…oprimía mi cabeza al borde de asfixiarme….

-Yo: “¿Te gusto amor?”…

-Liliana: “Siiiiiiiiiii”…no conforme seguí comiendo su sexo…

-Liliana: “¡¡Dios!! Esto es delicioso ahh”…continúe hasta que,

-Liliana: “Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh”…otra corrida descomunal saliendo de ella su cuerpo convulsionaba de placer…

Pero no acabo ahí seguí y seguí hasta….

-Liliana: “Ahhhhhhhhhhhhh”…un tercer orgasmo…

-Liliana: “Ven acuéstate”…me pidió que me recostara en la cama, mi mente pensó que quería cabalgarme, pero fue para seguir mamándola, dejaba de hacerlo para lamerlo todo, me chupaba mis bolas con maestría hasta que comenzó a lengüetear mi ano, nunca lo habían hecho se sentía rico, metió mi pene en su boca y comenzó a masajear con un dedo mi ano y lentamente comenzó a meterlo en él, he de confesar que nunca pensé que se sintiera muy bien…

-Yo: “Oh Liliana cógeme”…mis palabras hicieron que aumentara el ritmo de cómo me penetraba hasta que ya no pude más…

-Yo: “Ahhhhhhhhhhhhh”…explote dentro de su boca y fue tanto semen que le di que salía por las comisuras de sus labios y como si fuese tradición familiar degusto mi esperma ingiriéndolo…

-Yo: “Liliana te amo”…se acerco a mí y nos dimos un prolongado beso probando el sabor de nuestros sexos…

En ese momento Liliana se postro sobre mí acomodando mi pene en su vagina y lentamente comenzó a sentarse en él, sentía como su himen me impedía el paso y su rostro se notaba el dolor, en un descuido de ella la tome de sus caderas y de un tirón hice que le entrara toda…

-Liliana: “Ayyyyyyyyyyyyy”……quedándose inmóvil unos instantes, mientras movía mi cadera para amoldar aquel virginal sexo…

Después de unos minutos Liliana comenzó a moverse delicioso, movía sus caderas de atrás hacia adelante con movimientos rítmicos como su baile con la escoba, sus ojos desorbitados me recordaban a los de su madre, la tome de sus caderas impidiendo que mi duro pene saliera de ella, era un deleite tener aquella jovencita que tanto deseaba desde hace tanto tiempo, se puso totalmente hincada sobre mi moviendo sus dulces caderas con un ritmo acelerado.

-Liliana: “Mmm que rico ahh”…sus dulces quejidos me encantaban al borde de enloquecerme…

Mi pene estaba ya totalmente amoldado a Liliana, ocasionalmente me dejaba chupar sus tetas ella paraba de mover sus caderas dejando que yo cogiera rebotando entre el colchón y su cuerpo, mientras lo hacia ella emitía sus gemidos de placer sin dejar de besarnos…

-Yo: “Liliana que rico es cogerte”…

Sin sacársela gira su cuerpo para seguir cabalgándome y poder apreciar sus lindas nalgas, que delicioso era poder mirar como entraba y salía mi pene, me senté un poco y cogérmela más rico agarrado de sus tetas sus sentones eran apenas perceptibles pero se sentía su profundidad vaginal, inclinándose para adelante doblando mi pene era algo doloroso pero delicioso, se inclinó un poco más dejándome mirar su rico ano, estaba extasiado de aquella mujer, comenzó arquearse un poco…

-Liliana: “Ahhhhhhhhh mmm”…su cuarto orgasmo…

Me recuesto y la abrazo de las piernas levantándola como si la cargara y comienzo a bombear duramente su lubricada vagina haciéndola grita de placer…

-Liliana: “Ahhhhhhhhh así papi”…

-Liliana: “Ahhhhhhhhh que buena verga”…

Me levanto un poco quedando en rodillas y ella en cunclillas, ¡¡Dios!! Que rico era dejar adentro mi pene…

 La recuesto sobre la cama, me hinco y coloco sus piernas sobre mi pecho y comienzo a meter y sacar mi pene de ella moviendo solo mi cadera, era el éxtasis, su rostro mostraba un placer divino, me fascinaba como aquellas tetas rebotaban en cada una de mis embestidas, tomo sus piernas de sus pantorrillas y las separo y comienzo a bombearla con mayor intensidad…

