Mi primera experiencia compartiéndola con otro

📋 Lecturas: ️5306
⏰ Tiempo estimado de lectura: 11 min.

Somos una pareja, yo de 42 y ella de 38 años.

Vivíamos como cualquier pareja, con altos y bajos, el sexo era intenso, ayudaba mucho que ella, Adriana, es una mujer muy bella, de piel canela y 1,55 cm de estatura, de hermosas piernas, curvas pronunciadas, en fin con un físico que llama mucho la atención.

Mi historia empezó un día, mientras ella tomaba una ducha, hice lo que para los dos estaba, en cierta forma, restringido por confianza, pero revise su celular.  Al inicio todo iba muy bien, solo un contacto me llamo la atención, era un tipo, ex enamorado, la invitaba con insistencia  a tomar un café o a comer.

Ese tipo de peticiones serian normales, pero mientras mas iba revisando mas iban subiendo de tono las propuestas de este tipo, ella nunca le decía que si o mucho menos decía cosas picantes sobre la propuestas, de todas formas algo le gustaba de esas conversaciones por que siempre le respondía.

Después de eso mi desconfianza crecía, nunca le encaré sobre ese tipo, nunca le dije que revisé su teléfono o que sabia de la existencia de esas conversaciones, creí que si en algún momento ella respondía de la misma forma y yo revisaba debía encararle y esperar una respuesta. La verdad al inicio me sentía molesto pero con la curiosidad de saber hasta donde podría llegar ella.

Pasaron algunos meses, con la misma tónica de los mensajes, claro que no le reclamaba ni cambie mi comportamiento con ella, solo revisaba ese teléfono sin que ella se de cuenta, por suerte pude hacerlo muchas veces sin ser descubierto.

Una noche, mientras dormía, pasó algo que cambió mi forma de pensar y sentir, ese sueño fue el inicio de esta historia, la vi a ella, junto a una pareja de esposos, acercarse a mi los tres, de donde venían? no lo sé, ya saben como son los sueños. Ellos se acercaron a mi en un corredor donde habían muchas habitaciones, ella abrazada de la otra mujer me dijo entre risas VOY A TENER SEXO CON ELLOS, PERO TU NO PUEDES ENTRAR, en el sueño me quedé paralizado, solo le pedí que me deje ver pero nunca le reclame ni le hice un escándalo, no  se por que no la detuve, solo vi su sonrisa picara al cerrar la puerta diciéndome CHAOOOO.

Yo en el corredor, detrás de la puerta solo escuchaba sus fuertes gemidos, sin poder abrir la puerta ni ventana por donde poder verla, sin embargo sentía que dormido la sangre me ardía, y no de ira sino de excitación, celos, curiosidad, una mezcla de sentimientos que para ser sincero no era desagradable.

Al despertar en la mañana, al verla junto a mi, solo la abrace y empecé a besarla con mucha intensidad, con deseo, debo confesar que por su puesto estoy enamorado de ella, pero esa mañana hicimos el amor como muy pocas veces, desde luego, le llamó la atención de como se lo había hecho, pero no le conté sobre el sueño, pensé que era inmoral e inapropiado decírselo, pensé que lo iba a tomar a mal.

Pasaron unos meses mas, yo seguía con el morbo de haberla visto entrar en esa habitación en mis sueños, y también con la curiosidad de saber que pasaba en esas conversaciones telefónicas. Después de algunos intentos como detective, descubrí que su amigo era casado, y vivía una vida swinger con su esposa, el le enviaba fotos de la esposa y de sus encuentros con otras parejas, me sorprendió mucho saber eso, por que la esposa sabia de las intenciones del tipo para con Adriana, mi esposa, y hasta cierto punto le motivaba a convencerla de tener un encuentro.

Una noche, cuando mi morbo estaba al máximo y ella en sus días de excitación cumbre, con algo de miedo pero muy excitado mientras la penetraba le conté mi sueño, al inicio se sorprendió de aquello, pero no se molestó, parece que mi relato incrementó los jadeos, sus gemidos se hicieron mas altos, sentía que yo quemaba por dentro, hasta que me pregunto mientras lo hacíamos ME COMPARTIRIAS CON OTRO HOMBRE,  fue como ponerle gasolina al fuego, que brutal sensación de ambos cuando le dije SI. Al terminar solo nos quedamos viendo, y nos reíamos, parecía que habíamos pasado a otro nivel de nuestra relación.

