Dominaciones | 3.210 lecturas | 17:00

Dominando a una madura inexperta

Dominando a una madura inexperta 2

Cuando viajo a estados unidos siempre me quedo en un hotel de nuevo Laredo, por lo general me quedo dos noches, dejo mis cosas en el hotel. Cruzo a estados unidos y ya de noche regreso duermo en el hotel y al día siguiente regreso a monterrey.

Un día llegue tarde al hotel, me registre a las 6 pm, mi plan como siempre era dormir allí, al día siguiente cruzar y regresar más tarde al hotel para dormir.

Ordene algo de comer para cenar y me quede en el lobbying esperando, ahí fue cuando la vi, una señora de unos 65 años con un cuerpo con unos kilos demás venia de la piscina toda mojada y descalza detrás de ella venia una pareja de joven esposos, que supuse venían con ella, como estaba descalza y mojada se resbalo y callo al piso, el chico trato de ayudarla a levantar, pero no podía porque era delgado y ella robusta, así que me levante para darle una mano, una vez estuvo en pie y riendo la señora dijo estar bien, tomaron el asesor y se fueron a su evitación. 😁

Mi pedido se estaba tardando, llame y me dijeron que esperara porque el repartidos no llegaba con ellos, unos minutos más tarde la señora y sus acompañantes bajaron para pedir comida, al pedirla se retiraron del lobbying al asesor, pero la señora les dijo que subieran que ella esperaba aquí, los chicos se fueron y ella se sentó cerca de mí, me miro me dijo, hola, gracias por ayudarme, yo estaba entretenido en mi celular pero se me hiso descortés ignorarla, así que guarde mi celular y le preste atención, conversamos entre risas y confesiones me dijo que ella enviudo hace 15 años y que estaba sola, mientras conversamos note que aunque era una señora mayor y con kilos de más, era una señora atractiva.

Por alguna razón nuestra comida llegó junta, como ella tenía varios pedidos me ofrecí a ayudarle a subirlos, una vez llegamos a su piso le dije, estoy en la aviación 503 para lo que se le ofrezca, sonrió, me dio las gracias y entro a su aviación.

Yo estaba cansado de manejar, me di un baño me puse unos bóxer y me tire en la cama para ver tv y relajarme, una hora después alguien toco a mi puerta, me acerque a la mirilla y vi a la señora fuera, pensé, estoy en paños menores, no la puedo recibir así, pero si ella está tocando mi puerta es obvio lo que quiere, pero ¿y si no? Adri la puerta y saqué la cabeza para que viera que estaba ligero de ropa, hola le dije, ella sonrió y me dijo hola, ¿puedo Pasar? Claro, le dije mientras abría la puerta y dejaba que ella me viera en bóxer.

Ella se quedó para en la puerta, me miro de pies a cabeza sonriendo, entro a la aviación caminando espacio y se sentó en la cama, yo sin ningún pudor me senté en una silla, continuamos hablando pero ella miraba más mis bóxer y mi pecho que mi cara, en un momento me dijo, desde que murió mi esposo me siento sola, aunque tengo a mi hijo y mi nuera con migo, yo necesito un hombre que me mire como mujer y no como madre o suegra, inmediatamente me di cuenta que tenía razón.

Esta señora avía venido a mi aviación para ser cogida, sin decir una palabra me levante lentamente de mi silla, camine hacia ella y me pare frente a ella, su carita hasta el momento era de un tono pálido se puso rosadita y no paraba de ver mis bóxer, pero tina sus manos cruzadas y no se atrevía a tocarme, me quede parado frente a ella sin decir nada pero como ella no decía ni hacia nada decidí tomar la iniciativa.

Puse mi mano bajo su barbilla y levante su cabeza, la mire y le dije, esta noche puedo verte como una mujer, si me lo permites, ella sonrió bajo su barbilla sentí como su presión se aceleraba, aunque la habitación estaba a 17 grados de su frente vi salir sudor, estaba lista solo debía decir SI.

