Infidelidades | 6.151 lecturas | 06:00

Aventura de fin de semana de mi esposa

Aventura de fin de semana de mi esposa 2

Hola, soy Ezequiel. Mis relatos en esta comunidad son: 30 años de matrimonio y cuernos, y Cuarto aniversario de un matrimonio de tres. En esta oportunidad les contaré una salida que tuvieron hace un par de fines de semana mi esposa Rosana y su novio Ignacio.

Rosana tiene dos amigas divorciadas y otra casada. Las tres son bastante putas, con la diferencia que las dos divorciadas no tienen que rendirles cuentas a nadie, y la otra casada, le pone los cuernos al marido pero el loco no sabe nada.

Ninguna amiga conoce la historia de Rosana con Nacho, incluso ninguna lo conoce a él. Convengamos que cuando las mujeres quieren guardar un secreto lo hacen a la perfección.

Cuestión que las divorciadas tiraron la idea de ir un finde a Villa Carlos Paz, ir un sábado y volver el domingo. Las invitaron a la otra amiga y a Rosana, y la idea era divertirse, salir a bailar, y si alguna levantaba algo, coger. Y todo quedaba en secreto entre las cuatro.

Rosana me contó de la salida y que había pensado decirle a Ignacio que fuera a Carlos Paz, y a la noche “se conocieran” en el boliche, para terminar culiando.

Le di el ok, Ignacio también aceptó por lo que alquiló una cabaña en un lugar de la ciudad algo alejado del hotel donde iban las chicas.

El sábado las chicas se fueron temprano, llegaron a media mañana, disfrutaron del día, y a la noche se fueron a bailar a un lugar llamado Zebra. Rosana se mensajeó todo el día con Ignacio, que llegó a la ciudad a la tarde.

Las chicas llegaron al lugar, que dicen es muy lindo y para mayores de 30. Tomaron algo, luego una de ellas salió a bailar, y al ratito apareció Ignacio, que sacó a bailar a Rosana. Antes de salir, una la tomó del brazo y le dijo, que lindo papito hija de puta, culiátelo. Rosana se sonrió y le dijo: veremos que pasa.

Salieron a bailar, tomando distancia para que las chicas no sospechen nada. Después de un rato fueron a tomar una cerveza, Rosana me escribió para contarme que estaba con Ignacio en el boliche y que en un rato se iban a la cabaña.

Una gordita muy puta para romperle el culo

Ignacio me mandó un mensaje diciendo que estaba en Carlos Paz con una gordita muy puta y que le iba a romper bien el culo, y unos emojis de risas. Yo le contesté que aproveche y que si es bien puta le deje el culo destrozado. Me contestó: quedate tranquilo que te la voy a devolver muy bien culiada como siempre.

Bailaron otro rato, luego Rosana les avisó a las chicas que Ignacio la invitaba a dar una vuelta por la ciudad y se fueron a la cabaña a culiar.

Ni bien subieron a la chata de Ignacio se besaron como locos, y se fueron directamente a la cabaña. Rosana se había puesto una minifalda negra pegada al cuerpo, tacos altos y una remera blanca, y ropa interior azul (el color preferido de Ignacio y que lo calienta mucho cuando Rosana usa ese color).

Ignacio se desnudó pero le pidió a Rosana que se dejara la ropa interior, la puso en cuatro patas, le corrió la tanga para un costado y comenzó a chuparle el culo, después de un rato, se la metió hasta el tronco y la reculió, no solo en cuatro patas, sino en varias posiciones, pero siempre por el culo y obviamente, le llenó de leche el culo. Luego se relajaron, y durmieron abrazados.

A la mañana, Rosana se despertó primero, por lo que aprovechó para despertar a Ignacio con una suave mamada, y luego volver a culiar. Esta vez Rosana se sentó y se ensartó por la concha y cabalgó un buen rato en el mástil de Ignacio, después se bajó y se puso en cuatro patas para recibir su ración de pija por la colita. Y para finalizar la mañana, su desayuno fue la leche calentita de su macho.

Después les avisó a las chicas que estaba yendo al hotel. Se despidió de su novio y se fue en taxi.

A la noche volvieron a casa. Las cuatro culiaron. La casada con un loco, y las dos divorciadas hicieron una orgía con tres tipos.

Las amigas le decían a Rosana que se había comido un hermoso bombón y le preguntaron si se volverían a ver. Rosana les dijo que el loco es de Santa Fe y que estaba en la ciudad por trabajo, que igual se pasaron el contacto pero que, según Rosana jajajaja, no pasaría nada más que esa noche de sexo (tremenda mentira tiró mi putita). Les contó que es un excelente macho, que la culió hermoso y casi no durmió de tanto culiar. Una le preguntó si le había hecho la cola, y Rosana (otra mentira), le dijo que no, que no se animó porque la pija era muy grande. La cargaban las chicas, le decían que se había portado demasiado bien, jajajajaja. Las otras tres chicas entregaron la cola a sus ocasionales machos.

Ignacio como regalo me trajo una botella de whisky.

Mi esposa volvió muy feliz y como agradecimiento por mi complicidad y amor, me regaló una mamada hermosa como sólo ella sabe hacer, mientras me contaba lo que les acabo de narrar. Me chupaba un poquito y me contaba algo, me masturbaba, me besaba la pija y los huevos. Así estuvo mucho rato hasta que me hizo acabar como loco. Se tomó la mamadera y nos dormimos abrazados, enamorados y felices.

By: Ezequiel 😎

Scroll al inicio