Full sexo en nuestro viaje a San Luis Potosí

📋 Lecturas: ️5398
⏰ Tiempo estimado de lectura: 18:00 min.

Viaje a San Luis.

¡Hola! Hace mucho tiempo que no les contamos nada pero la realidad es que con la pandemia estuvimos muy encerrados, tuve la mala suerte de perder a tres amigos por el Covid 19, y quedamos aterrados, por otro lado nuestros hijos crecieron y sin darnos cuenta el mayor cumplió quince años, el grupo de amigos se desbandó, Gilberto se fue a radicar a Querétaro con su familia, los compadres se fueron a vivir a Aguascalientes, Toño se fue a trabajar a una planta automotriz a Guanajuato, así que llevamos casi cuatro años de bien portados sin fiestas.

Para semana santa decidimos viajar a San Luis Potosí a visitar a unos tíos de mi esposa, pues falleció otro tío y le dejó algunos recuerdos a Gaby que fue la sobrina consentida, nuestros hijos prefirieron ir con los abuelos a Puerto Vallarta. 😂

Gaby y yo venimos muy joviales y calenturientos, pues es nuestra primera salida a solas en más de tres años. Cuando pasemos por Querétaro le llamamos a Gilberto para que te ponga una buena cogida. Jajaja. La cara de lujuria de mi esposa fue instantánea, ¿tú crees que tenga ganas de cogerme?… Pero cómo no, ahora estas más chichona y nalgona, ¡oh decepción!! Mi esposa le llamó a Gilberto y resulta que se fue a la playa de vacaciones.

Continuamos con el viaje, llegamos a una hacienda muy antigua pero remodelada la casa principal, con la tradicional sala enorme con candil de cristal un techo como de cuatro metros de altura con sus vigas de madera y piso ajedrezado, un comedor colonial Español como para dieciocho personas, luego la parte de atrás un jardín con recámaras alrededor.

Los tíos y primos se deshacían en atenciones para con nosotros, con unas cervezas heladas y unos tequilas, la plática familiar se alargó, comimos riquísimo, bajamos las maletas del auto y nos acomodaron en una recámara muy grande con un baño moderno, había una cama de latón Queen size antiquísima con una cabecera y una piesera llena de adornos con círculos y botones rematados con esferitas de latón por todos lados.

Al día siguiente después de un tremendo desayuno estaba el primo Gregorio con su pelo rojizo muy peinado, es más joven que Gaby. Nos esperaba con tres caballos listos para dar una vuelta por el rancho, de plano les dije que yo no montaba, Gaby le comentó que no sabía cómo hacerlo; se notó la cara de descontento del muchacho cuando nos oyó, les traigo un Jeep si gustan, mira yo mejor los espero, que Gaby se suba al caballo contigo solo que me la cuidas mucho. Le volvió a su rostro una sonrisa de oreja a oreja.

Le dio instrucciones a mi esposa de cómo subir, le grite a Gaby; ¡te agarras fuerte de él!! Entré a conversar con los tíos dos viejos maravillosos, cómo cuatro horas y media después regresaron los jinetes, cómo les fue pregunté muy bien, es muy bonito hay un río que pasa con muchos árboles está precioso el lugar, luego fuimos por los establos hay como cincuenta vacas, y tienen unos potreros con toros de lidia impresionantes, Gaby en la tarde no se podía mover por andar a caballo, delante del primo le pregunto; ¿quieres que te las sobe?… Jajaja, nos reímos los tres.

Esa noche en privado mi esposa me comentó; sabes que me pasó que me dio mucha pena… Involuntariamente le estuve rozando las tetas en la espalda y él se me recargaba suavemente, venía agarrada de la cintura de Goyo y el caballo dio un tropiezo y las manos se me bajaron al paquete, con el susto las deje ahí por un momento, me disculpé con él, y me quedé fría cuando me respondió; no hay cuidado prima a mí me gustó mucho el agarrón.

Al día siguiente que salió Gaby con unos pantalones blancos muy pegados note los ojos de plato del primo con que deleite le veía las nalgas, le preguntó ¿ya se te quitó el dolor?… No muy bien todavía me duelen mucho pasando las manos por las nalgas. Goyo tenía una sonrisa de oreja a oreja. Si gustas damos otra vuelta a caballo para que te compongas, no muchas gracias mejor así las dejamos. Jajaja.