Su voz que hasta ese momento era fuerte y clara se redujo a un susurro, siiii, susurro, me acerque lentamente a su boca y le di un beso, la escuche suspirar profundamente, era lo que vino a buscar, aunque ella tenía mis labios contra los suyos, no hacía nada, sus manos seguían cruzadas sobre sus piernas, yo le chupe sus labios y metí mi lengua en su boca, busque su lengua y con lamia trate de meterla en mi boca, ella supo lo que quería y metió su lengua en mi boca, la bese un largo rato, luego tome sus manos y le dije, de pie y ella se levantó.

Tome sus manos y las puse alrededor de mi cuello mientras seguía besándola, y ella suspiraba con cada mordisco y chupada, hasta que sentí que me empezó a morder los labios, en ese momento empecé a levantar su vestido lentamente con mis dedos hasta que alcance el ruedo, lentamente levante el vestido hasta quitárselo, la vi desnuda solo con su ropa interior sin sostén, sus tetas grandes y flácidas le bajaban hasta el ombligo, a pesar que estábamos los dos casi desnudos ella volvió a cruzar sus manos, no se atrevía a tocarme, yo me acerque a ella.

Pegue su cuerpo contra el mío y la bese brevemente, siéntate en la cama le dije, separe sus piernas y me acerque más a ella, le dije quítame los bóxer, ella sonrió y tímidamente me bajo los bóxer mi pene salto erecto frente a su casa, cuando ella lo vio suspiro, yo la tome de su nuca y la acerque a mi pene, ella abrió su boca y yo se la metí hasta que sentí su garganta en la punta de mi pene y seguí metiéndola hasta que escuche que su garganta hacia un ruido como quien quiere vomitar.

Seguí metiéndole mi pene en su boca lentamente, parecía que ella no sabía qué hacer con un pene en su boca, solo se limitó a dejarse llevar por mi mano que guiaba su cabeza mientras mi pene entraba y salía de su boca, tómalo en tus manos, le dije, ahora chúpame la puntita, ella lo hiso con movimientos torpes pero con ganas de hacerlo, mientras yo guiaba su cabeza tomándola de sus cabellos cortos, ahora tómalo y pégate cachetadas con el, ella seguía todas mis órdenes con torpeza pero se esforzaba, la tome de sus manos y la puse de pie.

Le quite sus enormes pantis y mire su coño peludito y canoso, acueste en la cama, le dije, ella lo hiso lo más rápido que mudo, yo separe sus piernas y le escupí su coño reseco, le lamí sus labios externos e internos despacito mientras la escuche dejas salir gemidos suaves, sentí como su clítoris se levantaba, le di unas chupaditas mientras ella se sobresaltaba de la excitación explore todo el interior de su coño, tenía un sabor dulce, vi como las paredes internas de su coño se llenaban de una cremita blanca escasa pero sabrosa, su coño empezaba vibrar y sus piernas temblaba suavemente.

Estaba lista para venirse, ataque su clítoris con lamidas y chupadas hasta que se retorció de la excitación, su voz desapareció con tono afónico decía asiiiiii asiiiii sigueeeee asiiiiii, sus piernas empezaron a temblar agresivamente y tubo un orgasmo en mi boca, me arrodille en la cama y la mire, se está retorciendo y luchaba para respirar su coño que tenía sus labios externos parecido a la cresta de un gallo parecía vibrar, ya bebe ya paso le dije mientras acariciaba su cabeza.

Ella sonrió mientras intentaba calmarse, ¿la bebe quiere su biberón? Le dije mientras metía mi pene en su boca, ella lo dejo en su boca, no lo chupaba ni lamia, solo lo dejo hay, pensé voy a tener que enseñarle a coger a una señora mayor, le dije tómalo con tus manos levántalo y chúpame los huevos con suavidad y despacio, ella obedeció torpemente lo hiso y la deje hacerlo mientras yo jugaba con sus tetas, cuando sentí que lo empezaba a hacer bien la deje hacerlo un rato más, y le dije ahora lámelo hasta la punta y chúpalo como un caramelo, obedientemente hacia todo lo que le decía, mientras me daba una mamada al rato ya no era tan torpe, se sentía rico mi pene en su boca.