En la mañana siguiente, mientras estábamos acostados, exhaustos de la maratón de sexo, me confesó de su amigo, realmente me sentí en parte aliviado de saberlo de su propia boca, nunca le dije que yo sabia de el ni nada por el estilo. Pero me preguntó si yo estaría de acuerdo en dejarla irse con ese tipo a un motel después de lo que le dije ayer. En ese momento nuevamente empezamos a besarnos, a sentir ese nivel de estación muy difícil de alcanzar, le dije que si, y mientras se lo hacia me pregunto si puede enviarle un mensaje de texto para coordinar la cita. Yo no podía estar mas excitado, sus mensajes le decían que en ese momento la estaba cogiendo y que yo había accedido a dejar que se vaya a tener sexo con él.

El tipo no podía estar mas contento, lo que por muchos años estuvo buscando al fin estaba a unas horas de conseguirlo. Sin embargo después de un momento, ese instinto de perderla, los celos, la inseguridad se apoderó de mi. Me eche para atrás y le dije que aun no estoy listo para eso y que no se si lo estaré, con un beso y un abrazo me dijo que tampoco estaba segura y que mejor dejemos eso allí.

El tiempo pasó y dejamos que las cosas sigan su camino, él por su puesto seguía intentando convencerla, me alegraba que me indique sus mensajes, tengo que confesar que no sentía celos, simplemente curiosidad y hasta risa de aquello.

Nuestra relación siguió muy bien, de vez en cuando nos acordábamos de aquello durante el sexo y  no voy a negarlo se sentía muy bien. Me di cuenta que era como la salsa que necesita la carne para que tenga mejor sabor.  Las conversaciones empezaban a ser mas frecuentes, hasta que un día me preguntó YA ME VAS A DEJAR IR CON OTRO A UN MOTEL?????

  • Respondí? QUIERES SER UNA PUTA
  • Me dijo? ESO DEPENDE DE TI, SI TU QUIERES UNA ESPOSA PUTA

en un instante de tiempo, pensé muchas cosas, pero al final supe que yo no abandonaría a mi mujer nunca, pero quería vivir la experiencia dejarla ir con otro, así que le respondí que SI, QUIERO TENER UNA ESPOSA PUTA.

Después de terminar el acto sexual, no dijimos una sola palabra, nos duchamos y dormimos abrazados como siempre lo hacemos.

Al día siguiente, mientras hacíamos nuestras labores caseras de un sábado como todos, me preguntó nuevamente si lo que le dije esa noche fue solo por excitación o fue en serio, yo le respondí con algo mas de seguridad SI TU QUIERES ANDA, ella me respondió, ESTO NO ES SOLO SI YO QUIERO, ES UNA FANTASIA DE LOS DOS, POR QUE DESPUES QUIERO VERTE CON UNA MUJER EN UN TRIO.

Si, seguramente piensan que al escuchar lo de OTRA MUJER Y TRIO seria como el boleto para una nueva experiencia, sin embargo eso me importó poco, pues el corazón me latía muy fuerte de pensar lo que tenia de que decirle en ese momento,  así que lo hice, con mucho miedo y con los latidos mas rápidos que he sentido, SI ANDATE, QUIERO QUE TE VAYAS.

Recuerdo que le escribió un mensaje, y cuadraron para la noche. No se como explicarles como me sentía durante las cerca de 8 horas desde que envió ese mensaje, pero en ningún momento quise dar marcha atrás, estaba al igual que ella con muchos nervios, ella más por que no dejaba de decirme lo nerviosa que estaba, me decía que están con la intención de no ir, sin embargo yo no quería que cancele su salida.

Alrededor de las 6:30 pm, su cita llegó a recogerla, fue un choque para mi verla arreglada, antes de salir me preguntó ESTAS SEGURO?  sin miedo pero con mucha excitación dije SI ESTOY SEGURO, me dio un beso en la boca y salio a su encuentro.

