Mi cliente tenía un bulto muy grande y gordo

📋 Lecturas: ️12308
⏰ Tiempo estimado de lectura: 13:00 min.

Mi nombre es Yazmín, nunca había publicado nada parecido, pero me siento muy hot y les quiero platicar una experiencia.

Mido 1.60 soy de tez clara pelo largo castaño, voy al gym y soy ejecutiva de un banco, tal vez por eso tengo pretendientes, algunos muy atractivos y otros con dinero, pero también la verdad, soy casada, tengo 4 años con mi pareja, por eso siempre me he dado a respetar.

Un día llegó a mi cubículo un cliente que por recomendación de un compañero llegó a solicitar mi asesoría para un crédito y después una inversión, era muy caballeroso, respetuoso, otro día llegó conmigo para contratar un seguro y como ya nos conocemos, pues es agradable la plática, me invitó a comer para platicar de el tema, a lo cual agradecí y le expliqué que no estaría bien por lo que fueran a decir si nos veían, el sabía que yo era casada.

En casa empezamos a pasar una situación económica muy difícil, tuvimos que hipotecar la casa, y mi marido se empezó a tornar alejado, pensativo, discutíamos muy seguido, mi hermano tuvo un accidente en su moto era repartidor, y me sentí sumamente presionada.

Una tarde sin pensarlo le mande un mensaje, ya que en anteriores Veces me había dicho que si un día necesitaba algo no dudará en decirle, le mandé el mensaje saludando y después le expliqué mi situación le dije que si por favor, me podría hacer un préstamo, y en cuanto tuviera se lo pagaba, en seguida me respondió: pásame tu número de cuenta, y no solo me deposito lo que le pedí, me deposito casi dos veces lo que le pedí, pasaron los días y me sentía comprometida.

Él era tan gentil, me mandaba mensajes, de buenos días y un día acepte salir a comer, fue por mi a mi hora de comida y fue todo un caballero, me abrió la puerta del coche, un audi blanco precioso, nunca me había subido a uno, jaja que pena, todo un caballero, en otra ocasión me llevo hasta mi casa, claro me quede una cuadra antes, platicábamos, en fin, para todo esto mi situación en lugar de mejorar, empeoraba, le dije que fuera a pensar le quería ver la cara y no me dejó terminar y me dijo: Yaz, olvida eso y si necesitas o vuelves a necesitar dímelo por favor.

Y yo, wooo, no se, pero no fue el dinero, fue la atención su caballerosidad que me empezó a atraer, ya antes claro habían intentado llegarme con dinero y tipos guapos, por se que soy atractiva pero el no fue así, un sábado que descanse mi esposo me aviso llegaría tarde, que tenía mucho trabajo, el trabaja en un restaurant, y sale tarde, yo me sentía sola, aburrida, en eso me marco, platicamos y le dije la verdad con la intención que me invitará a salir que estaba aburrida, y obvio me invitó a salir, acepte y al principio me sentí extraña, con miedo que fuera a llegar mi marido, pero me relaje y me puse lo más linda que pude.

Se siente bien gustarle a alguien y más y esa persona también te empieza a gustar, te emocionas, la verdad si quería ver si se excitaba conmigo así que me puse unos tacones negros y un vestido negro cortito, mi pelo suelto y me puse mi loción por cierto uso una que se llama diamont yellow de versace, me marco y me dijo que ya estaba afuera, le pedí no se bajara y que me subiría atrás para simular era un Uber.

En cuanto subí, vi su mirada discreta en el retrovisor viendo de reojo mis piernas, me sentí apenada, pero deseada, fuimos a un bar, pero yo para cuidarme estaba tomando una limonada se me hizo aburrido 🥱, me dijo: te queres ir? Te llevo a tú casa?

Le dije no, llévame a bailar, jaja sonrió y dijo va, fuimos a un antro que pone de todo, banda, bachata, cumbia, reguetón, la pasamos genial, pero al paso de la hora me empezaron a dar ganas de echarme una copita, y así fue cuando ya llevaba 3, me sentía muy bien, contenta y cuando me tomaba de la cintura me gustaba, que vergüenza me estaba excitando, hasta que se dio, un beso, primero me detuve y cuando me pidió disculpas, lo tomé y lo bese yo, tenía tantas ganas de darle un beso, y así ya en adelante, hasta que volvimos a la mesa y los besos se hicieron más intensos, no se pero me estaba excitando mucho hasta que me dijo: nos vamos?

