La 2da vez que mi amigo se cogió a mi esposa

📋 Lecturas: ️15360
⏰ Tiempo estimado de lectura: 26:00 min.

Mi esposa estaba apenadísima y arrepentida por coger con Luis.

Había muchas evasivas por parte de mi mujer, en el sentido que no quería volver a ver a mi amigo. Qué pena tengo con Luis que va a pensar de mí ¡me comporté como una prostituta!! Comprendo que esté apenada con él, pero no quiero que Luis se sienta mal por la actitud de mi esposa, ya que me llama todos los días para saludarnos. Le llamé a mi amigo para invitarlo a tomar unos tragos a una cantina.

Cuando lo vi entrar pasaron por mi mente las escenas de mi esposa y el cogiendo de inmediato se me paró la verga, me saludó con mucho afecto empezamos a tomar cervezas con tequila, a platicar de todo y de nada, pero cuando tomábamos el tercer tequila la plática se desvío a lo bien que coge mi esposa, Luis me confiaba; es la mejor mujer que me he cogido está deliciosa, que nalgas tan ricas tiene es una locura como las mueve y el “perrito” de su panocha te oprime la verga hasta que te saca la leche, Esas tetas con esos pezones rosas encendidos que se le ponen tan duros Desde ese día corté a todas mis viejas pues entre todas no cogen la mitad de sabroso que tu esposa.

Uff y esas mamadas profundas que te da con el glande rozando sus anginas son tremendas nunca me lo habían hecho así, me estaba poniendo a mil escuchando a mi amigo exaltar todas las “virtudes” de mi esposa, mira mi pantalón como está con las pláticas de mi mujer, y no has visto el mío como está de estar recordando a tu esposa, me mostraba su erección.

Luis preguntaba: ¿A Gaby le gusto?… Mira el problema es que está muy apenada contigo, por su comportamiento tan liberal. Pero si estuvo muy bien a mí no me pareció nada mal. En lo personal a mí me ha ido bien, nuestro matrimonio ha cambiado para bien, las relaciones han mejorado en un cien por ciento, cogemos con mucha pasión, pero a mi esposa no le gusta hablar de lo que ocurrió, cada vez que yo le insinúo algo ella me cambia el tema, es muy rara parece que tiene dos personalidades diferentes, por un lado es excelente ama de casa, madre y buena compañera, por el otro yo creo que el ver tantas películas porno se siente la estrella, porque estuvo muy mandada para ser la primera vez. ¿Verdad?…

No para nada, si estuvo muy bien.

¿Muy bien? … Si parecía actriz porno, a la primera te puso una mamadota tremenda que hizo casi te corrieras en su boca, A mí muy pocas veces me la ha mamado con final feliz, luego se dejó que le metieras la verga sin ninguna resistencia, te pidió ¡qué te vinieras dentro!! Nos mamó la verga al mismo tiempo, ¿te parece poco?…

¡Uff!! Bueno, bueno: Pues por eso estoy más motivado, pero dime; ¿cuándo lo repetimos?… Me la tengo que jalar hasta tres veces al día, me dejó muy caliente tu esposa.

Posiblemente se podría volver a dar cuando se le baje lo apenada, pero la táctica es no presionarla, para que fuera en un lugar y momento oportuno. Te voy a confiar algo; por mí no hay inconveniente me calentó mucho ver cómo te cogías a mi esposa, desde ese día estoy más caliente que un bote de tamales, con muchas ganas de repetirlo. Mira como tengo los pantalones…. Me respondió; es que no has visto los míos.

¿Y si hablo con Gaby para invitarlos a comer?…

Pues Ojalá puedas hablar con ella, no le menciones nada de lo que ocurrió, solo le tiras la invitación.

El viernes habló Luis con Gaby para invitarnos a comer a un restaurante Veracruzano, y coincidía que los abuelos invitaban a los hijos a su casa de Cuernavaca. Gaby no estaba muy convencida de querer ir, pero le recalqué que se veía muy mal que desde hace tiempo evadiera a Luis, sobre todo siendo un amigo de toda la vida, así que la convencí de ir a comer.

