Paulina y una sorpresa gorda

📋 Lecturas: ️2204
⏰ Tiempo estimado de lectura: 05:00 min.

La noche del sábado con los chicos había sido corta. Quería trabajar en la oficina en casa el domingo y me fui poco después del partido de fútbol.

Llovía y, por supuesto, era imposible conseguir un taxi. Me estacioné en un portal y probé una y otra vez en la central de taxis. Había otros a mi lado intentando hacer lo mismo.

Al final, ¡tuve suerte! Un taxi estaba libre. Di mi dirección y me quedé encantado. Una joven, que también se había refugiado de la lluvia, se acercó.

“Hola, díme, la dirección a la que vas está cerca de mí. ¿Podrías llevarme?”.

“Claro, ¿por qué no? Será más barato para todos”.

Llegó el taxi y subimos los dos, bastante empapados.

En el coche, nos quitamos rápidamente las chaquetas y no pude evitar mirar sus largas piernas.

Miré un momento de más, porque ella me vio, se inclinó y susurró: “Bueno, ¿te gustan mis piernas?”. 

Sonreí un poco tímido.

“¿Quieres saber lo que tengo entre las piernas?”.

Obviamente ella no parecía nada tímida, yo seguía sonriendo, pero empezaba a ponerme caliente.

Entonces, de repente, cogió mi mano derecha y la metió entre sus piernas.

Esperaba sentir su coño mojado, pero allí había algo duro y grande.

“No te sorprende, ¿verdad?”, dijo ella. “Me llamo Paulina los sábados por la noche. ¿Vamos a tu casa o a la mía?”

Yo no sabía qué hacer. Nunca había tenido sexo con una transexual. Pero mi pequeño amiguito entre mis piernas me indicó el camino y me puse duro como el acero.

“Vamos a tu casa”, dije excitado.

Diez minutos más tarde, estaba sentado en el sofá de Paulina.

Pareció que ella no tenía tiempo que perder, ya estaba tiesa en el taxi.

Se bajó la falda, no llevaba bragas.

Allí estaba su preciosa polla y me dio un poco de miedo. Probablemente tenía 20 centímetros de largo y era grueso, bastante grueso.

Paulina se puso de pie en el sofá y me metio la polla en la cara.

Luego simplemente empujó su pene en mi boca. 

Wow. Así que esto es lo que se sentía al ser follada por la boca.

Aparentemente no hice un mal trabajo – sólo un minuto después Paulina gimió y sentí líquido caliente en mi garganta – un montón de esperma.

“No me he corrido en quince días, tengo los huevos bastante llenos”.

No hizo ningún esfuerzo por sacarme la polla de la boca, sino que siguió follándome. No tuve más remedio que tragar.

Cogió su polla con la mano y apreto.

“Tu boca también es perfecta para dejarme la polla bien limpia, lame el semen de mi capullo”.

Como en trance, le limpié la polla y me lo tragué todo.

Pero Paulina aún no había terminado conmigo.

“Quiero tu polla en mi culo” me dijo.

Simplemente se dio la vuelta y vi sus largas piernas delante de mí y su culo bien tonificado.

Se echó hacia atrás y abrió su culo.

Esta vez no pude contenerme. Separé sus nalgas y lamí su dulce agujero.

Cuando todo estaba mojado, dijo: “Y ahora ábreme con tus dedos”.

Introdujo con cuidado un dedo en su agujero, que luego desapareció por completo en su culo.

“Más”, me dijo.

Escupí en mis dedos y le metí tres en el culo. Su agujero estaba muy apretado y caliente. Quería meterle la polla por el culo.

Ya tenía el culo bastante dilatado. Paulina se sentó encima de mí. Mi polla tampoco es precisamente pequeña, pero obviamente no era un problema para su culo. Deslizó lentamente su músculo anal sobre mi pene, cada vez más profundo, hasta los huevos.

Nunca había tenido una sensación tan apretada en mi polla. 

Estaba tan caliente. Tiré a Paulina de espaldas en el sofá y volví a meterle la polla en el culo.

Por su sonrisa, me di cuenta de que estaba disfrutando.

Su gruesa polla ya estaba dura de nuevo.

Aquello era demasiado para mí. Empujé mi pene con fuerza en su culo hasta el fondo y sentí mi esperma caliente vertiéndose en su coño de shemale.

“Como puedes ver, yo también la tengo dura”, dijo.

“Déjame mimarte el culo”

Tengo que decir que sentí cierto respeto. Pero después de no haber hecho un mal trabajo con la boca, quería llegar hasta el final.

“Tengo algo para ti”, dijo Paulina, sacando bolas anales del cajón.

“Arrodíllate, estira el culo hacia arriba y relájate”

Estaba de rodillas en el sofá, a cuatro patas, cuando noté que Paulina me echaba abundante lubricante en el culo.

Luego me introdujo la primera bola anal, que era bastante pequeña y se deslizó enseguida.

Luego la siguiente, luego la siguiente. Ya la cuarta me costó, Paulina se dio cuenta.

“Si quieres sentir mi polla en tu culo, tendrás que aguantar un poco más”.

No sé exactamente cómo, pero me metió las seis bolas en el culo.

Luego empujó su pene en mi boca de nuevo y dijo “Haz que mi polla sea húmeda para tu agujero”

Dicho y hecho.

Paulina me sacó las bolas del culo y me cogió la mano. “Métete unos dedos en el culo y verás lo bien que está estirado”.

De hecho, pude meterme tres dedos en el culo sin problemas.

“Ahora haz sitio para algo de verdad”, me dijo y noté que su capullo me tocaba el ano.

Esta vez Paulina se tomó su tiempo. Primero mi agujero se tragó su capullo y después introdujo el resto de su enorme polla. Hasta los cojones. Estaba llenísimo.

Volvió a sacar toda su polla y enseguida volvió a metérmela hasta el fondo del culo.

“Esta es la mejor manera de entrenar tu músculo anal, quiero tenerte en forma para la siguente vez”.

No sé lo abierto que tenía el culo cuando Paulina por fin se corrió. 

Hecho su semen caliente por todo mi culo y mi agujero.

Luego me dejó volver a lamerle la polla y nos quedamos dormidos en el sofá.

Por supuesto, no funcionó con el trabajo en el escritorio al día siguiente. Tenía problemas para sentarme…

Compartir en tu redes !!
PalabrasdePaco
PalabrasdePaco
Relatos: 4