Y yo apenada pero segura le dije que si, mientras caminaba con el de la mano y salíamos del antro, pensé; me va a llevar a su depa o a un motel, que le digo, no manches, digo si quiero., pero estoy casada, llegamos al coche, me recargue en la puerta de el copiloto me tomo de la cintura y sentía sus dedos jugar con los bordes de mi tanga en la cintura, me abrió la puerta y se subió.

Nos fuimos de ahí, lo que me saco de onda fue que empecé a reconocer el camino íbamos a mi casa, pero me dio pena preguntar, como me vería, se estacionó unas cuadras antes de llegar y de nuevo me empezó a besar, su mano en mi cuello y se los juro moría por qué me tocará así lo podría tocar también, de pronto su mano paso a mi pierna y yo ya estaba al mil, pero wey que control, hasta que mi mano también la deslicé a su pierna cerca de su entre pierna y hasta que se acercó un poco más a mi entrepierna, no aguante y separé mi pierna, y así subió despacio hasta que llegó al encaje de tanga, me empezó a acariciar suave y bien rico.

Mi respiración ya era muy agitada, separe más mis piernas y fue subiendo conforme me tocaba el vestido, hasta que lo tomé yo, y woo, pensé, excitada porque se sentía grande y gorda, y cuando se la quise sacar me detuvo y me pidió disculpas y yo what? Que pedo yo también quiero, es más llévame a un hotel a tu depa a dónde quieras pero no me dejes así, pensé, me dijo: no pienses que es lo único que quiero o que me quiero aprovechar, me dejó hasta mi casa, nos despedimos.

Entre a la casa, mi esposo claro aún no llegaba, me metí a tomar un baño, me lave la boca, me enjuague con Listerine, me acosté y no dejaba de pensar en el, woo me dejó… mi mano bajo a mi vagina y la comencé a tocar, pensando en él, metía mis dedos pensando que era ese miembro gordo, uff me vine tan rico, me quedé dormida, y no sentí cuando llego mi esposo.

Seguimos platicando y aunque no platicamos del íntimo momento, si del bar del baile, y así, días después me invitó a comer y obvio acepte, llegó por mi, me abrió la puerta y sentí su mirada en mis piernas cuando me sentaba, antes de llegar al restaurante nos besamos y cuando se iba a bajar lo tomé de la mano y fui subiendo mi falda, pues en mi trabajo uso tacones, medias y falda, blusa blanca y mi saco.

Subí mi falda hasta el encaje de mis medias, inmediatamente quebré su control me besó, encendió el coche y nos fuimos de ahí, yo mientras le mande un mensaje a mi jefa para decirle que ya no iba a regresar porque me había surgido un problema, llegamos a un motel, cerca del banco, pago entramos y cuando bajo la cortina de la cochera, me abrió la puerta y me llevo entre besos y caricias adentro de la habitación, yo claro iba mojadisima, y su pene como piedra.

Nos paramos a un costado de la cama, y me empezó a desnudar con besos y y lujuria su respiración agitada me excitaba más, me empezó a tocar mi vulva para esto ya estaba solo en tanga y medias, me tiro a la cama y me dijo: relaje amor y siénteme, pensé; me estoy con otro nombre, voy a coger con otro hombre y la verdad me excitaba más, mmm su lengua habría mis labios vaginales, jugaba con mi clítoris, me estaba comiendo ósea literal mientras repetía que que estaba muy rica, wey no manches sentía que me iba hacer pipi, jaja que pena.

Estaba muy excitada y de pronto se paró y me tomo de la mano, y me dijo: quiero sentir tu boquita si? Me hinque y desabroche su cinto, baje sus pantalones y ahí estaba bajo ese bóxer de algodón un bulto que se miraba muy grande y gordo, cuando baje su bóxer, salto su pene, lo tomé entre mis manos y si era muy grande y gordo, más que el de mi marido, lo empecé a jugar con mi mano hasta que lo introduje en mi boca el suspiro y me decía agitado “mi vida” así hasta que se acostó.