Pasamos un día maravilloso visitando los establos con un paseo en el Jeep unas comilonas increíbles y muchos tragos, el primo se deleitaba cada vez más con el cuerpo de mi esposa, ella solo reía, y no perdía la oportunidad para inflar sus tetas y mover las nalgas para hacerlo sonrojar, nos retiramos a nuestra habitación. Le comente a mi mujer que el primo te trae muchas ganas. ¿Tú crees?… ¡A la prima se le arrima!! Y creo que tiene muchas ganas de arrimártela. Jajaja.

Cómo mi mujer estaba como plancha por todos los coqueteos del día nos cogimos como adolescentes en esa cama de Maximiliano y Carlota digna de un museo, le comentaba; ¿sabes cuantos palos se han echado en está cama?… Uff ni idea le daba de perrito mientras ella se detenía de los barrotes, le estrujaba las nalgas con fuerza jadeaba con todo, luego cambiamos de posición, con el desmadre botamos las almohadas y quedé sobre ella, le sacaba toda la verga y se la metía hasta el fondo de golpe, ella me respondía con unas punzadas exquisitas de su coño.

Me aprisionaba la verga con sus músculos vaginales, mientras le preguntaba si quería que su primo se la cogiera, me dio un tajante ¡no, es familia como se te ocurre!! Pero se le vino un orgasmo muy fuerte, con los empujones y jadeos llegaron nuestras cabezas hasta los barrotes de la cabecera, mi esposa levantaba sus piernas con otro orgasmo muy rico que me hizo acabar, yo me corría con todo en lo más profundo de su coñito. Uff que palo más rico en esa cama antigua.

Cuando me quiero separar de mi esposa siento un jalón de cabellos se habían enredado en los adornos de la cama y no me podía zafar, Gaby también estaba atrapada, Jajaja, soltamos una carcajada la cama maldita nos atrapó, Jajaja. Gaby trataba de liberar mi pelo pero estaba muy enredado en los adornos, ella trató de liberar su pelo pero no pudo pues estaba más enredado que el mío.

Después de un rato de risas y no poder liberarnos nos empezó a dar la paranodia ¿Qué hacemos?… Pues gritar para que nos traigan unas tijeras. Además que no había oportunidad de movernos nada, seguía sobre mi esposa, Mi esposa empezó a gritar; ¡Goyo!! ¡Goyo!!! Le seguí yo ¡Goyo!! Luego Gaby ¡Goyo!!!! Un rato después tocaron a la puerta, ¡Pasa Goyo!! Abrió la puerta se asomó nos vio desnudos la emparejó. 

¡Pasa Goyo!! entro con ojos de plato escudriñándonos con la vista la situación, nos quedamos enredados de los cabellos en la cabecera trae unas tijeras, esperen les ayudo y subió una rodilla en la cama para tratar de desenredar mi pelo, pero con los ojos viendo a mi mujer, Gaby seguía botada de risa, ¡la cama maldita nos atrapó!! Jajaja. Goyo estuvo un rato batallando con mi pelo, nos comentó mejor voy a buscar unas tijeras, Gaby me comentaba ni forma de taparnos no alcanzo las sábanas, ni te preocupes mejor cógete a tu primo tenemos mucho tiempo de portarnos bien y lo vas a hacer feliz.

Vamos a ver qué pasa me respondió con una chispa en sus ojos, de pronto entró Goyo con las tijeras para cortar mi pelo, zas quedé separado de la cama, pero cuando me levanté mi esposa estaba totalmente desnuda, Gaby trataba de cubrirse con un brazo las tetas y con el otro la panocha, Goyo de plano la veía de arriba abajo mientras le decía que buena estas primita linda, enfocando sus ojos en su vagina depilada, me volteo a ver y me dijo el muy cabrón ¿y si mejor la dejamos amarrada para ver si así me da chance?… Está preciosa la prima y me gusta mucho, le respondí; mejor suéltala ella te va a recompensar

.

Deberás ¿a ti no te importa si me la cojo?… No hay problema conmigo hasta te ayudo. Jajaja. Solo ve por una botella y refrescos para tomarnos unas copas, ahora regreso en un momento estaba de regreso con todo, cuando entró no vio a Gaby y me preguntó ¿A dónde está?… En el baño en un momento sale, preparamos los tragos, en eso sale mi señora con su bata puesta, los ojos de Gregorio se abrieron como platos.

