El hijo de mi sobrina fue mi amante por varias noches

Mi relación con mi familia siempre fue mala. Tenía 17 años cuando perdí a mis padres, quede sola y me tocó trabajar en una panadería varios meses. Al cumplir mis 18 me fui para Italia. El hijo de mi sobrina quedo de 1 añito cuando me fui lo apreciaba mucho era un adorable bebé.

Al llegar a Italia solo me enviaba cartas con mi sobrina. En aquellos tiempos no existían las redes sociales; pero ya después perdimos comunicación y pasaron varios años que no supe de mi familia. Ya en el 2003 tuve que viajar a mi país de origen por 2 semanas por unos asuntos personales.😯

Al llegar, vi a ese bebé que ahora ya era todo un joven de 18 años, de ojos grises, alto. Era todo un bombón, era guapísimo y pensé que tenía novia y efectivamente si andaba con la hija del alcalde.

Me aloje en mi antigua casa. Llegué para pleno invierno, solo había total soledad. Mi casa está muy alejada de las otras, parecía mas bien la casa de un ermitaño. Mi sobrina me dijo que me alojara en su casa. Se decía que en esa ciudad estaba muy peligroso y me podía pasar algo al estar sola en mi casa. No acepte, ella tiene 3 niños pequeños. Detesto la bulla quería estar sola y relajada.

Ella propuso que su hijo fuera por las noches a hacerme compañía y pues no me pareció mala idea. Aunque no sabía si el estaría de acuerdo, en mi casa no había luz eléctrica pero el aspecto es bueno.

Ese mismo día casi oscureciendo fui con él, al centro a comprar algunas velas para la noche. Esa noche dormimos en habitaciones separadas y no pasó nada.

Sus manos inexpertas tocándome, me hice la dormida

A la 3ra noche, me puse un vestido de dormir bastante ajustado, de tela transparente, rosado. No usaba sujetador, mis pezones se marcaban muy bien por lo helado que estaba. A media noche sentí que me acariciaban con mucho cuidado las piernas, sentía que me subía el vestido. Me hice la dormida, estaba nerviosa e inmóvil ante tal situación.

Sentía que pasaba su lengua en mis piernas, subía mas y mas. Se detenía en mis muslos cerca de mi concha, lo hacía muy lento. Luego de un rato sentí sus manos en mis senos. Me los saco con cuidado, empezó a chupar muy suave sin rosar sus dientes en mis pezones, que se ponían duros y yo me seguía haciendo la dormida.👣👀

Luego de un rato sentí su pene caliente entre mis piernas, lo sentía muy duro. Sentía que mi concha palpitaba fuerte, sentía miles de corrientes en mi concha; pero seguí haciéndome la dormida. Me subió aún más el vestido y me quito con cuidado mí hilo dental. Me abrió de piernas, estaba empapada y le dije oye que haces.

Él se asustó y dijo perdón tía; por favor no le diga nada a mis papás. Si le incomoda mi presencia me voy ahorita mismo. El pobre temblaba. En ese momento le tape la boca para que no dijera ni una sola palabra. Más lo bese y el correspondió a mis besos. Se recostó en mí y yo le apretaba su pinga que estaba entre medio de mis piernas.

Lo acosté para arriba, le agarre la pinga y le pregunté si alguna vez se la habían chupado. Respondió que no; así que se la agarre y me la metí a la boca completa. Trataba de tragármela, la sentía en mi garganta. Él no se movía, solo lo disfrutaba.😉

Me ponían mas ardiente sus gemidos tan dulces, enseguida lo abrí mas la boca y pase mi lengua en sus testículos. Luego los metí todos a la boca y jugaba con ellos, los mordía suave. Lo mas excitante era que los tenia bien duritos, se los jalaba mientras él se masturbaba. De inmediato subí y pasaba mi lengua en la puntita y se la chupaba fuerte y el ahhh, ahhh, ahhh, me corro me corroooo ahhh.

Me trague de inmediato su pinga, la sentía en la garganta. Como podía la succionaba más para dentro, como simulando que me la tragaba y sentí una abúndate leche calientita. Me agarro del pelo y me la metía más, me la empujaba más y el moría de placer. 😜

Me besaba de lengua, mientras bajaba a mi dilatada vagina. Estaba con poco cabello púbico, sus dedos rosaban mi erecto clítoris. Me abrí lo más que pude y paso su lengua en mi mojada vagina. Su lengua deslizaba a los lados de mi clítoris, la pasaba en círculos mientras con sus dedos abría mis labios vaginales. Metía una parte de su lengüita en mi huequito que ya quería ser penetrado por su enorme pinga.

Su saliva mesclado con mis jugos bajaban hacia mi culo. Comenzó a penetrar mi vagina con su lengua, mientras deslizaba su dedo índice en el ojete de mi dilatado culo. Me sentía en la gloria, era un rico placer incomparable. Cuando sentí estaba en un rico clímax. Él se dio cuenta y me besaba mi vagina fuerte más rápido. Ni mi esposo me había hecho llegar a un clímax tan delicioso como ese.