Tanto que separe sus pierna, metí mis dedos en su coño y empecé a hacerle una paja despacio, hasta que la escuche gemir y temblar, me detuve antes de que llegara, me escupí la mano y le lubrique el coño con mis babas, a ella parecía gustarle mamar luego de que aprendió no quería sacárselo de la boca, la deje hacerlo mientras preparaba su estrecho coño con mis babas para cogérselo, le saque mi pene de la boca, la mire y le dije, quiero cogerte, ella sonrió y no dijo nada, solo abrió sus brazos, me acomode y puses sus piernas sobre mis hombros, mi pene estaba cubierto de sus babas así que lentamente la penetre, al principio estaba calmada, pero mientras más profundo la penetraba ella arrugaba su carita de placer, se la entre toda y se la deje dentro, ella lamio sus labios y susurrando me dijo.

No recuerdo la última vez que tuve un hombre dentro de mí, empecé penetrarla despacio, ella me decía, así despacito me das más gusto, tome sus pies, se los bese y lamí, ella sonrió y me metió su otro pie en la boca, dentro de mi boca meneaba los dedos de sus pies mientras yo se los babeaba, solté sus pies y le sobe las tetas, sus pezones enormes y rosaditos empezaron a ponerse duros así que baje sus piernas y empecé a chuparle las teta, ella empezó a dar ligeros gemidos y a temblar, estaba lista para vestirse, así que empecé penetrarla más rápido y profundamente, ella me dijo, no papacito despacito me das más gustos, no le hice caso y seguí dándole fuertemente, de pronto ella se levantó mientras yo la penetraba, me miro y puso sus ojos azules en blanco la cogí más fuerte y rápido.

Se quedó así un momento, y callo desplomada en la cama, no temblaba ni gemía, tenía los ojos en blanco y no reaccionaba, me asuste, pensé, la mate, estas bien le dije pero no reaccionaba, puse mi oído en su pecho y escuche su corazón latir rápidamente, abrí su boca y sople barias beses hasta que despertó sobresaltada, respiraba rápidamente y temblaba, supuso bocabajo y se quedó tranquila mientras su respiración se normalizaba, se quedó así unos minutos, luego se volteo y me miro, sus bellos ojos azules estaba llenos de lágrimas, pero me sonrió, señalo mi pene y puso su dedo en su boca, quería seguir chupando, así que se lo puse en la boca.

Ahora los hacia mejor que antes, yo lo disfrutaba, luego sin decirme nada se puso en 4 patas y se pegó una nalgada, me acerque a su culo y se lo escupí, se lo metí lentamente mientras la escuchaba gemir susurrantemente, después del susto que me dio ya no quería ser agresivo con ella, entre susurros la escuche decir, nalguéame, nalguéame fuerte, pégame que me gusta, le pegue una nalgada, y ella dijo, más fuerte cariño más fuerte márcame la mano en las nalgas, le pegue hasta dejarla marcada y ella decía, así me gusta cariño así, se me olvido el susto, la tome de sus caderas y empecé a metérselo con fuerza y más rápido, te gusta ¿cómo te cojo?

Nunca me habían cogido así, me dijo pronto mi pene empezó a salir sucio de mierda de su gordo culo el mal olor no me importaba, quería reventarle el culo ella dijo aaaaaaaaaaaaaaaaa, mientras yo la tomaba del pelo y la arrodillaba en la cama, miro el techo, y sentí que se desplomo en la cama, otra vez con los ojos en blanco y desmayada, de nuevo sobre en su boca y despertó igual sobresaltada, mientras sella se calmaba fui al baño y me limpie la mierda del pene.

