Introducción del tío Ángel – I, II, III

📋 Lecturas: ️13390
⏰ Tiempo estimado de lectura: 25:00 min.

PARTE I

Buenos días, después de mucho pensarle intentaré describir un relato, primero yo me llamo Olivia son psicóloga tengo varios estudios de género, soy casada tengo 32 años, tengo un buen trabajo. Mido 1.54 compleción delgada – media, mi esposo en la pandemia levanto su trabajo, se dedica a arreglar computadoras y todo a lo que se refiere a eso y en esa época le salieron trabajos foráneos que le impedían regresar a casa hasta por 15 días.

Tengo un tío hermano de mi mamá, se llama Ángel, el mil uso de toda la familia, le gusta asar carne y preparar todo lo referente, super agradable y desde el primer momento se ganó la confianza de mi esposo, para todo problema se le hablaba al tío, que poner un ventilador, arreglar llaves, etc.

Un día les amaneció y estaban bien ebrios, y mi esposo ya se iba a dormir y me dijo que le preparara una cama que tenemos en el cuarto de uso de bodega y de ahí en adelante cuando había fiesta la mayoría de las veces se quedaba a dormir, al día siguiente se levantaba desayunaba y se iba a su casa con mi tía.

En ningún momento noté que tuviera alguna conducta anormal, sino todo lo contrario, es jubilado regordete y mide aprox. 1.78 mts. con mucha energía no para todo el día de hacer cosas, de repente mi esposo le llama desde temprano, para arreglos de la casa o del carro, también sabe arreglar cosas sencillas del carro, porque es fin de semana y no se puede llevar al mecánico.

Mi esposo es el que lleva a nuestra hija a la escuela regularmente y en ocasiones yo, pero me veo muy complicada, porque no me gusta dejarla tan temprano para llegar a mi trabajo a la hora.

Ahí es donde mi tío entro más a la casa, pues cuando se quedaba me apoyaba llevando a mi Bb al colegio.

Todo transcurría normal, hasta que se viene la pandemia mi esposo tiene que hacer un trabajo fuera de la ciudad y tardaría una semana en regresar, en ese momento se me complicaron las cosas y ahora tenemos que prácticamente contratar a mí tío, para que lleve a la pequeña a la escuela, yo optaba por el transporte pero mi esposo dice que no porque hay temporadas en que tanto yo como él podemos llevarla a la escuela .

El tío llega temprano y desayuna con nosotros, lo que me da tiempo de preparar el desayuno, los despido y me meto a bañar para ir al trabajo.

Un día de tantos llegó apurado el tío y me dijo que iría al baño, porque el tráfico estaba complicado, pero el baño que el usa lo estaba reparando y sin pensarlo le dije que fuera al de mi esposo y mío, por las carreras, se me olvidó que ya tenía preparada toda la ropa para salir y la deje sobre la cama, que pena que viera toda mi ropa, total se fueron, me metí a bañar pero al vestirme no encontré mi ropa interior , estaba segura que la había dejado, vinieron a mi mente muchas ideas, que no la saque, que se cayó, que la puse en otro lugar, pero jamás que mi tío la había agarrado.

Loque si es que lo busque en todos lados y no lo encontré.

Hasta en la noche que repasé lo hecho en todo el día… me inquietó un poco ese detalle.

Esa inquietud me hizo ponerme en alerta, notaba que mi tío se acercaba mucho pero yo por las prisas y la confianza no había tomado en cuenta, por ejemplo que algunas ocasiones pasaba por detrás de mí y sentía un ligero roce.

El fin de semana llego mi esposo y no le comenté nada, por temor a equivocarme…. pasaron dos semanas y ya no pasó nada, pensé que estaba prejuzgando… pero como quiera estaba atenta.

Un día estando mi esposo en casa, me dice que contrató a un Ingeniero conocido para que arreglara las escaleras y revisara el techo, porque se empezaba a humedecer, todo normal pero los trabajadores terminaban tarde, pero estaba en casa mi esposo, a los dos días le hablan de un trabajo, pero sin decirme le dice a mi tío que se quede a cuidar la casa, lo que implicaba que ahora mi tío estaría en casa sin la presencia de mi esposo.

