Amor Filial | 13.958 lecturas |

Mi tia con sus dos hijas, una de ellas una hermosa virgen

Recuerdo haber tenido no más de 19 años, cuando para entonces en mi casa, por la situación económica, vino a vivir con nosotros mi tía con sus dos hijas, una trigueña patucha de 18 años y una gordita alta de 19 años? Cómo primos jugábamos, salíamos, bailábamos y nos divertíamos juntos.

En una ocasión que jugábamos a la escondida, me oculté sobre un canasto de ropa puesto en un armario de cemento que había en el cuarto de mi mamá? ninguna de mis dos primas me encontraba cuando me escondía allí, por lo que la patucha, me dijo que la lleve conmigo a mi escondite secreto para no ser encontrados, a lo que accedí no con mucho agrado.

Empezó a contar la gordita, y con la patucha nos metimos al cuarto de mi mamá, yo me subí sobre el canasto y enseguida sobre mis piernas se subió mi prima la patucha, corrí la cortina para que no nos encuentren? yo agitado por haber corrido y ella en iguales condiciones, jadeamos como si estuviéramos haciendo otras cosas, de los movimientos de ambos, pude notar como su colita rozaba con mi verguita? que para entonces ya estaba paradita, no sabía que estaba pasando, pero lo que si sabía es que se sentía muy, pero muy bien.

Yo la abracé haciéndola que se pegue aún más su espalda a mi pecho y subiéndola aún más sobre mis piernas, ella hacía como si no supiera, pero yo sentía como si ella sabía que me estaba excitando, pues no dejaba de mover un apretadito culito sobre mi verga?

De allí no paso a más, salimos y le ganamos a mi prima gordita, y le tocó contar de nuevo, al quererme esconder en mi escondite predilecto, mi prima la patucha me volvió a seguir y a hacer lo mismo que ya habíamos hecho antes? ¡sin pasar a más!!!

Pero desde ese momento, no la volví a ver con ojo de cariño, si no que la veía con lujuria, no dejaba de observarla incluso, la hacía que se meta a la piscina conmigo, para así verla en traje de baño, pero no podía hacer mucho porque mi tía siempre estaba en la casa.

Uno de esos día, estamos en la sala de mi casa, solos, pues mi tía y mi mamá dormían, y nosotros aprovechamos para bailar muy pegaditos, pero muy pegaditos, yo ya sin vergüenza alguna, le restregaba la verga parada en la espalda, me bajaba para restregársela con lujuria por las nalguitas? la levantaba para rosar su vagina, sobre mi verga tiesa? esos actos me llenaron de más lujuria aún? yo no pensaba en otra cosa en que estar solos para ver hasta donde más podíamos avanzar en nuestro juego nada inocente.

Además ahora era mi patucha la que pedía todos los días jugar a las escondidas y esconderse conmigo siempre, pues fue en una de esas ocasiones en las que justo jugando, mi mamá y mi tía salieron de la casa junto con mi prima la gordita? y quedamos solos, lo que yo esperaba, solitos? ella me dijo vamos a bailar? yo le dije ven, vamos a poner música en el cuarto de mi mamá y nos ponemos a escucharla en nuestro lugar escondido.

Nos predispusimos a irnos, yo ya metido en el armario, ella subió sobre mis piernas y nos movíamos al ritmo de la música erótica de esa época, ella abría y cerraba sus piernas y me llegaba el olor de su sexo y eso me puso como loco, pues yo ya le daba besos en sus mejillas y le decía lo bonita que era y lo mucho que la quería, lo mucho que me encantaba nuestros juegos secretos, lo rico que sentía cuando ella abría y cerraba sus piernas sobre mis piernas? y ella lo seguía haciendo, yo la tomaba de la cara y hacía que ella se pegara en mi pecho, y yo la veía con los ojos cerrados y moviendo sus manos tocándome las piernas.

Ella no decía nada, solo abría y cerraba las piernas y su olor a excitación me ponía a mil, fue justo cuando me decidí a besarla en la boca, nuestros besos eran torpes pero les juro que eran cargados de adrenalina y mucha pasión, mi cintura se movía como queriendo penetrarla, y mis manos recorrían todas sus piernas, su pancita, sus tetitas, su cuello, pues aún no me decidía a meter mis manos en su panochita, pero mi boca ya recorría su cuello mis manos la apretaban y mi pene se rozaba con su colita? fue tanto la excitación que sentí mi primer orgasmo, eyaculado un chorro tremendo de leche y me estremecí todito? parecía que me iba a morir.

