Mi nuevo amante, mi vecinito

Todo empez√≥ una tarde en que fui a buscar a mi vecina, entr√© sin tocar ya que hay much√≠sima confianza, escuch√© unos gemidos, me acerqu√© lentamente imaginando que mi vecinito estaba cogiendo a su noviecita santa, pero qu√© sorpresa me llev√©, estaba desnudo en su cama masturb√°ndose, comprob√© que su verga era grande, m√°s grande de lo que imagin√©, me qued√© en la puerta que estaba entrecerrada, viendo ese hermoso espect√°culo, su verga pasaba de su ombligo. Mientras estaba envuelto en su placer yo ve√≠a como rebotaban sus huevos grandes tambien, sus gemidos y muecas indicaban que estaba apunto de venirse, y cuando lo hizo fue sensacional, anhelaba estar cerca para recibir esa leche en mi cara, pero me conform√© con ver, el chorro de su leche fue tan poderoso que llego al respaldo de la cama, hasta cara recibi√≥ un buen chorro, aun no terminaba cuando volte√≥ a la puerta y me vio, se asust√≥ y busca la s√°bana para taparse, me dijo que me fuera que no deb√≠a estar ah√≠, para calmarlo le dije que no se preocupara, que eso era normal, y que tambien yo lo hac√≠a y seguido ya que casi siempre estoy sola y con deseos. Le promet√≠ que no dir√≠a nada a nadie, pero para empezar a armar las cosas, le ped√≠ que por favor no dijera a nadie que yo tambien me masturbaba, que eso era un ¬ęsecreto¬Ľ.

Desde que lo sorprend√≠ en la pu√Īeta se me meti√≥ a la cabeza, trataba de idear como acostarme con √©l sin presionarlo y que no pensara que era una buscona. Hasta que la oportunidad lleg√≥. Un jueves la vecina me pidi√≥ que cuidara a Iv√°n, ella se iba a su pueblo, que solo le diera la comida y cena, pero aprovech√© y le dije que me quedar√≠a sola, ya que mi marido viajar√≠a el fin de semana y no llegaba hasta el martes, que mejor se quedara conmigo, sirve y nos cuidaba a mi y a mis hijos, pero lo mejor era que mis hijos tambien estar√≠an con sus abuelitos.

Ansiosa esper√© el viernes, me desesperaba porque mi marido se fuera al viaje, ya por la tarde estaba sola, mi mente hurgaba la manera de hacer las cosas, como loca esper√© a que llegara, me asomaba a cada rato por la ventana y de repente lo vi. Corr√≠ a arreglarme m√°s, cuando abr√≠ la puerta se sorprendi√≥ al verme en una bata muy cortita que ense√Īaba mis nalgas, le dije que iba adarme una ducha pero que estaba servido, que cenara mientras me ba√Īaba. Lo not√© nervioso, no quitaba la vista de mi trasero.

Ya en el ba√Īo dej√© la puerta entreabierta, mientras me ba√Īaba, enjabonaba mis nalgas, tetas, y acariciaba mi raja como masturb√°ndome. Cuando termin√© me puse la misma batita, pas√© por donde estaba y le dije que no tardaba, entr√© a mi rec√°mara y me puse un baby doll, que el esposo de mi cu√Īada me regal√≥, su color morado hac√≠a resaltar mis blancas tetas y mis nalgas, me sent√© un rato con el en la mesa, platicamos de cosas sin importancia, pero enmudec√≠a cuando me levantaba para que viera mis nalgas. Luego le dije que me ir√≠a a acostar, era temprano, casi las 9 de la noche, que si quer√≠a pod√≠a ver la TV, y se acostara donde quisiera, en la sala o en la recamara de mi hijo. Me levant√©, le di un beso de despedida not√© que se turb√≥ todo al sentirme cerca, ya que mis tetas rozaron sus manos.

