Infidelidades | 4.402 lecturas |

Mi mujer se lo hizo con tres a la vez

Hola me llamo Luis y quiero contarles una historia que no se la he contado a nadie, ni tan siquiera mi mujer sabe que yo la sé, pero desde entonces cada vez que le hago el amor mis corridas son algo fuera de serie. Vivimos en una urbanización de casas unifamiliares, muy cerca una de otra, concretamente uno de los dormitorios de nuestra casa da a otro de la vivienda contigua, es decir que si dejamos abiertas las ventanas pues nos vemos los vecinos.

Mi mujer creo que siempre me fue fiel hasta esa noche, que yo sepa, es cierto que alguna que otra ocasión cenando o tomando copas con los amigos al hablar de sexo, y comentábamos nuestras fantasías, ella siempre decía que su fantasía era que le hicieran el amor dos o mas hombres, claro esta, yo me ponía caliente pero nunca pensaba que pudiera suceder.

En fin, el caso es que esta historia comenzó una noche de un viernes, en la que yo como casi siempre intentaba de crear un morbo para ponerla caliente y follarla a continuación, esa noche llegamos a la casa después de cenar y tomar unas copas, y le dije que se quedara viendo la televisión y que yo la esperaba en el dormitorio nuestro viendo la televisión, tenemos el Canal Plus y lo podemos ver desde todas las habitaciones, esa noche también en una cadena autonómica ponían una muy buena película erótica, yo desde la televisión de mi cuarto puedo ver que es lo que esta viendo ella en la televisión del salón, y pude observa que puso la película erótica de la cadena autonómica y era muy erótica, de las buenas que tanto escasean, paso mas de 30 minutos y no dejaba de mirarla, en los intermedios, cambiaba a Canal Plus y veía la película porno que estaban poniendo, estuvo viendo ambas mas de una hora, hasta cerca de las dos de la mañana y claro esta, estaba despierto esperando que subiera para follarla, estaba muy caliente pensando en como estaría ella, apago la televisión y la luz y subió, yo quería seguir jugando y me hice el dormido, la notaba muy excitada pero quería seguir jugando, cogió el mando de la televisión de nuestro cuarto, y desde la cama cambio a la cadena autonómica para seguir viendo la película erótica, me tocaba mi pierna y mi culo, pero yo seguía haciéndome el dormido.

Yo la notaba muy excitada casi como nunca pero quería jugar, crear mas morbo y excitación, pasaron quince minutos y se levanto y fue al cuarto de baño, espere un par de minutos y no salía, me levante y me puse en la puerta sobre una rendija pequeña que había dejado entreabierta y cuando la vi “se estaba masturbando”, como me puse mi polla iba a reventar, nunca la había visto masturbarse sin que pensara que yo la veía, de verdad mi polla iba a explotar, como se tocaba su coño y sus tetas, estaba muy cachonda.

Cuando yo iba a abrir la puerta para follarla, se escucho un ruido por otro dormitorio y risas, el dormitorio que daba a los vecinos de enfrente, rápidamente me fui para la cama y me hice el dormido, ella abrió la puerta y se dirigió con la luz apagada a esa ventana de ese dormitorio, quizás pasaran diez minutos, y yo la escuchaba de susurran con alguien, al momento bajo las escaleras y escuche de abrir la puerta, no podía entender que pasaba, baje al salón pensando en dejar ya de jugar y efectivamente no estaba, subí a la habitación y al pasar por el dormitorio contiguo a los vecinos, oí risas y me asome, la ventana estaba con la persiana levantada y se podía ver la habitación, no me lo creía, allí estaba mi mujer con tres jóvenes, y ya se estaba besando con uno de ellos.

Yo no sabia que hacer si llamarla, encender la luz para que se viniera, pero decidí mirar con la luz apagada, empezaron a desnudarla y ellos también, tres jóvenes de unos 20 años desnudos con mi mujer tocándole las tetas el culo y besándola, ella le cogía las pollas a dos de ellos, y cambiaba a por la del otro, no paraba estaba disfrutando cogiendo aquellas pollas.

Después la pusieron a cuatro patas y se la iban follando uno a uno mientras otro le ponía la polla en su boca y como disfrutaba, se la follaron los tres y yo mientras me masturbaba en la habitación a oscuras viendo aquel espectáculo, que me hizo disfrutar como nunca y saber que ella estaba disfrutando como una loca, su fantasía echa realidad, le echaron su esperma en la cara en la espalda y el culo, fue apoteósico, como se la follaban, uno detrás de otro, quiero mas polla parecía decir, yo me tuve que masturbar dos veces, y cuando se vino volví a la cama, llego se fue directamente a la ducha y cuando se acostó me empezó a acariciar y me cogió mi polla que rápidamente se puso dura otra vez y echamos otro polvo, que por mucho que les diga, fue bestial, como nunca.

Desde entonces follamos mas a menudo y me imagino que alguna que otra vez se asomara por la ventana, para ver si están sus tres lindas y jóvenes pollas.

Scroll al inicio