Mi prima Carmen fue mía durante siete años

📋 Lecturas: ️13127
⏰ Tiempo estimado de lectura: 07:00 min.

Esto que les voy a contar es pura realidad lo cuento en vista de que tengo la necesidad de hacerlo ya que lo veo como una confesión.

Resulta que por el año 2016 Carmen se vino a vivir a esta ciudad ella era de otra ciudad a cuatro horas de aquí.

Soy militar, resulta que un día me encontraba de guardia cuando de repente me llamaron por el altavoces a la sala de visitas me sorprendí al verle a Carmen, nos saludamos y me conto que se había salido de la casa ya que mi tia murió hace unos meses atrás, lo que yo pude hacer ese día es tomar un bus y llevarle a la parada donde debía tomar otro para llegar a la casa.

Pasaron los días ella consiguió trabajo y la veía de vez en cuando. En la casa jugábamos conversábamos cosa que a mi mami no le había gustado ya que se dio cuenta de que se me arrimaba mucho y eso le advirtió a mi prima.

Un día conversando me pidió de favor que le acompañe al lugar donde vivía antes a ver sus pertenencias y que no le dijera a mi mami. Como ya lo dije antes ya le había reclamado, y bueno acepte y quedamos vernos un día sábado luego de salir de la guardia para irnos.

Llego el sábado nos fuimos, llegamos ya era tarde fuimos a comer para luego dirigirnos a lugar donde habia dejado las pertenecias, llegamos al lugar donde se encotraba una señora y sus hijas nos dirigio a una habitacion donde habia una cama un sillon y la television.

Me puse a ver mientras Carmen salió con aquella señora a conversar pues ya cayo la noche en eso regresaron dijo la señora que me acomodara en aquella cama no sabia como lo haríamos por que teníamos que compartir con mi prima. Me puse mi pijama que era de una camiseta y shorth y nos acostamos al rato siento una inquietud de Carmen le pregunte que le pasaba dice resulta que mi ropa esta embodegada con llaves y no tengo mi pijama no puedo dormir con jean.

Mi corazón en ese momento se me puso a mil por hora le dije quítate y se quito inmediatamente cuando sentí el roce de sus piernas con las mías eran suaves tiernas y voluminosas pero en mi dije es mi prima y muy linda.

Me quede dormido por el cansancio del viajen en eso de unas dos horas me despierto me había virado hacia el lado de ella y puesto mi mano en su vientre mis labios cerca a su cuello asustado quite la mano y siento que ella se movía digo Carmen no puedes dormir respondió “No” y me puso la pierna encima de las mías sin esperar ni un segundo mas le dije que quería hacerle el amor respondió espera.

Creí que se iba a negar cuando se empezó a sacar la blusa y yo mas presuroso, le empecé a quita su calzoncito y a besarla. Tiene unos hermosos labios estaba en un verdadero éxtasis guie mi una mamo a sus tetas eran pequeñas a la medida para llenarme la boca y con la otra mano me dirigí a su vagina. Recién empezaba a crecerle los bellos y estaba mojadita.

Fui bajando mis labios de los suyos dirigiéndome por el cuello llegando a esas pequeñas tetitas para luego pasar por el ombligo besándola sus entre piernas, hasta que llegue en su vagina era como el de una jovencita mas chica pues claro recién había cumplido los 18 años. Le metí la lengua y mi pene era a mil pedía entrar en esa viginita. Volví a subir besando su cuerpo hasta de nuevo llegar a sus labios y mi pene ubicándolo en la entrada de su vagina.

Méteme por favor

Me digo méteme por favor pero despacio pues así fue le fui metiendo despacito, que rica vagina estaba super estrecha sentí como apretaba a mi pene a pesar de estar bien lubricada y calientita le fui dando suavemente. El mete y saca no lo podía hacer mas rápido por lo estrecha causaba un poco de dolor a mi pene paso como veinte minutos así en el mete y saca.

No quería que ese momento termine hasta que sentí que se vino y yo me excite mas y termine. Nos besábamos como dos locos enamorados, no quería sacar mi pene de su vagina tan tampoco bajarme de inmediato. Mi pene se paro dentro de su vagina y seguí con el mete y saca, por el ruido que hacia esa cama no podía hacerle mas poses solo me pude mandarme sus piernas al hombro el la cual pude entrar mas y sentí algo caliente en ella pero seguí cuando me vine otra vez dentro de ella.

Espere que mi pene cayera y salga de aquel hoyito, fui a prender la luz mi sorpresa la sabana tenia una mancha de sangre. Me sentía el hombre mas feliz del mundo al pensar que me lleve la virginidad de mi prima. Apague la luz y me volví acostar.

Esa noche no dormimos, le dije perdóname eres mi prima; pero eres la mas linda tienes un hermoso cuerpo y en esta noche a mi lado ya te sentí como mujer a lo que ella ese momento me confeso que desde pequeña ella estuvo enamorada de mi que siempre soñó con ese momento. Me sentí tan afortunado y le empecé a besar cogerle las tetas, la vagina y nuevamente se me puso erecto el pene.

Le metí la verga, ella me abrasaba muy fuerte y decía gracias por hacer que mi sueño se haga realidad. Te amo y quiero que nunca dejes de hacerme esto y yo me excitaba mas me empujo sacando mi pene de su vagina y me cogió me digo esto esta rico lo tienes grande me duele pero es lo mejor que estoy pasando mientras me pajeaba se notaba su inexperiencia pero lo intentaba hasta que se coloco nuevamente en su rajita yo ya estaba apunto de terminar.

Me di cuenta que lloraba le pregunte por que ella me dijo de felicidad por que te amo siempre espere este momento hasta que termine y le besaba como agradeciéndole el momento que me estaba brindando, me baje me puse boca arriba le di mi brazo para que ella lo apoye y nos quedamos con la conversa ya eran como las cinco de la mañana.

Mi pene de tanto culeo era como hinchado caliente un poco adolorido y seguía erecto me volví a subir y jugueteaba cogiéndome el pene y rozando a su rajita y ella buscaba la manera de atraparlo y meterlo estaba super mojadita de todo el semen derramado y sus jugos.

Eran cuatro polvos que me había pegado hasta que logro colocarse y arqueándose lo metió todo nos viramos de costado yo en medio de sus piernas seguí bombeándola no parábamos de besarnos se vino otra vez en esta fue mas sentí como si me lavara el pene de todo el semen que tenia sus jugos ya fueron mas líquidos que los anteriores y me incline mas abajo para meterle mas profundo.

A la primera empujada se retorció y mando otro baño y mas grande a mi pene lo que hizo que suelte todo mi semen era como si algo fuerte me succionara que sentí lo mas grandioso de mi vida a pesar de que mi pene estaba super adolorido.

Amaneció, finalmente nos levantamos. Fuimos a la ducha uno por uno para disimular y emprendimos el viaje de regreso.

Esta fue la mejor noche de mi vida pero desde ese momento empezó nuestro romance.

Amigos me gustaría leer sus comentarios para ver si les cuento mas acerca de nuestras relaciones por que esto lo vivimos siete años.

Compartir en tu redes !!
Juan Diego
Juan Diego
Relatos: 7