Me gusta que vean a mi novia – I, II

📋 Lecturas: ️2759
⏰ Tiempo estimado de lectura: 7 min.

Hola a todos.

Este es el relato de como poco a poco he descubierto que me prende que la gente vea el cuerpo de mi novia. Primero que nada voy a describirla. Ella es una chica de 22 años muy alta, de 1.80m. Tiene un trasero grande así como sus piernas. Tiene la piel de color trigueño y lo que más me gusta de ella son sus tetas. Son de buen tamaño, copa C. Tiene una ligeramente más grande que la otra. Sus pezones son cafés y son muy grandes, lo cual me gusta mucho porque cuando usa brasier muy suelto a veces se alcanza a ver una parte de su aureola.

Llevamos poco más de un año de novios. Al principio ella era muy penosa, a tal punto que le daba vergüenza que viera sus pezones cuando cogíamos. Pero poco a poco fue agarrando confianza conmigo. Con el resto de la gente sigue siendo penosa lo cual hace que me prenda más esta historia.

Para explicar un poco el contexto de este fetiche que tengo. Todo empezó un día normal. Ella trabajaba en el turno de la noche en una empresa maquilladora, por lo que duerme de día y se levanta a bañarse alrededor de las 3 pm.

Ese día me mensajeó muy angustiada y me dijo que le había pasado lo más vergonzoso del mundo. Dijo que saliendo de bañarse la llamaron del trabajo para una junta por zoom. Ella entró en su celular a la junta y lo colocó boca arriba sobre su cama mientras se acomodaba la toalla. Todo esto pensando que tenía la cámara apagada. Pero cuando tomo el celular y lo acercó a su cara se dio cuenta que en la pantalla aparecía ella desde su frente hasta su hombro. Inmediatamente apagó la cámara muy avergonzada pues su jefe le dijo que tuviera cuidado.

Sin saber qué tanto se había visto en cámara, recibió un mensaje de un compañero del trabajo preguntando si se estaba bañando durante la junta. Ella le dijo que justo iba saliendo de la ducha y le preguntó si se había visto algo ya que según ella tuvo la toalla puesta todo el tiempo que apareció en pantalla. El compañero le dijo entre risas que se le vio una teta. Ella automáticamente comenzó a sentir mucha vergüenza de que la vieron su jefe y compañeros del trabajo.

Esto la tuvo decaída varios días y yo intenté hacerle ver que no era la gran cosa. Solo fue un accidente que le podría pasar a cualquiera y todos lo iban a olvidar pronto.  Sin embargo, me encontré a mí mismo deseando haber estado en esa junta, viendo como quedaba expuesta frente a todos.

Desde ese día descubrí que me prende pensar en la idea de que mi novia se encuentre en ese tipo de situaciones, ya sea accidentales o no.

Lo siguiente fue la fui incitando a tomarse fotos con poca ropa. Sólo me las mandaba a mí (obviamente yo no las compartía). Luego un día le compré un brasier que a ella le gustó. Era un brasier deportivo que podía pasar por un top, pero si te fijas bien no lo es porque se marcan mucho los pezones. Se tomó algunas fotos usándolo y yo intenté convencerla de subirlas a sus historias de Instagram. Después de insistir un poco ella accedió a subir una foto a sus historias de close friends. En la foto se veía ella acostada boca arriba usando su brasier. Fijándote bien se alcanzaba a ver la marca de sus pezones bajo las copas. Eso me prendió muchísimo.

Poco después me fui orillando a que se mostrara en público. Comenze a sacarle las tetas al aire y a tocarlas mientras íbamos en el auto. Siempre que nos acercábamos a un semáforo ella se cubría rápidamente para que no la vieran.

En una ocasión ella traía un vestido que le apretaba un poco del pecho. Yo hice lo usual de sacarle las tetas para tocarlas. Cuando llegamos al estacionamiento del lugar donde íbamos ella intentó meterse las tetas al vestido, pero no pudo por lo apretado que estaba. Intentamos subirle el vestido pero no podíamos. Durante este momento noté que un hombre bajó de su auto y alcanzó a verle todas las tetas. Me prendí mucho porque se pudo ver en su reacción que le gustaron.

