Amor Filial | Sexo con Maduras | 11.864 lecturas | 43:00

La visita de mi tía – I, II, III

Hola nuevamente, ya hace varios años que vengo con esto y creo que es el momento de plasmarlo en un relato, siempre fui una persona muy dada y de muy buen humor, trato de caer bien a todos, pero a veces no se puede, así que voy por la vida siendo una persona agradable, tanto con la gente que no conozco como con parientes y amigos, esto que pongo como prólogo es para poner en contexto para lo que a continuación les voy a contar, mi casa si bien es pequeña, es tranquila y ordenada, y como toda persona que vive sola trato de que todo esté en su lugar, y siempre cuento con algo para compartir tanto para comer como para beber, con cualquier invitado que pueda caer de sorpresa.

Luego de que me invitaran al cumpleaños de mi tía la cual festejaba sus 50 años, me pareció muy buena idea ir para encontrarme con parientes que aprecio mucho y otros a los cuales no veía desde hace mucho tiempo por distintas circunstancias, ese día sabía que la iba a pasar muy bien ya que estaba de muy buen humor y varios primos me habían llamado para que no falte, una vez llegada la hora voy y me encuentro con toda la familia.

Realmente estaba pasándola genial, todos bebiendo y riendo a más no poder, muchas anécdotas y recuerdos de infancia, a mitad de la fiesta una sorpresa para mi tía, llega entre medios de bolsos y valijas la hermana mayor (también hermana de mi mamá), que venía de Córdoba para el evento y a pasar unos días a Buenos Aires, la verdad fue una sorpresa grata para todos, ya que es muy querida y siempre fue la tía piola de la familia, obvio que hacíamos fila para saludarla y paso a ser la figura principal para la mayoría de los sobrinos que tuvimos relación con ella y nos dió consejos y nos hizo la gamba con nuestras cosas de adolescentes, uno ya más grande lo primero que quiere hacer es tomar algo con ella y recordar el pasado que tan bien lo paso cada vez que ella intervenía.

Ya muy entrada la madrugada y luego de varios brindis y tragos junto a mis parientes, empiezo a saludar para irme, en eso se acerca mi mamá diciéndome que si mi tía se podía quedar en mi casa ya en no tenían lugar y como yo vivía solo podía darle una habitación que me sobraba, yo la quiero mucho, pero realmente lo tuve que pensar, alguien invadiendo mi privacidad, con muchas dudas y medio de mala gana acepte, no me quedaba otra, así que fuimos con ella a casa, le indique la habitación y le dije que se acomodara tranquila, que se sienta como en su casa, le mostré todo y que ella se manejara por dónde quisiera, así que me pidió que se quería duchar porque fue largo el viaje y quería estar más cómoda, como ese era también mi plan, tuve que esperar que ella terminará, así que fui al patio de atrás y me senté a tomar una cerveza.

Cuando sale ya más cómoda, le sirvo un vaso y le digo que me voy a duchar también, bueno, y me dice que cuando salga vuelva a tomar con ella que la noche (ya madrugada) estaba muy linda y hace mucho no hablábamos de todo los dos juntos, cosa que me pareció buenísima ya que la noche se prestaba, salgo del baño, me visto y voy llevando otra cerveza, la serví y brindamos, empezamos a hablar de todo, recordar viejas época y a reírnos mucho, hasta que toque un tema que no debí, le pregunté porque no había venido con el tío, pensando que me diría por temas de trabajo o algo así, pero tomándose unos segundos y con los ojos vidriosos me comenta que lo había encontrado cojiendo con otra mina, yo me quería morir, me dice que no diga nada y que cuando vuelva vería que es lo que hace.

Trate de no tocar el tema y seguimos hablando de cualquier cosa, a la cuarta cerveza y entre risas de las charlas me dice que va a ir al baño, se levanta con esfuerzo para que no se caiga por las copas demás y seguramente por todo lo que venía pasando, la agarro de la cintura y ella me abraza para afirmarse, en ese instante pega su cara a la mía y me da un beso en los labios y me dice que me quiere mucho y que siempre fui su preferido, yo sin darle mucha importancia por el estado en qué estaba, la acompaño hasta la puerta del baño y le digo que cuando salga me avise.

Vuelvo a la mesa y me quedé pensando, hasta ese momento nunca la había mirando como una mujer en forma sexual, pero ese beso me hizo verla que a sus 58 años era muy bonita, su pelo rubio de tintura, caderas anchas que eran adornadas con un prominente culo y generosos pechos grandes, que para su edad todavía era una mujer muy atractiva, escucho la puerta que se abre y volvemos a la mesa a tomar la última cerveza, seguimos hablando de todo y ella vuelve a tema de mi tío, diciéndome “ese HDP me las va a pagar todas”, y me cuenta que no es la primera vez que la engaña.

Yo trato de calmarla diciéndole que son cosas que pasan y que mañana con la cabeza más fresca y descansada vera mejor las cosas y encontrará la forma de solucionarlo, terminamos la cerveza y le digo vamos a dormir que hoy fue mucho para un día, la agarro nuevamente de la cintura y la llevo a la habitación y la siento en la cama, le digo desvestite y dormí, que mañana seguro vas a tener que ver a la familia, cuando me estoy por ir de la habitación me agarra la mano y me sienta en la cama con ella, me agradece por estar en mi casa y me dice que estar conmigo es lo mejor que pudo haber hecho, y me da otro beso en los labios al que respondí, y ella comienza a besarme muy apasionadamente.

En ese momento no se si por el alcohol o que, pero me olvidé que era mi tia, y empecé a besarle el cuello cosa que parece era su punto débil, sin mediar palabra me recuesta sobre la cama y subiendo sobre mi, se saca la remera de dormir que llevaba y deja al aire sus enormes tetas, que tenían unas aureolas marrones y coronaban con un pezón grande y duro, no hizo falta que yo hiciera nada, ella sola agarro una y me la dió en la boca para que chupara, era increíble lo grande y hermosa que era, no pare de chupar un solo instante, lamiendo y mordiendo ese exquisito pezón, cambiaba de teta una y otra vez, hasta que como pude junte sus tetas y metí sus dos pezones en mi boca, en ese momento ella estallo de placer, gimiendo y diciendo cosas que no entendía.