Gaby caminó hacia nosotros y tomo su trago brindamos los tres. Prima estas muy hermosa enséñame ese cuerpazo que tienes estás divina, como Gaby estaba gozando de hacerlo sufrir, no primo que vas a pensar de mí. Le dije a Goyo quítale la bata para que la veas encuerada a ver si te gusta, dudo un segundo le empezó a abrir la bata, Gaby le decía no está bien primo se recomponía la bata. Anda prima dame chance de verte, bueno pero solo un poco, le abrió la bata de arriba y salieron sus pechos con los pezones como lanzas, de inmediato Goyo se las estrujaba y mamaba, mi mujer se puso de pie quitándose la bata, giraba mostrando toda su desnudez las manos de Goyo temblaban de emoción cuando la abrazó y le empezó a acariciar las nalgas.

Me gustaba ver a ese joven tan impactado por la belleza de mi esposa, siente uno mucho orgullo que tu mujer los haga temblar de emoción, luego sus lenguas se trenzaron en un beso lleno de lujuria, le faltaban manos a Goyo para acariciar los pezones las nalgas y la panochita depilada de Gaby. Se le notaba una buena verga en sus pantalones vaqueros se le veía como traje de torero.

Mi esposa le sacaba la camisa y le abría el pantalón, yo disfrutaba muchísimo la vista que tenía pues en casi cuatro años no habíamos hecho nada de esto, cuando mi esposa le bajo el pantalón con los calzones apareció una verga muy bonita, blanca llena de venas moradas de un largo muy considerable con una jugosa cabeza rosa, mi esposa no se la soltaba la pajeaba muy lentamente disfrutando lo que se va a coger, mientras él le estrujaba las chichis y los pezones.

Mi esposa lo recostó en la cama boca arriba y le empezó a dar una mamada tremenda, los ojos de Goyo hacían bizcos de la deliciosa mamadas de mi queridísima esposa le daba con el glande oprimido por sus anginas y la lengua rozando el tronco de la verga, de pronto mi mujer saltó sobre él se empezó a meter el glande en su coñito, ¡Ufff!!! Que show me están dando, la cabrona de mi esposa levantaba las nalgas para que tuviera una vista en primer plano de cómo se iba clavando toda la verga, con unos jadeos entre cortados subía lentamente para que viera como casi la sacaba y lentamente se la metía hasta los huevos.

Goyo gritaba; ¡hay que rico me estás cogiendo primita me aprietas la verga con tu panochita que ricooo eres lo máximo!! De pronto Goyo reacciona la gira como si fuera muñeca de trapo y la pone abajo y le empieza a dar una cogida profunda a toda velocidad mi esposa jadeaba muy fuerte con un orgasmo que la cimbraba, en eso la voltea y la pone de perrito y sin más se la mete hasta los huevos mi esposa se agarraba con fuerza de los barrotes de la cama, le respondía moviendo sus nalgas de lado a lado, mientras Goyo le estrujaba y le abría las nalgas.

Sin más el primo le gritó; ¡te la quiero meter por el culo!! Sí hazlo pero ponme lubricante ahí está en el buró, pero con cuidado despacio, el primo le bajó a la emoción le abrió las nalgas le puso lubricante, lentamente el glande desaparecía en el culito de Gaby, era tanta la emoción con la estrujada de nalgas que en la tercer estocada se empezó a correr en el culo de mi esposa, Uff yo estaba a mil con muchas ganas de coger con mi mujer pero como yo llevaba un palo anterior mejor me reservé para después, le salía mucha leche por el culo de mi esposa cuando se la sacó.

Gaby corrió al baño, Goyo me comentaba, la prima está buenísima nunca imagine coger con ella, me gustó mucho, te agradezco que le permitieras coger conmigo. ¡Qué buena cogida le pusiste a mi mujer le diste por todos lados!! Se veía un poco apenado conmigo, me comentaba es que está riquísima, nunca he cogido con otra mujer como ella, te aprieta la verga con su coñito y te hace sentir muchas cosas ricas. Me lo tenía que decir otro cabrón que mi vieja tiene perrito y que coge delicioso. Preparé otras Cubas salió del baño y se acercó a nosotros, brindamos por la mujer más sabrosa nos sentamos en una pequeña mesa redonda a conversar.

Después de tres rondas más desinhibidos Gaby le empezó a preguntar te gustó como te lo mamé tengo una técnica muy sabrosa, con las anginas te pajeo el glande y con la lengua te doy masaje, te voy a enseñar cómo te puedo sacar la leche bien rápido, a ver enséñame ya estaba el primo bien empalmado. Mi esposa se hincó y le empezó a dar lengua en el glande, le dijo fíjate bien cabrón, se metió toda la verga hasta que los pelos chocaron en la nariz y le empezó a jugar su glande con las anginas mientras con la lengua te recorre de lado a lado el tronco de la verga.