Lo lave y busque papel para limpiarla a ella, tienes un culo grande e irrompible, le dije, ella sonrió mientras me miraba, la bebe quiere más biberón, le dije, ella asintió con la cabeza, otra bes se la metí en la boca y me la chupo, la niña quiere montarse en sima de mí? Pregunte, me dijo, con voz entre cortada, ya no puedo más, quiero tu leche, en tu coño en tu boca o en tu carita, le dije, dentro de mí me dijo, pero despacio, suave, no quiero desmayarme y no sentirte viniéndote dentro de mí, la puse de lado, separe sus piernas y empecé a penetrarla justo como me dijo, ella me dijo de nuevo, pégame, nalguéame, que no me pueda sentar, así lo hice hasta que sentí que me venía, le dije ya me vengo y me dijo dame fuerte, terminemos juntos, así me gusta me la cogí hasta que terminamos los dos, me acote y ella recostó su cabeza junto a mi pecho, me miro y me dijo, gracias, porque? Le dije, por tenerme paciencia, por enseñarme, por matarme y revivirme dos veces, nunca me había sentido tan satisfecha, mi marido no me tenía paciencia, se enojaba y se iba, nunca me guio ni me dijo como hacer las cosas, recostó su cabeza contra mi pecho mientras yo acariciaba su espalda hasta quedarnos dormidos.

Al día siguiente me despertaron sus labios chupando mi pene, te gusta mamar le dije, me miro y me dijo, siempre quise mamarla pero no sabía cómo y mi marido no le gustaba que se la mamara, pues aprovecharte que esta está a tu disposición, sonrió y siguió mamándomela, luego se acostó a mi lado y me dijo, quiero pedirte una última cosa, que desea mi bebe, le dije, siempre quise que un hombre pusiera su pene entre mis tetas y se viniera entre ellas, mmmmm traviesilla claro que sí pero antes quiero cogerte de nuevo, si me dijo pero hazlo como anoche, hasta que me desmaye del gusto, ok le dije sonriendo, ella se acomodó en la cama, abrió sus piernas y me dijo, yo me la meto espera, me tomo el pene y se lo metió mientras suspiraba, mientras la penetraba mire su coño como cresta de gallo acariciando mi pene, la tome por el pelo levante su cabeza y le dije míralo que te estoy haciendo, ella miro y dijo que rico se siente, es un coño malo, castígalo. La solté y empecé a cogérmela fuerte y profundamente, hasta que de nuevo puso sus ojos en blanco y se desplomo, pero ahora no se desmallo, se quedó temblando, hasta sus boca temblaba como cuando tienes frio.

Me dijo con voz entre cortada, ven, a mis tetas, rápido, me senté en sus tetas y ella las tomo y cubrió mi pene con ella, yo la tome por el pelo levante su cabeza y le dije abre la boca, empecé a cogerla por las tetas terminando en su boca hasta que me vine en ellas, me acosté a su lado, ella se acorruco en mi pecho recostado su cabeza sobre mi pecho mientras o acariciaba su espalda, luego le pregunte, ¿oye, cómo te llamas? Ella sonrió y me dijo, me llamo Ana, encantada de conocerte, me dio un beso largo y apasionado, descansamos un rato, al día siguiente desperté y la mire, estaba dormida profundamente, no despertó ni cuando le levante de la cama para ir al baño.

Ni el ruido de la ducha al bañarme, al salir del baño me pare frente a ella para verla dormir, se veía muy tierna con sus ojos cerrados, al recordar lo que le hice esa noche se me paro, tome mi pene y se lo rose en sus labios como si fuera un labial, lentamente ella abrió los ojos y mirándome abrió la boca, enséñame lo que aprendiste anoche, le dije, si maestro, me dijo mientras me la mamaba con movimientos más precisos, se puso bocabajo para chupármela más cómoda mientras yo acariciaba su enorme culo gordo que aun tenia las marcas de las nalgadas que le peque esa noche, me incline para besar sus nalgas y dejarle un chupetón a cada una mientras le decía, te deje un chupetón donde solo yo lo puedo ver, ella se sacó mi pene de la boca y le dio un chupetón en un lado.

Me miro y me dijo, ahora es mío porque lo marque, así como mi culo es tulló tu verga es mía, me siguió chupando hasta que me vine en su boca.

Nos bañamos juntos nos cambiamos y salimos al comedor del hotel a desayunar, tenemos que hacer esto otra vez, me dijo, intercambiamos número, luego bajaron su nuera e hijo y le preguntaron donde había pasado toda la noche, ella me toco la mano y les dijo, pasando un bueeen rato, semanas después nos juntamos de nuevo en otro lugar.

Pero eso es otra historia

By: ivan 😂

Scroll al inicio