Estaba totalmente extasiado por devorar esas tetas increíbles, ella se hace a un lado y siento que me empieza a acariciar la pija por sobre el pantalón, que la tenía a más no poder, por sus hermosas tetas y por saber que era mi tía la que me estaba por cojer, sin mucho preámbulo me baja el pantalón abrochado y todo, y deja al aire mi pija en todo su esplendor, si bien no es muy larga, tiene una buena medida, pero debo reconocer que es gruesa, ella sin emitir sonido se arrodilla, la agarra y la empieza a sobar y mirar como si fuera una nena que tiene en frente al helado más deseado.

Muy de a poco lo empieza a lamer y a meter en su boca, fue algo increíble, debo decir que era un verdadera experta chupando pija, no dejo ni un milímetro si pasar su experimentada lengua, y cuando llegaba al frenillo chupaba y lamía como si su vida dependía de ello, tuve que hacer un gran esfuerzo para no acabar en ese momento, pero nunca antes me habían chupado tan bien la pija, estaba tan concentrado en no acabar, que no se en que momento ella se sacó el pantalón, y una vez que soltó mi pija subió para clavársela en su gran concha, cosa que no le permití, ya que antes quería devolverle el favor y chupársela con esmero.

La recuesto a ella en la cama y bajo a comenzar con la faena, y me encuentro con una mata de pelos prominente, la cual no impidió que empiece a lamer con gran entusiasmo, instintivamente ella abre las piernas y pude ver su concha abierta por la calentura y sobresalía un prominente clítoris rosados y brilloso, no se cuánto tiempo estuve chupando, ya que parecía que estuve en un trance, hundía mi lengua hasta lo más profundo y terminaba chupando y mordiendo su gran clítoris, cosa que la hacía retorcer y descargar gran cantidad de sus jugos, y le arrancaban sonoros gemidos y un ahogado “así, así, no pares”.

Fueron dos las acabadas que depósito en mi boca y que la dejaron a punto caramelo para que empiece a cojerla, apoyo la cabeza de mi pija en su entrada y con un pequeño empujón entra con gran facilidad, ella estaba realmente muy caliente, podía sentir un calor intenso en mi pija cada vez que entraba, era lo más excitante que me había pasado hasta ese momento, yo cojiendo a mi tía a gusto, pero sobre todo sabiendo que esto solo era el primer día de la semana que se quedaba en casa.

Luego de estar cojiendola recostada, ahora sí ella se sube y se clava mi pija hasta el fondo, y con rítmicos movimientos y sus manos en mi pecho se esmera para que nada quede fuera de su interior, era realmente formidable lo bien que se movía y cojia mi tía, en un instante apoya sus pies en la cama y empieza a dar fabulosos sentones sobre mi pija, yo está en el cielo del placer de lo genial que cojia, solo se escuchaba sus sentones y a ella que decía “rico, rico, rico”, en un momento, así como estaba gira y empieza a dar sentones de espalda a mi, su prominente culo subiendo y bajando era glorioso.

Luego se ve que por el cansancio, vuelve a sentarse en mi pija y apoyando sus manos en mis piernas sigue con su movimiento rítmico, yo teniendo el paisaje de su gran culo frente a mi, no quería que terminara nunca, pero puedo ver sus espasmos y que gran cantidad de flujo salen de su concha, empapando mis huevos y las sábanas, como yo todavía no había acabado (pero no faltaba mucho), la agarro de la cintura y la empiezo a mover, haciéndole saber que seguía caliente, al notarlo baja de mi pija y se pone en cuatro, regalándome una visión perfecta de su concha y su culo enorme.

Me acomodo tras de ella y empujó con fuerza mi pija hasta el fondo, para comenzar a arrancarle gemidos intensos, luego de unos minutos de estar así me dice “cojeme el culo que tu tío casi no lo hace”, al escuchar esto casi acabo en forma instantánea, antes de hacerlo empiezo a besar y lamer su su culo y su ano el cual parecía bien cerrado.

Apoyo la cabeza de mi pija en su ano y empujó lentamente, entre pequeños quejidos de ella voy entrando muy lentamente y parando unos segundos para que se vaya acostumbrando al grosor de mi pija, hasta que casi toda esta en su interior, empiezo muy suavemente a sacar y meter mi pija, y sus quejidos pasan de a poco a gemidos, por lo que empiezo a dar más velocidad y más fuerza.

Era increíble ver ese enorme culo chocar contra mi, y mi pija perderse en el, era el hombre más feliz del mundo cojiendo el culo de mi tía, después de unos minutos empecé a sentir que venía mi descarga, y como pude le avise que estaba por acabar, entonces agarra sus generosas nalgas con sus manos y abriéndolas me dice “déjame la leche adentro”, nunca había acabado tanto y con tanta calentura, no creía lo que había sucedido, caigo desplomado sobre ella y así nos quedamos dormidos.

Al despertarme ya casi medio día, veo que estoy solo en la habitación que le había dado a mi tía para que se quedara, todavía medio mareado me levanto para ir a mi habitación y veo a mi tía tomando mate en el comedor, voy al baño, me higiénizo y al salir me dice veni a tomar un mate.

No sabía cómo arrancar la conversación, si pensaría que me aproveche de la borrachera, si me diría algo porque éramos tía y sobrino, o cualquiera de las mil cosas que me pasaban por la cabeza en ese momento, me siento, me da un mate y me dice “bastante movida la noche” casi me desmayo del alivio de escuchar eso, no se me ocurrió otra cosa que decirle “muy movida”, y así arrancamos la charla del día, dónde me cuenta muchas cosas de la familia, de su vida en Córdoba y muchas cosas más.

