Incesto con mi madre y mi amigo

📋 Lecturas: ️20540
⏰ Tiempo estimado de lectura: 20:00 min.

Un día por la tarde después de que salimos del colegio, me dirigí a casa con mi amigo Carlos, ambos somos de edades similares y cursamos el mismo año. Al llegar a la casa como de costumbre solo estaba mi madre ya que mi papa salía desde la mañana y siempre llegaba a altas horas de la noche pero como era gin de semana él siempre se iba con sus amigos de trabajo a beber a algún bar.

  • – Hola mama, ya llegué…
  • – Como te fue el día hoy Juan??? Ahhh disculpa no sabía que venias con compañía, como estas Carlitos???
  • – Muy bien Roció, un poco tensos por los exámenes…
  • – Si me ha contado mi hijo que estas muy duros???
  • – Por desgracia si, por eso debemos estudiar para repasar la materia.
  • – Muy bien me parece excelente que se preparen adecuadamente. Chicos si ocupan algo estaré en la cocina.
  • – Está bien mama, nos podrías preparar unos emparedados???

Ya se los preparo…

Mi madre es una mujer madura que se mantiene muy bien conservada, a sus 47 años es una mujer con un cuerpazo. Mis amigos esos malditos los he escuchado cuando dicen que mi mama tiene unas tetas enormes que serían excelentes para hacerse una paja dentro de ellas, y por desgracia si tiene unos pechos muy grandes al igual que su trasero. Mi amigo Carlos siempre sale con alguna de sus estupideces referentes a mi madre, cosas como que no pierde la fe de echarle un polvo a mi madre, que desearía poder romperle el culo, etc… A lo que he tenido que meterle de vez en cuando un coscorrón para que se ubique y respete.

– Sabes algo Juan, tu mama cada vez está más rica!!!

En eso agarre una pequeña regla que mi madre tenía en la mesa y se la pego a Carlos en la espalda, para mi desgracia mi madre me vio…

– Estás loco Juan, así tratas a tus amigos???

– Pero mama es que el…

– Es que nada, así no se trata a tu compañeros…

Mi madre se acerca a Carlos le levanta su camisa y le revisa la espalda. Lo tengo frente a mí a Juan y mi madre no puede ver que él está riéndose de mí, por el regaño que mi madre me dio.

Yo deseaba darle otro reglazo pero allí estaba mi mama y no podía hacerlo… Cuando mi mama se retiró le dije a Carlos:

– Te comportas o la próxima vez si te doy enserio y no me importa si mi mama me regaña, además le contare porque te pegue…

– Ayyyy ya paralé Juan, tu sí que no aguantas una broma jajaja…

– Una broma? Estas hablando de mi madre y haces señas obscenas, eso te parece poco?

Mi madre entro en la sala con una escalera pues tenía que bajar un cuadro que estaba en la parte más alta de la sala, ella por desgracia andaba un vestido sumamente corto y tal parece lo olvido, o talvez no.

– chicos me pueden ayudar a sostener la escalera para que no se me resbale???

– Siria claro con gusto Roció, será un placer…

– Tu siempre tan cooperativo y lindo, gracias, Carlitos…

Yo sabía que él lo hacía solo para poder verle los calzones a mi mama, así que no se la pondría tan fácil

Yo me coloque en el centro de la escalera, una vez que mi madre se subió en ella, Carlos estaba molesto y yo reía. No sé porque mire hacia arriba y me lleve una sorpresa que me ocasiono algo que nunca pensé… mi mama estaba en la escalera y por debajo del vestido no llevaba ropa interior, pude verle si esfuerzo su vagina, en lugar de voltear a ver a otro lado yo quede inmóvil y no quite la vista, en eso que deje de ver a mi madre mire a Carlos y estaba riendo y me dice:

– Tu sí que eres enfermo jajaja

Él sabía lo que yo había visto pues él también estaba viendo a mi madre. Por una extraña razón seguí sosteniendo la escalera y seguía viendo la vagina de mi mama, estaba excitado pues nunca había visto una en persona, a mi edad nunca había tenido novia y menos estado con una mujer.

Mi madre cogió el cuadro y bajo con el de la escalera, yo por fin quite mi mirada con mucha vergüenza esperando que mi madre no se allá dando cuenta de que su hijo le había visto su panocho.

Ella se fue al cuarto de pilas a limpiar el cuadro, y aproveche para decirle a Carlos:

– De esto ni una sola palabra a nadie, me oíste??

– Si desde luego que sí, no voy a decir que el hijos de Roció es un enfermo que le ve el panocho a la mama jajaja.