Los trabajadores venían intermitentemente y mí tío también, así pasaron 2 semanas, ya a la tercera vi que mi tío se quedaba a dormir sin que hubiera trabajadores, ahora si se lo comenté a mi esposo para que le dijera que solo se quedara cuando se requiriera, pero no me dejo terminar y me dijo que estaba de acuerdo que mi tío se quedara para mayor seguridad de la casa y la familia que el mismo se lo había solicitado y mi tío acepto por una módica recompensa.

Nunca cerramos la puerta con llave cuando estamos en la recamara porque así podemos oír si a la pequeña se le ofrece algo.

Voy a abreviar un poco porque si no nunca voy a terminar la pura introducción

Mi esposo regresa todo felicidad y económicamente resolviendo nuestras deudas….. en uno de esos trabajos de 3 días hace las recomendaciones de siempre, ya el tío no se queda si no hay trabajadores todo bien…… pero por esos días le hace el encargo de la familia, lo de siempre.

Acuesto a la pequeña, espero a que se duerma y me voy super cansada a la cama, caigo noqueada……. de repente siento que hay alguien en mi cama, por la somnolencia  pienso que es mi esposo, pero hay un olor diferente mezclado con alcohol, quiero abrir los ojos pero no alcanzo a ver bien, pienso que es uno de los albañiles que se metió a la casa o que se escondió en algún lugar, pienso en gritarle a mi tío pero también despertaría a la pequeña que seguro se asustaría y tal vez este degenerado la atacaría…. pero tal vez llamando a mi tío podría ahuyentar al albañil.

Ya puedo ver mejor y la figura de la persona con la cual estoy forcejeando es parecida a la de mi tío, los albañiles que trae el Ingeniero son de complexión delgada… le digo que piense lo que esta haciendo, que le va traer consecuencias, recuerde que es mi tío, que voy a llamar a la policía y que voy a gritar, pero nada de eso logra persuadirlo, y me dice …. porque no me dijiste nada cuando te agarraba las nalgas o cuando me llevé tu ropa….

No supe que contestar porque ya mis piernas y sobre todo mis brazos no resisten, me dolían mucho, sentía que estaba a punto de penetrarme, mi último recurso fue decirle…. de perdido trae preservativo? o si no póngase uno, se lo decía para evitar un contagio de alguna enfermedad……. y en seguida me dijo ……….. vez como te sale lo puta.

Entonces me agarró del pelo por atrás sentí que me lo estiro con todas sus fuerzas como si me fuera arrancar el cabello, ahora también mi nuca no resistía más, ya no podía poner resistencia, así fue como iba entrando en mi en mi cuerpo se movía y jadeaba al mismo tiempo, no duro mucho cuando sentí un chorro muy pero muy caliente no dejo de moverse fue entonces que me soltó.

Se terminó de limpiar el pene con mis piernas, dije a mis adentros al fin terminó esta pesadilla, pero todavía había algo más, me empezó a chupar los pezones fue demasiado tiempo, eso fue todo, “al día siguiente al bañarme noté que estaban morados” y se fue a dormir.

PARTE II

2do momento del tío Angel

Ese día como mencioné y como pude me metí a bañar, intenté que se saliera todo el semen de mi tío, me froté lo más que pude, no tenía el material para hacerme un lavado vaginal, hasta champú me intenté poner adentro, pero solo pude por fuera….. me fui a dormir pero no pude, porque quería reflexionar que era los que había pasado,¿ porque no pude detectar a tiempo la conducta de mí tío?.

Pensé__ se va justificar que se perdió en el alcohol y va a querer que lo perdone, pero no, voy a ir a los juzgados y le voy a denunciar.

Cuando recién pasó, pensaba que podría ir con la pequeña a dormir a su cuarto, así que intente ir , pero tenía miedo de haber adquirido alguna enfermedad y me regresé a mi cuarto pero ahora le puse llave a la puerta, antes le di la orden a la pequeña que cerrara su recámara con llave….la tuve que despertar.

Al día siguiente se veía todo normal, la nena lista para la escuela y el tío tenia la cara de arrepentimiento.

Viendo fijamente a mi tío le dije que yo llevaría a la nena a la escuela……(por lo que había pasado anoche ya no confiaba en él).

Mi hija me miró y me dijo no te preocupes mamá mi tío me puede llevar (también le decía tío) entonces el dijo: pues no se diga más …. hoy es un día especial y las voy a llevar a las dos, la nena dio unos gritos de alegría que me arruinó mi plan, ya no supe que decir.