PARTE II

Luego de la increible noche que habíamos pasado con mi tía, nos sentamos a tomar unos mates y charlar, para esto ya era como el medio día y nos llaman diciendo que vayamos a almorzar con la familia, ella que es a quien llaman, les dice que recién nos estábamos levantando y tomando unos mates, que en cuanto terminemos vamos para allá, ahí es que me dice que lo de anoche fue maravilloso y realmente la hizo sentir una mujer completa, pero que estaba mal, porque yo era su sobrino, porque estaba pasada de alcohol, porque se sentía despechada, porque ella no es así, etc, etc, etc.

Miles de motivos más por lo que lo de anoche no debía repetirse, yo solo escuchaba y le di mis argumentos de qué fue lo que pasó anoche, que si bien estábamos bastantes pasados de copas, es lo que ambos deseábamos con muchas ganas aunque no hubiéramos tomado alcohol, (ella asintió con la cabeza y me sorprendió), le dije que es una mujer muy atractiva y sensual, que cualquier hombre desearía cojerla, que desde adolescente me encantaba su culo y soñaba con cojerselo (aunque no era verdad, ya que de adolescente yo la veía como mi tía y no como mujer).

Que fue muy hermoso lo que pasó esa noche y que nunca una mujer me había hecho sentir así, que fue el mejor sexo de mi vida y que iba a quedar grabado por siempre en mi, bla bla bla, muchas cosas más, cosa que ella interrumpe y dándome un beso en la boca me dice, “tratemos que no pase”, ahora vamos que hay que almorzar con la familia, su beso y su frase me confundieron, pero bueno, nos bañamos y fuimos a almorzar con la familia, pasamos una linda tarde, charlamos bebiendo menos que el día anterior y comiendo de todo un poco, en un momento coincidimos ella saliendo del baño y yo entrando, y como algo instintivo le agarro su gran culo, ella se da vuelta y crei que me diría algo, por el contrario, me regaló una sonrisa.

En ese momento supe que habían surtido efecto todos los motivos que le había dado para seguir con nuestras noches de sexo, al entrar la tarde ella me dice, “ya estoy muy cansada, vamos así me recuesto un poco”, si claro, y saludando a todos nos vamos, al llegar a casa me dice, pone para tomar unos mates (como toda persona del interior), lo hago y nos sentamos a tomar, ahí entre charla y charla me cuánta muchísimas cosas de la familia de las cuales yo no tenía ni idea, casi me hace desmayar con todo lo que me contó y que hicieron que de ahí en más, mire diferente a toda mi familia, me cuenta que mi abuelo se cojia a todas sus hijas (incluida mi mamá), que mi tío siempre se cojio a mi tía que cumplió 50 años, que ella se había cojido a varios sobrinos (ahora incluído yo), y que sabía que había sobrinos que se cojian entre ellos, incluso a uno que le gustaba la pija y se lo cojia un tío, toda esa conversación me desoriento y me calentó a la vez, así que de golpe agarré su cabeza y comencé a besar sus labios con mucha pasión, ella me saca y me dice que no, que espere a la noche que tenía una sorpresa para mi por ser tan buen sobrino.

Llegada la noche, después de cenar algo tranqui, mi tía va al baño y al rato vuelve, me agarra de la mano y me lleva a mi habitación, una vez ahí me abraza y me besa con gran pasión, yo devolvía sus besos y a la vez agarraba y acariciaba su enorme culo, realmente parecía un adolescente que estaba por cojer por primera vez y sobretodo a su tía, luego de un rato ella me pide que me saque la ropa, cosa que hice con gran velocidad, me recuesta en la cama, y empieza a lamer y chuparme la pija con gran maestría, como solo ella lo sabe hacer, me hacía volar de placer, cada vez que metía toda mi pija en su boca era indescriptible la sensación, solo ella supo cómo darme tanto placer con su boca (en otro momento me contó que había aprendido mucho con un amante de muchos que había tenido en su provincia, y la había hecho hacer de todo en el sexo y que en otra ocasión les contaré la conversación).

Subía y bajaba con su lengua sin olvidarse de los huevos que lamía y los metía dentro de su boca para no dejar de disfrutar cada milímetro de mi pija, en lo mejor que estaba disfrutando empiezo a sentir algo extraño, era mi tía que intentaba meter un dedo en mi culo, con una mano trato de sacarla haciéndole saber que no quería, pero no le importo y siguió con su trabajo, era una sensación entre dolor por el dedo en el culo y placer por como me chupaba la pija mi tía, de a poco se fue transformando todo en placer, parecía que la pija me quería explotar, nunca había sentido algo así, tenía la pija hinchada, venosa y bien colorada, a los pocos minutos la forma en que acabe fue increible, nunca había largado tanta leche que fue a parar a la cara y pelo de mi tía, a las sábanas y sobre mi.

Ella muy gentilmente me la limpia con la lengua y me dice “te gustó mi sorpresa”, lo que respondo “me encantó, pero yo te quería cojer, no acabar tan rápido”, quédate tranquilo me dice, que recién estamos empezando y hay más sorpresas, y al decir esto se la vuelve a meter en la boca, esta vez la chupaba muy suave y lo disfrutaba mucho ella, se le notaba en la cara, luego de un rato y con mi pija algo flácida esperando que se vuelva a reponer, me dice ahora se viene la segunda sorpresa, y sacándose la tanga me indica que le chupe la concha, algo que deseaba con toda mi alma, pero justamente para mí sorpresa ya no estaba esa mata de pelos del día anterior, su concha estaba suavecita y lisita, se ve que se había depilado cuando fue al baño, solo para que yo me deleite con ella.