Llegó el sábado y Mari estaba radiante con una falda tableada en color gris oscuro, la falda un poco corta y una blusa de seda blanca con un pequeño sujetador en color blanco y medias negras con elástico en la parte de arriba de las que se ajustan solas, unas pantaletas azules bastante grandes y feas le comenté ponte algo más sexy están horribles tus pantaletas son mata pasiones, me respondió mientras se ponía sus zapatos de tacón alto y un delicioso perfume.

Ni hoy, ni nunca va a haber nada de nada con Luis, solo voy a ir a comer porque tienes razón en que no puedo estarlo evadiendo, pues llevamos muchos años de amistad con él, así que ahí se quedan mis calzonzotes.

Luis paso por nosotros, se le caía la baba cuando vio a Gaby subimos a su auto, mi esposa subió en la parte de atrás del lado derecho y yo adelante, estuvimos en dos ocasiones a punto de chocar porque Luis volteaba para atrás todo el tiempo, hasta que le dije que se concentrara en el camino, y no en las piernas de mi esposa. (Él se apenó y mi esposa sonrió)

Por fin llegamos al restaurante, nos asignaron una pequeña mesa redonda con un mantel largo y quedamos acomodados uno a cada lado de Gaby, pedimos algo de picar y los tradicionales “toritos Veracruzanos” (bebidas hechas a base de frutas tropicales como mangos, fresas, mamey, guanábana, etc. licuados con leche y azúcar pero con aguardiente de caña de 80 grados) tienen un sabor delicioso pero con unos efectos terribles, después de tomarnos dos “toritos” cada uno Gaby se veía rojita y empezaba a relajarse.

Luis estaba como novio comprando un ramillete de flores para ella

Se había tomado un par de fotos una de los tres y otra de él con Gaby, había contratado a la música tocando a la mesa unos sones Jarochos picantes y alegres mientras nos tomábamos otro “torito”; pensando que Luis y Gaby eran pareja, los músicos les dedicaban varias coplas de enamorados y al finalizar les pidieron el clásico ¡Beso, beso, beso!!

Luis aprovechó para plantarle un besote de lengüita a mi esposa se veía que lo disfrutaba intensamente. Yo me sentía celoso, excitado, actuando como si fuera solo amigo de la pareja ¡aplaudiendo el beso!!

Terminó la música y ordenamos la cuarta ronda de “toritos” y la carta para pedir de comer, para ese momento mi mujer había entrado en calor (de las dos formas) se levantó se quitó su saco, infló sus pechos y moviendo sus nalgas cadenciosamente se fue a los sanitarios.

Le insistí a mi amigo; métele mano para que no se enfríe. Un momento después regresó mi mujer, Luis brincó como resorte para acomodar la silla. Durante la comida Luis y mi mujer se echaban miraditas picaronas, comimos delicioso, luego unos postres con café, de sobremesa unos Beyles. Luis estaba feliz note que su mano andaba por debajo de la mesa.

Mi esposa me pidió que me acercara más a ella, me comentó al oído que pronto me daría un regalito… ¿?

En eso Luis aprovechaba para besar a mi esposa y le recetó un besote de lengua. Llegó otra ronda de Beyles brindamos por nosotros. Yo notaba encendidas las mejillas de mi esposa síntoma que está muy caliente.

En un momento propicio bajé mi mano para acariciar su muslo, y sorpresa; por ahí andaba la mano de Luis. Le toque la panochita y note que ¡mi esposa no tenía pantaletas!! Cuando fue al baño se las quitó y mi amigo le estaba dediando su panochita. Yo le acariciaba la mano a mi amigo y la oprimí contra el coñito de mi esposa para que los dos sintieran mi aprobación.

Mi mujer tenía una cara de calentura tremenda, gemía en voz baja, me quería besar en la boca pero me aparté para que la gente no sospechara que la señora estaba besando apasionadamente a sus dos acompañantes.

Le pregunté al oído ¿quieres una fiesta con Luis? ….

Me respondió al oído: Sí Papi…. si ya tuve un orgasmo cuando oprimiste la mano de Luis en mi panochita. ¡Uff que bárbaro eres!!

Decidimos irnos a casa no sin antes comprar en una licorería una bolsa de hielo y dos botellas de champaña que tanto le gusta a mi esposa.

