Lo hice con mi primo y fue genial

📋 Lecturas: ️
⏰ Tiempo estimado de lectura: min.

Que tal… mi nombre es Kate y tengo 18 años. Esta historia es completamente verídica y me sucedió hace un par de meses. Comenzaré mencionando que hasta ese entonces era virgen, no había tenido encuentro sexual alguno ni mucho menos penetración, aunque de vez en cuando me tocaba pensando en que algún amigo me follaba, porque la verdad es que soy bastante cachonda y tenia muchas ganas de ser follada por una buena y enorme polla.

Físicamente me considero bastante atractiva ya que desde hace un par de años hago ejercicio diario acudiendo al gimnasio. Mido 1.65, tengo mis piernas muy torneadas gracias al spinning, así como mi culito que esta muy redondito y bastante paradito, mismo que me ha generado bastantes piropos en la calle, mis senos no están nada mal, ya que están redonditos y en su lugar, mi medida ahí es de 92; y que decir de mi cinturita y abdomen completamente plano y con un sensual arete en mi ombliguito que me encanta lucir por la calle, mi cabello es castaño oscuro y ondulado. En fin ninguno de mis compañeros se ha quejado de mi casi perfecta figura, ya que me gusta lucirla, poniéndome atuendos provocativos casi diario.

Bien esta historia sucedió un sábado en el cual varios primos y primas nos juntamos para acudir a un antro a divertirnos toda la noche. Al principio fuimos a tomarnos unos cuantos tragos para ir entrando en calor y después ir a bailar. Mi atuendo de esa noche era bastante provocativo ya que me puse un conjunto interior color negro que incluía una tanguita muy diminuta, una mini falda y una blusa que dejaba ver una buena parte de mi espalda, incluyendo la espalda baja en la cual hace un año me hice un pequeño tatuaje muy sensual; acompañado de unas sandalias con tacón que dejaban ver mis pies, que me han dicho son muy lindos y excitantes.

Ya pasada la noche y en el lugar de baile, con unos tragos encima y con el calor de la gente las cosas se comenzaron a poner candentes. Y ahí estaba en la bola mi primo Carlos, de 25 años, bastante atractivo luciendo su escultural y excitante cuerpo trabajado desde hace años en el gimnasio, el mide 1.80 y traía una camisa de botones bastante ceñida que dejaba ver su musculatura y con un par de botones desabrochados que dejaba ver sus perfectos pectorales y unos jeans ajustados que hacían notar su abundante y rico trasero así como su paquete abultado. De repente comienza una música bastante sensual y cachonda y nos pusimos a bailar bastante pegaditos y en momentos me volteaba de espaldas a el y le repegaba mi culito con lo que sentía todo su bulto y me tomaba de la cintura, y sentía como de repente sus manos me abrazaban fuertemente y me recorrían. Esa situación me ponía muy caliente, sentir su cuerpo cerca, de repente yo posaba mis manos en su trasero, y empezamos un jugueteo durante un rato y al ritmo de la música.

Hace tiempo que mi primo me llama muchísimo la atención y siento como se me moja mi conchita cada vez que admiro ese cuerpo y me imagino como me toma con sus manos y me posee. Bastante prohibido y a la vez atrevido por la relación familiar.

Ahí estábamos en el jugueteo que cada vez se pone mas candente, de repente el me toma de la cintura, nuestros labios están bastante cerca, y poco a poco va bajando su mano por mi espalda y siento como su mano intenta penetrar por entre mi falda y mi tanguita, lo cual logra con perfecta habilidad y recorre casi por completo mi culito y eso me saca un gemido imperceptible por los demás por lo fuerte de la música pero que hizo notar mi calentura; pero en ese instante no me importaba, porque me tenia a su disposición, y me provocaba bastante morbo el hecho de estar rodeados por mucha gente, así que yo pase a hacer lo mismo y por debajo de su pantalón y su bóxer trato de conseguir tocar su paquete pero el con un movimiento brusco me voltea de espaldas impidiendo lo que yo hacía y me toma por la cintura y sube un poco mi blusa con lo que deja al descubierto mi ombliguito y empieza a jugar con el tocándolo y haciéndome sentir muy cachonda y deseada, en ese momento yo ya estaba algo mojada, en eso con la misma mano que se encontraba recorriendo mi ombligo comienza a bajar y siento como se empieza a introducir por debajo de mi falda y mi tanga, y siento que estoy a punto de llegar al cielo, comienza a tocar mis bellitos y cuando esta a punto de llegar a mi coño, me zafo y le dijo que tengo que ir al baño, que lo veo ahí en un momento.

Entre tanta gente y tumulto el me sigue y nos introducimos en un baño que estaba desocupado y ahí ya con mas libertad lo siento y le termino de desabotonar la camisa y empiezo a besarle todo el pecho como una loca y recorriendo su marcado abdomen y siento como el disfruta y yo sigo bajando y bajando, hasta toparme con el botón de sus jeans mismo que desabotono rápidamente y bajo el súper y veo su paquetote abultado únicamente cubierto por su bóxer que también bajo lentamente y cual va siendo mi gran sorpresa al ver que polla era enorme y muy gruesa, y eso me puso a mi y lo único que quise hacer en ese momento era metérmela en la boca, estaba bastante cachonda, estaba a mil, y yo solo quería comerme esa gran polla, y primero paso mi lengua a lo largo de ese miembro y mi primo suelta un gemido de placer y me dice:

– Oh prima esa polla es toda tuya cométela.

