Sexo con Maduras | 3.921 lecturas |

La edad no importa en el amor si realmente hay sentimientos

Me llamo Luis y tengo 18 años, era 31 de diciembre y después de de muchas discusiones y peleas con mis padres, accedieron a dejarme ir a una fiesta de fin de año en la discoteca de mi ciudad, por lo que corto ni perezoso me di una buena ducha, me acicalé con mis mejores galas y después de perfumarme un buen rato, decidí salir pitando hacia casa de mi amigo pedro, no fuera que mis padres se arrepintieran y se acabara la fiesta esa noche.

Prevenir antes que curar

Pedro, es mi mejor amigo, vamos juntos desde la guardería y hemos pasado nuestra infancia, adolescencia y digamos toda nuestra vida hasta día de hoy, con todo lo que ello conlleva, momentos buenos y momentos no tan buenos.

Una vez llegué a casa de mi amigo sobre la 1.00 de la madrugada, toco a la puerta y para sorpresa mía, me abre su madre, de nombre María.

Experiencia con mujer madura

Me encanta la sensualidad de nosotras a cualquier edad

La típica mujer de unos 45 años, expléndida,cuerpazo y encima de una simpatía sin límites.

feliz año maría, buenas noches?

feliz año cariño?pasa y espera dentro a Pedro que ha salido a felicitar el año a unos vecinos y tardará un rato.

Nos sentamos los dos en el comedor, en el sofá viendo la tele y mientras charlabamos amigablemente, María abrió una botella de cava que había en la mesa y nos tomamos una copa para brindar por el año nuevo.

La madre de Pedro estaba esa noche de toma pan y moja, osea despanpanante, con un largo vestido negro de fiesta color negro, donde se dejaba apreciar un gran escote y un vestido que le marcaba un culito para hacer perder la cabeza al más pintado?

Yo no se cuál fue el motivo, pero entre risas, roces y quizás influyó algo el cava, noté como me empalmé y de alguna manera me daba vergüenza porque no quería que maría se diera cuenta, pero era algo inevitable mi excitación ya que yo en mi mente calenturienta de 18 primaveras, no paraban de pasar escenas eróticas propias mías con aquella mujer, eran como flashes morbosos y cargados de sexo, donde hacía de todo con aquella mujer que estaba consiguiendo hacerme olvidar que era la madre de mi mejor amigo?.

Después de un buen rato esperando a Pedro, el muy borde, por no llamarlo de otra manera, me manda un whassapp y me dice que en casa de sus vecinos hay una fiesta cojonuda y que se le ha aparecido la virgen,,jaja, ha ligado con un pibón que está sóla en su casa y que se va con ella a enrollársela?qué cabrón pensé yo en ese momento, pero al mismo tiempo mi subconsciente deseaba seguir hablando, riendo, mirando?a su madre.

Texto donde se habla de una mujer madura bella

Qué bonito es cuando estás con alguien que te hace sentir cómplice de todo

Se lo comenté a su madre, que su hijo me había dejado plantado y al oirme, María empezó a reirse?

Jaja, Luis parece que la noche promete, a mi también me acaban de dejar plantada, no te preocupes tomemos una copa.

Y así fue al momento estábamos tomando un par de cubatas en el sofá del comedor, hablando de todo en general, amigos, chicas, estudios, etc, etc,,la conversación no parecía tener fin y entramos en un ambiente de buen rollo, confianza y complicidad, que parecía que nos conocieramos desde siempre.

Me sentía tan cómodo y suelto que ya no me parecía tan descabellado enroolarme y follarme a la madre de mi amigo?

De repente María se echó a llorar y yo me quedé estupefacto porque no sabía el motivo.

María perdona si te he ofendido en algo.

NO cariño, es que estaba esperando a mi pareja y me he enterado que me ha dejado para ir con otra más joven que yo.

A lo que yo le respondí sin cortarme un pelo?

María hay que ser tonto del culo para dejar plantada a una mujer tan guapa y agradable como tú?cualquier hombre daría lo que fuera por estar contigo.