En el camino todo era alegría excepto yo, no podía con la preocupación y pensaba en lo que iba a hacer, en lo que podría haber pasado , mil cosas, …..dejamos a la pequeña y de ida a mi trabajo, me quedé esperando una palabra de arrepentimiento o justificación de sus actos, quise varias veces iniciar la conversación, por la vergüenza y el coraje no pude. Llegamos a mi trabajo y me baje del carro sin decir una palabra …….

Así pasaron los días volvió a querer regresar la normalidad, pero yo no podía, tenia sueños recurrentes donde mi tío intentaba la penetración, estaba arriba de mi, partiéndome en dos y pegando su cara rasposa a mi oído diciéndome “ya no te resistas Olivia”, y yo estaba llorando a mares, pero parecía que no escuchaba, hasta que lograba penetrarme y ahora me decía, que te costaba aflojarlas pendeja…. por más meditación que hacia, el sueño volvía cada noche, hasta que me armé de valor y le dije que yo iría a la salida por la pequeña y que la llevaría con su abuelita, porque iba a ponerle una denuncia, me dijo que no había inconveniente y solo me preguntó como iba a justificar lo de la ropa interior y lo que le dije…. y buscó en su celular un audio que ya estaba modificado que decía ” de perdido traes preservativo, o ponte uno” era mi voz………… ya me veía ante el juez…….. intentando justificar eso que le dije……… también pensé en lo que diría mi esposo, no dudo que hasta ahí llegaría mi matrimonio, y por adulterio me podrían restringir ver a mí hija….. mi cara de desilusión fue muy evidente para él…… su semblante ahora era de un triunfador ……..

Esos días mí tío llevaba a la pequeña al colegio y a mi me dejaba en el trabajo….. uno de esas ocasiones me levanté como me acosté el día anterior, sintiéndome muy mal de salud, pero tenía mucho trabajo y no fui a consultar, ya de regreso… casi me desmayaba de la calentura, le dije a mi tío que se detuviera en una farmacia, al llegar a la farmacia hice lo que no quería hacer, pedirle un favor …. que me comprara un medicamento para bajarme la temperatura y un bote de agua y lo que quisiera comprarse la pequeña y él…busque en mi bolso pero no tenía efectivo y le di mi tarjeta y la clave ……. me dio las medicinas y el agua y en seguida me las tomé…..

Llegamos a la casa y en lugar de mejorar empeoraba… pero ya casi no me daba cuenta…empezaba a delirar, mi tío pensó hablarle a mi esposo peo sería preocuparlo, buscaron en mi celular algún doctor pero no tenían la contraseña, entonces decidieron bajarme la temperatura con toallitas húmedas… en un rato de conciencia me preguntaron de un doctor pero ya no reaccionaba bien, lo que si logré hacer es darles la contraseña de mi celular y se dedicaron a buscarlo…. nada, no se encontró nada, a lo mejor lo tenía registrado solo con su nombre y es entonces que la pequeña le dice que busque a su pediatra …… y enseguida la encontró, la llamamos y le explicaron la situación y nos dijo que si podía atenderme pero que procuraran mantenerme fresca con las toallitas o paños de agua fría en la frente y que no estuviera abrigada…… así lo hizo hasta que llegó la doctora.

Me consulto y por los síntomas era seguro que tenia Influenza, que me dieran un antiviral y mucho reposo….

Cuando medio se quito la temperatura le di la tarjeta a mi tío fue para comprar el medicamento……pero al llegar de la farmacia estaba hirviendo en temperatura y los deliro estaban en aumento…… muy delicada la situación.

Ya casi se acababan las toallitas húmedas y la siguiente recomendación de la doctora, era que me metieran a bañar, Angel (mi tío ) llevó a la pequeña a su cuarto, metió una silla al baño y me llevó a tomar una ducha, casi no me podía sostener ni sentada.

Así pasé un rato bajo el agua tibia, disminuyó un poco la temperatura, entonces me dijo que me llevaría a la cama y que había puesto ropa para que me cambiara…pero al momento de levantarme me sentí muy mareada, me llevó a la cama casi cargada, le dije entre balbuceos que así me acostara, pero no accedió porque estaba empapada y se podría complicar la situación, por más que insistí, tomo la iniciativa de desvestirme secarme con una toalla y cambiarme la ropa, así me acostó, todo un respetuoso, pensé que podría aprovechar la oportunidad para hacer de las suyas pero no fue así…….al día siguiente entre dientes le agradecí el apoyo pero que guardara discreción para no armar un problema familiar y que no lo volviera a hacer.