La suavidad al tacto de mi lengua fue glorioso, su humedad, su sabor, era todo lo que esperaba y más, me encontraba devorando el clítoris de mi tía como nunca lo había hecho, subía y bajaba, metía mi lengua hasta lo más profundo de su ser y ella lo agradecía con sonoros gemidos, realmente estaba en un éxtasis saboreando su concha, luego de varios minutos y ya repuesto de mi primer acabada me decidí a cojerla, cada vez que entraba en su interior totalmente mojado era un placer indescriptible, no quería parar y lo hacía cada vez con más fuerza hasta arrancarle su primer orgasmo, que deseaba sentirlo y disfrutarlo, todos sus jugos empapandome era lo que ansiaba.

Continúe con el frenético mete y saca para que se extendiera por más tiempo, estuvo más de un minuto acabando en forma ininterrumpida que ambos disfrutamos, al bajar la velocidad ella cambia de posición y se sube en mi para clavarse mi pija hasta lo más profundo, se movía de adelante para atrás en una forma única, no paraba un segundo y con gran fuerza haciendo que mi pija sienta como chocaba con sus órganos uterinos, no se hizo esperar su segundo orgasmo y cayo desplomada sobre mi, era espectacular como lo estábamos pasando, tanto sexo y lujuria que nunca había imaginado que ella lo tendría.

Yo me movía muy lenta esperando que ella se repusiera, me besaba diciéndome que realmente la estaba haciendo feliz, era una mezcla de angel y demonio que había en su interior y yo disfrutaba de ambas, ella se baja sin dejar de besarme y se recuesta a mi lado, pero yo no quería dejar pasar la oportunidad de cojer su gran culo, así que la tomé de la cintura y la hice arrodillar en la cama, ella sabía muy bien lo que deseaba y con las fuerzas que le quedaban me sorprendió abriendose las nalgas con ambas manos, mi visión de ese culo abierto de par en par era extraordinaria y mi exitacion se multiplico, apoye la cabeza de mi pija en su entrada y de a poco la fui metiendo con más facilidad que la vez anterior, era un monumento al culo el de mi tía, y yo lo estaba cojiendo como deseaba, no pare un instante, y sus nalgas chocando contra mi era la mejor sensación del mundo.

Estaba tan excitado que a los poco minutos ya estaba apunto de acabar, y se lo hago saber a mi tía, pero para mí sorpresa ella se sale y mete mi pija en su boca esperando mis descargas que no tardaron mucho en llegar, era hermoso ver su cara con mi pija en la boca tomando toda mi leche, es algo que no se me va a borrar nunca de mi mente, cuando ya no me quedaba ni una gota, también caí desplomado, así abrazados nos quedamos en silencio mirándonos sin poder creer lo que estábamos viviendo, nos besamos unos segundos y nos dormimos.

Al día siguiente yo debía trabajar al medio día, así que nos levantamos, desayunamos y salí, diciendo a mi tía que trataría de volver pronto para que no quede sola, pero al volver ella me sorprende, pero eso se lo cuento en la próxima.

Si les gusto espero que me lo hagan saber

PARTE III

Hola nuevamente, prácticamente estoy haciendo una cronología día por día de lo que aconteció con mi tía esa semana que se vino a mi casa por en cumpleaños de mi otra tia.

Ese lunes arranque a trabajar, pero con la extraña sensación de dejar sola a mi tía en casa, realmente debo decir que no quería despegarme de ella, pero mis obligaciones me lo impedían, después del medio día recibo un mensaje de ella donde me decía que pasó a buscarla mi mamá para recorrer el centro y lugares donde ellas iban en su juventud, así que cuando termine mi horario de trabajo y llegué a casa, ella todavía no estaba, así que tome unos mates y me dispuse a preparar la cena para esperarla, cuando llega me saluda con un beso en los labios, y mientras cenamos me cuenta a todos los lugares que fueron con mi mamá, y lo bien que la había pasado ese día, yo estaba cansado por el trabajo y por el maratonico fin de semana que pasamos con ella entre comida, bebida y sexo, ella me dice que también estaba cansada por todo lo que había recorrido ese día, así que terminamos de cenar y fuimos a la cama a darnos unos mimos y descansar, la verdad le mentiría si le dijera que tuvimos sexo como las noches anteriores, uno es humano también y queda destruido, pero si debo decir que fue una de las noches más calientes que pase sin haber tenido sexo.

Nos recostamos y nos dábamos tiernos besos, mientras nos decíamos lo bien que nos hacíamos sentir el uno al otro, yo como siempre soy muy curioso y decidí hacerle preguntas sobre lo que le había pasado y de su vida mientras no teníamos contacto por la distancia y otras cosas.

YO: que pasó, me dijiste que el tío te engaño y te viniste para Buenos Aires, fue la primera vez que te paso eso.

TIA: No, no fue la primera vez, pero siempre lo perdonaba porque era algo mutuo, yo también tenía amantes y si bien creo que ambos lo sabíamos, nunca lo blanqueamos, pero hace bastante que yo dejé eso y por eso me dolió esta vez.

YO: bueno a veces pasa eso y lo mejor es pensar todo con la cabeza fría, no tomar decisiones apuradas.

TIA: si es verdad, igual todo esto que estamos pasando acá me hizo pensar mucho y me hace sentir de otra manera, es como que me renueva y me hace sentir deseada otra vez, así que por esa parte creo que lo mejor que pude haber hecho es venir sin él, así que el que me haya engañado no resultó tan mal.

YO: viéndolo de esa forma es algo positivo y creo que a vos y a mí nos resultó algo bueno de eso, ¿Y hace mucho que dejaste de tener amantes?

TIA: hace casi dos años que estoy solo con él, pero antes tenía muchos y muchas proposiciones de hombres, por eso no me afectaba tanto que el también tenga lo suyo, además yo la pasaba muy bien con la mayoría de los que estuve y otros que fueron un verdadero fiasco jajaja.

YO: y porque empezaste a tener amantes, el tío ya no funcionaba?