Los ojos de Goyo no podían enfocar bien y gritaba; ¡Qué delicioso!! Lo haces pero me la vas a sacar, mi esposa dejó de mamarlo para que se recuperara. Que increíble eres prima, pero me tienes que aplicar tu perrito para sentirlo bien. Ven a la cama te lo voy a mostrar, mete un dedo Goyo estaba feliz metiendo un dedo cuando mi esposa le dijo siente lo que te hago y se lo empezó a oprimir con la vagina. Huuyy qué rico se siente como que lo jalas y me lo oprimes, ahora pon tu verga se acomodar on de lado y Goyo se lo metió lentamente hasta el fondo.

Exclamando: Uff la tienes muy apretada, ahora siente lo que te voy a hacer, empezó mi esposa con movimientos cortos pero rápidos como si te hiciera una paja con la vagina mientras te aprieta y te jala la verga ¡es delicioso!! Al minuto de tratamiento gritó; ¡me estoy corriendo mucho que rico!!

Tan pronto como se quitó entré en el coño de Gaby como me gusta, abierto repleto de leche ajena y caliente, es delicioso un coño recién usado la leche te hace unas cosquillas muy ricas en el pito y cierras los ojos y te pasa la escena de la esposa cogiendo con otro.

Goyo estaba parado a un lado viendo sin parpadear cómo nos cogíamos masturbándose la verga, mi esposa le dijo súbete y acércate, le empezó a mamar la verga a centímetros de mi cara, yo le besaba una mejilla, de pronto Mi esposa lo jala y lo saca de su boca y me lo pone en mis labios, no me quedó más que darle unos chupetes en la punta. Sorpresivamente a mi mujer le vino un orgasmo riquísimo que la cimbró. Mientras le seguía mamando con todo y luego me lo pasaba a mi boca, sus jugos tenían un sabor muy dulce y por primera vez me sentí cómodo dando chupetes en la verga de otro cabrón.

Mi esposa le siguió mamando con todo y yo me la seguía cogiendo muy rico, de pronto el cuerpo de Goyo se empieza a tensar, se empieza a correr, mi esposa lo saca de su boca y me lo pone a mí entre mis labios, me toca un buen lechazo entre la nariz y los labios mi esposa lo cambia a su boca, en cuanto sentí el sabor de su leche me empecé a correr en el fondo de la panochita divina de mi esposa que tenía un orgasmo muy largo.

Para eso eran más de las cuatro y media de la madrugada, Goyo se despide de mi esposa con un besote de lujuria, llevándose una buena cantidad de su leche, y solo me dijo muchas gracias lo disfruté mucho, le respondí, dale las gracias a la pinche cama que nos atrapó. Jejeje.

Nos levantamos un poco tarde y desayunamos con la familia, les agradecimos su hospitalidad, que era hora de marcharnos pues la carretera va a estar pesada, OK hijos ¿puede pasar Gaby un momento con nosotros?… Claro que sí, mientras Goyo y yo llevamos las maletas al auto, me preguntaba Goyo ¿Cuándo regresan?… A cabrón quieres más, te prometo que pronto nos daremos una vuelta, es que la prima está buenísima y tú eres a toda madre, un rato después vi salir a Gaby con los ojos rojos con unas cajas en las manos, Goyo de inmediato le fue a ayudar a cargar las cajas, nos despedimos de todos con un muy fuerte abrazo, los tíos nos pidieron que regresáramos les dio mucho gusto ver a Gaby pronto y subimos al auto y partimos.

Le pregunté; ¿qué pasó con tus tíos?… Me dieron unas cosas que pertenecieron a mi tío Carlos, un reloj antiguo de bolsillo precioso, es un Longines todo de oro en su estuche original, un juego de plumas de oro y ciento veinte mil pesos que tenía en su cuenta de ahorros, cinco libros muy antiguos de 1557-1578 vienen en castellano antiguo, de Fray Benito Feijoo, y varias fotos. Ahora me siento apenada de no verlos en muchos años. 

Cuando veníamos de regreso, le pedí llama a Gilberto, tal vez ya regresó, no como crees si vengo muy bien cogida, en este momento no aguanto la verga de él.

By: Jorge 😊

Compartir en tu redes !!