Gaby viajaba en el asiento delantero del auto, yo veía como se cruzaban los brazos de los dos, pues con las copas Gaby estaba muy desinhibida sobando el paquete de Luis, y él metiendo su mano debajo de la falda. ¡Y yo hecho un pendéjo con la verga bien parada en el asiento trasero!! Por fin llegamos a casa, puse a enfriar el Champagne conecté el estéreo con música muy suave y se levantaron a bailar bien pegados con unos besos interminables que se daban, me sentía incómodo y celoso, serví unas copas de champaña y cambié la música por una propia para Strip Tease y le dije a mi esposa que empezara el espectáculo. Tomó su copa de un solo trago.

Empezó a bailar muy sensual, lentamente subía su falda hasta donde terminaban sus medias giraba, y la dejaba caer moviendo siempre sus deliciosas nalgas, Luis aplaudía gritaba; ¡mucha ropa!! Gaby empezó a desabrochar su blusa giró, sin dejar de mover sus caderas, de espaldas a nosotros se quitó la blusa y nos la aventó, sus tetas apenas las podía contener su pequeño sujetador se veían enormes, con sus pezones bien duros con su carita juguetona esbozando una gran sonrisa.

Su falda subía cada vez más y dejaba ver la parte baja de sus nalgas, giró de nuevo se desabrochó el sujetador, lo arrojó hacia atrás y lo atrapó Luis metía su boca y narices en él, mi mujer se giró bailando hacia nosotros cubriendo sus tetas con sus manos se acercó dándonos chance un breve momento para que mi amigo y yo se las chupáramos, siguió bailando moviendo sus caderas se desabrochó su falda la dejó caer lentamente, ¡no tenía pantaletas!!! Que le pregunto:

¿Y tus calzonzotes?…

Con una sonrisa picarona me respondió:

Estaban muy feos y me los quité en el baño del restaurante, me dio pena que Luis los viera, pero estoy mejor así sin pantaletas ¿verdad Luis?…

Mi amigo le aplaudía y le gritaba; ¡estás cómo quieres mamacita!!

Giró de espaldas a nosotros separó sus piernas rectas se agachó a vernos entre sus piernas dándonos un espectáculo maravilloso de sus nalgas y su “yoyito” que se veía mojado de líquidos, siguió bailando solo con sus medias puestas se veía muy sexy, luciendo a plenitud su desnudez.

Acercándose a nosotros, girando y moviendo sus nalgas se dejaba acariciar su panocha por los dos. Luis no resistió más se levantó la abrazó le estrujaba con fuerza sus nalgas, mamaba sus tetas, ella empezó a desvestirlo, Luis se quedó desnudo con la verga bien parada cubierta totalmente por su prepucio que todavía le sobraba como dos centímetros de pellejo se le veía enorme, serví las copas de champaña y brindamos mientras una mano de mi mujer pelaba el glande de mi amigo me decía; Papi ven tócaselo se siente muy rico como se le corre su pellejito. No cómo crees que le voy a tocar la verga, sí Papi para que veas que rico se siente correr el pellejito, tomó mi mano y me la puso en la verga de mi amigo, no lo podía creer lo delicioso que se siente estar moviendo el pellejito de la verga, hasta que reaccioné y lo solté, que bonito papelito el mío “el esposo haciéndole una paja al novio de la esposa”.

Ella me besó con fuego sin soltar un segundo la verga de Luis, me desvestí totalmente mientras mi amigo empezó a mamarle con todo el coño y las nalgas la lengua se le perdía en la raja de mi mujer, se le convulsionaban las piernas y jadeaba, Luis se recostó en la alfombra sin despegarse de las nalgas de mi esposa que terminó hincada sobre la cara de Luis, mientras me daba la mamada del siglo, su mano pajeaba la polla de mi amigo disfrutando del gran prepucio de su verga corriéndolo suavemente hacia delante totalmente, y destapándolo todo apareciendo la cabeza roja brillante que soltaba una abundante babita espesa la cual empezó a recoger con su mano untándola en mi verga y luego me la mamaba profundamente, mientras le soltaba un orgasmo en la boca a mi amigo pues los bigotes de Luis desaprecian en la panocha depilada de mi esposa.

Luis gritaba: ¡Eres la reina!! ¡Qué rico sabor tan delicado tienes!! La verga de Luis tenía una serie de punzadas estaba a punto de vaciarse, nos dimos un descanso para tomar un trago de champaña pues estábamos a punto de corrernos.