TIA: no, no era eso, el había empezado a trabajar de noche, llegaba por las mañanas cansado, se dormía y cuando se levantaba yo estaba haciendo algo o no estaba, y eran muy pocas las veces que podíamos estar como una pareja normal, y como verás yo soy una mujer muy caliente, imagínate hace unos años atrás mucho más, así que tenía mucha necesidad de tener sexo, así que empecé a salir por las noches y se fueron dando las cosas, iba a bailar y me encaraban mucho hasta que un día afloje.

YO: si, es entendible, vos sos muy caliente y seguro con el cuerpo que tenías todos te querían cojer, ¿Y encontraste buenos amantes allá?

TIA: algunos si, otros no, tuve muchos muy buenos y otros que casi ni se les paraba, recuerdo a unos que me decía que me iba a hacer de todo, yo fui más que entusiasmada, al principio todo bien, me chupaba muy bien la concha, sabía muy bien como hacerlo, después empecé a chuparsela yo y no se le paraba, después de estar un rato largo chupandosela, por fin se le paró, pero no le duraba ni cinco minutos, así que tenía que volver a chuparsela, cada vez que me la ponía se le bajaba, de última tuvo que terminar haciéndose una paja, fue una decepción total jajaja

YO: uhhhh que mal, que caliente habrás quedado.

TIA: si, no te imaginas, esa mañana cuando llegó tu tío, lo coji a más no poder, el me decía que nunca me había visto tan caliente jajaja, casi no durmió hasta el medio día que recién se me pasó la calentura y el enojo.

YO: pobre tío, aunque seguro habrá estado más que contento, ¿Y cuál fue el mejor amante que tuviste?

TIA: uhhhh que tema, hubo varios que fueron increible, pero hay uno que fue el que sacó todo lo que yo tenía adentro y lo potenció mil veces, fue complicado al principio pero supo lo que yo necesitaba para ser lo que soy ahora.

YO: y porque fue complicado, no te gustaba el o no le tenías fé de que lo ibas a pasar bien

TIA: te voy a contar todo desde el principio y vos decime que pensas.

YO: si si, te escucho y te digo que me parece.

TIA: lo conocí en el baile, yo estaba con unas amigas y me lo presentan, yo lo tome como alguien más, me parecía como cualquiera, que seguro me quería cojer y nada más, la verdad fue muy agradable toda la noche, muy correcto y bastante gracioso, nos dimos y par de besos y más de eso no paso, en la semana me llama diciéndome que el número se lo había dado una amiga y que tenía ganas de verme, así que le dije que está bien, pero que era mejor al otro día a la noche, esa misma noche la llamé a mi amiga y le dije que porque le dió mi número, me dijo que se lo había pedido y que quería saber todo de mi, y la estúpida le contó todo.

YO: que es todo

TIA: le dijo que tu tío trabajaba de noche y yo salía, y que necesitaba estar con alguien, la verdad me quería morir, ya dudaba en ir al otro día, pero bueno, con más de decirle que no a todo, a lo sumo quedaría como que fui una mala onda nomás, así que fui sin saber que esperar, pero ya mal predispuesta y a tratar de que pase el rato lo más rápido posible, cuando llego, el ya estaba ahí y me recibe con una sonrisa, no sentamos y charlamos, era bastante agradable, pero yo no estaba de humor por lo que había dicho mi amiga, pero de a poco fui cambiando, me hacía reír mucho, y tenía una mirada linda, la verdad me sedujo solo con mirarme toda la noche, ya habían pasado como 3 horas y le digo que ya me tenía que ir, me dice que me lleva hasta casa, le digo que no, que se quede tranquilo, y me dice, “no, como vas a ir sola, tu amiga me comentó que tú marido trabaja de noche y estás sola, no puedo dejar que andes a mitad de la noche”.

No sabía si morirme por lo de mi amiga o cojermelo ahí mismo por su caballerosidad, así que termine aceptando, antes de llegar le recuerdo, “sabes que soy casada y no puedo bajar de un coche en casa”, ¿Porque no? Me dice, “tranquilamente puedo ser un remis que te deja”, y tenía razón, así que le fui indicando y me dejó en casa, me dió un beso en la boca y baje, cuando entre a casa me dije a mi misma, que boluda le tendría que haber dicho para ir a un telo, pero bueno, si no salió de él, así que me voy al baño y cuando salgo escucho que golpean la puerta, lo primero que se me cruzó fue “a este boludo lo asaltaron”, así que abrí esperando lo peor, ni bien abro el entra y me empieza a besar, yo sorprendida instintivamente respondí, la verdad es lo que deseaba así que cerré la puerta y le comí los labios, sucedió todo muy rápido, al ratito se la estaba chupando y sin mediar palabra me empezó a cojer sobre la mesa, parece que yo lo deseaba mucho, porque en un ratito me hizo acabar dos veces, cuando terminamos me dice que se va porque es tarde y no quiere que lo vean salir de día por tu tío, pero que quería que estemos más tranquilos y más tiempo.

YO: pero eso no fue complicado, te cojio y la pasaste bien, que fue lo complicado?

TIA: después de eso nos hablamos y decidimos vernos un viernes, todavía me acuerdo, nos encontramos en una esquina y nos fuimos directo al hotel, antes de entrar me regala unas flores y me besa con pasion, me sentía en las nubes, entramos y ya en la habitación lo bese y me saque el vestido que llevaba, no tenía nada abajo, así que quede toda desnuda, lo abrace y él de un empujón me saco, yo no entendía nada, y me pega dos cachetazos en la cara, me decía que era una puta y que iba a aprender como se tratan a las putas, empecé a llorar y a querer irme, entonces me tiró a la cama y me empezó a cojer, yo forcejeaba y no podía safarme, hasta que me dió otro cachetazo y me quedé inmóvil, me cojio a su gusto y cada vez que me movía me pegaba, no sabía que hacer, solo lloraba, cuando acabo se acostó a mi lado y me dijo “espero que te haya gustado”, yo lo único que hacía era llorar sin decir una palabra, me sentía humillada, con mucha impotencia, me dice que me vaya a bañar y lo hago, no sabía cómo hacer para irme y que no me siga pegando, cuando salgo del baño me llama y me dice que se la chupe, yo me niego y me agarra del brazo, me pega otra vez y me obliga a chuparsela, no paraba de llorar, cuando se termina el turno nos vestimos y salimos, quiero irme a tomar un taxi y me mete al auto y me lleva hasta la puerta de casa, antes de bajar me dice que vamos a volver a repetirlo pronto, yo le digo que nunca más quiero verlo, me bajo y entro a casa, me sentía realmente humillada, me sentía una mierda.