Fue acabar la frase y María me abrazó y me dió un cariñoso beso en la mejilla.

No se si fueron las copas, la nube de hormonas que volaban por el comedor o simplemente que me atraía mucho esa mujer, que me acerqué a su cara y le di un suave beso en los labios?.

En ese momento esperé un bofetón de María o que me tirara de su casa por mi atrevimiento, pero la verdad mi sorpresa fue que me devolvió un beso intenso y lleno de frenesí y pasión, que se tradujo en un flujo continúo de besos con lengua, sobeteos varios y mucha mucha excitación por parte de los dos.

Estábamos tan cachondos los dos, que maría me invitó a subir a su habitación, me cogió de la mano y allí fuimos.

Una vez en la habitación, María se desnudó pr completo, a lo cuál yo respondá de igual manera quedándome como me habían traido a este mundo?

Dios mío, pensé yo?que cuerpazo de lujuria y pecado tiene esta mujer, con sus senos grandes y rectos, sus pezones puntiagudos, ese culo de infarto y esa vagina medio depilada que parece que esté diciendo comeme?

Después de besarnos, tocarnos casi todo el cuerpo y de llegar a un punto de locura y morbo pasional creo que irrepetible, María tomo la iniciativa y se subió encima de mí donde me cabalgó primero lentamente y cada vez más deprisa, yo mientras tanto tocaba sus firmes senos con mis manos y también lamía sus pezones erectos por la excitación.

Eran tantas las ganas que me daban en ocasiones de correrme que en algunos momento tuve que decir a María que esperara que no aguantaba, a lo que ella se reía y paraba para luego continuar con su cabalgadura loca que me llevaba por el camino de la amargura?

Después de bastantes minutos en los que ella me montaba ya no pude más y me corrí de manera intensa y larga, gritando de placer?María me miró y se rió de ver mi cara pueril llena de placer y sentimiento?

Fué especatacular correrme dentro de María y ver como minutos antes lo había hecho ella.

Seguimos tumbados en la cama unos minutos y yo la vedad extasiado de placer y con una cara de tonto de satisfacción, imagino que propia de un chaval de mi edad.

De repente maría se gira hacia mi lado de la cama y sonriendo me dice:

?Luis los planes mejores son los improvisados y éste aún no ha terminado?

Me preguntó si había penetrado analmente a una mujer, a lo que contesté claramente que no pero que tenía curiosidad.

Automáticamente y como un resorte mecánico, se puso en la cama a cuatro patas y me invitó a que la follara por el culo, yo por mi inexperiencia lo intenté pero me costaba meter mi polla dura por el orificio anal, por lo que María me dijo que se lo chupara un poco para que dilatará y así fuera más sencillo.

Dicho y hecho, a los pocos segundos de lamer aquel diminuto orificio con mi lengua húmeda, aquello comenzó a ensanchar y dilatar lo suficiente para que ya sí, pudiera penetrarla con total seguridad, primero lentamente y poco a poco subir intensidad y dar más fuerte, a lo que María excitada me repetía una y otra vez?¡cariño fuerte más fuerte!, algo que me ponía cada vez más cachondo?.

Tanto le dí, que al final ya no pude aguantar y me corrí de nuevo dentro de su culo, a lo que ella me dijo que le chupara el clítoris, lo que hice gustosamente durante un buen rato hasta que conseguí que aquella hembra pasional se corriera de manera salvaje y animal.

Después de esos polvazos nos quedamos aproximadamente abrazados en la cama un par de horas, luego decidí irme a casa no fuera que regresara mi amigo Pedro y me pillara con su madre y en su cama, ¡qué fuerte!

Ya en la puerta de la casa, antes de salir, nos besamos unos instantes de manera desbocada y nos prometimos volver a repetir esta experiencia tan bonita y placentera que habíamos tenido?.

Para mí fue sin lugar a dudas una de las mejores, si no la mejor, de mis experiencias sexuales y creo que la recordaré el resto de mi vida?.

Scroll al inicio