El primer amor nunca se olvida

📋 Lecturas: ️
⏰ Tiempo estimado de lectura: min.

Mi primer amor, Melisa. Nos conocimos en el colegio, era la más linda de la escuela. Me costó poder conquistarla, era mucha la competencia. Los primeros años era todo inocencia, besos y algunos toques.

Cuando cumplimos 18 ya teníamos sexo con regularidad.

Yo fui su primer hombre y ella mi primera mujer. Una noche fuimos a bailar, mejor dicho ella iba con sus amigas y yo con los míos la idea era encontrarse en la discoteca. Con mis amigos decidimos hacer una previa en un bar que íbamos siempre, una cerveza trajo la otra y ya bastante alegres nos dimos cuenta que la hora había volado, llegamos a la disco y mi sorpresa fue ver bailando a Melisa con otro chico y lo hacían bastante sexy. 😵

Para ese entonces Meli se había convertido en una diosa, con un cuerpazo espectacular y su bello rostro más de mujer resaltaba sobre las demás, los celos me ganaron me enoje mucho, le recrimine con palabras hirientes y le dije que hiciera lo que quisiera, me fui al bar y seguí bebiendo.

Melisa volvió a bailar con el mismo chico, esa noche mis amigos me tuvieron que llevar a mi casa, el día domingo tenia resaca así que quede en casa siempre en mi pieza, por supuesto no llame a Melisa.

El lunes fui a su casa como para disculparme de mi conducta pero ella seguía enojada y me pidió dejar de vernos por un tiempo, dije que si pensando que sería cuestión de una semana y se le pasaría. 😍

Esa semana uno de mis amigos me pregunto cómo estaba mi relación por que había visto a Meli con otro chico, mis celos estaban a mil pero no podía hacer nada, la cosa se fue alargando al punto que tres meses después ella seguía en lo suyo y yo lamentándome por los rincones.

Conocí a otra chica lo que me ayudo a digerir que mi novia había dejado de quererme.

Mientras tanto melisa no perdía tiempo a su nuevo novio lo descarto rápidamente y comenzó a salir con un hombre de treinta años, ya casi no se juntaba con sus amigas, ahora iba a fiestas del brazo de su nuevo novio. Mi autoestima estaba por el piso. 😄

Pasaron más de dos años, ya teníamos veintiuno, un día la encuentro por la calle, nos saludamos afectuosamente y quedamos que un día nos juntaríamos a charlar de nuestras vidas.

Así fue, ala semana me mando un mensajito diciéndome que tenía la tarde libre si quería que nos encontráramos, lo hicimos en un pequeño bar, me pregunto todo de mí y contó toda su vida después que nos separamos.

A medida que me contaba me daba celos pero también me excitaba, realmente todo este tiempo tuvo una vida sexual muy activa, en un momento de la charla no aguante más y la bese, ella respondió a mi beso, terminamos yendo a un hotel de la zona. 🥰

Esta no era la Melisa que fue mi novia, en la cama era realmente una fiera, me chupo la pija como nunca lo habían hecho, luego me guio para que le devolviera el sexo oral algo que jamás había hecho, luego la monte y cabalgue con muchas ganas.

Ella tenía múltiples orgasmos

Después de dos horas quedamos exhaustos, me aclaro que la había pasado muy bien, que yo había sido su gran amor pero debía volver a su vida actual. 😄

Se vistió y despidió con un gran beso, quede como flotando pero pensé la vida continua. Pasaron varios años, yo me case con una linda mujer, fui papa, pero un día tras una fiesta en el trabajo fuimos con mis amigos a terminar la noche a un local de nudismo.

Mi sorpresa fue grande, mientras las chicas daban su espectáculo en una mesa cuando un señor mayor estaba con una rubia espectacular, era Melisa.

Mi cabeza trabajaba pero me excitaba ver a mi exnovia convertida en una puta, disimuladamente entrecruzamos miradas, en un momento ella se levanta para ir al baño, yo también sin que nadie lo notara le salí al encuentro, nos saludamos cariñosamente y quedamos en volver a juntarnos para hablar. 😯

Volvió a su mesa y rápidamente se fue con el viejo, a los tres días después de un mensajito nos encontramos, esta vez fuimos más explícitos, directo a un hotel, cogimos como animales, esa hembra me volvía loco, cosas que me contaba de su vida me ponían más cachondo, sus experiencias sexuales yo no las había vivido, no me quería separar de ella.

Ese día sellamos nuevamente nuestro amor, ella ya no tenía pareja por eso salía con quien se le antojaba, poco tiempo demore en separarme de mi esposa, volví para vivir con Melisa bajo la condición que ella sigue saliendo con otros hombres, no me importa, ahora somos felices. 😍

By: Raulp

Compartir en tu redes !!
AlfredoTT
AlfredoTT
Relatos: 4236