YO: que fuerte eso, me dejaste helado, nunca pensé que te podía haber sucedido semejante cosa, que tipo hijo de puta, ¿pero si te paso todo eso porque decís que fue tu mejor amante?

TIA: te dije que fue muy complicado lo mío, no sabía cómo hacer para tapar las marcas para cuando llegaba tu tío, así que me tape toda y trataba de no cruzar frente de el, no quería ni que me toque, pase toda la semana así, en la cabeza tenía nada más los recuerdos de los cachetazos y la humillación que sufrí, tenía mucha bronca, por varios días no quería ni salir de casa, pero sabes que al poco tiempo cada vez que me acordaba de todo tenía menos bronca, llegó un momento que estaba entre risa y calentura cuando me acordaba, en todo ese tiempo no tenía ni noticias de el, como a los veinte días estando en casa sola como siempre, no se porque le mandé un mensaje con un “hola”

YO: vos estás loca, después de todo lo que pasaste le mandaste un mensaje, te gusto que te golpeé y te humille, la verdad no te entiendo

TIA: si, le envié un mensaje y como a los diez minutos me respondió como si nunca hubiera pasado nada, “hola como estas, tanto tiempo, que haces”, yo le respondí también como si nunca hubiera pasado nada, “nada, acá en casa, descansando, terminando de hacer cosas de la casa”, su respuesta no se hizo esperar, “bien, si tenés ganas podemos ir a tomar algo y charlar”, contesto “no, ya es tarde, lo dejamos para otro momento”, el “dale, mañana te mando mensaje y te paso a buscar, tomamos algo y charlamos”, contesto “bueno, vemos, mañana confirmamos”, la verdad no sabía ni yo que estaba haciendo, había algo que me decía que tenía que hacerlo, no se si para buscar revancha o que, pero lo que si estaba segura que no volvería a pasar por lo mismo.

YO: y si no querías pasar por lo mismo para que ibas

TIA: no se, pero antes de que se vaya tu tío a trabajar me había llegado el mensaje de el, me decía a las 23 hs te paso a buscar por la misma esquina de la última vez, lo confirme y ni bien se fue tu tío ya me empecé a preparar, cuando llega subo al auto y quiere darme un beso en la boca, le corro la cara y me dice, parece que estás enojada, a lo que le digo “y que te parece a vos, no tengo motivos para estar enojada, enojada y humillada, sos un hijo de puta, como pudiste hacerme eso, sos de lo peor, no se ni para que vine, tenía que decirte todo eso”, no dijo ni una palabra, hasta que dice “ya llegamos, tomamos algo y charlamos tranquilos, vas a ver qué todo se va a aclarar”, entramos a un restorán y pide para tomar, y me dice “no quiero que estés enojada, yo no soy mala persona, y lo último que deseo es lastimarte, a veces se me va todo de control, pero yo no soy así, vos sos la mujer más hermosa que conocí y deseo llevarte a otro nivel de amor, talvez empezamos mal, pero lejos está de mi querer hacerte daño, sos increible y te deseo muchísimo”.

Realmente me dejó descolocada, no sabía si creer o no, salvó en ese momento siempre fue atento y agradable, así que trate de estar tranquila y ver cómo seguía la noche, lo pasamos bien y al rato le digo que ya me tengo que ir que ya es tarde, como antes me dice que me acompaña y me deja esta vez a una cuadra de casa, frena el auto y me despido, ahora sí, me da un beso en la boca y se lo respondo, bajo para irme y siento que apaga el auto y baja, “que haces, estas loco” le digo y me responde “te acompaño, no quiero que andes sola”, “es solo una cuadra, no me va a pasar nada” le digo, “no importa te acompaño igual”, llegamos a casa abro la puerta y el entra atrás mío, me abraza y me besa, le digo “estas loco, no podés estar acá, nos pueden ver y decirle a mi marido”, no dijo nada solo siguió besandome, yo tampoco podía dejar de hacerlo, me daba mucho morbo, era la primera vez que estaba en casa con otro hombre que no fuera tu tío, cuando empezó a besarme el cuello explote de calentura, lo agarre de la mano y fuimos a la habitación, en la cama donde el único que me cojia era mi marido.

Ahora lo estaba por hacer otro, llegamos y le saque la camisa para besarlo todo, cuando baje su pantalón su pija salto como si tuviera un resorte, realmente la chupe con ganas, y cuando lo escuchaba gemir me calentaba más todavía, el me levanta, yo creyendo que para besarme y me vuelve a dar un cachetazo, esta vez no tan fuerte como la vez anterior, yo con bronca y calentura, no se porque, en vez de llorar o tener miedo lo enfrente, y le devuelvo el cachetazo, todo esto ocurría en silencio, el al ver esto me da otro cachetazo más, y cuando se lo quiero devolver me agarra la mano y me pega otra vez, yo tenía mucha bronca, pero de repente me agarra de los pelos con la mano que tenía libre y me empieza a besar como nunca antes, yo quedé incrédula de lo que estaba pasando, pero a la vez me exitaba mucho, así que decidí jugar el mismo juego, lo empuje le di un cachetazo con todas mis fuerzas y le dije que me chupe la tetas, me dijo que no, entonces de di otro cachetazo y se lo repetí, me rompió la camisa y el corpiño que tenía y me las empezó a chupar como un bebé, yo estaba súper excitadísima.