Le hice mi esclavo sexual

De inmediato le ordené que me limpiara mi vagina con su lengua. Mi culo estaba lleno de mis jugos y él lo hizo. Nos quedamos acostados boca arriba escuchando la lluvia caer. Para volverlo hacer apagamos la vela y nos quedamos a total oscuridad, me di la vuelta quedando frente a frente y comenzó a mamar mis pechos de las formas que el quiso.

Al pasar unos 15 minutos tuve nuevamente ganas, en esos momentos eran insaciables y su pene se endureció de nuevo. Se colocó encima de mí y fue cuando empezó a penetrarme. Al sentir la punta de su pene en vagina, sentí que ya me orinaba. La punta era enorme y deslizo hasta muy adentro y nos empezamos a mover los dos al mismo ritmo.😁

Su pinga entraba y salía sin dificultad, estaba lo suficientemente lubricada. Mis gritos sonaban exagerados y los del también. No podía con tanto placer, tenia años de no sentir un placer tan rico. Mi esposo la tiene pequeña y solo una vez me coge de vez en cuando.

De inmediato le enterré mis largas uñas en sus nalgas y su espalda; pero él se movía tan brusco que sentía que su pinga me saldría por el culo. Se movía tan fuerte y fue inevitable que no saliera un pequeño chorrete de orine. Eso a él no le importaba el seguía con su trabajo. Gritaba fuerte hasta quedar con la garganta seca. Lo separé de mí y bebí un poco de agua para mojar la garganta.

De inmediato me puse en 4 y comenzó a meterla toda sin compasión. Veía que se esforzaba por darme un buen placer, mis gemidos lo ponían como loco, por eso se movía tan fuerte como podía. No paraba de moverse y de nuevo salió otro chorrito de orine de mi vagina. Él seguía metiendo y sacando mis orines deslizaban por mis piernas.💋

Sentía su pinga en mi vientre y me vine de nuevo. Él siempre con su ritmo. Tuve un orgasmo duradero, en ese momento no pensaba en nada, estaba concentrada aprovechando el delicioso orgasmo ahhh. Así sobrino no te detengas ahhh ohm que rico sigue. Dame más fuerte como hombre. Exclamaba en ese momento con mi vos temblorosa, mis piernas temblaban y mi cuerpo se estremecía en un rico órganos hasta me oriné.

En unos segundos empezó a deslizar su pinga en mi vagina recogiendo mi cavidad llevándola hasta mi culo. Comenzó a meterla fuerte. Estaba hecho todo un toro furioso, al parecer disfrutaba del sexo bruto.

Me jalo del pelo y comenzó a meterla duro. Decía ahhh y por un momento se quedó inmóvil cansado; pero con la toda verga en mi culo. Mientras el agarraba aire y fuerza le apretaba la pinga con mi culo, se la soltaba y se la apretaba. Él se recostó a morderme las orejas y a respirar en mi cuello, mientras yo le apretaba su dura pinga con mi culo. Apenas podía hacerlo por lo gruesa que era.😯

Siguió metiéndomela fuerte. Su respiración y sus gemidos fueron aumentando. Cuando menos lo espere sentí mi culo caliente, era su semen, a pesar de eso no dejaba de moverse. Por rato se quedaba como sin fuerza, ahí era cuando yo me movía y lo satisfacía. Él solo me enterraba sus cortas uñas en mis nalgas y me nalgueaba mientras gemía fuerte.

Luego la saco y me la metió a la boca. Ya la tenía aguachada; pero de igual manera se la chupe para probar el resto de su semen. Nos acostamos exhaustos que noche de locura sexual.

En la madrugada lo desperté con una buena mamada de pinga. Al rato se le endureció y me la metí toda a la vagina; pero en la posición mirando hacia sus pies. Comenzó a moverme rápido para todos lados, él solo gozaba el momento. Le gustaba que le hiciera la licuadora loca, consiste moverse en círculos pero rápido.👣

Cuando hacia eso él mas gemía. Por momentos me detenía a moverme lento para poder acariciarle los testículos. Él pasaba su mano por encima de mi cintura y como podía acariciaba mi clítoris. Con la otra mano mis pechos y me mordía la espalda y gemía.

Al rato nos corrimos juntos. Me movía como loca encima de él; pero ya viéndolo a la cara, sosteniéndome en su pecho. Me dejo empapada de semen mi vagina. Me recosté y quedaron mis senos en su cara y comenzó a chuparlos y a morderlos.

Y todas las noches cogíamos rico y algunas veces en el día, en la cocina, en la sala, en el monte éramos dos locos amantes y lo hacíamos donde nos agarraba la gana.

No importaba si alguien se enteraba o no total estaba por irme. Solo que nadie sabe que mi hijo de 17 años es de él. Y yo sigo viviendo mi vida como si nada. Al lado de mi esposo y mis demás hijos.

By: Noemy