-Liliana: “Ahhhhhhhhh mmm”…el sonido húmedo de nuestros cuerpos golpeándose era excitante e hipnotizaste…

 -Liliana: “Ahhhhhhhhh”…un quinto orgasmo de Liliana me tenía completamente delirando y mi pene completamente cubierto de sus jugos juveniles, así que la puse de lado colocándonos en la posición de tijera era deliciosa esa posición puesto a que el peso de su pierna y caderas hacían aplastante su vagina, mmmm me encantaba esa pose, cuando de repente un estornudo nos hizo parar, era Mercedes que nos estuvo observando…

-Mercedes: “Perdón no quería interrumpirlos ni espiarlo”…mi mente recordó aquel encuentro con Lucia y Amelia…

-Yo: “¿Te gusta lo que ves?”…

-Mercedes: “Si”…con una voz tímida respondió…

-Yo: “¿Qué opinas Liliana?”…como si pudiese leer mi mente…

-Liliana: “Ven hermanita únete”…esto era literalmente la gloria, Mercedes comenzó a desnudarse dejándome ver aquellos pezones pequeños y de areola marrón claro apenas visible, sin sacársela a Liliana reinicio mi penetración en ella mientras besaba a Mercedes, coloque nuevamente a Liliana en misionero para estar más cómodo y poder degustar los senos de Mercedes, podía sentir sus nalgas duras, firmes con mis manos y la vagina de Liliana en mi pene…

-Liliana: “Ahhhhhhhhhhhhhh”…un sexto orgasmo de Liliana me ocasiono que…

-Yo: “Ahhhhhhhhh”…explorara dentro de ella, mi semen salía escurriendo fuera de su vagina, me sentía como niño precoz al terminar así, sin embargo Mercedes saca mi pene de la vagina de su hermana y comienza a mamármela, mmm su boca era experta, podía escuchar y sentir los sorbetones que me daba …

-Yo: “Oh Mercedes que rico mamas”…mientras ella lo hacía Liliana miraba sonriente y tomaba con sus dedos el semen que salía de ella para llevárselo a la boca, eso produjo que mi pene estuviese erecto y listo nuevamente para esas dos jovencitas…

-Yo: “¿Quién sigue?”…Mercedes colocándose en cuatro…

Coloque mi pene que estaba rojizo e hinchado de tanta acción en su vagina que ya estaba húmeda, se notaba que se estuvo masturbando viéndonos, mientras comenzaba a entrar en ella, sus labios se postraban en los labios vaginales de Liliana y bebiendo del semen que de ella salía, la vagina de Mercedes era estrecha y me costaba meterla…

-Mercedes: “Vamos hazlo de una vez, desviginame”…sus palabras me excitaron aún más y de un jalón, ¡¡zas!! Y un grito ensordecedor…

-Mercedes: “Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh”…mi pene ya estaba dentro de ella, comencé a bombearla con lujuria y con rudeza, sus gemidos y su rostro adolorido motivaban mi perversión, entra y sale hasta que no aguante más y eyacule dentro de ella…

Durante todo ese fin de semana Liliana, Mercedes y yo estuvimos cogiendo noche y día, hasta que regreso Sonia, paulatinamente Mercedes se marchó así como Liliana pero dejándole un par de recuerdos uno consecuencia de ese fin de semana y actualmente el otro (Dos hijos)…

Sonia continua siéndome infiel al igual que yo con ella, aun me cojo a Lucia de la cual ya rindió frutos (Un hijo mío), a Viviana a la cual actualmente la tengo preñada otra vez, A Amelia, a Jazmín a quien le hice un par de cuates, a Liliana mi amante oficial y a Mercedes…

Así fueron estas aventuras y aún tengo más con otras mujeres, espero que les haya gustado mis experiencias son 100% reales, las conversaciones variaron un poco ya que sería imposible recordarlas al pie de la letra.

By: Cesar 😁

Compartir en tu redes !!
AlfredoTT
AlfredoTT
Relatos: 4236