La Maestra enseñante

📋 Lecturas: ️3651
⏰ Tiempo estimado de lectura: 6 min.

Hola, soy el profe Martin y me gusta exhibir a mi esposa !!

Soy profesor y trabajo en varias escuelas; durante las vacaciones de verano doy clases de regularización en casa; en los periodos vacacionales algunos estudiantes van a mi casa a estudiar las asignaturas que no lograron acreditar durante el ciclo escolar; de esta manera gano dinero extra, pero es un trabajo complicado ya que a los estudiantes no les gusta pasar tiempo de vacaciones estudiando.

Es evidente que necesito el dinero de las clases particulares, por ello trato de hacer mis clases dinámicas e interesantes; sin embargo es normal que a los estudiantes no les guste estudiar durante el periodo de vacaciones.

Sucedió un verano, cuando un grupo de estudiantes, perdieron el interés de ir a clases, la situación me resultaba preocupante, porque el grupo era de cinco alumnos, cada alumno pagaba 200 pesos por hora de clase, en una hora ganaba mil pesos; es decir que a la semana ganaba cinco mil pesos, trabajando en casa; por eso no quería perder ese ingreso, pero no sabía cómo retener a estos alumnos.

La respuesta vino accidentalmente una tarde mientras estudiábamos, uno de los estudiantes derramó algo de refresco sobre la mesa y mi esposa entró a limpiar. Mientras yo continuaba impartiendo la clase, sentí que los estudiantes dejaron de poner atención, pude observar de reojo, que lo alumnos le miraban el escote y el culo a mi esposa, que inclinada limpiaba la mesa. Mi esposa es una linda mujer madura, blanca, de cabellos dorados y ojos verdes, una mujer a la que en México les decimos “Güeras”.

Yo no senti molestia alguna porque los estudiantes vieran con morbo a mi esposa, porque como escribí antes, ella es bonita. Yo también me calenté al ver las piernas de mi esposa cuando estaba inclinada y su busto saliendo un poco de la blusa cuando limpiaba. Yo que tengo años viendo a mi mujer desnuda me calenté, puedo entender lo que siente un estudiante al ver a mi mujer.

En lugar de sentir enojo porque mis alumnos vieron con morbo a mi esposa, me puse en su lugar e imaginé lo que podía pensar un estudiante al verle las bragas a mi esposa; el deseo de ver sus tetas, sus nalgas o su coño; debe ser fantástico poder ver a una mujer casada, tan bonita como la mía, exhibirse.

De esta manera descubrí, sin querer, la forma de retener a los estudiantes en clase y no perder el ingreso económico que me generaban; decidí que a partir de esa clase podía utilizar a mi esposa como una especie de “gancho” para retener a los estudiantes; es decir, iba a utilizar el atractivo sexual de mi esposa y al mismo tiempo aprovechar el gran interés que tienen los alumnos de esa edad en el sexo.

Platiqué con mi esposa lo precario de nuestra situación económica y le pedí que para la siguiente clase se pusiera algo provocativo para los estudiantes; es obvio que ella se sintió ofendida con mi petición; pero la convencí de que no se trataba de que se mostrara desnuda o dejar que la tocaran, solo se trataba de que usara ropa sexy, como faldas, vestidos cortos, blusas escotadas, para que ella mostrara su cuerpo de manera que pareciera accidental. Se trataba de que los estudiantes la miraran durante unos segundos y distraerlos un momento del trabajo tedioso.

Para la siguiente clase mi esposa se puso un vestido blanco, ajustado, algo corto y transparente, con una tanga negra, para que los alumnos pudieran ver sus bragas a través del vestido; también le pedí que se maquillara un poco más de lo normal. Cuando lo hizo, ella se veía realmente linda, mi verga se puso dura y mojada, yo sentí el corazón en la garganta, estaba emocionado y caliente, no podía hablar; sin embargo mi esposa no quería que los estudiantes la vieran vestida así y me dijo que iba a sentir vergüenza con mis alumnos y pena conmigo porque yo iba pensar mal de ella.

La convencí de que necesitábamos el dinero y, que solo iba a mostrar su cuerpo un poco, en su propia casa; que las cosas iban a parecer descuidos accidentales, le dije que no era necesario que estuviera durante toda la clase, solo que entrara algunas veces mientras daba la clase para que la vieran mis estudiantes. Ella comprendió que no hacíamos nada malo y aceptó.

La primera vez que mi esposa se exhibió a los estudiantes yo estaba dando mi clase normal, mientras ella entraba ocasionalmente al cuarto de estudio para ofrecer agua, refrigerios o limpiar el lugar; esto lo hacía siempre durante las clases, solo que ahora iba vestida muy “putona” . Yo fingía leer o revisar algo cuando ella se inclinaba frente a los alumnos, ella lo hacia discretamente, sin descaro; algunas veces lo hacia de espaldas para mostrar su culo y sus piernas o lo hacía de frente, para mostrar las tetas, creo que ese día los estudiantes tuvieron un buen espectáculo visual, pero quizá no aprendieron nada.

Ese día era viernes y casi para terminar la clase, mi esposa entró a la habitación de estudio, tomó un libro que yo había dejado previamente en el suelo, para que ella se inclinara a recogerlo y al agacharse permitiera que los estudiantes le vieran las bragas, ella desde antes se metió las bragas entre las nalgas para que los alumnos vieran su culo rosado en todo su esplendor, después de levantar el libro, se sentó sobre el sillón a hojearlo y discretamente abrió sus piernas, apenas lo suficiente para que los estudiantes le pudieran ver el coño desde la mesa de trabajo.

Ese viernes varios estudiantes se enamoraron de mi esposa; esa noche mi esposa estaba tan exitada que hicimos el amor varias veces, incluso me pidió que la penetrara por el ano, algo que antes no me permitía. Esa noche ella gritaba de placer, parecía que estaba llorando, gemia de placer, yo sé que ella se imaginaba penetrada por mis estudiantes y sentía un placer inmenso. En su locura y ardor sexual me pidió permiso para que varios de mis alumnos se la cogieran al mismo tiempo en la casa.

Ese verano fue especial porque además de obtener suficientes ingresos por las clases particulares, descubrí que mi esposa quería ser penetrada por otros hombres.

Ese verano mi esposa y yo hicimos otras cosas con este grupo de estudiantes, pero después te lo cuento.

By: MartínR😃

Compartir en tu redes !!
MartinRamos
MartinRamos

Me gusta exhibir a mi esposa en lugares público, para que la vean con morbo.
Ella decide si se deja manosear, ella decide si se deja coger.
Yo solo la veo.

Relatos: 1