– Si quieres que te saque de la casa, ya cállate, fue sin intención lo que hice…

– Dices que fue sin intención, la primera o segunda vez que volteaste a ver la vagina de tu mama jjjj

– Te voy a….

– Me ayudan de nuevo chicos, creo que ya quedo limpio este cuadro, hace días lo iba a limpiar pero aprovecho a hacerlo hoy que tengo mucho tiempo…

– Desde luego que si mama, te voy a ayudar. Tu Carlos quédate allí sentado tranquilo, yo puedo solo…

Yo no quería que Carlos estuviera cerca pues el solo quería verle la vagina a mi mama, no era que yo quería verla de nuevo… o tal vez sí??? La cuestión es que sabía que Carlos no se iba a quedar sentado… Cuando mi mama volvió a subir a lo más alto de la escalera tuve la tentación de mirar y no me pude contener, allí estaba una vez más mi mama mostrando su depilada vagina.

Se notaba que mi madre se depilaba pues se podía ver claramente parte de sus labios vaginales y había poquitos pelitos. Me estaba deleitando con lo que veía, se me olvido de que ella era mi madre y de la nada tuve una erección.

Cuando mire a mi derecha estaba Carlos con sus ojos completamente abiertos mirando con detalle a mi mama, yo no le dije nada, no lo hice para que él no me dijera alguna cosa por yo estar observando también a ella, pues en mi caso era peor pues era mi madre. Carlos me miro y yo me quede callado, en eso mi madre nos indicó que ya se iba a bajar.

– Bueno chicos, ya me voy a bajar, así que sostengan con firmeza la escalera.

– Claro mama, puedes bajar sin miedo pero con cuidado…

Mi madre bajo y se fue directo a la cocina, mi amigo y yo nos fuimos a la sala a repasar la materia para el próximo examen. No nos dijimos nada durante mucho rato, estábamos callados seguramente por la impresión de ver a mi madre sin ropa interior.

Pasaron unos minutos y llego mi mama con unas galletas y refrescos para que comiéramos. Ninguno de los dos le quitábamos la mirada de encima a mi mama.

– Les pasa algo a ambos???

– No mama por qué???

– Los noto muy distraídos desde hace rato!!!

Carlos me volteo a ver y no pronunciamos palabra alguna…

– Ves, si les pasa algo.. ya digan que les sucede, Juan / Carlos???

– Uhhhh no mama nada, enserio nada…

Carlos estaba de pie, y mi madre lo volteo a ver… ella hizo una cara de asombro lo que hizo que yo también lo volteara a ver. Lo que sucedía es que Carlos tenía una erección al igual que yo. Y fue allí cuando mi madre me miro a mí también y no pudo contener su cara de exaltación…

– Tal parece que si pasa algo por acaaaaa… Uhhhh o no chicos???

Yo no sabía que contestar, me estaba muriendo de la vergüenza, pues mi madre había visto que estábamos excitados, lo que no estaba seguro es si ella sabía el motivo por el que ambos estábamos de esa manera….

– Chicos, les puedo ayudar acaso en algo???

– A que te refieres mama????

– No se ustedes díganme???

Fue cuando el cabron de Carlos abrió su bocotá…

– Mire doña Roció, espero no te enojes con nosotros, es que cuando tú te subiste a la escalera y nosotros vimos hacia donde tu estabas nos dimos cuenta de que no llevabas calzones!!! Es por eso por lo que quedamos excitados…

– Como, que es lo que dicen??? Ósea; no pudieron ver hacia otro lado mientras yo hacia mi trabajo y tuvieron que ver hacia mi partes íntimas??? Tú también por lo visto Juan, pues es evidente que los dos hicieron lo mismo!!!

Yo intuitivamente puse mis manos en mi pene como para taparlo, pero de nada servía pues mi madre ya lo había visto. Carlos por su parte se quedó quieto, no le importo…

– Lo lamento pero acá la culpable de que estemos así eres tú señora!!!

– Como dices??? Ahora resulta que yo soy la culpable de que ambos sean unos enfermos!!!

– Pues sí, para que andas sin calzones???

– Yo estoy en mi casa y ando como yo quiero, no debo pedirle permiso a nadie… Se van a quedar callados???

– Y que quiere que hagamos??? No me voy a disculpar, por el contrario la que se debe disculpar y ver cómo nos ayudas eres tú???

– Que carebarro que eres Carlos!!! No te da vergüenza decirle eso a la mama de tu mejor amigo???

– Porque me va a dar vergüenza, acasos no soy un hombre???

En eso empecé a sentir un dolor muy fuerte en mis testículos y me tuve que agarrar duro, mi madre lo noto y pregunto:

– Que te pasa Juan???