Me envió un mensaje para saber donde estaba, y poder seguir su ubicación, realmente estaba muy temerosa. Durante las dos horas que tardó en regresar no le escribí Aa su celular ni la molesté con llamadas, quería darle su espacio, aunque por dentro ardía de deseo y curiosidad.

Después de una hora y media mas o menos, recibí un mensaje de ella diciendo AMOR ESTOY CERCA DE CASA, YA ESTOY EN CAMINO, fue un mensaje de alivio, satisfacción, curiosidad por verla y escucharle, saber que paso de su propia boca.

Cuando abrió la puerta, no me podía ver a los ojos, solo me abrazo y me dijo QUIERO BAÑARME AMOR, con voz de pena y tristeza, me dijo NO QUIERO BESARTE ASI, PRIMERO ME ASEO, lo que hasta cierto punto me pareció bien.

La seguí al baño por que quería saber que había sucedido, dirán que es obvio que tubo sexo, sin embargo quería detalles, le había pedido antes de salir  que se grabe o que se tome fotos.

Cuando entre al baño ella seguía  apenada, le pedí que me cuente como le fue:

  • ella – Pues te cuento que no fue como esperaba
  • yo – por que? paso algo malo
  • ella – malo no, pero fue todo lo contrario a lo que me imaginaba
  • yo – pero por que?  no tuvieron sexo?
  • ella – bueno si pero, primero no hubo calentamiento previo, el se desnudó de golpe, se fue a bañar y se acostó en la cama
  • yo – en serio, así de seco? y luego que paso cuéntame mas?
  • ella – luego me pidió que me quite la ropa, saco una cerveza me la dio y de golpe quiso besarme, yo me hice para atrás y le pedí que vaya un poco mas despacio que esto yo no hago todos los días, (osea acostarse con alguien diferente a mi) no lo se fue diferente a como esperaba, no es como contigo que nos calentamos antes, no lo se.
  • yo – bueno y después?
  • ella – se acerco a besarme de nuevo, nos besamos y me pidió que se lo chupe.

Mientras mas me contaba yo mas me excitaba, a pesar de no haber tenido una buena experiencia.

  • ella – empece a chupárselo, y a masturbarle, realmente no lo hice por mucho tiempo porque al poco rato se puso el preservativo, se puso encima mio, aquí viene lo raro, apenas sentí dos veces que me penetro y se vino, fue así de rápido, termino al instante.
  • yo – en serio, no te creo, y después que pasó? no quiso repetir?
  • ella – si te juro amor, te estoy diciendo la verdad, ya en este punto por que te mentiría,  después que terminó, se fue al baño, se lavó y regreso a conversar, me pidió que le deje recuperarse para volver a hacerlo.
  • yo – ja ja ja ja ja bueno debió estar muy excitado, aunque muy rápido, pero luego lo hicieron de nuevo me imagino.
  • ella – no espera, allí no se acaba esto, pasamos hablando la mayor parte del tiempo, hasta que empezó a masturbarse y se lo pasaba tocando para que se pare, pero no se le paraba, me pidió que se lo chupe de nuevo y lo hice, ya después de algún rato logre que se pare, dije ahora si, me pidió que me suba sobre el, y cuando empece a moverme no pasó ni un minuto y de nuevo terminó. Yo solo le dije AY NO ESTAS BROMEANDO
  • yo – en serio, ni que AMERICAN PIE que mal
  • ella – si que feo, luego me baje y le dije vamos que ya esta tarde déjame en mi casa

Aunque el relato no fue lo que esperaba, desde esa noche, hemos tenido el sexo mas intenso y fuerte desde que nos conocemos, ella es un volcán en la cama y nuestras conversaciones ahora se encamina al trio con otra mujer.

Pensé que al día siguiente de esta experiencia cambiaria mi comportamiento, sin embargo hasta el día de hoy parece que no es así, nos tenemos mas confianza y seguro vamos a tener mas experiencias.

Compartir en tu redes !!
Andres2024
Andres2024
Relatos: 1