Les propuse que nos fuéramos a la recamara para estar más cómodos, nos llevamos la cubeta con la champaña y las copas, Luis se acostó boca arriba, mi esposa le chupó la verga como si fuera un caramelo y luego se montó sobre él. Yo veía extasiado como mi esposa centraba el glande en su coñito y se dejaba caer lentamente ¡la verga de mi amigo poco a poco iba desapareciendo dentro de su coñito!! Gaby lo cabalgaba con mucho placer retorciendo sus nalgas de un lado al otro, mi amigo le estrujaba las tetas. Te entra una emoción tremenda cuando ves a tu esposa ¡cogiendo con otro cabrón!!

Me quedé con los ojos de plato viendo con que gusto y placer mi mujer se lo cogía, subía y su coñito se aferraba con todo al palo de mi amigo bañándola con sus jugos, luego bajaba lentamente clavándose toda la verga. ¡Haagghh que rico me estás cogiendo!! Que cogida tan sabrosa se estaban pegando, parecía película porno. Luego que Gaby se recuperó del orgasmo que tenía me llamó; pues la señora quería mamarme la verga al mismo tiempo que se cogía a mi amigo, jadiaba y me mamaba con todas sus fuerzas y nuevamente le vino un orgasmo muy fuerte, cuando se reponía me dijo jadeando:

¿Te acuerdas del regalito que te dije? … Quiero que me cojas por atrás al mismo tiempo, hay aceite para Bebe en el tocador, ponme un poco. Giró su cabeza bajando su boca a los labios de Luis se trenzaban sus lenguas con un beso de fuego y levantaba sus nalgas para darme todo el acceso.

¡No lo podía creer!!!…. en 12 años de casados solo dos veces me había dejado intentarlo y fue bastante frustrante, pues ya que entré en su culo gritaba que le dolía mucho que se la sacara, ¡y ahora nuevamente me lo pedía que me la cogiera por atrás y delante de mi amigo!! Hasta pena me dio con él. Tomé la botella con el aceite y le puse un chorrito entre sus nalgas llegó a la verga de Luis, se veía como entraba y salía del coño de mi esposa, me puse abundante aceite en mi glande y le empecé a sobar su culito, metí mi dedo lentamente, en ese momento tenía un orgasmo impresionante se le convulsionaba todo el cuerpo gritando y jadiando, lentamente cambié mi dedo por el glande y se la empecé a meter lentamente.

Papi me duele mucho

Gritó: ¡Espera un poco Papi me duele mucho!! Nos quedamos quietos Luis y yo, nuevamente se la fui empujando un poco más y mi esposa bufaba y gritaba:

¡Me duele muchoo Papi!!… No te muevas… Espera un poco, ¡haaaay que me hacen par de cabrones me voy a veniiiirr Haagghh!!!

Así que lentamente nos empezamos a mover los tres, Luis nos abrazaba a los dos mientras trenzaban sus lenguas, yo le acariciaba sus tetas, pellizcaba los pezones de ella y los de Luis, sentía la verga de mi amigo como le entraba y se frotaba contra la mía, atreves de la suave membrana que nos separaba nuestros huevos se rozaban. Gaby tenía una serie de orgasmos como nunca lo había visto las nalgas se le convulsionaban estaba como desmayada, los tres estábamos jadiando y gritando de puro placer, yo la bombeaba lentamente disfrutando de ese culito prohibido por muchos años.

Un rato después me empecé a correr como nunca al fondo de su culito, sentí no menos de siete chorros de leche que le dejé bien adentro. Los músculos vaginales apretaban con todo la verga de Luis, en eso se empezó a correr mientras gritaba ¡tú perrito me está mordiendo bien ricoo!! Yo sentía las punzadas de la panocha y las contracciones de la verga cuando estaba disparando su leche dentro de mi esposa, nos quedamos quietos unos minutos y nos separamos exhaustos y quedamos recostados en la cama un rato.

Gaby se levantó y fue al baño, Luis me empezó a comentar:

Que rica y apretada está tú esposa, está bellísima y que qué forma de coger con los dos al mismo tiempo, ¡nunca me lo hubiera imaginado!! Y yo menos le respondí, estoy feliz y muy agradecido por ser yo el elegido que disfrutara a Gaby los quiero mucho a los dos.