Cada vez que le decía que me las chupe más fuerte le daba un golpe, no pensé que eso me gustará, siempre fui muy convencional en sexual, pero estas nuevas sensaciones me volaban la cabeza, nunca había sido dominante, siempre tuve el papel de una mujer dócil y sumisa, y dar órdenes me generaba adrenalina como nunca antes, mis demandas se cumplían a base de golpes y me gustaba, recuerdo cuando le ordene que me chupe la concha, al primer golpe me la chupo como nunca me lo habían hecho, su lengua jugando con mi clítoris me hacía estar en el cielo, cada vez que entraba a lo más profundo que podia era empapar su cara con mis jugos, el par de veces que acabe con su lengua solo hicieron que le ordene con todas mis ansias que me coja con todas sus fuerzas, el momento que metió su pija en lo más profundo de mi fue la gloria, lo necesitaba como el agua, pero el juego dió un vuelco cuando en lo mejor que me sentía recibí una bofetada.

Sabía que habían cambiado los roles y era el momento en que yo debía ser la sumisa, solo me deje llevar por sus golpes los cuales ya no me dolían, eran una descarga de adrenalina que entraban en mi y deseaba otro más, que no se hacía esperar, era tanto lo que había cambiado mi mente en solo unas horas, que el solo sentir su golpe en medio de la cojida que estaba recibiendo me hizo estallar en un orgasmo indescriptible, sabía interiormente que ya nada sería igual, el seguía y seguía cogiendome a su antojo y sus ya esporádicos golpes eran en distintos lugares, luego de uno de ellos me ordena que me dé vuelta y sin decir nada lo obedezco, cuando apoya con firmeza la cabeza de su pija en la entrada de mi culo, comienza su potente andanadas de nalgadas, cada una de ellas con gran fuerza, y para mí eran caricias de exitacion que automáticamente hacían que quiera esa pija entre en lo más profundo de mi, y yo misma la fui metiendo al ritmo de sus nalgadas, el mete saca que yo misma hacía era incontenible, no podía parar, hasta que el apoya sus manos en mis caderas y siento una gran descarga en mi ano, nunca había sentido tanto placer.

YO: ahora te entiendo, realmente me dejaste sorprendido y caliente, es muy exitante lo que te sucedió ¿Y siempre te pegaba cada vez que te cojia?

TIA: no siempre era así, esa fue nuestra primera vez dónde realmente entendí a qué se refería con el llevarme a otro nivel de amor, la primera vez no lo había entendido, pero nos convertimos en esclavos y amos cada uno del otro según lo deseábamos, nos fuimos perfeccionando y nuestros castigos ya no eran en lugares visibles a todos, nuestros juegos eran cada vez más al límite y hacíamos dudar al otro de si se atrevía a llevarlo a cabo.

YO: y el tío nunca vio tus marcas, ¿Que era lo que hacían en sus juegos, solo golpearse?

TIA: a tu tío le decía que me golpeaba con cualquier cosa o me raspaba y el no decía nada, y en los juegos no eran solo golpearnos y nada más, hacíamos muchas cosas, el me inicio en tríos y orgías, una vez me hizo hacer de puta en la ruta, el quería cojerme junto con tu tío o que tu tío viera como el me cojia, nunca lo deje, aunque la idea me calentaba mucho, pero tu tío seguro no aceptaría y sería todo un escándalo.

YO: era todo un pervertido tu amante, ahora quiero que me cuentes de los trios y sobretodo cuando te hizo ser puta

TIA: jajaja sos terrible y calentón, no te voy a dar ideas para que no quieras hacer lo mismo.

YO: ahora contame, me estás dejando muy caliente y con la intriga.

TIA: bueno, te voy a contar, en una de nuestras tantas noches que las pasábamos a full, me dice que quería que hagamos algo nuevo, pero que yo lo tenía que obedecer en todo, “bueno” le dije, pero decime que es lo que querés hacer, porque si no me gusta no lo voy a hacer, por más que me encante nuestro juego de obedecernos, y me dice “no, quédate tranquila que no es nada raro, vas a disfrutar muchísimo y estoy seguro que vas a querer que lo hagamos seguido”, yo la verdad no sabía que es lo que tenía en mente, pero como lo pasábamos muy bien, no me preocupe, así que solo espere que llegara nuestra noche para jugar este nuevo juego, ese día me envía un mensaje diciendo que llegaría ni bien se vaya tu tío porque que estemos más tiempo juntos y que llevaría una botella de vino para que brindemos, la verdad estaba entusiasmada, porque a pesar de que era mi amante, y yo lo sabía muy bien, estaba empezandome a enamorar.

Él me daba la atención y el tiempo que tú tío no tenía, y las pocas veces que cojiamos con tu tío, eran a las apuradas y siempre me quedaba con las ganas, las cuales el me sacaba, así que ni bien se fue a trabajar, a los quince minutos siento golpes en la puerta y sabía que era el, abrí y ahí mismo me encontré con la sorpresa, estaba parado ahí con otra persona, me extraño mucho que venga con alguien más, pero en ese mismo momento ya empecé a sospechar que era lo que tenía planeado, pasaron y se sentaron a la mesa, me pidieron tres copas y destapador para el vino, cuando voy a la cocina lo llamo y le pregunto porque trajo a alguien, me dice que me quedé tranquila que era algo nuevo que queria que hagamos, que confíe en él, que todo iba a ser para mejor, yo no estaba convencida, pero deseaba confiar y ver que pasaba, cuando terminamos la primer botella de vino, el se para, se pone detrás de mi y me acaricia el pelo y el cuello con mucho cariño, siento sus besos en mi mejilla y mi oreja, casi me derrito, y de repente empieza a ponerme una venda en los ojos, la verdad me sorprendió, pero por otro lado sabía que de esa forma me sentiría más relajada y desinhibida, lo único que hacía en ese momento era dejarme llevar por los sentidos y a la vez estar atenta y preparada para recibir algún golpe que era nuestro juego habitual, pero esta vez fue todo lo contrario.