Wey apenas me cabía la mitad en la boca, quería tenerlo ya, así que me subí lo acomode le puse el condón y me fui sentando sobre su pene, su cara era de wooo estaba extasiado con mi cuerpo, se estaba cogiendo a una chica de 24 años, joven sin hijos, de bonito cuerpo, pelo largo, sentí como me iba abriendo su pene, me dolía pero no podía parar, comencé a cabalgarlo despacio hasta que me acostumbré a su tamaño, y luego me tomo de cintura me acostó sobre su pecho y al oído me dijo: ahora sigo yo bebé, y me empezó a limar más rápido y mi vagina estaba siendo llenada por la verga de otro hombre, más grande que yo, más grande que mi esposo y todos los sentidos, 24 yo y el 42, y su cabeza la sentía en mi útero

Wey neta, me vine con todo, luego me acomodo de perrito y me puso con el pecho sobre el colchón, a las primeras embestidas, obvio me dolía pero me gustaba más, me tomo del cabello y mientras me limaba fuerte me decía: para esto vas al gym no? Para estar bien rica no? Me dio una nalgada y me dijo: contesta!

Y yo : si, si

Quieres que te coja más?

Y yo: si, más

Pídelo por favor:

Y yo: si porfavor, cógeme más…

Wey sentía como topaba dentro de mi, estaba en blanco, su enorme pene me estaba reventado mi vagina, no aguante y baje las caderas, me volteo de frente y subió mis piernas a sus hombros, y no wey, llegaba hasta donde nunca nadie había llegado, lo sentía topar, me dolía pero quería más, más

Te cojo más?

Si, si porfavor!!

Que rica estas, si yo fuera tu marido todos los días te cogiera

Más, más porfavor, y entre mis gemidos, recuerdo le decía que rico me coges, más

Wey y le daba más, fuerte y rápido yo sentía mi vulva hinchada y como no me la estaba reventado mi cliente de 42 años con su verga grande y gorda, me llenaba toda, y lo se porque el me decía: que rica la tienes bien apretada, rosita, hasta que se vino, se quitó el condón y nos recostamos.

Platicamos, nos reímos, y luego se volvió a acomodar ahora entre mis piernas su mano intentó acercar los condones, pero se los hice a un lado lo quería sentir así, natural, se acomodo entre mis piernas y en cuanto sentí la cabeza de su pene, pensé: wey me va a volver a abrir toda, que rico, y se metió despacio, hasta el fondo y así pero a un ritmo lento y profundo, mientras al oído me dijo, lo mucho que le gustaba, que lo disculpara pero cuando me paraba por alguna imprecisiones mientras lo atendía en el banco, me cogía con la mirada, se subía de mis pantorrillas hasta mis nalgas, que el día que salimos, se moría por cogerme, meterme la verga hasta adentro, y mientras me platicaba me picaba de lo lindo, sus caderas se movían sobre mi de lo más rico, su gran verga me entraba y sentía su cabeza palpitar dentro de mi, no se si lo deje aturdido, pero deberás ya no controlaba mis gemidos, me empezó a limar más, y más y yo ufff en blanco luego sentí como que ya se quería venir y me dijo: creo que me voy a venir, y lo agarre de la espalda y le dije: cógeme, cógeme más, lléname de leche, lléname de leche.

Me dijo: seguro bebé?

Si; porfavor llena mi conchita de leche, haber…

Y me empezó a bombear más fuerte y profundo, y luego sentí su leche caliente llenando mi vagina, y su cabeza palpitar dentro de mi, se fue saliendo de mi despacio, nos quedamos un acostados en la cama, cuando nos fuimos a bañar wey se me salía la leche, me lleno hasta para llevar.

Wooo llegué a mi casa a las 7pm, tenía como 15 llamadas de mi esposo, me volví a meter a bañar, al otro día sentía rosada mi vagina, y mi vientre por dentro, me dolía un poco, wey que cogida me pusieron, me dolían las piernas las nalgas, no fui al gym, jaja woo.

A veces que estoy sola como hoy en casa y me acuerdo me pongo muy caliente, hoy se los quise platicar, ya no tarda en llegar mi marido lo estoy esperando con ansias, me puse una lencería bonita y un baby doll porque quiero que me coja, muy rico, lo hace bien pero como mi cliente, no, se preguntarán…

Aún se ven? … ustedes que creen?

Compartir en tu redes !!
Zapatillas Rojas
Zapatillas Rojas
Relatos: 3