– No se mama, me está doliendo demasiado acá a la par de mis testículos y no se me quiere bajar mi pene…

– Qué vida con ustedes y ahora que hago??? Te voy a llevar al hospital Juan… Yo no puedo ayudarte en nada…

– Claro que si puedes ayudar a tu hijo Roció…

– Y como, dime como pues yo no sé…

– Claro que sabes, y lo quieres deberás hacerlo o llamas una ambulancia y allí Juan deberá decir porque le paso lo que le paso…

– No seas tan estúpido, como le voy a hacer algo así, a mi propio hijo, debes de estar muy enfermo de la cabeza para salir con eso!!!

– Yo solo decía, no tienes por qué hacerme caso de lo que te digo….

Mi madre se quedó callada y pensativa, yo no sabía a lo que se referían… Mi madre me volteaba a ver y veía hacia mi pene… Fue cuando:

– Mira Juan voy a hacer algo, tú vas a cerrar los ojos y lo que pase acá NO se lo vas a decir a nadie pase lo que pase me oíste, a nadie… ni tampoco tu Carlos a ninguna persona, si se llegan a dar cuenta me podrían catalogar de enferma…

– Por mí no hay problema Roció

, soy una tumba…

– Y tu Juan, entendiste?

– Mama no se a lo que se refieren, por favor ayúdame o llama a una ambulancia!!!

Mi mama se inclinó hacia mí, antes de eso le dijo a Carlos que se volteara hacia otro lado que él no tenía por qué estar de metiche viendo lo que no le importaba. Carlos le hizo caso y se puso de espaldas, mi madre por su parte me dijo a mí que cerrara los ojos…

– Ahora cierra los ojos Juan, no los abras por nada… Y de nuevo no digan a nadie de esto!!!

Yo cerré mis ojos con miedo, no sabía que pasaba, fue cuando mi madre tomo mi pantaloneta y de un tirón me la quito al igual que mi calzoncillo. Yo quería abrir los ojos, pero ahora tenía pena pues mi madre de seguro podía ver mi pene y como la tenía hinchada… Ella tomo mi pene con sus manos. Ahora si entendía que era lo que estaba sucediendo.

Mi mama empezó a apretar mi pene, lo subía de arriba hacia abajo, era notorio que mi mama me estaba masturbando… Era una sensación indescriptible, era mejor que cuando yo mismo me las hacia… Tuve que abrir los ojos, mi madre estaba concentrada en mi pene que no se dio cuenta que yo la veía…

– Que haces Juan, no quiero que me mires!!!

– Es que no puedo mama, no puedo cerrar los ojos…

– Que cosas dices Juan jjj ya concéntrate y termina es por eso por lo que te duele…

Mi mama seguía masturbándome, cuando mire a Carlos este estaba con su verga masturbándose pero mi madre no se había dado cuenta, hasta que…

– Que haces Carlos!!!

– Lo siento pero a mí también me está doliendo mi pene, y ya que tu ayudas a Juan, yo haré lo mismo…

Que bárbaro Carlos, deberías respetarme…

Mi mama no paraba de masturbarme pero tampoco quitaba la mirada del pene de Carlos, miraba su verga y le miraba su cara… Tal parecía que le gustaba la verga de mi amigo, era súper evidente. Entonces Carlos se puso de pie y se acercó a mi mama, ella lo miro a la cara mientras él todavía se la seguía jalando…

Mi madre tomo la verga de Carlos con una mano y con la otra me masturbaba a mí, allí sentí aún más presión en mi pene, sentía que iba a explotar. No podía creer lo que estaba pasando. Ahora mi mama se acerco al pene de Carlos y se lo metió en la boca, ahora le estaba dando sexo oral al mal nacido, yo sentía celos de lo que estaba pasando.

Carlos tomaba a mi madre de su cabeza y le metía con fuerza su pene en su boca y ella por su parte la engullía por completo dando pequeños saltos de vez en cuando pues parece se estaba ahogando.

Mi madre soltó mi pene por un instante, por impulso me coloqué detrás de ella y comencé a tocar su trasero, parece que no le importo pues siguió en lo suyo. Yo tocaba sus redondas nalgas y llevaba mis dedos cerca de su culo así como de su vagina, estando allí le metí un dedo, luego dos… Fue allí cuando mi madre se levanto del todo su vestido para que no me costara seguir en lo mío. Yo nunca podría a ver pensado que mi madre fuera así.

Ella seguía mamándole el pene a Carlos y yo quise probar su vagina, así que me arrodillé para poder meter mi lengua en su interior, ella no decía nada solo se escuchaban ciertos gemidos, al parecer le estaba gustando.