Gaby salió del baño, nos trajo la hielera con la botella de champaña y nos sirvió nuestras copas, brindamos Luis y yo por la mujer más rica del planeta, nos tomamos la copa de cruzadito los tres hasta el fondo, mi mujer estaba radiante y feliz solo decía que le dolía un poco su culito, para lo cual Luis se apuntó de inmediato para decir, si quieres te lo sobo y le doy de besitos mi esposa solo sonrió y seguimos tomando.

Luis y yo nos estábamos meando así que corrimos al baño e hicimos pipi al mismo tiempo, vi cómo se pelaba y limpiaba su verga regresaba su prepucio al frente y le dije que pellejote tan largo tienes… Me platicó que era parte del éxito con las mujeres que les excitaba mucho ver como se le pelaba el palo, le conteste con razón calentaste tanto a mi mujer y a mí cuando te pajeaba.

Regresamos a la recamara, mi esposa estaba recostada en el centro de la cama, Luis llenó de nuevo las copas, mientras yo ponía una película porno en la TV nos recostamos a cada lado de Gaby a tomar y ver la película, al rato Luis estaba besando a mi mujer y ella empezó a pajearnos nuestras vergas, y nos preguntó, ¿me dejan mamarles al mismo tiempo? Como la chica de la película.

Nos acomodó encontrados en posición de tijera juntando nuestros huevos y vergas, mientras me mamaba profundamente jugaba con la verga de Luis y la pelaba suavemente y la volvía a cubrir toda y le daba un rápido lengüetazo a sus líquidos, las juntaba e intentaba chuparnos al mismo tiempo, luego con un placer supremo se metía toda la verga de mi amigo rebasando su garganta, Luis la giró sobre él para que las nalgas de Gaby quedaran en su boca haciendo un 69, su lengua se la empezó a correr en su culito dándole un suave masaje.

Luis preguntó ¿que si le podía coger por atrás?, y la traviesa de Gaby aprovechando la posición que teníamos puso la punta de mi pija en el culo de Luis, y me dijo ¡cógetelo Papi!! Luis inmediatamente rectificó ¡noo!!! Es a ti Gaby… te quiero coger por atrás, ¿sí me das chance? ….

Pues pregúntale a mi esposo para ver si me da permiso

Luis me preguntó; ¿me puedo coger a tu esposa por el culo?… ¿Le das permiso? No la chingues, le respondí si pueden hacer todo lo que quieran, por qué me piden permiso. Con todo gusto y una sonrisa de oreja a oreja mi amigo, si se la quiere clavar completa en el culo.

Entonces la obediente señora tomo la botella de aceite y baño la verga de Luis lentamente se la centró en su culito, y muy despacio se sentaba de espaldas a Luis, tenía cara de dolor pero cuando el glande desapareció le fue cambiando por una cara de placer y calentura tremenda, empezó a moverse lentamente de arriba abajo con dos dedos acariciando su clítoris, no cabe duda que es toda una actriz porno, pues además es muy sensual me tenía con la verga a punto de reventar. Luego se recostó de espaldas sobre mi amigo levantó sus piernas y me llamó para que se la metiera por su panocha. No podía creer que mi abnegada y fiel esposa fuera tan puta.

Se la empecé a meter suavemente con dificultad, comenzó un sándwich sabrosísimo, me movía rápido dándole unas bombeadas profundas y tenía un morbo tremendo porque sentía la verga de Luis en el otro hoyo, él se movía lento y yo rápido. Gaby gritaba qué ¡ricoo me están cogiendo!! Jadeaba gritaba ¡no pareen estoy en el paraíso!!! Le venían oleadas de orgasmos que le convulsionaban las nalgas tenía unas punzadas tremendas en su coño y culo, así estuvimos cogiendo y disfrutando por unos 15 minutos. Luis gritaba; ¡si tu panocha es apretada tu culo está tremendo!! No puedo más me la vas a sacar ¡Haagghh que rico me estoy corriendo… como me oprimes la verga!!