Desde hace tiempo que he querido que suceda este momento, yo solo continuo recorriéndola y le chupo su cabecita, que cabecita cabezota y por fin me la llevo a la boca y empiezo a chupársela completita, y siento como se va poniendo dura y como sigue y sigue creciendo, si era grande ahora se estaba poniendo descomunal, tanto que no me cabía toda en la boca pero yo trataba de metérmela todo lo que podía, sigo chupándosela con buen ritmo como desesperada, como si fuera lo único que me fuera a comer en toda mi vida, estaba como loca yo solo quería continuar mamando esa tremenda polla hasta que mi primo me dice que se corre y yo acelero mi ritmo y en eso me toma del cabello y me empuja hacia su polla y siento como explota dentro de mi boca echándome toda su leche que fueron chorros y chorros parecía que no terminaba, yo tragaba y tragaba esa riquísima y caliente leche; que me escurría por la boca de tanta que era, yo jamás había probado algo semejante y fue riquísimo y solo me hizo querer mas y mas, ya cuando terminan esos ricos chorros yo se la limpio completita y en eso me levanta y me dice:

– Primita esta no te la vas a acabar.

Me toma de la cintura, me sube poco a poco la falda y deja al descubierto mi sensual tanguita y me dice:

– Que coñito tan rico que te traes primita, desde hace tiempo que quiero comértelo.

Muy lenta y sensualmente me comienza a bajar la tanga hasta despojarme de ella, la cual se guarda en el bolsillo de su pantalón, y empieza a recorrerme con su lengua desde mis pantorrillas pasando por mis rodillas y mis muslos, era realmente riquísimo, yo solo quería que me comiera de una buena vez pero el se tomaba su tiempo, me hacia sufrir, me hacia desearlo, hasta que finalmente se tomo con mi clítoris y empieza a meterme su lengua riquísimo con unos movimientos que me hacían volverme loca, con una habilidad magistral, y me decía:

– Que riquísimo coñito tienes primita me lo voy a comer todito.

Yo ya estaba bastante excitada y el sigue metiendo y sacando su lengua así como mordiéndome los labios vaginales yo gemía y gemía sin importar quien escuchara, le dije primo es que lo haces maravilloso sigue no pares por favor, y entonces me voltea y me sienta ahora a mi, el se coloca de rodillas frente a mi, sube mis piernas sobre sus hombros y continua lamiéndome mi coñito riquísimo, hasta que me corrí, tuve un orgasmo increíble que jamás había experimentado, el se sacio con mis jugos y yo encantada de la vida.

Se abotonó su pantalón y su camisa y salimos del lugar, dijimos a los demás que el me llevaría a casa, pero la verdad es que era otro nuestro destino. Sin pronunciar palabra alguna nos subimos al coche y rápidamente me llevo a donde después me enteraría era el departamento de un amigo suyo, que en ese momento no se encontraba en la ciudad. En cuanto cerro la puerta nos abalanzamos el uno sobre el otro en un beso pasional, y me tomo completamente con sus brazos me levanto y me llevo hacia la recamara, me tumbo sobre ella y se quita la camisa y puedo ver ese cuerpazo musculoso a punto de follarme, la imagen era bastante excitante, se baja los pantalones y finalmente el bóxer y puedo comprobar que efectivamente el tiempo del gimnasio rinde sus frutos, y le digo:

– Es que estas cuerisimo primo quiero que me folles como nunca hayas follado a nadie, quiero que me hagas tuya.

Y ni tarde ni perezoso empieza a arrancarme las prendas primero mi falda, que deja al descubierto por completo mi coñito ya que en ese momento ya no traiga tanga, y después mi blusa que deja ver mis grandes senos en los que mis pezones ya estaban muy duros y deseosos de ser chupados, en eso el me admira por completo y me dice:

– Estas realmente buenísima, menuda follada que te voy a poner, vas a ser mía únicamente, te voy a desvirgar todos tus agujeros.

Se lanza sobre mis senos y los empieza a besar, lamer, chupar, era increíble esa sensación, un cosquilleo recorre mi cuerpo, lo tengo sobre mi desnudo y esos músculos, dios mió, sus chupadas eran increíbles, parecía que no había tenido actividad en mucho tiempo, y poco a poco recorre mi cuerpo con sus manos y mi boca lamiendo cada rincón de mi ser y de una manera exquisita, me voltea y también empieza a recorrer mi espalda y mi culito.

– Que buen culito el que tienes prima esta exquisito.