Ahora mi madre soltó la verga de Carlos y se volteo hacia mí, tomo mi pene e igual que el de mi amigo, ella se lo metió en su boca, me iba a dar una mamada. Su boca estaba caliente y la sensación al ella chuparlo era indescriptible. Juan ahora estaba detrás de ella, pero el tomo su pene y lo acerco a la entrada de la vagina de mi mama y lo empezó a meter despacio.

Mi mama se estaba quejando, esta disfrutando plenamente. Carlo sabia muy lo que debía hacer y pronto hizo que mi mama tuviera un gran orgasmo, su cara lo decía todo. Aun así ella no quería soltar mi pene.

– Vamos Carlos acuéstate en el suelo…

El se lanzo en el suelo y madre se subió encima de él, metió su pene en su panocha y emitió otro quejido, ella se movía de arriba abajo, el pene de Carlos desaparecía por completo en la vagina de mi mama.

Como yo veía películas pornográficas sabia lo que era el sexo anal, así que quería probarlo con mi madre. Estando detrás de ella y aprovechando que cabalgaba a mi amigo, tome sus nalgas y las abrí un poco, le eche un poco de saliva en la punta de mi pene y se la empecé a meter por detrás. Por su parte mi mama levanto un poco más su culo para que no me costara metérsela, le estábamos dando a mi madre una doble penetración.

Después de unos minutos mi madre tuvo un nuevo orgasmo, esta vez mas violento que los otros, le gustaba que su hijo y el amigo de este se la estuvieran cogiendo!!! Por mi parte no me importaba, era la primera mujer con la que estaba teniendo sexo.

Yo sentía que me estaba regando y mi madre lo sintió así que se aparto de Carlos y cogió de nuevo mi pene entre sus manos, lo metió en su boca y comenzó a mamarlo de nuevo. Carlos hizo lo mismo, se empezó a masturbar frente al rostro de mi mama, ella se intercambiaba penes.

– Mama me estoy regando, acércate…

– Vamos mi amor dame la leche, riégate siii…

No tarde mucho y empecé alanzar mi leche sobre el rostro y la boca de mamá, ella acercaba su boca para que no se le escapara ni una gota de semen, cuando termine ella metió mi verga por completo en la boca, lo chupo y saco tomo hasta la ultima gota… Ahora era Carlos el que estaba listo para descargarse en la boca de mi madre, el se masturbaba con furia y mi mamá solo abría su boca, del pene de Carlos comenzó a salir chorros de leche la cual al igual que la mía termino en la boca de mama y parte de su cara.. Mi madre tomo la verga de mi amigo y la metió en su boca para también dejarlo sin una sola gota de semen.

Al terminar mi mama se chupaba sus dedos y lamia sus labios. Nos miro a los dos y nos dijo:

– No creo que tenga decirles que de esto ni una palabra a nadie, entendieron chicos???

– Esta bien pero dile a tu hijo, ya cuéntale a Juan!!!

– Ya guarda silencio, no seas necio…

– Que pasa madre, de que habla Carlos???

– Nada el solo quiere molestarte…

– No creo, dime Carlos que tiene que contarme mi mamá???

Mi madre le hacia señas a Carlos de que guardara silencio pero el no hizo caso.

– Es que le digo a tu mami que te cuente de que esta no es la primera vez que tengo sexo con ella jajaja… yo he tenido varias lecciones de sexo con ella, es mas fue ella la que me quito la virginidad al igual que a ti hoy…

Yo no podía creer lo que el me decía, mi madre era toda una puta… Pero eso no me importo mucho…

– No me importa, además yo tengo de ahora en adelante a mi mamá a disposición cada vez que quiera y tu no…

Mi madre solo se reía y se acerco a Carlos y le dio un pequeño golpe en su cabeza

– Ves, es mas maduro mi hijo que tu… querías verlo enojado y no pudiste…

Carlos también se puso a reír… sabia que lo que yo había dicho era verdad y sabia que el que podía tener sexo día y noche era yo con mi madre, no me importaba ya que fuera mi mamá, el tema del incesto no era tan malo después de todo…

Mi mama se levanto del piso, me dio un beso al igual que a Carlos…

– Bueno espero a que ahora si puedan estudiar más motivados jjjj

Nos volteamos a ver los tres y reímos… Mi mamá se retiro de la sala y nosotros nos sentamos a la mesa, ya no recuerdo si estudiamos o no, lo que si recuerdo es que esta fue la primera de muchas clases de sexo con mi madre.

Compartir en tu redes !!
Papillo1980
Papillo1980
Relatos: 6