Fue una de las noches dónde toda la ternura y dulzura afloraron en el, me besaba de una manera suave y pausada, me arrancaba suspiros con cada roce, era una experiencia única, sentía sus manos en mis pechos que los tocaba muy suave sobre mi ropa, en un momento desabrocha mi camisa y saca mis tetas por arriba del corpiño y siento que los empiezan a chupar muy suavemente, sabía que no era el, ya que era una boca distinta a la suya, pero igual la sentía deliciosa, me sentía muy cómoda con esa situación, solo me dedique a disfrutar de esas sensaciones únicas, ya que al no poder ver, cada toque se multiplica a por cien, en un momento ambas bocas estaban saboreando cada una de mis tetas, no sabía si gemir, gritar, llorar o lo que sea, mis pezones querían explotar de tanta calentura, una de sus manos acariciaba mi concha, pero ya no sabía de quién era, me agarran cada uno de una mano y me llevan a mi habitación.

Siento como lentamente me van sacando la ropa, empiezan a acariciarme todo el cuerpo sin dejar un solo lugar sin hacerlo y con mucha delicadeza me acuestan en la cama, puedo distinguir que el abre mis piernas y hunde su cabeza en mi concha dándome una maravillosa chupada, sabía muy bien que mi clítoris era la llave para que explote de placer, su amigo empezó a golpearme suavemente con su pija en la boca queriendo entra, y obviamente le di con el gusto, su pija se sentía caliente y muy hinchada, tenía un olor mezcla de perfume y el caracteristico olor a sexo, calculo que debía ser por la calentura que tenía.

Yo chupaba entre gemidos y paraba para poder respirar, pero era tanto el placer y lo caliente que estaba que no quería dejar de hacerlo ni por un segundo, llegado el momento cambiaron de lugares y era su amigo el que me chupaba la concha con mucho esmero, y el metía en mi boca su ya conocida pija que tanto placer me dió en otras noches, de a poco trataba de tranquilizarme para no acabar una y otra vez, pero no podía, eran dos expertos chupa conchas y eran todo míos, cuando siento que deja de chuparme sabía que empezaría a darme la tan ansiada cojida que deseaba, sentí la cabeza de su pija en mi entrada, y la pasaba de arriba hacia abajo, se notaba que esa pija era gorda, ya que entró en mi boca y casi no tenía espacio, sentir cada estocada era una delicia, ya no hacía falta que mueva mi cabeza para chupar la pija de mi amante, ya que con cada empujón de su amigo era suficiente para tragar esa maravillosa pija, estuvimos asi un buen rato, disfrutaba mucho el tener dos pijas, era mi primera vez y no sabía lo que me estaba perdiendo hasta ese momento, pero todavía faltaba lo mejor.

Vuelven a cambiar de posición, pero esta vez me pide que lo cabalgue a mi amante, me subo y clavó su pija en lo más profundo de mi, teniendo una sensación única, estaba en un éxtasis total, cuando siento que su amigo se acomoda detrás de mi y apoya la cabeza de su pija en la entrada de mi culo y presiona lentamente, a medida que va entrando empiezo a tener grandes descargas de electricidad que me recorren todo el cuerpo y comienzan mis innumerables orgasmos, cada uno más intenso que el anterior, no aguante más y me saque la venda de mis ojos para acomodarme sin ayuda, mis movimientos eran frenéticos, estaba en el cielo cabalgando esas dos pijas, no se el tiempo que pasó, pero para mí fue muchísimo por la gran cantidad de veces que acabe, cuando ya no daba más de tanto placer, se salen y se ponen frente a mi pajeando sus hermosas pijas, sabía que querían que me tomé toda su leche y así lo hice, largaron gran cantidad de leche en mi boca, mi cara y pelo, y lo que quedaba en mi cara lo arrastraban con sus pijas hasta mi boca, me sentía increible y completa.

Después de unos minutos que quedamos descansando y riendo, su amigo le dice “que hermosa puta que tenes, vamos a tener que cojerla más seguido, lo pase excelente”, yo interrumpiedolo le contesto “obvio que me van a cojer más seguido, esto fue lo mejor que me pasó”, después de esto, ni yo podía creer lo que había dicho, me habían hecho sentir la mujer más puta del universo y me había encantado, obvio que se repitió muchas veces, cada vez que tú tío iba a trabajar, yo me preparaba para recibir a mis a amantes, juntos o separados, ya que ambos me dieron la mejor experiencia sexual de mi vida.

YO: que hermoso lo que me contas y que caliente me dejas, nunca pensé que te gustará tanto la pija.

TIA: hay muchas cosas que no sabes de mi, pero las vas a ir descubriendo estos días que nos quedan, quiero volver a sentirme como antes, y vos lo estás haciendo, ahora vamos a descansar que estoy muerta

YO: pero no me contaste como te hizo hacer de puta en la ruta.

TIA: eso te lo cuento en otro momento, ahora te saco un poco la leche y descansamos.

Y ahí mismo me empezó a chupar la pija hasta hacerme acabar, y nos dormimos abrazados, sabía que al otro día tenía que ir a trabajar, pero no quería que pase otro día sin cojerla, me había volado la cabeza con lo que me contó, nunca me había sentido así, tenía un enamoramiento con mi tía, y no quería que termine nunca, era la mujer ideal para mí, con su experiencia y mi morbo, éramos el complemento perfecto para el otro, pero pronto les contaré cómo siguieron los días.

Espero sus comentarios y preguntas que deseen, trataré de contestar a todos

Scroll al inicio