En el transcurso de los días, se veía más dominador y yo me sentía dominada…..

Las idas al colegio hacían que forzosamente tuviera que dirigirle la palabra, y sin querer se inicio la conversación…… pero era una conversación para mi a la fuerza.

Ahora pasaba atrás de mí y yo lo evadía … ya no lo veía como mi tío, parecía otra persona extraña en la casa….

antes para entrar a mi cuarto tocaba y pedía permiso, lo cual ahora todavía hace pero, solo cuando esta mi esposo, claro que le reclamé pero no sufrió efecto, entonces yo me salía..

Uno de esos fines de semana anteriores, mi esposo quería que hiciéramos el amor, pero por los acontecimientos sucedidos no estaba de humor por el temor a un enfermedad venérea o algo parecido, le dije que me dolía el cuerpo que a lo mejor me iba a dar gripa o algo así, que si se podía para la próxima semana o que lo masturbaba para que se relajara, no lo quería dejar ir con la necesidad.

Mejor lo dejamos para la otra semana me ___dijo y así pasaron algunos días…no quería quitar el dedo del renglón en el asunto de la denuncia , pero repasando el protocolo de atención a victimas de abuso sexual, las había perdido como por ejemplo: el ir a la cruz verde en ese mismo momento a que me levantaran un dictamen médico, etc.

Platiqué con una tía, hermana de mi tío, diciéndole que a una amiga, un tío había abusado de ella…….. no termine de hablar, cuando dijo en voz enérgica, eso se lo ganan por pu…

momento me mandó a la ruina con su comentario.

Ya se habían complicado mucho las cosas y para acabarla no me bajaba, pero era por los nervios, a los días se presentó la regla….

PARTE III

Sigue la tercera parte….

En los días siguiente mi tío Ángel se auto aumento los privilegios hacia mi persona, hasta el punto en que se quedaba dormido en mi cama y no siempre para tener sexo, ese día si lo hizo, al terminar, por más que le insistí a que se fuera, no logre nada, el cansancio me venció, así pasé la noche, a la mañana siguiente me desperté y el seguía dormido, lo tuve que despertar, se metió a bañar y yo me dedique a tender la cama para que no hubiera rastros o cambiarla, pero note una mancha de semen en la sábana, cuando salió del baño no le comenté nada, la vergüenza y el coraje no me dejaron actuar, ese fue prácticamente el inicio de esa relación enfermiza, yo era solo un depósito del semen de mi tío, me movía a su antojo, cuando le daba la gana,  lo puedo describir de la siguiente manera: se masturbaba conmigo, me ponía como perra, me penetraba y me movía con una mano a ratos con las dedos metiendo  en mi cadera al ritmo que se le antojara casi siempre exageradamente lento pero cuando ya se iba a venir, me movía más rápido hasta que terminaba, la sacaba y se la limpiaba en mí.

No todos los días lo hacía ni se quedaba en mi casa, pero uno de esos días que si lo hicimos, mi tolerancia llegó al límite,  le dije que se bañara cuando terminara de hacerlo, para no manchar las sábanas, solo se volteó y se quedó bien dormido.

Ya no quería ver su marca de semen en mis sábanas, así que agarré una toallita húmeda y me dispuse a limpiarlo.

Por primera vez conocí su pene, primeramente lo agarré e intenté correrle el prepucio hacia atrás, pero me llevé una gran sorpresa, no tenía hecha la circuncisión y simplemente no se le veía el glande , que lio, como pude recogí con las toallitas el escurrimiento que tenía, eran más testículos colgantes que pene, cuando terminé, me metí a bañar y me acosté a dormir ya no usaba ropa de cama porque no le gustaba y para no quitármela en plena madrugada por sus reclamos, me dormía sin ninguna prenda y así lo hice con mi esposo lo cual le extraño, pero no hizo más comentarios, había un excepto, en mis días de regla que solo aceptaba el puro calzón, no más.

En la mañana siguiente le dije que debería ir a consultar para que lo revisara el Dr. Urólogo Y ¿qué opinaba acerca de la circuncisión?, me dijo que así había vivido toda su vida y que no había problema, le seguí insistiendo intentando convencerlo de que se  la hiciera , pero fue inútil me ignoró y vi cómo se molestó.