Me sigue besando recorriendo poniendo muy caliente yo solo quiero que me penetre ya, que me destroce, quiero tenerlo dentro, ya estoy completamente mojada y entonces comienza a introducir sus dedos en mi coñito y yo doy gritos de placer, primero uno y yo mojadísima, después otro y otro, la verdad es que el ya tenia lista su polla que ya sacando cuentas le media unos 23 cm y era bastante gruesa, solo de pensar que tendría esa polla dentro de mi para mi solita me daba algo de temor pero a la vez mucha excitación.

– Por favor ya métemela ya no resisto, hazme tuya, méteme tu pollon en mi coñito déjame sentirla.

Entonces mi primo toma mis piernas las coloca sobre sus hombros y acerca la punta de su polla a mis labios y siento como me quema, y poco a poco empieza a introducirla hasta que me la dejo ir de un solo impulso y yo grite al principio de dolor, de sentir semejante pollon dentro de mi, me desgarraba pero después sentí un placer inmenso y entonces comenzó a bombear de manera descomunal, y yo me corro en ese instante, tuve mi segundo orgasmo de la noche, era tanta mi excitación que me corrí casi al instante de penetrarme, y me decía:

– Prima que coñito el que tienes esta riquísimo, y todo para mi solito, no te la vas a acabar prima.

El seguía y seguía con su ritmo, y yo completamente extasiada, hasta que lo detuve un momento y le dije que quería montarlo, que quería cabalgar esa polla, en eso el se tumba sobre el borde de la cama, y yo me coloco encima de el le agarro esa polla que no abarcaba ni con las dos manos y me la ensarto y comienzo mis movimientos, en momentos circulares, en momentos de arriba abajo era riquísimo sentir ese miembro largo, grande y duro dentro mi, me quemaba, estaba como una loca, como una fiera y el tomándome del culo y chupándome las tetas, yo montando, moviéndome desenfrenadamente, gimiendo y gritando de placer, un placer indescriptible, hasta que me corrí por tercera vez de una manera increíble pero yo quería seguir y seguir follando, quería tenerla de nuevo dentro de mi boca así que en esa misma posición me voy hacia abajo y le empiezo a dar una mamada aun mas loca y desenfrenada que la primera que lograba sacarle exclamaciones.

– Prima que bien sabes mamar las pollas.

Yo seguía y seguía estaba riquísima esa polla de mi primo, quería volver a comerme su leche, aunque esta vez también le chupaba los testículos de vez en cuando, me dijo prima ya me corro y esta vez quise tragarme toda la leche, no dejar ni una gota, quería tenerla toda dentro de mi y así fue, siento su explosión en mi boca, esta vez mas explosiva que la primera y de nuevo sus chorros potentes de leche pasando a través de mi garganta, fue bastante lo que se corrió esta vez, pero yo me trague toda su leche. Se la limpie toda y el se levanta me toma de la cintura me voltea poniendo mi culo en su cara y comienza a lamerlo a meter su lengua.

– Que culo prima, que culo tan exquisito, que rico sabe, que rico esta.

Sigue con su lengua y yo extasiada no quería que parara, nunca había experimentado esa sensación y era riquísima, en eso de repente siento que algo distinto a una lengua se introduce en mi ano, era uno de sus dedos y se mete sin ningún problema, el sigue con otro de sus dedos y a la vez con la otra mano 3 dedos dentro de mi vagina, era increíble la sensación, hasta que introdujo un tercero en mi ano, eso me daba mucho placer, yo no dejaba de gritar y gemir que no parara entonces se toma su vergon y siento la punta en mi ano y le digo:

– Que haces, por favor no lo hagas, me destrozas mi culo.

Pero el no me hizo caso y que bueno que no lo hizo, comenzó a introducir la puntita.

– Prima que tu culo es increíble como para no tenerlo, esta riquísimo.

Sentí como iba entrando poco a poco pero eso se convirtió en una embestida total, me la dejo ir toda y todita entro con mucha facilidad, aunque me genero un poco de dolor después me genero un placer indescriptible, y empezó a bombearme, yo sentía sus testículos golpear con mis nalgas.

– Primo sigue, sigue que me gusta.

Me penetraba de una manera bestial, descomunal, como si fuera un animal y yo encantada, poseída, maravillada, yo quería mas y mas de esa verga, el siguió así con el mismo ritmo.

– Que culo prima, si que estas buenísima, es increíble follarte.

Me tomaba por las caderas y me daba unas embestidas de ensueño hasta que me dice:

– Me corro prima me corro.

Y yo le digo:

– Dame toda tu leche en mi culito quiero que me llenes.

Siento como chorros y chorros calientes de leche se descargan en mi interior es increíble la sensación y hace que me venga por cuarta vez y esta vez increíblemente, que me saca unos gritos como nunca y sus gemidos fueron maravillosos, recuerdo que después de correrse saca su verga y me escurre su leche por mi ano, de tanta que era, al final se la limpio y le digo que ha sido maravilloso, que me ha follado increíblemente y que puede follarme siempre que el quiera, que este culito y este coño son de el. Y como olvidar esa grande, gruesa y suculenta polla de mí primo Carlos.

Compartir en tu redes !!
AlfredoTT
AlfredoTT
Relatos: 4236