Categorías
Gays

La otra historia del cine abc xxx

Después de tener ese momento intenso de pasión.

Sigo un rato así como había quedado, desnudo y con el ano como una flor.

Buscó el lubricante que no había usado, lo abro y me paso un poco por la cola, el lubricante no solo sirve para ese uso, también sirve para relajar la zona.

Guardó lo que resta en la caja.

Me visto y salgo para ir al baño, me lavo las manos y la cara para refrescar me.

Paso por el kiosco me compro un agua y vuelvo andar por las salas a la pesca de algo.

Al no encontrar nada, me vuelvo al los sillones de la sala gay.

Me siento disfruto del agua fresca que había comprado y me prendo un pucho.

Veo que viene el muchacho joven que estaba al lado de nosotros, casi el que había iniciado con la situación anterior.

Se sienta pero él el sillón de adelante, no dejo pasar mucho tiempo, le sin dar mucha explicación le ofresco agua. Me la acepta.

«Vení» le digo.

Se sienta junto a mi, le pregunto, cómo te fue con el hombre de traje?

Bien me dice, pero retruca con un pero no mejor que vos, me quedé viendo un rato y después me fui. Me contó.

Me encanta, le dije. Me dió para que tenga y guardé. Todo esto entre risas.

Vemos que por el otro pasillo sube un hombre con una de las chicas trans que trabajan a veces.

Se quedaron charlando un rato y ella se fue.

El hombre de contestura mediana se quedó solo viendo la película.

Mi nuevo compañero, no.lo deja de mirar.

Le digo, anda ataca lo que se quedó con ganas.

Se ríe y se va en busca de su víctima.

Se le sienta al lado u con discreción le pasa la mano por su miembro por arriba del pantalón.

El hombre responde con una mirada y abriendo mas las piernas.

El se saca la remera la deja de lado y va en busca de su bragueta para sacar su pija.

Veo como.se la saca y se la empieza a chupar.

Este hombre decide. A ponerse más cómodo así que bajo todo su pantalón y su ropa interior, mi nuevo amigo se arrodilló ante él y le empieza a dar una rica chupada de pija.

Con disimulo me voy acercando para ver más de serca.

No duró mucho, se ve que estaba muy exitado por qué veo como expresa su eyaculación con el cuerpo.

El joven se levantó y escupe lo que le había dejado en la boca.

El hombre se levantó el pantalón y con rapidez se retiró.

Doy la vuelta para volver a sentarme junto a él y de nuevo pasar le el agua.

Se ríe, diciendo no fue mucho.

A veces es así.

El con el torso desnudo y yo fumando un pucho. Nos quedamos un rato así.

Yo muy existado, me le pegó y le acarició el pecho, el me respondió con una mirada.

Me ayuda a sacarme la remera.

Con los torsos desnudos, nos entramos a besar con mucho cariño, besos cortos y dulces.

Toma la iniciativa y va en busca de mis cinturón, lo abre desabrocha el botón y el cierre de la bragueta, con sus manos me baja el pantalón hasta los tobillos.

Repito la acción con él.

Pero el va más allá, no solo se deja bajar los pantalones si no que se lo saca por completo, hago lo mismo mientras él lo hace yo también quedo desnudo y con las medias. Jaja

Al terminar de desvestir, el viene de lleno con su boca así mi pija.

Se lo ofrezco y mientras me la chupaba muy suave y muy rico yo le acaricio la cabeza y su espalda.

Estaba disfrutando lo rico que me chupaba la pija, lo hacía de manera increíble.

Como no soy egoísta, trato de acostarlo boca arriba en el sillón, busca hacer un 69, le pongo de nuevo mi verga en su boca y voy en busca de la de él con la mía.

Nos estábamos disfrutando ambos con las ricas chupadas.

Tenía un linda y rica verga, larga y flaca y con poco bello púbico.

En verdad lo tenía que decir, la tenía más grande que yo.

Estuvimos un rato así, es esa posición.

Me siento y le indico que se suba arriba mío.

El pasa sus piernas por encima mío, pone mi pene entre sus nalgas.

Volviendo a besarnos muy tiernamente, el movia muy despacio su cadera, para que mi verga sienta la suavidad de su cola, pero también sentía su pija grande en mi panza.

Me pregunta al oído, tenés forros?

Busco en mi pantalón, la caja con los forros y el lubricante ya abierto, le pasó el lubricante mientras el prepara su cola yo me pongo uno forro.

Volvemos a la misma posición, pero antes el paso un poco del aceite sobre mi pija de lo que le había quedado en la mano.

Vuelve a montarse sobre mi, pero esta vez coloca mi pija en su culo, se sienta muy despacio y entra a mover la cadera.

Era todo un artista del sexo,me encantaba como manejaba la situación.

La piel muy suave y muy delicado, así que ya que estaba en posición de activo fui disfrutando cada segundo de ese cuerpo.

Mucha pasión, los besos eran eterno y su meneo sobre mi pija era adorable, ya que lo tenía bien lubricado y abierto por la reciente penetración del hombre del traje.

El también disfrutaba también de mi.

Lo hacía notar, como se movía y como me besaba.

Ya a punto de acabar, le pido que frene por qué me gustaba mucho, el me dice que no, acabame, le hago caso, pero en verdad el hacia todo, yo solo estaba sentado él se movia de manera encantadora.

Disfruto todo su cuerpo, con mis manos, lo acarició hasta donde ellas llegaban.

Pero llevo el clímax, no aguante más, y le descargar todo mi leche dentro.

El siento como acabó, así que los hace mas suave su movimiento de pelvis.

Pero fue más allá, el también como dije estaba gozando, así quee dice te puedo manchar un poco?

Claro, así que vuelvo a mover su cintura para que se pene frote con mis panza, pero no mucho, siento como me vuelca su leche sobre mi. Siento la humedad y el calorcito del mismo.

Nos quedamos abrazodos así un rato.

Hasta que se levantó, me pasó unas tuolla higiénicas para limpiar mi panza y otra para mí pija.

Él hace lo mismo con su pija, panza y su cola.

Nos volvimos a abrazar y tomar la poca agua que quedaba.

Nos vestimos.

El me dijo, me tengo que ir, espero verte otra vez.

Ojalá.

Daniel Romero

[email protected]

Deja tu comentario si te gusta o no la historia.