Me dirigí a la cama, y como se estaba haciendo costumbre, dejé la puerta entreabierta, en mi habitación puse una luz apropiada, de esas que se controlan la intensidad, para que me viera bien, y verlo yo si que se diera cuenta. No pasó mucho tiempo para que se asomara, estaba boca abajo, mis nalgas estaban a la vista, de repente movía mis caderas y acariciaba el trasero, metí debajo de mi cuerpo una mano, y empecé a masturbarme delicadamente, como no se animaba a entrar, me volteo para seguir masturbándome. Me vino una idea; miré a la puerta e hice como si me sorprendiera, el se asustó y se quitó de la puerta, creía que había echado todo a perder. Luego de un rato entró violentamente, se abalanzó a mi cama con su verga de fuera.

Р¡Qué haces Iván!, ¡No, vete por favor! Рle dije sin oponer resistencia.

– ¬°Mira, ya me calentaste mucho, ahora te chingas y me das al menos una mamada!.

Р¡Pero eres algo joven para mí!.

Р¡Como quieras, mira esta verga sé que se te antoja cabrona!.

– ¬°Por favor, no me hagas nada!.

Р¡Ya sé que estas caliente y yo te voy a dar verga!.

– ¬°Pero… pero… !.

Empec√© a mamar su enorme palo mientras agarraba mi cabeza, como si me sometiera, y me gust√≥ eso, que fuera un verdadero macho dominante. Primero fing√≠ que me obligaba, luego de un rato me olvid√© de la actuaci√≥n y disfrut√© tremenda verga, lam√≠a, chupaba, succionaba, trataba de meterla toda, no sab√≠a que hacer con tremenda verga, mord√≠a suave sus huevos, los ara√Īaba, se la pu√Īeteaba y cuando pasaba la lengua desde los huevos a la punta, notaba que el recorrido era mucho, su verga era larga y gruesa, digna de una pel√≠cula pornogr√°fica.

Se colocó en la orilla de la cama, puso mis piernas en sus hombros, colocó su verga en la entrada de mi vagina, el sólo pensar que tan rica verga me cogería casi me provoca un orgasmo, casi me saca los ojos al meterla con tanta fuerza, estaba desesperado por cogerme, me dolió un poco pero estaba tan mojada que fue solo un poquito. Mientras me cogía en esa posición, sus manos alcanzaban mis tetas, mi vagina quería exprimir su vergota, apretaba y me movía disfrutando rica cogida, bajó sus manos para agarrar mis nalgas, uno de sus dedos buscaban mi ano, y lo frotaba rico. Luego me levantó, me sostuvo en el aire y se acostó en la cama, quedé arriba de él, mientras cabalgaba sus manos apretaban mis tetas, me volteó y me empinó, puso su verga en mi culo, pero me dio miedo, aunque no era virgen de ahí, sabía que me lastimaría. Pero la puse en mi raja, de esa manera su verga entraba por completo, se levantó tomándome de la cintura, cogiéndome con fuerza haciéndome venir como loca, gritaba de placer, me estaba trastornando esa cogida, en esa posición tuve otro orgasmo, mi raja estaba adolorida, luego la sacó, me dijo que quería mi culo.

– ¬°Es grande tu verga, me lastimar√°s!.

– ¬ŅTienes lubricante?.

El vecinito sab√≠a lo que hac√≠a, saqu√© el lubricante que a veces uso con mi esposo o mi cu√Īado cuando me visita, me iba a poner pero Iv√°n lo tom√≥, lo abri√≥ y empez√≥ a lubricar mi culo, y su vergota. Meti√≥ poco a poco su palo, a pesar de que me han cogido muchas veces por ah√≠, me estaba doliendo, pero la sensaci√≥n de tener tremenda verga en mi ano me excitaba m√°s que dolerme. Empinada como estaba trat√© de abrir mis nalgas con mis manos para facilitar el trabajo, cuando ya estaba la mitad, bruscamente la meti√≥ toda, quer√≠a llorar del dolor, quer√≠a sac√°rmela, pero el cabr√≥n no me dej√≥, poco a poco el dolor se estaba llendo y empec√© a disfrutar la cogida anal que me daba.

