Dominaciones | 1.521 lecturas |

Sensaciones durante la momificación

Entregarlo todo significa ponerte en manos de alguien mas. Y cuando pasa literalmente no solo hablamos de entrega. Hablamos de abandono, que la sumisa se abandona a si misma para darse por completo a quien la domina. Se abandona en Sus manos. Pero para eso debe haber confianza.

Un gran reto para mi era dejar de moverme. Tenia una experiencia, con anestesia total, donde al despertar queria moverme y no podia, y me desesperaba.

Hace casi medio año me preguntaron si me dejaria momificar y dije que no. Temia desesperarme como aquella vez. Pero ahora El ni pregunto, sin embargo sabia lo que haria y me abandone en Sus manos.

Cuando empezó a cubrir mis pies con el plástico me puse nerviosa y empecé a controlar mi respiración. Conforme subia me daba miedo caerme, pues en ocasiones mi equilibrio no es muy bueno.

No podía ver, desde el principio cubrio mis ojos. Cada pausa que hacía tomaba aire para calmar el nerviosismo. En una pausa mencionó una argolla y supe que seguía: esposar mis manos.

Siguió cubriendo y al tapar mis manos solo las acomodé. Cuando cubrió el cuello tapo un poco la boca y comenzaba a desesperar. Noté que por la posición de mis manos había un pequeño hueco con aire. La conciencia de ello me hizo tranquilizarme. Sabía que me cuidaría pero me ayudó a no entrar en pánico.

Eso pasó en segundos. Despejó rapido mi boca… pero la siguiente vuelta sería definitiva. Me dijo toma aire, y lo hice. Cubrio mi boca y desesperé, solte el aire de los pulmones, comenzaba a entrar en pánico pero confié y me relaje.

Tomé el aire de ese hueco, la única bocanada que había y comencé a relajarme. Abre un hueco en mi boca y comienzo a respirar. Ahora todo era sentir y oir. Me empuja un poco y caigo hacia atras. Me da miedo, pero es en la cama que caigo y el me acomoda.

Boca arriba en la cama y abre mas el agujero en boca. Se mueve y tapa mi boca. No supe con que y desespero al inicio. Me calmo y me doy cuenta que Sus nalgas estaban en mi rostro. Se levanta un poco y mete Su verga en mi boca.

Desespero un poco por el limitado aire. Pero hago lo que me toca y disfruto el momento. Despues me voltea y de nuevo solo a sentir. Me da unas nalgadas, mis nalgas ya eataban rojas pero con el plastico la sensación del golpe es menor. Rasga el plastico en mis nalgas y coloca un vibrador. No controlaba nada asi que solo senti y gocé.

Me pide doblar las piernas y mantenerlas… y vacía cera en la planta de los pies. El ardor lo siento mas fuerte y grito. Abre mas el agujero en mis nalgas y rompe mis pantaletas para vaciar cera ahi. La cera se sintió mas caliente que otras veces y grito de nuevo.

Entonces El deja la cera y me empieza a penetrar. Sentirlo dentro de mi, sin poderme mover. Solo sentía placer. Despues de un rato se coloca a mi lado, me habla y me pregunta como me siento, si estoy bien, siento Su mano moverse en Su cuerpo… y después de un rato comienza a liberarme.

Al fin mover, los pies… las piernas… las manos. El cuerpo sudado. Una sensación de libertad con ese sabor de ser Suya y saber que puedo confiar en El. Pensamientos en blanco y sensaciones, y emociones a flor de piel.

Mis sentidos alerta, sensaciones intensas. Y en vez de desesperar me encontre conmigo… casi como si hubiera estado en meditacion. ¿Lo volveria a hacer? definitivamente si. Abandonarme… pero solo en Sus manos que me cuidan.

Cualquier comentario dejo mi correo: [email protected]

Scroll al inicio