Después de batallar mucho decidimos desabrochar el vestido para poder subirlo, por lo que mi novia quedó con todo el torso descubierto. El hombre de afuera no se movía de su lugar y aparentaba buscar algo en el auto pero se notaba que le gustaba el espectáculo que estábamos dando…

PARTE II

Continúo con las experiencias que tenemos mi novia y yo al querer exponer su cuerpo en público.

Situaciones como la que ocurrió con el hombre que le vio las tetas en el estacionamiento hacen que mi novia sienta mucha pena, pero por sus reacciones no es algo que la moleste, sino que parece que la hacen sentir la adrenalina de que la puedan ver así.

En una ocasión nos fuimos de viaje con unos amigos y nos quedamos todos en un airbnb. Pues todas las noches que nos íbamos a nuestra habitación cogíamos y nos quedábamos dormidos desnudos. Verla dormida con los senos al aire y las piernas abiertas me daban muchas ganas de que la vieran así. Lo que comencé a hacer es que cuando estaba dormida le quitaba las cobijas de encima y salía de la habitación un rato, al baño o a la cocina.

Yo dejaba la puerta completamente abierta con la esperanza de que alguien se asomara y le vieran todo “por accidente”. Lamentablemente para mí nadie logró verla porque nuestra habitación estaba en el piso de abajo y casi todas las demás estaban en el segundo piso. Lo que proseguí a hacer es que una de las mañanas muy temprano que estábamos en el airbnb, la reté a salir del cuarto y servirse un vaso de agua en la cocina pero sin ropa. Logré convencerla pero solo accedió a salir con una playera puesta. Su culo y vagina se veían cuando caminaba.

En esta ocasión uno de nuestros amigos bajó al baño. Mi novia lo escuchó y quiso escapar de regreso pero era demasiado tarde, nuestro amigo ya estaba en la planta baja. Entonces ella se escondió detrás de la barra de la cocina. Para su mala fortuna, nuestro amigo se detuvo a platicar con ella. Así que quedaron de frente solo que cubriéndose de la cintura para abajo con la barra. El chico no notó que estaba casi desnuda, o al menos lo escondió muy bien.

Lo que ella probablemente no se dio cuenta mientras escondía la parte baja de su cuerpo es que con la playera que traía y sin brasier se le marcaban muchísimo los pezones. Como dije ella tiene los pezones muy grandes y es facil que se noten aún con ropa puesta. Mi amigo seguramente notó esto pues seguido volteaba a ver sus tetas poco disimuladamente.

Todo esto lo observé desde el cuarto con una erección durísima. Cuando él entró al baño, ni novia salió corriendo de vuelta a la habitación. Yo estaba lo que le seguía de caliente así que cerramos la puerta y nos pusimos a coger otra vez.

Al día siguiente, como de costumbre estábamos acostados desnudos en la cama. Yo estaba en boxers tapado con las cobijas y ella completamente desnuda también tapada con la sábana solo de las piernas. En eso tocó la puerta otro de nuestros amigos. Cabe destacar que este amigo es gay, así que lo dejamos entrar solo que mi novia se subió la sábana hasta el cuello.

Él empezó a platicarnos sobre las actividades que íbamos a hacer ese día. Todo esto con la puerta abierta. Después de un rato nuestro amigo preguntó si mi novia estaba desnuda bajo las sábanas. Ella apenada le dijo que sí y a todos se nos hizo algo gracioso. Él hizo una broma sobre que casi se le salían las tetas.

Esto no era cierto, al menos al principio, pero cuando se volteó a ver el pencho jalé la sábana dejando ver sus ricos pezones. Nuestro amigo gritó riéndose. En medio del escándalo las demás personas que estaban en la casa se acercaron para ver qué pasaba.

Era un hombre y dos mujeres más. Mi novia alcanzó a taparse de nuevo pero quedó en una posición comprometedora con todos viéndola semidesnuda en la cama.

Podría jurar que noté sus pezones erectos bajo la sábana, por lo que comencé a sospechar que le emocionaba también este tipo de cosas como a mí…

Compartir en tu redes !!
Javierrios
Javierrios
Relatos: 1