– ¬°Ya ves mamita, te dije que te iba a gustar!.

– ¬°Aj√°, me encanta papi, me encanta esa vergota en mi culo!.

– ¬°Mami, que rico culo tienes, desde hace mucho eres la reina de mis pu√Īetas!.

– ¬°Si mi amor, te la pu√Īeteas pensando en mi!.

Р¡Si, y ahora te estoy cogiendo, no creí que un día te cogería!.

Р¡Cógeme cuando quieras papi, cógeme toda la noche mi amor!.

No supe cuanto tiempo había pasado, pero mi ano recibía sin dolor esa verga, que cuando la sacaba sentía un enorme vacío. Cuando sentí que se venía, recordé la tarde en que se masturbaba y le pedí que echara su leche en mi cara, quería probarla.

Р¡Mejor me vengo en tu culo, es riquísimo mami!.

– ¬°Noo, quiero tu leche, sentir el primer chorro en mi cara!.

Se quit√≥ y se coloc√≥ frente a m√≠, parado en la cama, acerc√≥ su verga a mi cara, ansiosa esperaba su leche y cuando dispar√≥, sent√≠ mi cara ardiendo de tremendo chorro, como loca tragaba su leche, no quer√≠a desperdiciar nada, sus huevos se contra√≠an en cada chorro que sal√≠a, √©l mismo tomaba su semen con sus dedos y me lo daba da tragar, moj√≥ toda mi cara y mis pechos, parec√≠a que me hab√≠a ba√Īado con su leche. Nos acostamos, se puso detr√°s de mi y meti√≥ su verga en mi culo, a√ļn estaba bien dura, descansamos y nos quedamos dormidos, cuando despertamos me dol√≠a el ano, su verga segu√≠a en mi culo, la saqu√© para descansar, despert√≥ y me pidi√≥ que se la mamara para par√°rsela bien, lo hice tan rico que se le par√≥ casi de inmediato, me volte√≥ y me lubric√≥ de nuevo, meti√≥ su verga en mi culo y empez√≥ a cogerme como loco.

– ¬°Mami, siempre hab√≠a so√Īado con tus nalgas y hoy son m√≠as!.

Р¡Son tuyas papi, pero esa vergota es mía tambien!.

– ¬°Claro, de nadie m√°s aunque tu tengas tu marido y te coja, yo soy el due√Īo de este rico culo!.

Me recost√≥ boca abajo, se sent√≥ en mis nalgas y empez√≥ a cogerme, as√≠ sent√≠a que apretaba m√°s mi culo, se agach√≥ para tomar mis tetas mientras segu√≠a presionando su verga en mi culo, entraba y sal√≠a como Juan en su casa, mi culo ya se hab√≠a adaptado a el tama√Īo de ese pene, sus movimientos aceleraron y se vino, en mi recto, llen√°ndome de rica leche, dando una sensaci√≥n de lubricidad, parec√≠a que mi culo era capaz de tener otra verga igual al mismo tiempo, me lo agrand√≥.

Todo ese fin de semana la pasamos como si fuera luna de miel, el sábado me cogió igual y se vino dentro de mí, estaba tan excitada que no me importó si me embarazaba, dejé que su leche se quedara en mi vientre, pues me dormí sobre él.

Ahora es otro amante m√≠o, y como vive casi frente a la casa, viene seguido, casi todos los d√≠as y siempre quiere cogerme por el culo, dice que es lo mejor, y yo logro venirme cuando me coge as√≠, aunque siento mi culo abierto aunque no me est√© cogiendo me excita saber que lo tengo as√≠, y que Iv√°n mi vecinito es el causante de que as√≠ lo tenga, ahora mi marido, ni mi cu√Īado batallan para cogerme por ah√≠, aunque claro que con mi marido trato de apretar m√°s y me pongo lubricante para depistarla, pues cre√© que es el primero y el √ļnico que me coje por el ano.

MARLEN
Comentarios y sugerencias: [email protected]