Luego de eso, nos metimos al baño a ducharnos, ya para esto yo me metí desnudo, ella nunca me había visto desnudo, se asombró al verme y me dijo que si yo quería ella también se quitaba la ropa interior, yo le dije que sí, que yo quería conocerla como ella me estaba conociendo en ese momento. Por lo que sin decir más, ella me dejó ver la primera vagina de mi vida, era algo tan dulce, sin un pelito (por ser lampiña), una pequeña y apretadita rajita, pero en su pelvis se veía abultadita, yo no me lo creía, mi patuchita estaba desnuda a mi lado, le dije que esta vez la iba a bañar por completo y empecé a pasarle el jabón por todo el cuerpo, deteniéndome en su culito por varios minutos, en su vaginita igual, ella ya me permitía tocarla toda, y yo no dejaba de besarla y acariciarla, ella atinaba a suspirar y a resoplar, me imagino de excitación.

La saqué del baño en mis brazos, la sequé y la dejé desnuda en la cama de mi mamá, yo me acosté boca arriba y ella se subió sobre mí para besarme, nos besamos mucho y mi verguita estaba operativa de nuevo, se la rosaba sobre sus virginal vagina y ellas cerraba sus ojos y se movía de arriba abajo sobre mi cuerpo, para sentir más rico? así estuvo un buen rato, hasta que se movía más rápido y cerrando sus ojos se dejó desfallecer sobre mi cuerpo, me imagino que debió haber sido su primer orgasmo, yo excitado aún, la baje de sobre mí y la empecé a besar por sus tetitas planas y su pancita, bajando hasta la pelvis, oliendo su vagina, lamiendo su vagina? de lo excitado que estaba no dejaba de lamérsela, y mi verga esta que quería estallar de nuevo ella en su inocencia me cogía de la cabeza, haciéndome saber que le gustaba que yo me le comiera ese chochito tan delicioso, con mis dedos le separaba los labios vaginales y se lo veía rosadito, rojito y cerradito, y pasaba mi lengua hasta que logré hacerla terminar de nuevo?

Y de allí no se dejó tocar unos minutos, pues dice que sentí demasiadas cosquillas en todo el cuerpo? yo con mi verga parada no sabía qué hacer y me empecé a hacer una pajita, a lo que mi patuchita se unió a querer devolverme la mamada, pero al meterse la verga a la boca no le gustó, pues mi niña era bien asquienta. Por lo que le dije que se ponga sobre la cama para empezar a rosarle mi verguita sobre su panochita? así yo se la rosaba, le daba y le daba, la besaba y le decía que me encantaba hacerle eso que me diga que me quería y ella me decía te amo, te amo y te amaré siempre, yo se la rosaba con más fuerzas y más rápido hasta que alcancé nuevamente otro orgasmo, éste estuvo fantástico, no tienen idea de cómo me retorcía de placer y mi prima a mi lado besándome, diciéndome que me amaba que yo era de ella y que ella será mía siempre? esta vez salió menos leche pero toda quedó por las nalgas y la entre pierna de mi patuchita.

Esta relación se volvió de todos los días, ella me buscaba para que yo le haga el amor, a nuestra manera, pues nunca la penetré, por miedo a que nos descubran, así estuvimos por largo tiempo, hasta incluso cuando yo tenía 21 años, recuerdo que yo llegaba de la universidad y ella me esperaba bañadita en mi cama, y para ese entonces ella ya me hacía unas pajas, me permitía pasarle mi verga, ya bien grande para ese entonces, por su cerradito y apretado anito y por su dulce y virginal vagina, cuantas veces estuve a punto de reventarle ese culito o esa vaginita al verla abierta a mi disposición pero por miedo no lo hacía ni lo hice, una sola vez le introduje un poco la lengua por su vagina y luego le puse la cabecita en toda la entrada de su hoyito vaginal para solo fue la puntita sin causarle daño? siempre se la rozaba entre en su vagina y ambos llegábamos a unos orgasmos preciosos… de esos que te dejan sin aire… recuerdo que para entonces yo ya tenía muchos pelos en mi verga y seguía lampiña (sin nada de pelitos), por lo que le decía que se lave bien la chepa para que en los calzones no queden mis pelos, pues se podrían dar cuenta a lo que lavan la ropa de ella.

Estas perversiones fantásticas las continuamos haciendo hasta ya casados, pero les parecerá mentira, nunca la he penetrado, seguimos siempre en nuestro sexi jueguito? lo que si he logrado es que me la mamara y se tragara mi leche como se debe?

Scroll al inicio