Por mi cuenta, en una de mis consultas le dije a mi ginecólogo que un hermano tenía ese problema y ¿qué podía pasar si no tenía hecha la circuncisión? me menciono que podía contraer muchas infecciones como la fimosis, y me recomendó que se hiciera unos ejercicios, como intentar correr el prepucio hacia arriba, el lo llamaba ejercicios estiramiento, intentar abrirlo y luego hacia abajo durante 20 minutos aproximadamente.

Llegué a la casa y se lo platique  para que lo hiciera, pero me dijo que no le interesaba , se dio media vuelta y se fue, que frustración en el umbral de lo más alto, tenía que enfriar mis emociones para poder pensar con claridad y buscar una solución, así no se podía quedar.

No tenia otra opción que la de hacerlo, yo misma, antes de que me pegue una enfermedad/ infección.

Esa noche llegó mi tío al cuarto, ya sabía que tendríamos sexo y antes de iniciar le comenté lo que quería hacer con su pene y estuvo de acuerdo, tenía que ser constante si quería ver resultados pero si no había avance, tenia que someterse a una operación, lo cual dudo mucho que quisiera hacérsela.

Se sentó a la orilla de la cama, me puse entre sus piernas arrodillada, lo tocaba lo más suave que podía para que no se rozara y aguantara más tiempo con los ejercicios,  le sirvió para excitarse y aumentar las sesiones de coito, pasaron 15 días y me iba a dar por vencida por no lograr ni un mínimo asomo de su glande , pero  precisamente ese día de repente cambié la técnica a solo con las dos manos bajarle el prepucio y en eso noté que ya se le corría  la piel dejando ver un poco más la punta de su polla, de perdido se le veía  la puntita, para mi era un gran logro y motivación, así seguimos, el tiempo de esa práctica, siempre era antes de que me penetrara… me costó mucho convencimiento un mínimo resultado,  porque apenas lo tocaba un rato, en seguida se excitaba y quería meterse en mí o que se  la chupara.

Una ventaja ahora era que quería que lo masturbara solamente bajándole el prepucio, eso disminuyo el tiempo del objetivo a alcanzar y muy  pronto  vimos buenos resultados hasta llegar al objetivo, pero el final final se logró en una ocasión que tuvimos sexo, como era la encargada de limpiarle el pene, me di cuenta que su glande estaba totalmente descubierto, me dio gusto y alivio.

Siguió pidiéndome que en cualquier lugar y momento se la sacara y lo masturbara, pero ahora quería que con una mano le bajara el prepucio y con la otra solamente bajara la mano, como si lo estuviera ordeñando, así me decía ¡ordeñame!…la mayoría de las veces sin sacarle el semen, porque ese líquido lo quiera para depositarlo adentro de mí.

No se si cometí un error, porque ahora se veía más motivado a las relaciones sexuales pero  intentaba experimentando otras posiciones, porque antes solo se ponía arriba o me ponía en cuatro que era su preferida, lo contrario a lo que deseaba al principio, tener relaciones sexuales con él.

En medio de esas sesiones mi tío se le antojó meter su lengua entre los labios vaginales para saborear los líquidos que de ahí pobremente salían, intente todas las técnicas de relajación para aislarme de ese momento, pero nada funciono, la excitación subió como el mercurio de un termómetro cuando tienes fiebre, ya no era yo, me sentía poseída, jadeaba y mi espalda se curveaba, ahora el clítoris manejaba mi cerebro y mi cuerpo…. hasta que por primera vez exploté con él …… y la sensación fue extremadamente placentera, tal vez por el acumulamiento de tanta represión sexual que tenia de sesiones pasadas.

Muy mal de  mi parte porque hoy si quería ser penetrada, mi vulva lo pedía a gritos, y como ya estaba el ahí y eso era lo que él quería, pues me propuse a tener únicamente sexo pero ahora con mi participación voluntaria, me subí  y me paré arriba de la cama sobre su vientre con las piernas abiertas , me fui sentando poco a poco, hasta sentir su glande en la piel de mis labios y empecé la penetración lentamente agarrándole el pene ,  saboreaba cada pedazo de carne que invadía mis entrañas, sentía como si mi parte hubiera adquirido vida y actuaba independientemente de mi voluntad, pasó el tiempo hasta que entro totalmente y mis nalgas chocaron con sus testículos, acto seguido  subía mi cadera un poco y luego la bajaba, me movía rítmicamente pero muy lento nunca supe qué era su pene con prepucio, pero ahora con el glande descubierto prácticamente lo veo con mis ojos interiores cómo va abriendo mi ser, hasta como se van entre mezclando nuestros líquidos, me dijo que no le gustaba tanto esa posición, me vía muy dominante, pero que verme auto penetrarme con su pene erotizaba mi figura, la escena y los pensamientos, no duro mucho y se vació, lo sentí con el primer chorro de semen caliente, me quede quieta y sentada, recibiendo complacida y disfrutando todos sus espermas, sí me movía, pero solo un poco para sacarle todo, apretaba mis labios vaginales, y buscando la posición de la máxima penetración para que todo se quedara adentro, no se ¿ porqué?.