Luis se corría con todo, sentía a través de la suave membrana de mi esposa los espasmos de la verga aventando semen mientras gritaba; que ¡Ricoo estoy soñando que culo más sabroso!!! Estrujando los pezones de mi mujer, mientras le mordía las orejas, Gaby con una cadena de orgasmos que no paraban, y yo soltando leche a lo bestia nos quedamos quietos un momento para luego recostamos en la cama, pude ver el culito de mi esposa rojo encendido escurriendo leche de Luis, la cual recogía con mi mano y la mezclaba con la mía que salía de su panocha mientras se besaba con mi amigo yo se la untaba en las nalgas. Es bastante morboso estar mezclando leches en el culo de tu esposa.

Gaby se levantó y se fue a dar una ducha cuando salió del baño, fuimos a la cocina a cenar algo pues ya teníamos hambre, el reloj decía que era las dos cuarenta de la madrugada, Luis nos comentó que se retiraba. Pero la insaciable de mi esposa le pidió: Quédate a dormir, nuestros hijos llegan hasta mañana por la noche, es muy peligroso que te vayas a esta hora. ¿Verdad que se quede Papi?….

Yo asentí con la cabeza, Luis puso una sonrisa de oreja a oreja y nos fuimos a dormir los tres, con mi mujer en medio de los dos. Me quedé dormido profundamente mientras “los novios” se besaban suavemente, por momentos me venían oleadas de celos, por ahí de las 4 los escuché gemir a los dos, parecía que estaban cogiendo recostados de lado, pero seguí dormido. Como a las diez de la mañana desperté; se oía la regadera y yo me estaba meando, entré al baño y ¡hoo sorpresa!! Estaba mi esposa jadeando, inclinada con la frente en la orilla de la tina con las piernas abiertas y rectas agarrada de la jabonera, y Luis a todo lo que daba dándole por el culo y panocha a placer, echándole chorritos de shampoo en las nalgas como lubricante mientras tenía dos dedos en el coño, yo me quedé pasmado viendo el espectáculo mientras orinaba.

Me quedé pensando en las más de cien veces que le pedí que quería cogerla por detrás y prácticamente nunca me lo permitió, y ahora convertida en toda una estrella porno pidiendo más verga, me acerqué por la cara de lujuria de mi mujer, se prendió a mi verga como naufrago, la puñeteaba como posesa y la mamaba hasta el fondo de su garganta, tenía un orgasmo salvaje, Luis jadiando y gritando; ¡como Gaby nadie!!, le abría las nalgas, las estrujaba con fuerza le estaba metiendo una cogida de pronóstico, después de unos minutos se estaba corriendo bien adentro en el culo de mi esposa.

Cambié de posición con Luis aprovechando el culo lubricado y abierto de mi mujer, se la deje ir a fondo y otra vez la sensación de la leche de mi amigo haciéndome un cosquilleo riquísimo, mi esposa gritaba y jadeaba durísimo, unos minutos después estaba, soltando borbotones de leche en el culo de mi mujer, Ella se volteó y empezó a mamar mi verga que estaba llena de semen de los dos, giró hacia Luis y lo besó en la boca pasándole parte de las leches lo cual no le disgustó, por que seguían trenzando sus lenguas, saboreando nuestras corridas, mientras acariciaba las nalgas de mi esposa.

Nos bañamos los tres juntos con unas enjabonadas tremendas que le dábamos a Gaby manos por todos lados, Luis le dijo que por favor no se apenara de nada no me cortes, haces que me sienta muy mal yo quiero seguir cogiendo con contigo, salimos del baño nos vestimos para ir a un restaurante de mariscos para almorzar y a curarnos la cruda y la cogida con unos cocteles camarones y unas cervezas bien frías, Luis nos comentaba ya no te enojes conmigo, si soy tu novio oficial tu esposo me da permiso para qué no pase tanto tiempo sin coger pues me tienes loco por ti, pues la indiferencia tuya me mata, mi esposa le confió; lo que me pasa es cuando empiezo a pensar en lo sucedido me da mucha pena contigo todo lo que les hice, pero les prometo a los dos que lo voy a superar. Luis nos llevó a casa y como que quería más, pero Gaby nos comentó que estaba exhausta y nos despedimos.

Parece increíble que tenga que entrar un tercero en una relación para vivir con más pasión, cariño y comprensión. Gaby igual de hacendosa y excelente madre como siempre, pero evita al máximo comentar algo de lo ocurrido, pero parece que está más dispuesta para seguir cogiendo con mi amigo, parecen dos personalidades diferentes.

By: Jorge 😊

Compartir en tu redes !!