Quería más pero el ya no tenía nada que ofrecerme,  pensé en chupársela para ver si reaccionaba y limpiársela, pero no lo hice, algo de dignidad tenía que tener, era demasiado el calor que no me importaba que me mirara, para mi mente no estaba ahí, así que me acosté y  , con una mano  tocaba y apretaba mis pezones y varias de mis partes erógenas,  con la otra solo usé dos dedos para abrir mi vagina y pasarlos de arriba hacia abajo y circularmente hasta rozar  mi clítoris,  al tocarlo tenia la sensación de que me vibraba toda la piel, no funcionaba el cerebro por el golpe excesivo de endorfina, pasaron los  minutos sentía como mis fluidos combinados con su semen, el olor intenso de él me lo indicaba, actuaban como lubricante  facilitando el estarme frotando, hasta que mi cuerpo no pudo con tanta excitación, se tensó, pasaron varia convulsiones y vino el relax, quería acariciarlo para agradecerle el favor, pero no lo hice.

No me di cuenta que estaba ahí hasta que me relajé, abrí los ojos y muy junto a mi, pegando con mis costillas derechas estaba  su rodilla, que vergüenza me dije en mis adentros, y me dijo que era un show mis gemidos, contorciones y como se me ponía la piel erizada, mi tío cuando terminaba el acto sexual  siempre se dormía, pero ese día se quedó a verme masturbar …

No me quedo más que, pasarme  una toallita húmeda para quitarme el poco líquido que Ángel mi tío depositó en mis adentros, limpiarlo a él y resumo que esa noche dormí muy bien y al despertar me invadió una sensación de relax, descanso y vergüenza con algo de sentimiento de culpa.

A la mañana siguiente ya con más confianza me contó que al principio de las penetraciones, su liquido preseminal lubricaba bien, pero que después tenia que ponerse saliva en su pene para poder entrar, por la resequedad de mis labios vaginales a pesar de la tersura de estos, pero que en esa noche mis secreciones eran muy abundantes, y que lo había motivado a pasar su lengua por mi parte porque quería saber a que sabia yo, y que ahora ya podía asegurarme, el sabor dulce y suave con rico aroma es lo que me caracteriza , en los próximos encuentros repetiría lo de pasar su lengua por mis labios primero para ponerme a tono, mencionó.

Procuraba vaciarlo antes del viernes porque mi esposo podría llegar con deseos y no quería que se diera cuenta de lo que estaba ocurriendo, porque aunque yo no quisiera, comparaba a los dos hombres y sus acciones hacia mí, en el momento de tener relaciones.

Mentalmente tenía que poner límites para que no haya ese eclipse de personas y sentimientos.

Pero viene la culpa displacentera, en estos momentos me pongo a trabajar en ella para convertirla en mi aliada.

Mi voz culpadora interna un poco inmadura en ese momento me reclama que transgredí una norma pero mi voz culpada menciona que estaba en la inconciencia cuando sucedió el acto y sopesando lo sucedido y sincerándome conmigo misma, en verdad ese momento la disfruté mucho….. tal vez era la temperatura, algo que comí, algún olor, no se que fue, pero me prendió el acto y lo peor de todo es que no se cómo olvidarlo y dejarlo de hacer, cuando menos no con mi participación, pues ya en calma, lo estaba haciendo con un familiar.

Sigue ………… una disculpa por lo extenso…

Compartir en tu redes !!
Olivia
Olivia

La vida de cualquier mujer, agarradas rozones , nalgadas intentos de .......... en México, pero hoy por descuido, soy aparte de ser la señora De Delgado, soy la señora de roquí ........ si soy amante de un perro........ y creo que aquí encontré cómo hacer catarsis....

Relatos: 1